Si sientes pasión por el tema de tu charla, contagiarás entusiasmo en tus presentaciones

enero 28, 2010

Pregunta de examen: ¿cuál de los cuatro oradores de la fotografía no contagia entusiasmo ni demuestra pasión por su charla?

A pesar de ignorar por completo el contenido de las cuatro charlas, podemos repetir el experimento que Malcolm Gladwell glosa en su libro “Blink” basándonos exclusivamente en el lenguaje corporal transmitido por una serie de fotografías. Observándolas, sabremos decidir sin atisbo de duda a cuál de las cuatro presentaciones no asistiríamos. Y a juzgar por las reseñas de los que sí asistieron, no nos habríamos equivocado.

Si el tema de tu presentación no te apasiona, bájate del estrado

Los oradores más cautivadores en negocios, ciencia e ingeniería son aquellos que aman su tema y lo conocen a fondo. Si tú no estás interesado en el tema de tu presentación ni te entusiasmas con él, ¿cómo esperas que se interese la audiencia? Si no sientes ninguna emoción por aquello que estás contando, por el producto que estás lanzando o por la investigación que estás viviendo, será difícil que contagies algo más que desidia a tu audiencia.

Un orador puede mostrar un sincero entusiasmo por el tema de muchas maneras:

  • Un tono de voz sincero y natural, que demuestra conocimiento y entrega al tema.
  • Un contacto visual sostenido, una de las claves de la conexión con la audiencia.
  • Gestos y movimiento relajados y naturales. Superados los primeros momentos de nerviosismo, cuando uno está a gusto hablando de su tema se relaja y adquiere confianza en sí mismo.
  • Unos materiales de presentación cuidadosamente preparados que demuestran amor por la materia tratada.

El entusiasmo no mejora el contenido, pero es contagioso

A menudo se escucha la excusa de que cierto tema es poco atractivo para justificar el hecho de que una presentación sea aburrida. Sin embargo, debe recordarse que no existen a priori temas aburridos, sino sólo presentadores aburridos. Hasta el tema más interesante del mundo puede ser transformado por un mal orador en una presentación insoportablemente aburrida y carente de interés. Sí que es cierto que algunos temas requieren un mayor esfuerzo de preparación para poder presentarlos de una manera entretenida que enganche y cautive a la audiencia. Necesitarás buscar aperturas para empezar con fuerza la presentación, introducir vídeos, fotos, demos u otros elementos que rompan con el flujo normal de la presentación, historias, anécdotas personales, etc. Requiere esfuerzo, sí, pero puedes lograrlo.

Sin entusiasmo, jamás conectarás con la audiencia

Recomiendo encarecidamente ver esta fantástica charla de Benjamin Zander, autor del libro “The art of possibility”, cuya lectura recomiendo igualmente. En el vídeo debemos fijarnos no sólo en el ponente, sino también en los rostros de la audiencia. Veremos caras sonrientes, arreboladas por la simpatía y la emoción. Están literalmente colgados de las palabras del ponente. ¿Alguien dudaría de que Ben Zander siente pasión por la música? ¡Y cómo la contagia!

Siempre que presentes, piensa en lo siguiente: si al terminar mi charla le preguntaran al público si el ponente sentía pasión por su tema, ¿qué responderían?

No sólo comunicas con tus palabras, comunicas con todo tu ser. Si no amas tu trabajo y te ves obligado a realizar repetidamente presentaciones sobre el mismo, tus charlas resultarán frías, artificiales y aburridas. Tal vez haya llegado el momento de replantearte si algo falla en tu vida.

Añádela a del.icio.us twitter Publícala en Twitter

ENTRADAS RELACIONADAS

- Derribando el mito de Mehrabian en las presentaciones

- Si lees tus transparencias, pareces idiota

- De lo que no sabes, mejor no presentar

DIÁLOGO ABIERTO

¿Presentas con pasión? ¿Hasta qué punto crees que el entusiasmo es importante? Comparte tus experiencias con otros lectores.


Una presentación no es un documento

enero 14, 2009

Cuenta Ben Zander en su libro The art of possibility que un hombre, tras reconocer a Pablo Picasso en el compartimento de un tren, le interrogó al artista sobre el motivo de no pintar a la gente como era realmente. Picasso preguntó qué quería decir con aquella expresión. El hombre abrió su cartera y le mostró una fotografía de su mujer diciendo: “Ésta es mi mujer”. Picasso respondió: “¿No es muy pequeña y plana su mujer?”.

Una foto de la realidad no es la realidad misma, del mismo modo que un documento adaptado al formato PowerPoint no es una presentación. El acto de presentar es totalmente diferente del acto de leer. La raíz del problema estriba en la forma habitual como se crean muchas presentaciones: a partir de un artículo o un documento previo, sin más estrategia que ir traspasando el contenido del documento a las transparencias y ya está. ¿Cómo que ya está? ¡Así habrás creado un informe, no una presentación! El hecho de proyectar “esa cosa” sobre una pantalla no la convierte mágicamente en una presentación, por mucho que se lea en voz alta.

Cómo crear una presentación abocada al fracaso

Diferencias fundamentales entre los documentos y las presentaciones

Sin embargo, aunque muchos aspectos de la estructura de una presentación son similares a los de un documento, al menos cuatro aspectos difieren:

1) Empezar a una profundidad que oriente a toda la audiencia sobre el tema de la presentación

Deberías empezar la presentación con la gran foto, esto es, con la perspectiva global del tema que vas a tratar. Así defines el contexto, la importancia y las fronteras intelectuales de la presentación. A continuación, durante la parte central de la presentación, entrarás en los detalles del trabajo. Finalmente, volverás a la gran foto, discutiendo las repercusiones del trabajo sobre esa gran foto que fue presentada al principio. Es como si partiendo de una gran foto hicieras zoom sobre un aspecto de la misma y tras analizarlo regresaras finalmente a la escala original para que los detalles se vean en contexto.

Orienta a la audiencia

2) Proporcionar la hoja de ruta o mapa de la presentación

En un documento, el lector puede hojear las distintas páginas y formarse una idea global de la organización del texto, de dónde se viene y a dónde se va. En una presentación, en cambio, la audiencia no tiene otra pista sobre la estructura de la charla y sobre dónde se está que la que proporcione el presentador. Por eso es importante una buena organización y que se le recuerde al público en qué punto de la presentación se encuentra.

Proporciona un mapa

3) Señalizar las transiciones entre las distintas partes de la presentación

En un documento, los títulos, subtítulos y agrupación en párrafos proporcionan información sobre transiciones de tema y sobre las distintas partes. En una presentación, la audiencia depende completamente del presentador para saber cuándo se ha pasado de una parte a otra. Conviene utilizar transparencias que señalicen claramente las transiciones entre las distintas partes de la presentación.

Señaliza las transiciones

4) Adaptar la complejidad de la presentación a la capacidad de procesamiento de la audiencia

En un artículo o informe uno puede examinar con detenimiento las ecuaciones, los teoremas, las tablas, las gráficas, los diagramas de bloques, los diagramas de flujo, el código fuente, etc. Sin embargo, durante una presentación la audiencia no dispone del mismo tiempo ni distingue las cosas sobre la pantalla con la misma nitidez que sobre el papel. Seguro que no es necesario incluir cada ecuación; seguro que pueden eliminarse algunas filas y columnas de una tabla o mostrarla como un gráfico; seguro que los diagramas pueden simplificarse; seguro que el tamaño de letra puede aumentarse. Seguro que puedes crear una presentación, no un documento.

Adapata la complejidad

¿Presentación o documento?

La próxima vez que prepares una presentación, pregúntate: ¿estoy proyectando un documento/informe en formato PowerPoint o estoy proyectando una creación que apoya mi discurso? ¿Quién es el protagonista? ¿Las transparencias o yo?

Añadir a del.icio.us

ENTRADAS RELACIONADAS

Aceite de serpiente en las presentaciones

- Si te piden una presentación, no des un documento


A %d blogueros les gusta esto: