Las siete cualidades de los grandes ponentes

julio 26, 2012

Las siete cualidades de los grandes ponentes: Pasión: Conecta con la emoción; Humor: Acorta las distancias; Credibilidad: Inspira confianza y respeto; Naturalidad: Sé tú mismo sin máscaras; Humildad: Tú no eres el protagonista; Apertura: Muéstrate disponible y cercano; Claridad: Haz fácil lo complejo

Anuncios

Empieza tu presentación comunicando desde el territorio común

marzo 8, 2012

Un ejemplo extraordinario de cómo un orador puede llegar a convencer a su auditorio para hacer algo completamente contrario a su idea inicial puede encontrarse en el discurso de Marco Antonio al pueblo romano tras el asesinato de Julio César.

Marco Antonio persuadiendo al pueblo romano de la bondad de César

Según muestra la recreación cinematográfica realizada por Joseph Mankiewicz de la obra de Shakespeare y la majestuosa interpretación de Marlon Brando, Marco Antonio se dirige a los ciudadanos romanos congregados en el Foro, llevando en brazos el cadáver de César, apuñalado por los libertadores, encabezados por Casio y Bruto. Los ciudadanos rugen de alegría por la muerte del tirano después del discurso de Bruto y abuchean a Marco Antonio, el mejor amigo de Julio César. ¿Es posible imaginar un contexto más desfavorable para iniciar un discurso?

Sin que al público o a los traidores les parezca que les quiere convencer de algo, Marco Antonio tratará de persuadir a la muchedumbre de la bondad de Julio César y de incitarla a la rebelión contra los asesinos. Usando la técnica de la cortesía aparente con el enemigo, al principio de su discurso muestra un gran respeto y estima por los asesinos. Comienza obteniendo respuestas afirmativas de su audiencia para llevarlos a su terreno. Mediante preguntas retóricas hace ver al pueblo que César no era el personaje ambicioso que el honrado Bruto les había retratado. Sus repetidas alusiones a la honradez de Bruto, “pero Bruto es un hombre honrado”, que al principio granjearon la simpatía del auditorio, rápidamente se tornan en ironía.

Marco Antonio utiliza además dos recursos potentísimos: el cuerpo aún caliente de Julio César acribillado a puñaladas, que causa un profundo impacto emocional al ser mostrado; y el supuesto testamento del tirano, en el que legaba todas sus propiedades al pueblo de Roma. Ambos recursos, de fuerte carga emocional, terminan de enfurecer al pueblo contra los conjurados. Hábilmente, Marco Antonio hace uso de argumentos racionales y emocionales para, partiendo del territorio común, mover al auditorio desde la ira contra Julio César hasta la cólera contra sus asesinos.

Para mí, una de las lecciones más valiosas a extraer del discurso de Marco Antonio es que sin importar las diferencias que al principio te separen de tu audiencia, esfuérzate por encontrar los puntos de coincidencia y exponlos en primer lugar. Cuantos más síes puedas conseguir de entrada, menor será la resistencia que encuentre tu propuesta más adelante.

ENTRADAS RELACIONADAS

- 6 características que no deberían faltar en un ponente

- Más historias y menos PowerPoints

- Las historias mueven a la acción mejor que los datos y hechos

- El escándalo Sokal o cómo hablar durante horas sin tener nada que decir

DIÁLOGO ABIERTO

¿Cómo afrontas una presentación ante un público totalmente hostil a tu mensaje?


Las tres reglas esenciales sobre hablar en público de Tony Hsieh, fundador de Zappos

febrero 28, 2012

DeliveringHappiness

Inspirado por la entrada que escribió mi amigo Salvador Figueros para este blog, recientemente leí el libro autobiográfico Delivering Happiness: A Path to Profits, Passion, and Purpose, firmado por el fundador de Zappos, Tony Hsieh. Como tantos y tantos profesionales, Tony se vio envuelto en las presentaciones casi sin darse cuenta. El éxito arrollador de su tienda online de zapatos, ropa y complementos, cimentado sobre una atención al cliente sin precedentes, hizo que fuera solicitado en todo tipo de foros y empresas para contar su experiencia. En su libro dedica algunas páginas a explicar sus peripecias como orador, tras las cuales llegó a destilar tres reglas esenciales para sus presentaciones.

1. Muestra pasión

Aunque te sepas tu material de pe a pa, nunca hables sobre un tema que no te apasiona porque la audiencia lo notará instantáneamente. Recuerda que en este tipo de cuestiones emocionales prevalece el lenguaje no verbal (tu voz y tu cuerpo) sobre el verbal. ¿Cómo esperas contagiarle entusiasmo a tu audiencia si tú mismo no sientes pasión por el tema de tu presentación? El ponente apasionado es capaz de llegar a la cabeza de su público porque antes ha conectado con su corazón.

2. Cuenta historias personales

¿Has comprobado ya cómo no importa de qué tema hables, al final lo que más se comenta y mejor se recuerda son las historias personales que contaste? Se trata del efecto Scheherezade en las presentaciones: las historias conectan mejor con las personas, captan y mantienen la atención y fomentan la comprensión y el recuerdo de lo tratado. Y no sólo eso, incluso poseen un poder de persuasión superior a los fríos datos racionales. Si quieres llevar tus presentaciones al siguiente nivel, cuenta historias personales.

3. Sé real

Jason Fried y David Heinemeier, los autores del estimulante libro Reinicia, lo explican muy bien:

No temas mostrar tus fallos. Las imperfecciones son reales y la gente responde a lo real. Por eso nos gustan las flores que se marchitan, no las perfectas de plástico que nunca cambian. No te preocupes por cómo se supone que debes sonar o cómo se supone que debes actuar. Muéstrate al mundo como eres realmente, con todas tus imperfecciones.

¿Quieres disparar la calidad de tus presentaciones? Cuenta historias reales que te apasionen.

Actualización 29/9/12

Me informa Mariano de que ha sido publicada una versión en comic del libro. Y por la previsualización de Amazon, ¡tiene muy buena pinta!

Delivering Happiness: A Path to Profits, Passion, and Purpose; A Round Table Comic

ENTRADAS RELACIONADAS

- 6 características que no deberían faltar en un ponente

- Más historias y menos PowerPoints

- Las historias mueven a la acción mejor que los datos y hechos

DIÁLOGO ABIERTO

¿Qué reglas sigues en tus presentaciones?


6 características que no deberían faltar en un ponente

noviembre 3, 2011

“Cuando te encuentras a ti mismo, encuentras a tu audiencia.”

John C. Maxwell, El poder de las relaciones

Recientemente pregunté a través de Twitter cuáles creíais que eran las 3 características que no podían faltar en un ponente. De entre las docenas de respuestas que recibí, había seis características que destacaron sobre todas las demás y que ahora os resumo aquí.

Resultados de la encuesta sobre la característica más importante

1) Pasión

Cuando sientes pasión por el tema de tu presentación, se traslucirá en tu lenguaje no verbal: en tu voz, en tu mirada, en tus gestos. La pasión se contagia, transmite fuerza, ilusión y poder de convicción. El ponente apasionado es capaz de llegar a la cabeza de su público porque antes ha conectado con su corazón.

2) Humildad

Los ponentes que se creen el centro de la conversación desarrollan la sordera del ego: desaprovechan la oportunidad de escuchar que brinda toda presentación. Antes que intentar que la audiencia vea a través de tus ojos, trata tú de ver a través de los suyos.

3) Apertura

Te abres a la audiencia cuando te muestras disponible y cercano, tanto verbal como no verbalmente. Desde antes de subir al escenario das a entender que en ese momento no hay otro lugar en el mundo en el que te gustaría estar más que compartiendo ese rato con la audiencia.

4) Naturalidad

Los grandes comunicadores se desprenden de máscaras y formalismos: son auténticos y espontáneos sobre el escenario. No representan ningún papel, se transmiten a sí mismos con su propio estilo sin imitar a nadie. No aparentan ser perfectos ni ser personas distintas de las que son.

5) Credibilidad

Resultas creíble a los ojos de la audiencia como consecuencia de la combinación de alguno de los siguientes factores:

  • Posees buenas e importantes relaciones o títulos.
  • Posees un conocimiento muy profundo sobre un tema.
  • Posees buenas habilidades, eres una referencia en el sector.
  • Has creado algo de éxito.
  • Has pasado por una experiencia extrema.

6) Humor

Cuando haces reír a la audiencia, sus miembros se sienten más conectados no sólo contigo sino entre ellos mismos. Y la forma suprema de humor es reírse de uno mismo: no hay mejor mecanismo de conexión con el público. Te ayudará a mostrarte tal cual eres y te permitirá decir lo que de otro modo resultaría inapropiado.

Antes de hablar en público, pregúntate: ¿cómo quiero que me vean cuando termine mi presentación?

ENTRADAS RELACIONADAS

- ¿Cuál es tu perfil como orador?

- Las cinco personalidades de una presentación

- ¿Cuál es el estado emocional que quieres para ti y para tu audiencia?

DIÁLOGO ABIERTO

¿Echas en falta alguna característica? ¿Cuál es para ti la más importante?


Más historias y menos PowerPoints

mayo 17, 2011

El viernes pasado tuve el placer de tomar parte en el evento Internet Es Tuyo invitado por Ismael. Os dejo la transcripción completa de mi charla, las transparencias que usé durante un fragmento de la misma, y el enlace al vídeo completo.

Vodpod videos no longer available.

Seguro que cuando erais niños vuestros padres os contaban historias. Si algunos de vosotros tenéis hijos, es muy posible que ahora también se las contéis a ellos. ¿Cómo contamos historias en el siglo XXI? Ahora lo que está de moda es la multimedia. ¿Y qué mejor herramienta multimedia que el PowerPoint?

Veamos cómo contar viejas historias con nuevas herramientas.

Si usar PowerPoint para contar la historia de Caperucita Roja nos resulta extravagante, ¿por qué usamos PowerPoints llenos de listas de viñetas, rebosantes de gráficos y estadísticas, con clipart y hasta texto en Comic Sans, para contar la historia de nuestras ideas, la historia de nuestros proyectos, la historia de nuestra empresa?

Tal vez el mundo de las presentaciones necesita más historias y menos PowerPoints.

PowerPoint se está usando como herramienta de creación de documentos, no de presentaciones

¿Qué nos encontramos cuando abrimos PowerPoint? Una plantilla que nos invita a escribir texto y más texto. El clip de Office sentado sobre tu hombro te susurra al oído:

“Llena tus transparencias de listas de viñetas. Es lo que todo el mundo hace. Nada malo puede pasarte si tú también lo haces. Es fácil y cómodo.”

¿Qué pasa si te dedicas a escribir texto y más texto, con una gráfica aquí y un diagrama allá? ¡Habrás creado un informe, no una presentación! El hecho de proyectar “esa cosa” sobre una pantalla no la convierte mágicamente en una presentación, por mucho que se lea en voz alta.

¿Os habéis percatado de cómo PowerPoint se está convirtiendo en la herramienta estándar de creación y distribución de informes en todas las organizaciones? Después de todo, no sería tan malo si esos informes solamente se imprimieran y se leyeran sobre el papel. ¡Lo malo es que esos mismos informes se utilizan para hacer la presentación!

A partir de un cierto número de palabras, las transparencias dejan de ser un apoyo visual y se transforman en un obstáculo para la comunicación. La audiencia no puede leer un documento en la pantalla y a la vez prestar atención a lo que está diciendo el ponente. Las transparencias llenas de texto no sólo no ayudan a la comprensión, sino que la dinamitan.

Además, si todo está en las transparencias, entonces, ¿para qué estás tú?

Destinar PowerPoint a crear transparencias con letras y letras no es explotar la multimedia sino masacrarla. ¿Por qué entonces se persevera en usar esas monstruosas transparencias? Porque sirven como una muleta para pasar el mal trago de hablar en público. Ante cada nueva transparencia que creamos, deberíamos preguntarnos:

¿A quién sirve esta transparencia? ¿A mí o a mi audiencia?

Posiblemente, la mayoría de las veces es la primera respuesta. Al volcar en ellas TODO el contenido de la charla con frases completas, uno tiene la confianza absoluta de que no se quedará en blanco porque TODO está ahí. No hace falta conocerse al dedillo el tema porque TODO está ahí. No es necesario ensayar la presentación porque TODO está ahí. Basta con leer las transparencias viñeta a viñeta para no meter la pata.

Sin embargo, se perderá la conexión con la audiencia, la charla resultará desprovista de vida, no interesará a nadie. Pasará desapercibida y morirá en el olvido.

Es triste ver a tanta gente entrar en modo presentación cuando presentan en un entorno formal. Cuentan su idea, producto, servicio o empresa como autómatas desprovistos de toda humanidad. ¿Así les contamos nuestros proyectos a nuestros amigos en el bar? ¿Dónde están la pasión, la emoción, el entusiasmo? En definitiva, ¿dónde está el corazón?

Cuando te cuentan la idea en el bar dibujando sobre una servilleta comunican desde el corazón. ¿Por qué entre amigos y colegas se cuentan historias que contagian entusiasmo mientras que ante un PPT se entra en modo presentación que provoca el tedio?

Hace falta un cambio en nuestra forma de hacer presentaciones.

Una presentación no es un documento muerto. Una presentación es un acto vivo de comunicación en el que una persona cuenta su propia historia desde el corazón ante una audiencia formada por personas con sus propios problemas e inquietudes. ¿Cómo podemos dinamizar nuestras presentaciones, insuflarles vida? Para mí, una de las claves reside en las historias.

Las grandes presentaciones se alejan de los informes y se acercan a las historias

Las historias se han utilizado durante miles de años como vehículo de transmisión de ideas, cultura y valores. Nos hemos convertido en voraces consumidores de historias. ¿Y en narradores también?

¿Cuántos os consideráis narradores de historias? Levantad la mano.

¡Todos somos narradores de historias! A los dos años ya aprendemos a escuchar y contar historias. Luego pasamos el resto de nuestras vidas haciéndolo.  Os preguntaréis: ¿Cuándo cuento yo historias? ¡Continuamente! Historias sobre  las empresas, historias sobre los trabajadores, historias sobre nuestro trabajo, … ¡Nos pasamos la vida contando historias!

Las historias son el instrumento natural como nos relacionamos unos con otros y como comprendemos el mundo. Las historias constituyen la herramienta de comunicación más potente que ha creado el hombre. Nos ayudan a transmitir información, emoción y empatía.

A nadie se le ocurre escribir listas de viñetas para contar cómo le fue en la entrevista de trabajo o para explicarle a un amigo en qué consiste su nueva idea. Por algún extraño motivo, perdemos la capacidad de contar historias cuando metemos a PowerPoint en la ecuación.

Muchos os estaréis preguntando, ¿y qué tiene que ver contar historias con hacer presentaciones? ¿Puede hacerse una presentación contando una historia? ¡Claro que sí! Hoy lo hemos podido presenciar con numerosas historias de magníficos ponentes, como Fabián Pedrero Gallego de Contoplanet.

¿Qué ganamos contando historias?

1) Las historias aumentan la conexión con la audiencia

Ponen rostro a los datos, humanizan el contenido analítico. No es lo mismo decir que

“Una vacuna contra la malaria cuesta un euro”,

lo cual no es más que un dato, que decir

“Con un euro puedes salvar la vida de una persona vacunándola contra la malaria”.

Ahora estás contando una mini-historia capaz de transformar la información fría y racional en emoción. Introducir emoción en una presentación significa que la haces humana y más atractiva para la audiencia. Las historias resuenan con la audiencia.

A fin de cuentas, somos seres humanos. No hay que perder de vista que tomamos decisiones emocionalmente y luego las justificamos racionalmente. Conectamos con las historias, no con las estadísticas. No he conocido a nadie que haya dejado de fumar por leer estadísticas de cáncer de pulmón.

2) Las historias ayudan a captar y mantener la atención

Las historias se alimentan de contrastes, conflictos y tensiones. Si nadie se juega nada, entonces no hay interés. Las historias presentan contrastes que mantienen el interés de la audiencia.

Estructurar una presentación como una historia implica plantear interrogantes, intrigas, manteniendo el suspense por el qué pasará, cómo se resolverá la dificultad, cómo se saldrá del apuro planteado, etc.

3) Las historias fomentan la comprensión y el recuerdo

Las historias se recuerdan mucho mejor que los números. Los datos aislados son puramente analíticos y las historias ayudan a dotarlos de significado. Las historias son más fáciles de repetir.

Todo cambio origina una resistencia

A pesar de todo, muchos se resistirán a aceptar que se necesiten más historias y menos PowerPoints. Es perfectamente comprensible. A la mayoría de la gente no nos gustan los cambios. Vivimos cómodamente instalados en nuestra zona de confort. La propuesta de todo cambio implica un riesgo o un sacrificio, por lo que provocará resistencia.

Contar nuestra historia desde el corazón nos hace sentir incómodos porque sentimos que nos desnudamos ante la audiencia. Preferimos refugiarnos detrás de las transparencias para no tener que ofrecer nada de nosotros mismos.

Es menos arriesgado vivir según el mapa que me ha dado mi jefe o mi institución o mi universidad. Usando el PowerPoint de toda la vida como todo el mundo nada puede salir mal. Pero tampoco destacaré.

A la larga, buscar siempre la seguridad es la estrategia más arriesgada. No puedes querer destacar y jugar sobre seguro. No puedes esperar llamar la atención haciendo lo que todos. No podrás ser excelente sin correr riesgos. ¡Atrévete a presentar tu trabajo como una historia!

No te escondas detrás de documentos muertos, sal y ofrece un acto vivo. Todos llevamos dentro ideas con el potencial de cambiar el mundo. Cambiarlo globalmente o cambiarlo localmente, pero cambiarlo en menor o mayor medida. Las presentaciones sirven para propagar esas ideas y darlas a conocer. Por eso creo firmemente que nuestras presentaciones pueden cambiar el mundo.

¡Ve y cambia el mundo con tus historias!

ENTRADAS RELACIONADAS

- El efecto Scheherezade en las presentaciones

- No muestres datos, cuenta historias

Presentaciones y el arte de narrar historias

- En tu próxima presentación, narra el relato mítico escondido en el corazón de tu empresa

- Olvídate de PowerPoint: ¡Será mejor que lo cuentes!

- Cuéntame el viaje, no me enseñes el catálogo de la agencia

DIÁLOGO ABIERTO

¿Cuentas historias en tus presentaciones? ¿Estructuras toda tu presentación como una historia?


Galería de grandes presentadores: Hans Rosling y el arte de narrar estadísticas

mayo 26, 2010

El doctor Hans Rosling es profesor de salud internacional en el Karolinska Institutet  de Suecia y director de la Fundación Gapminder, que desarrolló el sistema de visualización de datos Trendalyzer, posteriormente adquirido por Google. Tan poco excitante como parece esta breve descripción y sin embargo Hans Rosling es posiblemente el hombre que mejor ha sabido mostrar estadísticas en una presentación.

No muestres la partitura, toca la música

Suele afirmarse que “los datos hablan por sí mismos” o aquello de “los números cantan”. Y no es verdad. Los datos por sí mismos permanecen mudos, necesitan tu voz para que cuenten su historia en tus presentaciones. Hans Rosling utiliza una sugerente metáfora para ilustrar este punto:

“Poca gente apreciará la música si solamente se le muestran las notas. La mayoría de nosotros necesitamos escuchar la música para apreciarla en toda su belleza. Sin embargo así es como habitualmente presentamos estadísticas: nos limitamos a mostrar la partitura sin tocar la música.”

Presentar datos no tiene por qué ser inherentemente aburrido

Cuando mostramos datos, estadísticas y gráficos parece que nos sentimos obligados a cambiar nuestro estilo de presentación al modo “serio”. Sería una herejía presentar los datos de otra forma. Al igual que durante siglos se creyó que la Tierra era el centro del universo, se piensa que la forma “seria” de presentar estadísticas significa frialdad, racionalidad, agarrotamiento: nos cambia la voz, la postura y hasta el gesto. Hans Rosling desafía las creencias incuestionadas e inamovibles, demostrándonos con maestría que el rigor y la profundidad del mensaje no están reñidos con la pasión y la emoción.

No son los datos en sí, sino lo que hacemos con ellos, lo que convierte a una presentación en una experiencia cautivadora y enriquecedora o aburrida y desmotivadora.  Hans Rosling exhibe todo un arsenal de recursos escénicos y oratorios para satisfacer los tres objetivos de toda presentación:

  • Utiliza anécdotas personales.
  • Nos cuenta historias en primera persona.
  • Basa la mayor parte de su presentación en demos cuidadosamente ensayadas.
  • Tiene clara su idea o mensaje principal y los datos sirven para reforzarla en lugar de para sepultarla.
  • Apenas usa transparencias y en las pocas que aparecen, casi no hay texto. Sus presentaciones son predominantemente visuales. Él es el protagonista y no PowerPoint.
  • Sobre el escenario se nos muestra apasionado, divertido y natural.
  • Una causa, una misión más grande que él mismo le anima, le da fuerza y energía, que luego nos transmite y contagia desde el escenario.

Después de Copérnico la Tierra y con ella el hombre dejaron de ocupar el centro del Universo. Después de Hans Rosling, ya no tenemos excusas para que nuestras presentaciones con datos y estadísticas sigan siendo aburridas.

HANS ROSLING EN ACCIÓN

Hans Rosling nos muestra las mejores estadísticas que hayamos visto

Hans Rosling revela nuevas ideas acerca de la pobreza

Hans Rosling sobre el HIV: Nuevos datos y asombrosos gráficos

Hans Rosling: Dejen que mi conjunto de datos cambie su mentalidad

Hans Rosling: El ascenso de Asia – Cómo y Cuándo

Hans Rosling sobre el crecimiento de la población mundial

Hans Rosling: ¿las buenas noticias de la década?

Hans Rosling y la lavadora mágica

Hans Rosling: Las religiones y los bebés

Pueden encontrarse otros muchos vídeos de Hans Rosling en su página web.

BONUS: El domingo 30 de junio Eduard Punset invitó a Hans Rosling a su programa Redes, donde Hans derribó mitos sobre el mundo.

Añádela a del.icio.us twitter Publícala en Twitter

ENTRADAS RELACIONADAS

- No existen temas aburridos, sólo presentaciones aburridas

La Tierra en Miniatura: números y emoción

- No muestres datos, cuenta historias

- Grandes presentaciones: Shift Happens

- Lo concreto sobrevive

OTROS GRANDES PRESENTADORES EN LA GALERÍA

- Galería de grandes presentadores: Los secretos de Steve Jobs y el arte de lanzar nuevos productos

DIÁLOGO ABIERTO

¿Qué opinas de Hans Rosling? ¿Cómo muestras tú los datos en tus presentaciones? ¿Conoces otro gran presentador que debería figurar en esta galería?


Galería de grandes presentadores: Los secretos de Steve Jobs y el arte de lanzar nuevos productos

febrero 2, 2010

El reciente lanzamiento del iPad ha vuelto a poner en el candelero al CEO de Apple y sus extraordinarias habilidades de comunicación. Admitámoslo: las presentaciones de Steve Jobs se cuentan entre las mejores del mundo. Ha conseguido establecer el nuevo rasero de medida de las presentaciones comerciales de productos. De hecho, ha puesto tan alto el listón que pocos CEO en el mundo son capaces de presentar con su sinceridad y naturalidad, con sus transparencias de impactante diseño, encandilando al público durante hora y media. Sus apariciones no son meras presentaciones de información de nuevos productos. Son espectáculos multimedia con música, vídeos, demos y actuaciones en directo. Ejemplificando la exhortación de Paul Arden, Steve Jobs no da charlas, monta shows. Sin importar el contenido de nuestras presentaciones, todos tenemos mucho que aprender de las suyas.

Los secretos de las presentaciones de Steve Jobs

El experto en comunicación Carmine Gallo acaba de publicar un libro titulado “The Presentation Secrets of Steve Jobs: How to Be Insanely Great in Front of Any Audience”, donde revela detalladamente todos los entresijos de las presentaciones de Steve Jobs, desde la planificación y preparación de sus charlas con meses de antelación, hasta los días de ensayo previos a la exposición final. Aprendemos leyendo el libro algo que intuíamos viendo las charlas de Steve Jobs: semanas de preparación, nada abandonado a la suerte, riguroso trabajo y ensayo. No hay atajos para la excelencia.

¿Qué podemos aprender de las presentaciones de Steve Jobs?

Por resumirlo en una sola palabra: todo. Por ser más explícitos, repasaré algunas de las características de las presentaciones que Steve Jobs maneja magistralmente:

  • Pasión por el producto: A Steve Jobs se le nota emocionado con sus productos y lo contagia al público. Salen deseando comprarse uno. Siempre mira a la audiencia de frente, sin dar la espalda para leer transparencias (que por otro lado poco texto tienen que leer). Es capaz de cautivar a la audiencia como pocos presentadores. Si no muestras pasión por tu producto, no esperes que la audiencia lo haga.
  • Elimina el ruido de las transparencias: El diseño de sus transparencias es legendario: minimalismo puro, sin logos, ni cabeceras, ni pies, ni números, ni elementos decorativos ni nada que no contribuya a transmitir el mensaje de la transparencia. Difícilmente servirían como resumen de la charla.
  • Evita las listas de viñetas: Steve Jobs hace un uso moderado de las listas de viñetas al enumerar las características de un artículo. Su uso es tan sutil que cuesta darse cuenta de que las ha usado. Cuán lejos de las aburridas presentaciones en PowerPoint basadas en el patrón de la lista de viñetas.
  • Usa transparencias visuales: Sus presentaciones son visualmente simples, elegantes y atractivas, con muy poco texto que leer. Sus transparencias nunca sobrecargan a la audiencia porque mayormente están vacías.
  • Proporciona un mapa: Informa a la audiencia sobre los temas que va a tratar e informa en cada momento de dónde está para que nadie se pierda, creando transiciones claras entre las distintas partes de la charla.
  • Presenta un único tema o idea central: Con frases cortas y contundentes, presenta el tema o mantra de la charla, en torno al cual se estructuran todos los demás elementos.
  • No muestra estadísticas, cuenta historias: No se limita a mostrar gráficas y números, los pone en contexto, los relaciona con el pasado o con la competencia, presenta números con analogías, los dota de vida, los hace fáciles para la audiencia. Lo concreto sobrevive.
  • Rompe la monotonía: Mediante demos, vídeos de anuncios, cambio de presentador en el escenario y actuaciones en directo, nunca transcurren más de 10 minutos sin un nuevo giro de la presentación. Se evita así sobrecargar la capacidad cognitiva de la audiencia y aburrirla. Por muy bueno que seas, resulta difícil mantener el interés más allá de 20 minutos.
  • Ensaya, ensaya, ensaya: Dicen que Steve Jobs dedica interminables horas de ensayo anteriores a la presentación. Y se nota en la aparente y engañosa facilidad y fluidez con que todo transcurre. En ocasiones puede aparecer algún fallo que otro, sí, pero sin ensayo, nunca habría alcanzado la fama que merecidamente gozan sus presentaciones.

Las presentaciones de Steve Jobs no sólo informan, también inspiran. Empieza por ver una hoy mismo. Déjate inspirar por ellas. Tus presentaciones ya nunca serán las mismas.

Añádela a del.icio.us twitter Publícala en Twitter

ENALCES RELACIONADOS

How to Present Like Steve Jobs

Steve Jobs’ Presentation Secrets

Presentaciones de Steve Jobs en iTunes

DIÁLOGO ABIERTO

¿Qué opinas de Steve Jobs como presentador? ¿Crees que sus presentaciones son tan buenas como dicen?


A %d blogueros les gusta esto: