Galería de grandes presentadores: Jonas Ridderstrale y las presentaciones funky

junio 30, 2011

Jonas Ridderstrale: Business Speaker, Author of book Funky Business, Karaoke Capitalism and Re-energizing the Corporation:Ayer tuve el placer de asistir en el 5º Congreso Dircom a la charla de Jonas Ridderstrale, mundialmente conocido como uno de los dos autores del best-seller internacional Funky Business. Según el perfil recogido en la página de la agencia de conferenciantes que le representa en España, Thinking Heads, Jonas “es asesor, ponente y consultor de un importante número de corporaciones internacionales y está en la junta directiva de varias compañías”.

¿Dónde está el funk en las presentaciones de Ridderstrale?

10 rasgos que hacen de Jonas Ridderstrale un presentador funky

1. Humor: Si algo define a Jonas es el uso intensivo del humor, a veces irreverente, incluso en círculos ejecutivos y directivos, donde credibilidad = seriedad = aburrimiento. Y no sólo hace bromas atrevidas: es capaz de reírse de sí mismo. ¿Qué pasaría si un español se comportara así ante una audiencia seria?

2. Personalización: Allí donde vayas, incluye referencias al país, ciudad o audiencia. Nada nos halaga tanto como que nos saluden en nuestro idioma, alaben nuestro equipo de fútbol o reconozcan nuestra gastronomía. Jonas lanzó unas cuantas referencias que arrancaron aplausos entre el público.

3. Participación: Jonas utilizó todo tipo de técnicas para conseguir la implicación del público. Continuamente nos lanzaba preguntas y nos proponía juegos: batir palmas al unísono para demostrar la auto-organización en los grupos, contarnos por parejas cuatro historias sobre su vida, todo ello sazonado con humor y simpatía.

4. Dinamismo: Mientras que el resto de ponentes hablaron sentados parapetados detrás de una larga y sobria mesa, Jonas actuó de pie y recorrió en varias ocasiones el escenario de un extremo al otro. Al eliminar barreras entre él y el público, logró una mayor conexión. Con un control remoto para avanzar transparencias podría haberse ahorrado las visitas al atril.

5. Teatralidad: Jonas demostró un gran dominio escénico. Acompañaba sus palabras de grandes gestos, afables y abiertos. Y no sólo eso: también gestos ridículos, muecas absurdas, comportamientos impensables en un ponente con el título de doctor, líder de opinión sobre empresa y management, ponente habitual ante administraciones públicas y grandes empresas.

6. Concreto: Jonas utilizó numerosos ejemplos para ilustrar sus ideas, no se quedó en lo abstracto. Enriqueció su discurso con metáforas e imágenes, historias y anécdotas, ejemplos de actualidad e incluso imitaciones de personajes variopintos. Lo concreto sobrevive.

La gente escribe sobre ti historias basadas en información completamente incompleta

7. Paleta paraverbal extraordinaria: Jonas rompió con la monotonía una y otra vez, incansablemente. Introdujo cambios de ritmo, alteraciones de volumen, pausas, cambios de voz y de acento para imitar jocosamente a todo tipo de personas, en definitiva, exprimió todo el jugo posible a su voz.

8. Transparencias con imágenes y poco texto: Como era de esperar, Jonas no utilizó listas de viñetas, sino transparencias con fotografías de calidad profesional y muy poco texto, si es que lo había.

Jonas Ridderstrale en 5º Congreso Dircom 2011 en Madrid

9. Emoción: Las charlas de Jonas constituyen una experiencia emocional: uno ríe, aprende y se cuestiona sus creencias. La charla fue profunda y liviana a un tiempo. Entre bromas, confrontó a la audiencia con su propia humanidad, con sus miedos y carencias. Uno se ríe, sí, pero también se plantea que hay aspectos de su vida que debe cambiar. A fin de cuentas, ¿cómo cambiarás el mundo si no te cambias a ti mismo antes? Para que una charla tenga éxito, hay que bajarla de la cabeza al resto del cuerpo (sí, incluidos los pies).

10. Reto: ¿Qué mejor forma de terminar una charla que con una afirmación motivadora? Jonas concluyó con una afirmación firme y decisiva: do it!. ¿Me has escuchado? ¿Me has visto? ¿Me has sentido? Pues ahora recoge todo lo que ha brotado de este encuentro y … ¡hazlo!

En un mundo donde sobreabundan las presentaciones, sólo destacarán y conectarán con la audiencia las que tengan una receta única. Como afirma Jonas Ridderstrale, “la normalidad engendrará resultados normales”. Debes replantearte tus creencias básicas y liberarte de la lógica del pasado. Me despido con una de sus reflexiones finales:

“El éxito se deriva de ser diferente y luego estar dispuesto a seguir cambiando”.

OTROS GRANDES PRESENTADORES EN LA GALERÍA

- Galería de grandes presentadores: Los secretos de Steve Jobs y el arte de lanzar nuevos productos

- Galería de grandes presentadores: Hans Rosling y el arte de narrar estadísticas

- Galería de grandes presentadores: Guy Kawasaki y el arte del encantamiento

DIÁLOGO ABIERTO

¿Te sientes funky al presentar?


La magia de las presentaciones

junio 28, 2011

Jorge Blass y Fernando Botella son de esas personas que te dejan con una sonrisa en la boca cuando hablas con ellas. Transmiten ilusión por todos sus poros. En su libro La fuerza de la ilusión abordan las claves para despertar la ilusión en las empresas, esa energía que transformada en pasión y llevada a la acción produce resultados sorprendentes. Las reglas que nos desvelan en sus páginas son igualmente aplicables a las presentaciones. A continuación he recogido sus 10 principios y los he alterado ligeramente para adaptarlos al Arte de Presentar.

La fuerza de la ilusión

1. Nunca reveles tus secretos

La técnica es una pieza fundamental del mago, pero el verdadero poder de la magia radica en la mente del espectador. Es ahí donde se produce el efecto mágico. La puesta en escena, la técnica, el contenido es importante, pero lo realmente poderoso es la experiencia que con todo ello eres capaz de producir en tu público.

2. Practica, practica y practica

Afirmaba François de La Rochefoucauld que:

“Nada se improvisa mejor que lo que se ha practicado”

El éxito de los grandes magos (y deportistas, y artistas, y empresarios) no se debe tanto a capacidades extraordinarias como al esfuerzo y a la perseverancia. La prisa y la improvisación no son buenas compañeras.

No hay otro camino para huir de la mediocridad y salir airoso de los retos a que nos enfrenta cada nueva presentación. La consecución de nuestros objetivos requiere de perseverancia, de dedicación y de tiempo.

3. No te repitas, reinvéntate

El conformismo no puede tener cabida en nuestras presentaciones. De las peores cosas que le pueden pasar a una presentación es que sea previsible, que la audiencia sepa lo que va a venir a continuación. A cuántos ponentes vemos que repiten a piñón fijo presentación tras presentación, sin importar la ciudad o público al que se dirigen. Si te repites, la audiencia desconectará automáticamente porque ya se lo sabe. No hagas siempre lo mismo porque cosechó el éxito una vez.

Trabaja para sorprender al público en cada presentación. Buscar la sorpresa te obligará a innovar y a estar constantemente reinventándote. La sorpresa es el reclamo con el que consigues mantener la atención de tu público durante toda la presentación. Aprende a mejorar las técnicas de la magia y la sorpresa de la mano de magos de las presentaciones como Steve Jobs.

4. Personaliza: Adapta tu repertorio a cada tipo de público

Cada audiencia es diferente, de ahí que debas adaptar tu presentación a cada tipo de audiencia. El público busca experiencias únicas y diferenciadoras. Construye una relación especial con tu audiencia. Dale afecto, en el sentido más amplio de la palabra.

5. Cuida a tu público

El protagonista de una presentación no eres tú: ¡es tu audiencia! No puede existir presentación sin audiencia. Aunque parece una perogrullada, muchos ponentes parecen ignorarlo cuando salen a hablarse a sí mismos delante de una audiencia, no para servirla, sino para impresionarla. Todo lo que hagas debe estar orientado a ayudarla, a aportarle valor, a satisfacer sus necesidades, resolver sus problemas, sanar su dolor. Si te centras en ti mismo en lugar de en la audiencia, pasarás desapercibido a sus ojos. ¡Escúchala!

6. Busca efectos extraordinarios

Lo ordinario es invisible mientras que lo extraordinario no pasa desapercibido. Lo previsible no funciona en las presentaciones. Para presentar debes convertirte en mago: una persona ordinaria capaz de cosas extraordinarias, de buscar nuevas alternativas y nuevos enfoques, en definitiva, capaz de abrir nuevas ventanas a la oportunidad.

7. Convierte los errores en éxitos

El miedo al error bloquea nuestra capacidad de correr riesgos. Nos educan y entrenan para ser perfectos en todo lo que hacemos, lo que nos empuja a una autoexigencia desmedida. Nos volvemos extremadamente intolerantes ante los fallos. Ignoramos que éstos son parte del proceso de aprendizaje y mejora continua. Terminamos asociando ERROR con FRACASO.

Por muchas tablas que tengamos sobre el escenario, siempre podemos cometer fallos. Bien gestionados, los fallos se convierten en magníficas oportunidades de mejora y desarrollo. Debemos considerarlos como fuente de aprendizaje y mejora. Gestionar el error significa analizarlo, aprender de él para que no vuelva a repetirse y solucionarlo. Debes tener siempre un buen plan de contingencia preparado: un plan B y hasta C.

8. Trabaja en equipo

Debemos reconocer la necesidad del aspecto colaborativo para las grandes presentaciones. Muchas presentaciones son verdaderas obras colectivas. Únicamente desde la colaboración y la participación surge el compromiso.

9. Cree en tu magia

Nuestra actitud basada en nuestras creencias, potenciadoras o limitadoras, serán las que den cobijo a una presentación que transmita o que resulte desilusionante. Sólo el ponente que cree en lo que dice es capaz de transformar las presentaciones en magia. Creer en la magia significa creer en el equipo, en el producto, en los procesos y procedimientos, … Es una cuestión de actitud. Ésta es la verdadera magia y la magia que todos poseemos en nuestro espacio interior. Somos nosotros los que elegimos nuestra actitud. Si elegimos la correcta, empezarán a desaparecer las barreras.

10. No hay nada imposible

La magia nos lo enseña: por imposible que parezca, no hay nada imposible. Solemos confundir los términos IMPOSIBLE y DIFÍCIL. Cuando calificamos algo de imposible y nos reiteramos en ello, terminamos convirtiéndolo en imposible. Las palabras tienen una importancia básica en nuestra generación de ilusión. IMPOSIBLE limita y paraliza. Ante las dificultades, nos queda seguir luchando y consiguiendo. Muchas puertas se cierran en nuestra mente por un error del lenguaje que usamos.

"La magia no está en el truco, ni siquiera en el mago, sino en la mirada de un espectador ilusionado" - Jorge Blass

Si quieres aprender a transformar tus presentaciones en actos mágicos, no dejes de leer esta estupenda obra. ¡Que la fuerza de la ilusión te acompañe!

FICHA TÉCNICA

Autores: Jorge Blass y Fernando Botella
Título: La fuerza de la ilusión
Editorial: Alienta
Páginas: 192
Año: 2011
Lo mejor: Ofrece ideas atractivas y bien hilvanadas en un estilo claro y directo, sazonadas con muchísimas anécdotas del mundo de la magia y de la empresa. De verdad ilusiona.
Lo peor: Aunque las ideas son inspiradoras, se echan en falta pistas más concretas sobre cómo aplicarlas a la situación de cada uno.
Dónde comprarlo: Casa del Libro :: Amazon.es

OTROS LIBROS QUE PUEDEN INTERESARTE

- El arte de empezar

- Nueva mente, nuevas presentaciones

- Presentaciones pegadizas

No hagas una presentación, monta un show

DIÁLOGO ABIERTO

Un mago es capaz de volar. Y tú, ¿eres capaz de volar en tus presentaciones?


Presentaciones provocativas para ganar la atención

junio 23, 2011

"La capacidad de atención del hombre es limitada y debe ser constantemente espoleada por la provocación" - ALBERT CAMUS


Presentaciones con demos a prueba de bomba

junio 21, 2011

Las demos son muy frecuentes en presentaciones tecnológicas. De hecho, existen eventos en los que se considera que una presentación se ha quedado a medias si no incorpora demo. Claro que las demos no están exentas de peligros: pueden fallar y a menudo lo hacen. Se trata del temido efecto demo.

En mis cursos recomiendo la siguiente estrategia a la hora de hacer presentaciones con demos.

Plan A: Haz la demo

Prepara concienzudamente y ensaya repetidamente la demo. Nunca te conformes al ensayar tu presentación con decir: “aquí vendrá la demo”. ¡No! Ejecútala paso por paso, desde el principio hasta el final. No estaría de más que imprimieses un guión para recordar todos los pasos de la demo. ¡Que no te traicionen los nervios el día D!

No se te ocurra hacer la demo en un equipo donde no la has ensayado previamente, por mucho que insista la organización. Lleva tu propio equipo. Y acude con antelación suficiente para poner a punto cualquier otro equipamiento responsabilidad de la organización, como sonido, conexión a Internet, telefonía, etc.

¡No dejes nada al azar!

Plan A: Haz la demo en vivo

Plan B: Graba un vídeo de la demo

Por muy bien que hayas preparado tu demo, algo puede salir mal. En cierta ocasión participé en una jornada en un entorno militar. Uno de los ponentes llevaba preparada una vistosa demo de intercepción de conversaciones a través de Bluetooth. Para su propia desesperación y aburrimiento de la audiencia, por mucho que lo intentó una y otra vez, la demo no salía y no salía porque los inhibidores de frecuencia del complejo militar interferían con las ondas de radio.

Si la demo falla estrepitosamente, no te empecines en que funcione. Mejor toma la precaución de grabar la demo durante uno de tus ensayos utilizando un software de captura como por ejemplo Camtasia. En caso de fallo, no tienes más que poner el vídeo allí donde las cosas se torcieron. No quedará tan vistoso como la demo en directo, pero mejor un vídeo de la demo que nada. ¡La función debe continuar!

Plan B: graba un vídeo de la demo

Plan C: Captura pantallazos de la demo

Cuando los hados se confabulan contra uno, todo puede salir mal. Hasta el vídeo podría no reproducirse. Para casos de gafismo agudo, lleva preparadas capturas de pantalla de la ejecución de la demo. Puedes integrarlas en transparencias ocultas dentro de tu presentación, las cuales podrás mostrar si todo lo anterior fracasa. Perderá la frescura de la demo y el dinamismo del vídeo, pero mejor pantallazos de la demo que nada.

Plan C: Capturas de pantalla

Sí, todo lo anterior puede haber salido mal, pero habrás transmitido una imagen de profesionalidad y templanza.

ENTRADAS RELACIONADAS

- 17 errores (y medio) que debes evitar en una presentación tecnológica

Presentaciones con demos que quitan el hipo

Presentaciones con demos que nadie ve más allá de la quinta fila

DIÁLOGO ABIERTO

¿Qué estrategias utilizas para protegerte ante fallos en las demos? Comparte tus experiencias con otros lectores.


En cada presentación haz algo para salirte de tu zona de confort

junio 16, 2011

El lunes apareció publicada en el blog La vida es vivir de mi amiga María Dolores Novillo una entrada escrita por mí sobre la necesidad de salir de nuestra zona de confort para continuar creciendo y desarrollándonos como personas, titulada La vida es riesgo.

Gran parte de mis reflexiones en ese texto pueden aplicarse igualmente a las presentaciones. Como he repetido en muchas ocasiones, las presentaciones mediocres son invisibles. Para alcanzar la excelencia hay que atreverse a correr riesgos. No puedes pretender destacar si haces lo mismo que todos. Rápidamente nos acomodamos en nuestra zona de confort: utilizamos la plantilla de PowerPoint como todo el mundo, para hacer las transparencia de siempre y presentarlas como es costumbre. En definitiva, más de lo mismo. Tus presentaciones pasarán desapercibidas y morirán en el olvido.

Si quieres alcanzar la excelencia, debes buscar el riesgo

Si quieres que tus presentaciones impacten, en cada una haz algo para salirte de tu zona de confort. Presenta ideas provocadoras, utiliza gráficos diferentes, dramatiza, haz participar a la audiencia, cuenta historias, pon corazón.

La vida es riesgo. Las presentaciones sobresalientes, también.

ENTRADAS RELACIONADAS

- Tira tus viejas presentaciones en PowerPoint a la basura 

- Las cuatro P’s del Pensamiento Positivo

- Dónde está el arte en tus presentaciones

- Cuanto más te preocupes por la audiencia y menos por ti mismo, menor será tu miedo a hablar en público y mejor conectarás

DIÁLOGO ABIERTO

¿Qué haces para salirte de tu zona de confort en las presentaciones?


Entrevista sobre Backchannel en la radio

junio 14, 2011

La semana pasada me realizaron una entrevista de radio sobre el Backchannel, cortesía de Confianza en la Red. En ella me preguntaron sobre la naturaleza y utilidad del backchannel. Surgió la polémica de si el backchannel es negativo para la buena marcha de una presentación y si realmente aporta algo. Bajo mi punto de vista es positivo tanto para el organizador de eventos, para el ponente, como para la audiencia. Claro que, como toda nueva tecnología, aún es relativamente poco conocido: provoca resistencia y temor en quienes no lo conocen. ¿Qué opinas tú?

Backchannel: Aprende de Twitter tras el evento

ENTRADAS RELACIONADAS

-  Backchannel: Las redes sociales toman la sala de conferencias

- Reflexiones sobre el taller de backchannel y la inteligencia colectiva

- Entrevista NetEspresso: Presentaciones en público

DIÁLOGO ABIERTO

Y tú, ¿le ves utilidad al backchannel?


8 tipos de evidencias para prestar credibilidad a tus presentaciones

junio 9, 2011

El incomparable Mulá Nasrudín

Un vecino de Nasrudín fue a visitarlo.

“Mulá, necesito que me preste su burro”.

“Lo lamento”, dijo el Mulá, “pero ya lo he prestado”.

No bien terminó de hablar, el burro rebuznó. El sonido provenía del establo de Nasrudín.

“Pero, Mulá, puedo oír al burro que rebuzna ahí dentro”.

Mientras le cerraba la puerta en la cara, Nasrudín replicó con dignidad:

“Un hombre que cree en la palabra de un burro más que en la mía no merece que le preste nada”.

—Idries Shah, “Las ocurrencias del increíble Mulá Nasrudín

Una buena presentación va más allá de la mera transmisión de información. Como afirma Nancy Duarte en su libro Resonate:

“No es la información en sí misma lo que importa, sino el impacto emocional de esa información”.

Es necesario exponer hechos en una presentación, acompañados de un atractivo emocional. Recordemos que las personas raramente actuamos basándonos exclusivamente en la razón.

Encontrar el equilibrio entre la exposición analítica y emocional es difícil. Si llevas tu presentación en exceso hacia uno de ambos extremos, verás resentida tu credibilidad. En esta entrada comparto 8 tipos de evidencias que puedes utilizar en tus presentaciones para hacerlas más persuasivas sin abusar ni de la lógica ni de la emoción, sino con una carga de ambas.

La credibilidad nace del equilibrio entre lógica y emoción

1. Muestras: Puedes llevar muestras de tu producto o de un artículo representativo. Si es muy pequeño y la audiencia muy grande, tendrás que mostrarlo a través de un primer plano en una gran pantalla. Si resulta adecuado, puedes hacerlo circular entre los miembros de la audiencia.

2. Ejemplos: Ilustran un concepto teórico con una historia del mundo real o realización práctica, de manera que se asimila mejor la teoría. Ayudan a fijar ideas, ya que acercan el concepto transmitido a la realidad vivida. Según John Medina, autor de Brain Rules:

“La información se procesa mejor si se puede asociarse inmediatamente con información ya presente en nuestro cerebro”.

3. Estadísticas: Nos han enseñado que la mejor forma de ofrecer evidencia de algo es con estadísticas. Los hermanos Heath en su libro Made to Stick nos advierten de sus peligros:

“Las estadísticas rara vez poseen sentido por sí mismas. Debería usarse para ilustrar una relación. Es más importante que la gente recuerde la relación que el número.”

Para insuflar vida a las estadísticas, éstas pueden contextualizarse en términos más humanos, más cotidianos. Humanizar las estadísticas confiere al argumento más impacto.

4. Demostraciones: Dramatizan el contenido de tu presentación. Hoy en día son muy populares las demos de programas informáticos. Por supuesto, no tienes por qué limitarte a las demostraciones de software. Plantéate siempre si puedes hacer una demostración de tu producto o servicio delante de la audiencia.

5. Ilustraciones: Ponen en acción tus afirmaciones. Aunque no lleguen a probar nada realmente, como afirma Christopher Witt, autor de Real Leaders Don’t Do PowerPoint:

“Cuentan a su favor con el poder persuasivo de la imaginación y de las emociones. Las ilustraciones son para la mayoría de audiencias más convincentes que las evidencias. Son ciertamente más influyentes”.

Entre las ilustraciones más poderosas puedes servirte de historias (mejor cuanto más personales), anécdotas, citas, chistes, proverbios, refranes, imágenes, fotografías, música, canciones, viñetas, magia, etc.

No eres tú quien decide quién o qué es creíble, sino la audiencia” - Chris Witt

6. Testimonios de expertos: Puedes transferir a tus argumentos la autoridad y credibilidad de un reconocido experto en la materia si se ha manifestado acerca de tu producto, servicio o idea. Puedes citar sus palabras, o mostrar un vídeo de su testimonio, o incluso subirlo contigo al escenario. En su defecto, siempre se puede esgrimir un periódico, revista o libro donde aparezca el testimonio que apoya nuestro argumento lógico.

7. Analogías: Las analogías invocan conceptos que la audiencia ya posee haciendo posible que comprenda mensajes complejos. Constituyen un medio ideal para superar la Maldición del Conocimiento. Están íntimamente ligadas con las metáforas.

8. Datos: Los datos suelen presentarse en tablas y gráficas, normalmente desprovistos de emoción. Para que apoyen la lógica de tu razonamiento, contextualízalos, personalízalos, dales vida. Cuenta la historia que esconden. Ofrece siempre en primer lugar la gran foto y luego adéntrate en los detalles. Si abusas de los datos, no sólo no convencerás, sino que puedes abrumar a la audiencia y causar el rechazo.

ENTRADAS RELACIONADAS

Una imagen en tu presentación dice más que mil palabras

13 ideas para cautivar a la audiencia con las fotografías de tu presentación

Utiliza fotos de calidad profesional en tus presentaciones

DIÁLOGO ABIERTO

¿Qué tipos de evidencias utilizas en tus presentaciones? ¿Cuáles te parecen más convincentes y persuasivas?


A %d blogueros les gusta esto: