Claves de un buen título para atraer en masa al público a tu presentación

octubre 22, 2009

Advertising Headlines That Make You Rich: Create Winning Ads, Web Pages, Sales Letters and MoreEn cierto tipo de eventos en los que existen muchas charlas simultáneas, deberás competir con otros ponentes por la asistencia del público. Esta batalla se gana o se pierde en el título de la presentación. Con toda probabilidad, la única información sobre tu charla disponible para un gran público potencial será su título. Por consiguiente, se trata de un elemento de tu presentación con una importancia capital. Deberías ensayar un buen número de títulos y reexaminarlos más adelante.

Todo título encierra una promesa

El título de tu presentación encierra una promesa a los asistentes. Su deber es comunicar sin ambages qué beneficio obtendrán a cambio de su valioso tiempo. Esta recompensa puede oscilar desde obtener un rato entretenido hasta la solución a un problema acuciante. Cuanto más intrigante sea la promesa, más atraídos se sentirán por tu charla. Cuando prepares tu presentación no pienses en lo que tú quieres decir, sino en lo que ellos quieren escuchar.

El problema de las promesas es que resulta muy fácil hacerlas, pero difícil cumplirlas. Proponte el siguiente desafío. Una vez tienes clara la idea central, escribe el título en primer lugar. Después crea tu presentación de manera que cumpla la promesa encerrada en ese título. Te verás obligado a esforzarte más. Te llevarás al límite de tu creatividad.

Los títulos débiles suelen ser vagos, generales y asépticos

Consideremos varios ejemplos de posibles títulos débiles:

  • “Números primos y RSA”
  • “Protección en Internet”
  • “La crisis financiera”

Estos títulos no funcionarán por múltiples razones: son demasiado breves y generales, sólo anuncian el tema, pero desconocemos cuál será el enfoque de la charla, el nivel técnico requerido para seguirla, la postura del ponente respecto al tema e incluso el contexto en el que será tratado.

141.titulos

¿Qué debe tener un buen título para atraer a la audiencia?

  • Un buen título debe ser orientativo, es decir, comunicar de qué trata la charla e incluso el tono de la misma. Utiliza palabras clave en el título, evitando generalizaciones. “Una perspectiva macroeconómica de la crisis de mercados financieros en España” apunta a una charla técnica, posiblemente objetiva y neutral, en la que se manejarán conceptos económicos avanzados. “Las mentiras del gobierno de Zapatero sobre la peor crisis financiera de la historia española” apunta a una charla partidista de tintes políticos en la que posiblemente no se haga un uso profundo de tecnicismos económicos. “La crisis financiera” es un título inexpresivo, mudo.
  • Debe ser suficientemente descriptivo como para comunicar una idea aproximada de cómo se tratará el tema y con qué grado de profundidad. “Aplicación del álgebra modular a la selección de números primos para su uso en RSA” apunta a una charla técnica que posiblemente requerirá conocimientos avanzados, mientras que “Secretos de familia: Por qué todos los primos no son iguales y su impacto en la seguridad de las claves RSA” promete una charla divulgativa y posiblemente muy entretenida sobre el mismo tema. “Números primos y RSA” no apunta a ningún sitio.
  • El título debería ser conciso a la hora de determinar qué tema se va a tratar. Cuanto más específico, mejor. De esta manera se evita que muchos oyentes acudan a tu presentación atraídos por un título que promete un enfoque más general y resulta que te centras en un tema muy concreto (o al revés). “Herramientas gratuitas de protección en Internet para el hogar: configuración y uso del cortafuegos personal” no ofrece ninguna duda sobre el tema, el alcance, el enfoque, el nivel de conocimientos y el público destinatario. ¿Acaso te meterías por error en esta presentación? Sin embargo, “Protección en Internet” no dice nada: ¿está orientada a empresas?, ¿al particular?, en realidad, ¿de qué va a hablar?
  • Finalmente, un buen título debería ser tan corto como sea posible, siempre que cumpla las condiciones anteriores. Lo cual se puede expresar dándole la vuelta: tan largo como sea necesario, pero no más largo.

La calidad del contenido sigue siendo el ingrediente esencial de una presentación. Pero sin un buen título, mucha gente podría perderse el contenido. Aprende a crear títulos atractivos y atraerás más audiencia a tus presentaciones.

Añádela a del.icio.us twitter Publícala en Twitter

ENTRADAS RELACIONADAS

Sun-Tzu y el Arte de Presentar

DIÁLOGO ABIERTO

¿Cómo son los títulos que pones a tus presentaciones?

Anuncios

16 preguntas que deberías hacerte para clarificar la idea central de tu presentación

octubre 20, 2009

Bill Clinton“Si dices tres cosas, entonces no dices nada.”

—James Carville, asesor de Bill Clinton durante su campaña presidencial en 1992

Los mejores discursos y presentaciones están construidos en torno a una idea: una única, buena idea capaz de cambiar la manera como la gente vive, piensa o actúa. La mayoría de las presentaciones fallan incluso antes de empezar, porque no dedicamos el tiempo suficiente durante la fase de planificación a meditar sobre la idea central que deseamos transmitir. Nuestro problema no suele ser la escasez de ideas que contar, sino que volcamos demasiadas y terminamos oscureciendo la idea central, hasta el extremo de que mucha gente saldrá de la sala preguntándose: “¿qué me querían contar?”.

Real Leaders Don’t Do PowerPointChristopher Witt, autor del libro “Real Leaders Don’t Do PowerPoint”, nos proporciona una lista de 16 preguntas que todos deberíamos hacernos y dedicar tiempo a responder antes de abrir PowerPoint y crear la primera transparencia.

1. ¿Cuál es la esencia de la idea? ¿Cómo la resumirías en una sola frase?

2. ¿Qué única cosa necesita conocer la audiencia más que nada?

3. ¿Qué te sorprendió cuando estabas investigando o documentando el tema? ¿Qué encuentras aún intrigante?

4. ¿Qué anécdota o metáfora capta la esencia de la idea? ¿A qué objeto o acción se parece tu idea?

5. ¿Dónde está el conflicto? ¿Qué tipo de conflicto (de ideas, de sucesos, de personas) causó esta idea en primera instancia? ¿Qué conflicto referencia esta idea? ¿Qué conflicto genera o generará?

6. ¿Puedes ponerle cara a la idea? ¿Existe alguna persona asociada con la idea? ¿Ilustra la idea la vida, el trabajo o la historia de alguien? ¿Quién se ve afectado, positiva o negativamente, por la idea?

7. ¿Puede una cita articular esta idea?

8. ¿Cuáles son los elementos centrales de esta idea y cómo se conectan o interactúan?

9. ¿Cuál es la forma de la idea? Si tuvieras que dibujarla sobre una servilleta o sobre una pizarra, ¿qué parecería? ¿Un diagrama de flujo, círculos concéntricos, una escalera, un camino tortuoso, una pirámide, fuerzas en oposición?

10. ¿Cuál es tu punto de vista? ¿Estás a favor o en contra? ¿Eres un escéptico o un creyente?

11. ¿Qué problema soluciona la idea? ¿Qué problema causa? ¿Quién se ve afectado por el problema o por su solución?

12. ¿Qué objetivo alcanza la idea?

13. ¿Cuál es la historia de la idea? ¿Cómo ha sido articulada en el pasado? ¿Cómo ha evolucionado la idea a lo largo del tiempo?

14. ¿Cuál es el suceso central de la idea? ¿Qué hechos dieron lugar a la necesidad de la idea o proporcionaron el conocimiento y percepción que condujeron a la idea?

15. ¿Cuál es el proceso de la idea? ¿Qué condujo a la idea? ¿Cómo se ramifica la idea? ¿Cuáles son las implicaciones futuras de la idea?

16. ¿Qué cuestiones plantea la idea o deja sin responder?

16 preguntas que debes hacerte sobre la idea central de tu presentación

Dedica tiempo a plantearte estas preguntas antes de empezar a crear la primera transparencia y comprobarás cómo tus presentaciones ganan infinitamente.

(Adaptado de la entrada Questions to Ask Yourself con el amable permiso de Chris Witt)

Añádela a del.icio.us twitter Publícala en Twitter

ENTRADAS RELACIONADAS

- Tu gran idea en 5 minutos

- Siete aperturas clásicas para empezar con fuerza tu presentación (y ganar la partida)

Maximiza la relación señal a ruido en tus presentaciones

- La mucha información confunde más que orienta

DIÁLOGO ABIERTO

¿Qué preguntas te haces antes de la presentación para clarificar tu idea central?


Las cuatro excusas más habituales para no ensayar antes de tu presentación

octubre 15, 2009

Fabricamos excusas para todo“Yo no necesito ensayar”. Lo he oído repetir mil y una veces. Y así salen las charlas, claro. Si nunca ensayas, una de las primeras consecuencias nefastas suele ser exceder el tiempo asignado. Otra suele ser embrollarte y andarte con ambages sin llegar al grano, olvidando detalles relevantes y proporcionando otros muchos irrelevantes. Y si además no dominas la materia, la inseguridad y las lagunas hacen su aparición, seguidas  en estrecha formación de los nervios capitaneados por el miedo.

A pesar de los innegables beneficios del ensayo, la triste realidad es que casi nadie ensaya. ¿Por qué no? Analicemos algunas de las excusas más habituales recopiladas por Javier Reyero en su libro “Hablar para conVencer”.

1. No tengo tiempo para ensayar

¿Recordáis la historia de aquel leñador que se afanaba trabajosamente en cortar madera con un hacha con el filo embotado porque, según él, no tenía tiempo para detenerse a afilarla? Afirma Reyero:

“El tiempo que se emplea en el ensayo no es un gasto, es una inversión.”

La excelencia sólo se consigue con la práctica. Los grandes profesionales de todos los ámbitos de la vida, artistas, deportistas, informáticos, etc., han “metido” muchas horas. Según algunos estudios, nada menos que 10.000 horas para llegar a ser cada uno un maestro de su arte. Ensayar “afila” tus destrezas.

No tengo tiempo para ensayar

2. Si ensayo descubro que no me lo sé

Efectivamente. Una gran verdad. Y digo yo: ¿no será mejor descubrirlo en solitario en tu casa o delante de un par de compañeros que no delante de docenas o cientos de personas durante la presentación? Si descubres durante los ensayos lagunas en tus conocimientos, fallos en tus razonamientos o inconsistencias en el hilo de tu argumentación, aún estás a tiempo de subsanarlos. Delante del público es ya demasiado tarde. Mejor remendar el descosido en casa que salir al escenario con el culo al aire.

Si ensayo descubro que no me lo sé

3. Cuando ensayo me pongo nervioso

Claro, porque descubrimos errores, nos damos cuenta de que la presentación no sale tan bien como nos gustaría. Pero precisamente gracias al ensayo podemos trabajar para corregir esos errores. Con cada nuevo ensayo comprobaremos cómo ganamos confianza. Al sentirnos más seguros de nosotros mismos y de nuestro discurso, entonces nuestro nivel de ansiedad disminuirá de forma natural. El mero hecho de haber ensayado y haber comprobado que te lo sabes y lo haces bien te permitirá controlar el miedo llegada la hora de la verdad.

Cuando ensayo me pongo nervioso

4. Prefiero improvisar y dejarme llevar

“Soy demasiado bueno como para ensayar”. Sí, estamos de acuerdo en que existen personas con un gran talento para la oratoria. Pero no olvidemos que cualquier destreza mejora si se la entrena. Por muy bien que creas que lo haces, si te analizas durante un ensayo descubrirás puntos de mejora. Y cuando llegue el momento de la presentación, lo harás aún mejor.

Prefiero improvisar y dejarme llevar

¿Ganará nuestra presentación si la ensayamos antes?

La respuesta es un rotundo sí. El ensayo es lo único que te conducirá de ser un buen presentador a ser un presentador extraordinario. ¡No tienes excusa para no ensayar!

Añádela a del.icio.us twitter Publícala en Twitter

ENTRADAS RELACIONADAS

- Ensaya tus presentaciones

- Pautas para ensayar tus presentaciones

- Para presentar mejor, grábate en vídeo

DIÁLOGO ABIERTO

¿Ensayas tus presentaciones? ¿Usas alguna excusa creativa para no hacerlo? Comparte tus experiencias con el resto de lectores.


El poder de la representación visual de las ideas

octubre 14, 2009

Mark Smiciklas es un bloguero visual. ¿Qué significa eso? Que las entradas de su blog no consisten en texto, sino que constan únicamente de unos estupendos gráficos muy inspirados e ingeniosos. Mark posee una extraordinaria capacidad para captar la esencia de las cosas y mostrarla para iluminación de todos de forma visual y además divertida, lo cual las vuelve más memorables aún. En lugar de usar una servilleta, al estilo divulgado por Dan Roam (ganador del concurso de presentaciones) en su libro “The Back of the Napkin”, aunque siguiendo la misma filosofía, Mark crea los gráficos con un programa de diseño, manteniéndolos esclarecedoramente simples.

A Day in the Social Media Life of Chris Brogan, Intersection Marketing Blog

Normalmente, sus gráficos vienen acompañados de un corto texto para hacerlos comprensibles, pero mínimo, ya que se entienden bastante bien por sí mismos. Mark Smiciklas constituye un ejemplo de primera de pensamiento visual aplicado. Aunque sus gráficos tratan sobre el marketing, nos resultarán sin duda alguna una fuente de inspiración para todos nosotros la próxima vez que nos enfrentemos en una presentación al reto de mostrar ideas complejas de manera simple. Comunicar es conseguir que la imagen que tienes en tu cabeza pase a las cabezas de los que te escuchan.

Añádela a del.icio.us twitter Publícala en Twitter

ENTRADAS RELACIONADAS

Aproximaciones modernas a la visualización de datos

Quentin Tarantino y la representación circular de datos

- Las guerras de los navegadores

- El mundo de 100

- Muéstrame los números


¿Pasan tus transparencias el Test de la Mirada?

octubre 12, 2009

slide:ology por Nancy Duarte en AmazonTeniendo en cuenta que las presentaciones constituyen un medio visual, en su libro “slide:ology”, Nancy Duarte propone la prueba de los tres segundos: dado que es imposible para un oyente procesar tus transparencias y tus palabras simultáneamente, ¿puede el mensaje de tus transparencias procesarse en tres segundos o menos?

Con el fin de ayudarte a crear mejores transparencias, Nancy Duarte y Glenn Hughes (no, no es el famoso bajista) han creado este “Test de la Mirada”. El test proporciona una forma cuantificable de probar la viabilidad de una transparencia como medio visual facilitando el cálculo de su relación señal a ruido.

El Test de la Mirada

En aras de la objetividad, una persona diferente a quien creó las transparencias debería completar la hoja de test para cada una de las transparencias. Idealmente, el ruido debería ser cero en todos los casos.

Por supuesto, se trata de un objetivo muy difícil de alcanzar, por lo que puede resultar más realista proponerse una relación señal a ruido determinada para todas las presentaciones de nuestra organización o bien para una presentación determinada.

El mero hecho de disponer de una herramienta capaz de cuantificar los resultados ya supondrá un impulso de mejora.

(Adaptado de la entrada Stanford Passed (and Failed) the Glance Test. Would you? con el amable permiso de Nancy Duarte)

Añádela a del.icio.us twitter Publícala en Twitter

ENTRADAS RELACIONADAS

Maximiza la relación señal a ruido en tus presentaciones

Presentaciones a 120 Km/h

DIÁLOGO ABIERTO

¿Has probado el test de la mirada con tus transparencias? ¿Qué resultado has obtenido? ¿Lo pasan? ¿No lo pasan? ¿Te parece útil? ¿Te parece exagerado? Comparte tu opinión con el resto de lectores.


Conoce la opinión de la audiencia durante tu presentación mediante votaciones en vivo

octubre 8, 2009

Nos encanta votar. ¿Y a quién no?Tal y como han demostrado hasta la saciedad infinidad de frívolos programas de TV e innumerables encuestas populares en Internet, nos encanta votar. Ahora bien, ¿por qué limitar las votaciones al ámbito de la TV o de la web? ¿Por qué no incluir votaciones en medio de una presentación y mostrar en tiempo presente  con un atractivo diseño el resultado en vivo de la votación? Con Poll Everywhere es posible. Todo lo que se requiere de la audiencia es que sus miembros posean un teléfono móvil o cualquier otro tipo de dispositivo conectado a Internet.

Como ya mencioné en una entrada anterior sobre la participación de la audiencia, involucrarla activamente mediante preguntas a mano alzada constituye un recurso muy potente para romper con la monotonía y reavivar el interés, así como para escuchar su opinión. En algunos eventos a los que he asistido se nos proporcionaban a los miembros de la audiencia unos dispositivos de votación, que tienen el inconveniente de requerir del organizador la compra o alquiler de docenas o incluso cientos de unidades y software especializado. Muy útiles, pero con un coste elevadísimo. La incomparable ventaja de Poll Everywhere es que requiere dispositivos ya existentes en el bolsillo de cualquier audiencia: un teléfono móvil.

Cuatro formas distintas de votar con Poll Everywhere

Cuatro formas de votar con Poll Everywhere

  • Mensajes SMS. Este método no requiere conexión a Internet y está al alcance de todos.
  • Una página web a la que se accede con un navegador convencional desde un portátil o cualquier otro dispositivo que permita navegar por Internet.
  • Twitter.
  • Teléfonos móviles inteligentes, como el iPhone o la BlackBerry, para los que existe una página creada especialmente para este tipo de dispositivos.

Los datos enviados por los usuarios pueden visualizarse instantáneamente a medida que llegan sobre una transparencia de PowerPoint o de Keynote, hasta que paralices la encuesta, momento a partir del cual ya no se podrá votar más. Posteriormente, los resultados de la votación pueden verse públicamente a través de Internet o incrustarse dentro de tu propia página web o blog.

Resultados de la votación importados en vivo dentro de PowerPoint

Tres tipos de preguntas soportados en Poll Everywhere

  • Selección múltiple: Creas diversas opciones y los encuestados pueden seleccionar una de ellas.
  • Texto libre: Planteas una pregunta a la que los encuestados pueden responder con cualquier texto.
  • Objetivos: Permite realizar subastas.

Si necesitas conocer la opinión de la audiencia sobre cualquier tema durante tu próxima presentación, plantéate utilizar Poll Everywhere. Sabrás lo que opinan y los dejarás con la boca abierta.

Añádela a del.icio.us twitter Publícala en Twitter

ENTRADAS RELACIONADAS

- Si puedes medirlo, puedes mejorarlo: la importancia del post-evento

- Habla menos y escucha más

DIÁLOGO ABIERTO

¿Utilizas algún otro sofisticado mecanismo tecnológico para conocer la opinión de la audiencia? Comparte tus experiencias de votación durante presentaciones.


Aperturas heterodoxas que no encontrarás en ningún manual

octubre 6, 2009

En la entrada anterior  se glosaron las siete aperturas clásicas recogidas en manuales de oratoria al uso. Afortunadamente, existen conferenciantes capaces de apartarse de la ortodoxia postulada por los rígidos cánones sociales y culturales, que dictan cómo debe discurrir una presentación “como Dios manda”.

Los disfraces

Chema Alonso es un conferenciante infatigable, impartiendo charlas de seguridad informática por todo el mundo. Algunas las ameniza de formas completamente heréticas, como subrayan los siguientes vídeos de ejemplo.

Batman y Robin contra el Pingüino

Los Cazafantasmas atrapando fantasmones en la Web 2.0

Magia y malabarismos

El linux show de Xavier de Blas es todo un espectáculo digno de ver en directo. ¿Quién dijo que la tecnología es aburrida? Lo suyo es divulgar la filosofía del software libre a través de la risa.

Añádela a del.icio.us twitter Publícala en Twitter

ENTRADAS RELACIONADAS

- Presentación sin complejos de un perro rabioso

Un gran conejo ameniza la espera de la audiencia

Aprovecha el efecto von Restorff en tus presentaciones

DIÁLOGO ABIERTO

¿Has visto alguna otra charla con una apertura “diferente”? Si está grabada en vídeo, compártela con el resto de lectores.


A %d blogueros les gusta esto: