No todos se representan el mundo como tú ni comparten tus preferencias personales de aprendizaje

marzo 27, 2012

Puedes tener en cuenta los distintos estilos o estrategias de aprendizaje que cada persona utiliza para recibir y procesar estímulos de información. A lo largo del último siglo se han ido proponiendo numerosas taxonomías de estilos de aprendizaje, entre ellas el Indicador de Myers-Briggs (Myers-Briggs Type Indicator, MBTI), el Índice de Estilos de Aprendizaje de Felder (Index of Learning Styles), los Estilos de aprendizaje de CHAEA y los Estilos de Aprendizaje Perceptivos (Perceptual Learning Styles).

Las cuatro dicotomías de MBTI

MBTI

En esta entrada voy a centrarme en el Indicador de Myers-Briggs, el cual  describe los tipos de personalidad en términos de cuatro pares de preferencias o dicotomías:

1) Mundo favorito: introversión (centrado en el mundo interior) o extroversión (centrado en el mundo exterior).

2) Percepción o recolección de información: sensación (centrado en la información básica) o intuición (centrado en interpretar y añadir significado).

3) Toma de decisiones: racional (lógica y consistencia) o emocional (personas y empatía).

4) Estructura del mundo: calificador (tener las cosas resueltas) o perceptivo (mantener las opciones abiertas).

Para mí lo más importante de estas taxonomías es que pueden ayudarte a tomar conciencia de que no todas las personas se representan el mundo como tú ni comparten tus preferencias personales de aprendizaje. Con toda seguridad, el tipo de presentaciones que realizas se ajusta a tus propias preferencias y funcionarán muy bien con los miembros de la audiencia que las comparten. ¿Y el resto?

Presentas para la audiencia, no para ti

En la siguiente tabla adaptada por el Dr. Andrew Abela en su libro Advanced Presentations by Design: Creating Communication that Drives Action, tienes un ejemplo de cómo aplicar la tipología de MBTI a la caracterización de los miembros importantes de la audiencia puede ayudarte a tomar decisiones con respecto a cómo orientar tu presentación.

DICOTOMÍA NECESIDADES TÍPICAS IMPLICACIONES AL PRESENTAR
Introvertido Tiempo para reflexionar sobre la información Proporcionar toda o parte de la presentación por adelantado
Extrovertido Discusión interactiva Planificar para abundante discusión y Q&A
Sensitivo Los hechos y (todos) los detalles Incluir todos los hechos relevantes y detalles en la presentación o en un apéndice
Intuitivo La gran foto Proporcionar el resumen en primer lugar
Racional Principios, costes, beneficios Identificar principios, costes, beneficios
Emocional Para quién es valioso y por qué Explicar las implicaciones para cada persona o grupo de los involucrados
Clasificador Conclusiones Presentar las conclusiones al principio
Perceptivo Alternativas Listar todas las alternativas consideradas

El mayor riesgo que corres al crear tu presentación es hacerlo según tus propias preferencias personales. Diferentes personas reciben y procesan la información de maneras diferentes y se ven influidas diferentemente. Adáptate a la personalidad de la audiencia.

ENTRADAS RELACIONADAS

- Cuanto más te preocupes por la audiencia y menos por ti mismo, menor será tu miedo a hablar en público y mejor conectarás

- Nueve técnicas para transmitir una imagen positiva que te ayude a conectar con la audiencia

- No busques hacer presentaciones perfectas, busca ser útil

- Conoce a la audiencia de tus presentaciones con un mapa de empatía

DIÁLOGO ABIERTO

¿Cambias tu forma de hacer presentaciones en función de la audiencia? ¿Tratas de apelar a una amplia variedad de estilos de aprendizaje?

Anuncios

Las presentaciones como herramienta de crecimiento y desarrollo personal

octubre 25, 2011

La semana pasada inicié mi colaboración periódica con el recién estrenado blog de la empresa Ákoras. En mi primera entrada traté el potencial de las presentaciones como herramienta de crecimiento y desarrollo personal cuando alejas el foco de ti mismo y lo centras en la audiencia. A lo largo de todos estos años como orador y formador, he descubierto los siguientes beneficios de hablar en público:

  • Te ayuda a sacar lo mejor de ti mismo en casa ocasión.
  • Te vuelves más atento a la vida en busca de fuentes de inspiración, aprendes a abrir todos tus sentidos, a apreciar las pequeñas cosas, a encontrar valor en lo aparentemente intrascendente.
  • Llegas a la esencia de las cosas, valoras las experiencias por encima de los objetos, disfrutas de lo práctico por encima de lo ostentoso, te fijas en lo que son las personas más que en lo que hacen.
  • Compartes experiencias auténticas, vas aprendiendo a ser tú mismo, sin máscaras.
  • Aportas valor; de hacer presentaciones en eventos pasas a hacer presentes en tu vida.
  • Ganas confianza y seguridad en ti mismo, te sientes más inclinado a abandonar tu zona de confort y seguir creciendo.

Puedes leer la entrada completa en el blog de Ákoras: Las presentaciones como herramienta de crecimiento y desarrollo personal.

ENTRADAS RELACIONADAS

- ¿Dónde está el arte en tus presentaciones?

- En cada presentación haz algo para salirte de tu zona de confort

- Cuanto más te preocupes por la audiencia y menos por ti mismo, menor será tu miedo a hablar en público y mejor conectaráspor la audiencia

DIÁLOGO ABIERTO

¿Cómo te ha cambiado a ti hacer presentaciones a lo largo de los años?


En cada presentación haz algo para salirte de tu zona de confort

junio 16, 2011

El lunes apareció publicada en el blog La vida es vivir de mi amiga María Dolores Novillo una entrada escrita por mí sobre la necesidad de salir de nuestra zona de confort para continuar creciendo y desarrollándonos como personas, titulada La vida es riesgo.

Gran parte de mis reflexiones en ese texto pueden aplicarse igualmente a las presentaciones. Como he repetido en muchas ocasiones, las presentaciones mediocres son invisibles. Para alcanzar la excelencia hay que atreverse a correr riesgos. No puedes pretender destacar si haces lo mismo que todos. Rápidamente nos acomodamos en nuestra zona de confort: utilizamos la plantilla de PowerPoint como todo el mundo, para hacer las transparencia de siempre y presentarlas como es costumbre. En definitiva, más de lo mismo. Tus presentaciones pasarán desapercibidas y morirán en el olvido.

Si quieres alcanzar la excelencia, debes buscar el riesgo

Si quieres que tus presentaciones impacten, en cada una haz algo para salirte de tu zona de confort. Presenta ideas provocadoras, utiliza gráficos diferentes, dramatiza, haz participar a la audiencia, cuenta historias, pon corazón.

La vida es riesgo. Las presentaciones sobresalientes, también.

ENTRADAS RELACIONADAS

- Tira tus viejas presentaciones en PowerPoint a la basura 

- Las cuatro P’s del Pensamiento Positivo

- Dónde está el arte en tus presentaciones

- Cuanto más te preocupes por la audiencia y menos por ti mismo, menor será tu miedo a hablar en público y mejor conectarás

DIÁLOGO ABIERTO

¿Qué haces para salirte de tu zona de confort en las presentaciones?


Pánico en el estrado (VII): El miedo es un maravilloso sistema de alarma

octubre 26, 2010

Como ingeniero de seguridad, una definición operativa del miedo que me resulta extremadamente útil es la siguiente:

“El miedo es un sistema de alarma para avisarnos de un peligro con el fin de poder enfrentarnos mejor al mismo.”

—Christophe André

Acostumbramos a contemplar el miedo como parálisis, dolor y sufrimiento, cuando en realidad el miedo, si funciona correctamente, es un mecanismo evolutivo de supervivencia muy beneficioso. Sin miedo no podríamos sobrevivir. Pero no todos los miedos son iguales. Ya los griegos distinguían entre dos tipos de miedo: Deimos, el miedo sano, mental y reflexivo; y Phobos, el miedo patológico, intenso e irracional. Y los romanos también: Pallor y Pavor.

El miedo sano nos ayuda a sobrevivir, el miedo insano nos hace sufrir

El miedo sano se presenta cuando nuestro sistema de alarma está bien ajustado en su activación y regulación: se dispara en el momento apropiado ante la conciencia de un verdadero peligro, no una remota posibilidad o un recuerdo pasado, con una intensidad proporcional al mismo. Una vez evaluada la situación y actuado en consecuencia, desaparece rápidamente. El miedo sano genera un pequeño número de falsas alarmas. Su sensibilidad se regula adecuadamente en función del contexto.

El miedo insano, en cambio, corresponde a un sistema de alarma mal calibrado. Se activa ante cualquier situación de peligro real o imaginario: los umbrales de detección del riesgo poseen una sensibilidad exacerbada, por lo que el número de falsas alarmas se dispara: se tiene miedo de nada. Por otro lado, la regulación es casi inexistente: el miedo escala fácilmente en pánico y aunque el supuesto peligro desaparezca, la ansiedad y desasosiego siguen instalados. El miedo insano llega mucho antes de lo necesario y retorna además con muchísima facilidad. Se transforma en patológico, en verdadero sufrimiento. Como un huésped indeseado, se instala en la vida de quien lo padece.

La causa del miedo es bio-psico-social

El miedo a hablar en público de muchas personas trunca su carrera profesional. Los miedos patológicos incapacitan para la vida normal. Surgen fruto de una doble influencia: por una parte, la predisposición biológica, básicamente innata; por otra, la influencia ambiental, aprendida desde la infancia: la propia historia personal y el influjo cultural.

El médico psiquiatra Christophe André del hospital Sainte-Anne de París señala en su libro Psicología del miedo que esta adquisición puede producirse a través de cuatro aprendizajes:

  1. Vivencias y acontecimientos traumáticos que nos marcaron.
  2. Acontecimientos penosos y repetitivos soportados de forma regular que terminan afectándonos debido al efecto sumatorio.
  3. Aprendizaje social por imitación de modelos, especialmente los progenitores.
  4. La integración a través de la educación de mensajes de peligro culturales y colectivos.

El aprendizaje del miedo es una vía de dos sentidos

La buena noticia es que lo que funciona en un sentido, la sensibilización del miedo a través del aprendizaje o habituación, puede funcionar en el otro, la desensibilización, a través de la terapia de deshabituación. Este fenómeno, llamado neuroplasticidad cerebral, permite actuar sobre nuestro cerebro para lograr deshacer los caminos del miedo.

En las próximas entradas explicaré el fundamento psico-biológico del miedo y por qué la terapia de exposición es uno de los mejores métodos conocidos para ayudar a superar el miedo a hablar en público.

No tienes por qué vivir dominado por tu miedo, puedes enfrentarte a él.

ENTRADAS RELACIONADAS

- Pánico en el estrado (I): catálogo de reacciones ante al miedo

- Pánico en el estrado (II): cartografía de miedos al discurso

- Pánico en el estrado (III): índice de conductas ansiosas

- Pánico en el estrado (IV): ¿piensas negativamente?

- Pánico en el estrado (V): cambia tu forma de pensar

- Pánico en el estrado (VI): supera la ansiedad de hablar en público

DIÁLOGO ABIERTO

¿Sientes que el miedo a hablar en público te está frenando en tu carrera profesional? ¿Renuncias a puestos que exijan hacer frecuentes presentaciones?



A %d blogueros les gusta esto: