La información es bella

marzo 22, 2011

El artista David McCandless

“El diseño consiste en proporcionar soluciones elegantes a los problemas” – David McCandless

El pasado jueves 17 de marzo seguí en directo a través de Internet la conferencia del artista infográfico David McCandless titulada como su libro La información es bella, organizada por la Fundación Telefónica.

La visualización de información constituye una de las pasiones de David: hechos, datos, ideas, temas, eventos, estadísticas, preguntas, … Todo ello mostrado en bellos gráficos con el mínimo de palabras y el máximo impacto. David cree firmemente que la información bien diseñada puede ayudarnos a comprender el mundo, a ir directos al grano y a revelar las conexiones, patrones e historias ocultas bajo la superficie.

"La información es bella", por David McCandless

La lucha contra la infoxicación puede ser bella

Vivimos sumergidos en la infoxicación, bombardeados por información procedente desde todos los medios (TV, radio, prensa, Internet). Mientas permanece constante nuestra capacidad de procesamiento y asimilación de información, su volumen no deja de aumentar. Se hace más necesaria que nunca la habilidad de relacionarla, de darle sentido, porque como afirma David McCandless, “en un mundo conectado, los datos desconectados sólo cuentan una historia parcial”.

En su libro La información es bella, David se adentra en lo que llama la infotografía: un nuevo modelo de fotoperiodismo consistente en bucear en los paisajes de datos y extraer las historias enterradas bajo los mismos. David McCandless busca ver lo invisible: cómo encontrar las relaciones escondidas en los datos en bruto que los llenen de sentido. Sus años de trabajo, plasmados en este libro, abren una ventana a través de la cual se puede ver, explorar y comprender la información.

"La visualización de datos es como el MP3 del conocimiento: permite condensarlos en un pequeño espacio" - David McCandless

La visualización de datos no es simplificar, sino optimizar la información

Somos criaturas fundamentalmente visuales. La vista es nuestro sistema predilecto de representación del mundo a nuestro alrededor. Partiendo de esta premisa, David se planteó: ¿por qué no representar la información visualmente? Así aumenta dramáticamente nuestra capacidad de comprensión. La visualización de información nos ayuda a pensar sobre ella.

En las más de 200 páginas de La información es bella encontraremos docenas de visualizaciones, infografías y diagramas: desde los inimaginables millones de dólares de una economía como la de EEUU, hasta la miríada de suplementos dietéticos de dudosa eficacia, pasando por las palabras más frecuentes en los horóscopos. Podéis encontrar una pequeña muestra en la página del propio libro: Visualizations.

A modo de aperitivo de lo que el libro ofrece, os dejo con esta magnífica presentación que el propio McCandless hizo en TED sobre las infografías y pensamientos más destacados recogidos en él.

FICHA TÉCNICA

Autor: David McCandless
Título: La información es bella
Editorial: Integral-RBA Editores
Páginas: 256
Año: 2010
Lo mejor: Mirada innovadora y bella que permite comprender bajo una nueva luz viejos problemas, imaginar cantidades fabulosamente grandes y representarse datos inconmensurables. Auténtica fuente de inspiración para encontrar caminos alternativos de representar información en tus presentaciones.
Lo peor: Algunos diagramas no terminan de entenderse sólo con las imágenes, se echa en falta un texto explicativo.
Dónde comprarlo: Amazon.com :: Casa del Libro :: Amazon.es

OTROS LIBROS QUE PUEDEN INTERESARTE

- Presentaciones pegadizas

Principios universales de diseño

DIÁLOGO ABIERTO

¿Cómo son las visualizaciones de información de tus presentaciones?


Ideas con asas

octubre 22, 2010


Siete secretos de la fotografía profesional aplicados a las presentaciones

abril 12, 2010

Los aficionados a la fotografía seguro que conocen “The Digital Photography Book”, imprescindible libro de Scott Kelby sobre fotografía digital. Releyéndolo recientemente me he encontrado en él con las siguientes reflexiones:

“Uno de los grandes secretos para crear instantáneas urbanas y de viajes que sean potentes y dramáticas consiste en esforzarse por lograr la simplicidad. Busca la simplicidad en los fondos, en las fotos de gente, en los elementos arquitectónicos, en cada aspecto: cuanto más simples sean los alrededores, mayor el impacto… Busca la ausencia de distracción. Busca la ausencia de abarrotamiento y de ruido, elimina elementos de distracción deslizándose por los bordes superiores y laterales de tu encuadre, y crearás fotos con gran impacto: no tanto por lo que tienen, sino por lo que no tienen: montones de basura.

—Scott Kelby, “The Digital Photography Book”

Las fotografías profesionales y las buenas presentaciones tienen mucho en común

¿En qué se parece una fotografía a una presentación? Se nos pueden ocurrir muchas semejanzas:

1. Simplicidad

Lo que no aporta nada es mejor no sacarlo. O dicho de otra forma, es más importante lo que dejas fuera de la foto que lo que metes en el encuadre, incluyendo los elementos, así como también el color y la textura, porque cualquier cosa que no aporte nada, lo único que hace es distraer.

2. Composición

Todos los elementos de una buena fotografía están equilibrados en una relación armoniosa entre unos y otros y dirigen la atención al punto principal de interés.

3. Diseño

Contemplada en su conjunto, una buena fotografía presenta un único tema al observador. Incluso cuando se la contempla desde la distancia, queda patente el diseño subyacente.

4. Imaginería visual

Una buena fotografía es rica en todas las dimensiones de la imaginería sensorial, incluyendo textura, puntos destacados, patrón, forma y el uso del espacio.

5. Emoción

Una buena fotografía crea una respuesta emocional y consigue que los observadores se sientan como si realmente estuvieran allí.

6. Información

Cada región de una buena fotografía presenta información que contribuye a la fuerza total de la imagen. El espacio en blanco resulta aceptable si contribuye al conjunto de la imagen.

7. Deseo

La imagen es tan convincente que el observador siente el irreprimible deseo de entrar en ella y formar parte de la escena.

Sigue estos consejos y tus presentaciones destacarán con calidad profesional

La siguiente fotografía de Scott Kelby ilustra estas características. ¿También tus presentaciones?

(Entrada escrita con la colaboración de Oscar García Peinado)

Añádela a del.icio.us twitter Publícala en Twitter

ENTRADAS RELACIONADAS

Una imagen en tu presentación dice más que mil palabras

Utiliza fotos de calidad profesional en tus presentaciones

Dónde encontrar fotos de calidad profesional para tus presentaciones

Fotografías a sangre en tus presentaciones

Búsqueda de fotografías en Flickr

DIÁLOGO ABIERTO

¿Se te ocurren otras semejanzas entre la fotografía profesional y las buenas presentaciones? ¿Se te ocurre alguna otra fuente de semejanzas con las buenas presentaciones?


Presentaciones a 120 Km/h

julio 22, 2009

Formula BiteLa próxima vez que circules por una carretera a 120 Km/h, fíjate en las vallas publicitarias. ¿Cómo son? ¿Contienen un título y numerosas viñetas y subviñetas para comunicar su mensaje, acompañadas de una imagen de clipart para rellenar el espacio? ¿O constan más bien de una fotografía impactante y un breve texto escrito en una fuente de enorme tamaño? ¿Cuánto tiempo tardas en captar el mensaje de la valla? No más de 3 ó 4 segundos, ¿verdad? El tiempo en pasar por delante a esa velocidad.

Simplifica tus transparencias

Uno de los mayores problemas que presentan nuestras transparencias es el exceso de información demasiada información confunde. Por lo general, las transparencias son demasiado complejas, contienen muchas ideas, lo que dificulta su comprensión. Cada transparencia debería ser simple e idealmente no contener más de una sola idea.

Cuando una transparencia es simple, su sentido puede captarse en unos pocos segundos. A partir de ese momento, la atención se centra en el ponente y abandona la pantalla. Si la transparencia es muy compleja, el público pasará el tiempo intentando desentrañarla en lugar de escucharte. Simplificando las transparencias atraes sobre ti la atención de la audiencia.

Una sola idea por transparencia

El test de la valla publicitaria

Cuando hayas creado tu presentación, realiza el siguiente test. Imagina que tu transparencia apareciese en una valla publicitaria. Si circularas a 120 Km/h, ¿podrías comprenderla en su totalidad en 3 ó 4 segundos? Si la respuesta es negativa, seguro que aún puedes eliminar algún elemento. ¡Simplifica tus transparencias!

El test del clasificador

Si no quieres usar la imaginación, usa el clasificador de diapositivas de PowerPoint. Aumenta el zoom al máximo y comprueba si pueden leerse y comprenderse todas y cada una de las transparencias. En caso negativo, piensa en rehacer las ilegibles. ¡Simplifica tus transparencias!

El test del clasificador

Y recuerda, que simplicidad significa lograr el máximo efecto con los mínimos elementos. Cuando no puedas eliminar nada más de una transparencia consiguiendo que el mensaje aún siga comunicándose, entonces tu transparencia será realmente simple.

Añadir a del.icio.us

ENTRADAS RELACIONADAS

Maximiza la relación señal a ruido en tus presentaciones

- Afeita tus presentaciones con la Navaja de Ockham

6 lecciones sobre presentaciones que aprendí sentado a la mesa de Coque

Diez mandamientos del buen diseño

DIÁLOGO ABIERTO

¿Son simples tus transparencias? ¿Dónde poner el límite?


¿Dónde está Wally en tu presentación?

enero 12, 2009

¿Dónde está Wally?¿Quién no ha buscado de niño (o de no tan niño) a Wally entre esas grandes masas de gente? Sin embargo, por mucho que nos divierta en nuestros ratos libres localizar a Wally, nos disgusta sobremanera tener que enfrentarnos a un reto semejante cuando asistimos a una presentación. Cuando el ponente proyecta una transparencia en la pantalla, esperamos poder comprenderla con rapidez, captar la información relevante de un vistazo. Por desgracia, con alarmante frecuencia nos encontramos ante un desafío similar al de encontrar a Wally: hay tanta información en la pantalla en forma de textos, gráficos, tablas, logos, imágenes, clipart, etc., que resulta imposible saber a dónde debemos dirigir la mirada, dónde está la información y dónde el ruido.

¿Puedes encontrar la información en esta transparencia?

A continuación muestro varias transparencias utilizadas en presentaciones reales en congresos científicos. ¡Busca a Wally!

¿Dónde está la información relevante?

¿Dónde está la información relevante?

¿Dónde está la información relevante?

No busques a Wally, busca al elefante

La simplicidad es fundamental a la hora de organizar la información que muestras en pantalla, especialmente cuando presentas datos en forma de gráficos. En lugar de preguntarte qué más puedes añadir a una transparencia, pregúntate qué más puedes eliminar de ella de manera que siga transmitiendo la misma información. Como nos recuerda sabiamente Nancy Duarte:

“El valor de una transparencia no se mide por la cantidad de información que contiene, sino por la claridad con que comunica el mensaje.”

El público no quiere esforzarse, prefiere que le den las cosas hechas como en el reconfortante pasatiempo del chiste: ¡Encuentra al elefante!

Encuentra al elefante

Cuando tu transparencia presente más información de la que puede contener, habrás cortado el hilo de comunicación con la audiencia. Recuerda: no transformes tus presentaciones en un irritante juego de ¿Dónde está Wally?, porque lo que la audiencia realmente desea es ¡encontrar al elefante!

Añadir a del.icio.us

ENTRADAS RELACIONADAS

Maximiza la relación señal a ruido en tus presentaciones

- La mucha información confunde más que orienta


6 lecciones sobre presentaciones que aprendí sentado a la mesa de Coque

enero 7, 2009

Esponjoso de boletusCon motivo de las fiestas, fui invitado al Restaurante Coque de Mario Sandoval. Cuando comemos, no sólo usamos el sentido del gusto. La buena cocina supone un festín para todos los sentidos: los sabores, los olores, los colores, las texturas, los sonidos, todo contribuye por igual y se diseña con atención suma en un proyecto de restauración innovador. La cocina de Sandoval es brillante y colorida, creativa y arriesgada. Persigue traspasar los límites de la cocina tradicional, adentrándose en la búsqueda de nuevos registros. Sus platos son de reducido tamaño, pero de alto impacto, con nombres tan sugerentes como Mar de moluscos en su jugo y algas en escabeche de naranja, Huevo castellano en evolución, Guiso de perretxikos y vieiras rebozadas en nuez de Macadamia y polvo de trufa o Clave de raya con ajos confitados en su jugo y flores de coliflor.

La exquisita culinaria de Coque nos enseña importantes lecciones sobre las presentaciones

  • En una presentación no sólo importa la información, sino cómo se presenta esa información. Contenido sin estilo pasa desapercibido, estilo sin contenido carece de significado. El diseño es un concepto total, que abarca todo el acto de comunicación: el lenguaje verbal y no verbal del ponente, las transparencias, los apoyos tecnológicos, todo. El diseño es fundamental.

Importa cómo se presenta la información

  • No debe abrumarse a la audiencia con grandes cantidades de información. Más que la cantidad, debemos buscar la calidad. Más valen tres ideas bien explicadas que lleguen a la audiencia, que 20 ideas contadas deprisa y corriendo que nadie recuerda. La audiencia debe abandonar la sala con apetito por más información, no atiborrada.

No abrumes con demasiada información

  • Debemos eliminar todo lo superfluo. Aquello que no contribuye a comunicar el mensaje fundamental distrae, confunde y debe ser eliminado. Cuanto más, peor. En todo diseño es deseable maximizar la relación de señal a ruido. Logos, cabeceras, pies de página, clipart, fondos, ¿seguro que todos esos elementos deben estar en tu transparencia?

Elimina lo superfluo

  • Un malentendido común con el diseño consiste en pensar que éste viene al final, como la ornamentación con nata y las guindas de las tartas. Sin embargo, el diseño debe venir al principio, incorporarse desde el inicio de un proyecto de presentaciones. El diseño es necesario porque ayuda a organizar la información y a presentarla con mayor claridad. El diseño no es en ningún caso decoración. El buen diseño tiene que ver más con la sustracción que con la adición. Por lo general, pecamos por exceso incluyendo demasiados elementos visuales, lo que resulta en confusión y abarrotamiento.

Diseño no es decoración

  • Debemos dejar tiempo entre idea e idea para que la audiencia las vaya digiriendo. Su capacidad de procesamiento de información y de asimilación es limitada. No conviene saturarla. Una pausa seguida de una breve recapitulación al final de cada idea ayuda a comprenderla y fijarla y puede servir para preparar el terreno a la siguiente.

Deja tiempo entre idea e idea

  • Al igual que cuando comemos no conviene seguir engullendo comida hasta estar completamente llenos, en una presentación no deberíamos hablar y hablar hasta agotar el tiempo. Al dar una charla una buena regla consiste en mantenerse dentro de un 80% del tiempo que nos ha sido asignado. De esta manera dejaremos amplio margen para el turno de preguntas al final.

No hables hasta agotar el tiempo

Del mismo modo que comer no es llenar la tripa, presentar no es saturar las mentes de la audiencia con datos. Sigue el ejemplo culinario de Mario Sandoval y conviértete en todo un chef del arte de presentar.

Añadir a del.icio.us

ENTRADAS RELACIONADAS

Diseñar o morir

- La mucha información confunde más que orienta

- Maximiza la relación señal a ruido en tus presentaciones

- De la brevedad de la vida


La mucha información confunde más que orienta

noviembre 18, 2008

tunelEscucho en la radio acerca de la reciente publicación de un estudio sobre la señalización de tráfico en quince países de la Unión Europea, con la participación de los distintos clubes automovilísticos. Una de las conclusiones más preocupantes del estudio revela que seis de cada diez europeos tienen problemas para comprender correctamente la señalización de la carretera. Según recoge el informe, un 53,6% de conductores españoles considera que hay demasiadas señales de dirección en un solo punto; el 39,3% que las señales son difíciles de reconocer por la existencia de vallas u otros obstáculos; y el 35%, que la información de las mismas es muy compleja.

Por otro lado, el estudio antes aludido revela también que, al parecer, la señalización en las vías urbanas no es la más adecuada. Según Mario Arnaldo, presidente de Automovilistas Europeos Asociados, el motivo puede atribuirse a que

“las señales las hacen personas que conocen el lugar y dan por supuesto que los usuarios saben a dónde deben dirigirse, y no se ponen en el lugar de las personas que desconocen el lugar”.

A continuación muestro un vídeo donde se recoge la noticia:

Como puede verse, la situación de desinformación y mala comunicación es preocupante.

Qué nos enseñan las señales de tráfico

¿Podemos extraer alguna enseñanza de este estudio no sólo como conductores, sino también como presentadores? Seguro que sí.

  • Menos es más. Demasiada información no sólo no ayuda a comprender mejor el mensaje, sino que confunde y desorienta. Las transparencias deben ser sencillas, sin incluir demasiados elementos, eliminando todo lo superfluo, como clipart, logos, cabeceras, pies, y demás elementos que no hacen bonito y sólo sirven para distraer y añadir ruido. Si una transparencia contiene demasiada información, entonces ésta debería repartirse entre dos, tres o más transparencias, de manera que se alcance un equilibrio. No por incluir mucha información en una transparencia se verán más claramente las relaciones entre los datos. El cerebro tiene una capacidad limitada de procesamiento y asimilación de información y resulta muy fácil saturarla. Ahora bien: simplifica, pero sin pasarte.

Menos es más

  • No asumas que la audiencia sabe tanto como tú. Si no te metes en la piel de la audiencia, te resultará difícil sintonizar con sus conocimientos y expectativas. Como consecuencia, la presentación no conectará con ella y acabará en fracaso. Cuando sabemos mucho sobre un tema, puede resultarnos casi imposible imaginarnos que otras personas no sepan tanto como nosotros. Es lo que Chip y Dan Heath denominan la “maldición del conocimiento”. Encuentra cuál es el lenguaje de la audiencia y háblalo. Tú debes ponerte a su nivel, no esperes que ella se eleve al tuyo.

No asumas que la audiencia sabe tanto como tú

Recordemos estas enseñanzas en todas nuestras presentaciones y podremos transportar a la audiencia sin accidentes hasta el destino.

Añadir a del.icio.us

ENTRADAS RELACIONADAS

La Crisis Ninja o cómo sintonizar con la audiencia

Cuando las presentaciones se animan

La fuerza visual de la campaña “Ante el maltratador, tolerancia cero”


A %d blogueros les gusta esto: