¿Sabías que…? 4.0

septiembre 19, 2009

Did You Know? 4.0La empresa de diseño XPLANE ha producido una nueva versión de su famoso vídeo Did you know, superándose a sí misma una vez más. Esta versión completamente nueva, creada en colaboración con The Economist, presenta hechos y estadísticas asombrosos centrados en el panorama cambiante de los medios, incluyendo la tecnología y la convergencia.

El contenido ha sido desarrollado por XPLANE, The Economist, Karl Fisch, Scott McLeod y Laura Bestler. El vídeo ha sido creado con herramientas muy asequibles: Keynote y GarageBand, junto con Photoshop e Illustrator.

Todo un ejemplo de buen hacer a la hora de presentar información en pantalla de manera dinámica y entretenida. He pasado más de cuatro minutos viendo estadísticas ¡y se me ha hecho corto! Me he quedado con apetito por más. Eso sí que es un logro.

Tal y como apuntaba en una entrada anterior, una presentación debería reunir entre otras muchas cuatro cualidades, perfectamente incorporadas en este vídeo:

  • Brevedad: En poco más de cuatro minutos ha quedado claro el mensaje. Si se dieran más datos, se aportaría más información, qué duda cabe, pero terminaría diluyénsose la idea fundamental que se desea transmitir.
  • Simplicidad: El vídeo ha sido realizado con herramientas corrientes, como Keynote. Resulta especialmente eficaz el uso de dibujos a mano, sutilmente deslizados dentro de la presentación. Las imágenes son simples, sin barroquismos inútiles.
  • Elegancia: Esta engañosa simplicidad, en el sentido de que parece fácil de conseguir, cuando en realidad exige un gran esfuerzo, conduce inevitablemente a la elegacia de las cosas simples bien hechas. El diseño elegante no se interpone. Diseño no es decoración. El buen diseño no busca llamar descaradamente la atención, no grita para atraer ostensiblemente la atención sobre sí mismo. Cumple silenciosamente su función en un discreto segundo plano.
  • Visual: Predomina el elemento visual sobre el textual, a pesar de que se proporciona gran cantidad de información. Los textos nunca sobrecargan la imagen y se leen sin cansancio. En nuestro mundo hipervisual, donde casi nadie ve un vídeo de más de cinco minutos o lee una entrada de blog que no quepa en una pantalla, el elemento gráfico, fácil de asimilar, debe imponerse al textual, más lento y difícil de captar.

Puede encontrarse más información sobre la producción del vídeo, los archivos fuente utilizados, las referencias empleadas y versiones descargables del mismo en shifthappens.

(Vía Presentation Zen)

Añadir a del.icio.us

DIÁLOGO ABIERTO

¿Conoces alguna otra gran presentación? Compártela con el resto de lectores.

ENTRADAS RELACIONADAS

- Presentaciones de altos vuelos

- No existen temas aburridos, sólo presentaciones aburridas

- Grandes presentaciones: Shift Happens

Cuando las presentaciones se animan

La Tierra en Miniatura: números y emoción

Anuncios

¿Dónde está Wally en tu presentación?

enero 12, 2009

¿Dónde está Wally?¿Quién no ha buscado de niño (o de no tan niño) a Wally entre esas grandes masas de gente? Sin embargo, por mucho que nos divierta en nuestros ratos libres localizar a Wally, nos disgusta sobremanera tener que enfrentarnos a un reto semejante cuando asistimos a una presentación. Cuando el ponente proyecta una transparencia en la pantalla, esperamos poder comprenderla con rapidez, captar la información relevante de un vistazo. Por desgracia, con alarmante frecuencia nos encontramos ante un desafío similar al de encontrar a Wally: hay tanta información en la pantalla en forma de textos, gráficos, tablas, logos, imágenes, clipart, etc., que resulta imposible saber a dónde debemos dirigir la mirada, dónde está la información y dónde el ruido.

¿Puedes encontrar la información en esta transparencia?

A continuación muestro varias transparencias utilizadas en presentaciones reales en congresos científicos. ¡Busca a Wally!

¿Dónde está la información relevante?

¿Dónde está la información relevante?

¿Dónde está la información relevante?

No busques a Wally, busca al elefante

La simplicidad es fundamental a la hora de organizar la información que muestras en pantalla, especialmente cuando presentas datos en forma de gráficos. En lugar de preguntarte qué más puedes añadir a una transparencia, pregúntate qué más puedes eliminar de ella de manera que siga transmitiendo la misma información. Como nos recuerda sabiamente Nancy Duarte:

“El valor de una transparencia no se mide por la cantidad de información que contiene, sino por la claridad con que comunica el mensaje.”

El público no quiere esforzarse, prefiere que le den las cosas hechas como en el reconfortante pasatiempo del chiste: ¡Encuentra al elefante!

Encuentra al elefante

Cuando tu transparencia presente más información de la que puede contener, habrás cortado el hilo de comunicación con la audiencia. Recuerda: no transformes tus presentaciones en un irritante juego de ¿Dónde está Wally?, porque lo que la audiencia realmente desea es ¡encontrar al elefante!

Añadir a del.icio.us

ENTRADAS RELACIONADAS

Maximiza la relación señal a ruido en tus presentaciones

- La mucha información confunde más que orienta


Agua, diseño y caridad

octubre 9, 2008

Scott Harrison era un joven de éxito. Trabajaba como promotor de clubes nocturnos y eventos de moda en la ciudad de Nueva York, organizando fiestas para los ricos y famosos, inmerso en un mundo de lujo y glamour. Un día despertó en su loft sintiéndose miserable y decidió dar un golpe de timón a su vida. Pasó dos años como fotorreportero voluntario en África a bordo de uno de los hospitales flotantes de Mercy Ships, una organización humanitaria que ofrece servicios médicos gratuitos en los páises más pobres del mundo. El encuentro cara a cara con la realidad de la pobreza le impulsó a crear tras su regreso charity: water, una organización sin ánimo de lucro que construye pozos para llevar agua potable a gentes de los países en vías de desarrollo.

Diseño a chorros

El sitio web de charity: water, así como las campañas publicitarias para recaudar fondos para construir pozos y para la concienciación sobre la crisis del agua representan un ejemplo soberbio del diseño más efectivo. Desde la imaginativa e impactante forma de presentar estadísticas hasta la cuidada selección de imágenes y texto con un alto impacto emocional, todo en charity: water son lecciones de diseño para nuestras presentaciones y de humanidad para nuestras vidas.

Del folleto al PowerPoint

A continuación he recogido algunas imágenes de sus folletos, que bien pueden servirnos de ejemplo sobre cómo diseñar buenas transparencias. Son simples, concretas, emocionales e informativas. Resulta fácil imaginarnos a un apasionado Scott Harrison usando esas transparencias como telón de fondo para contarnos su historia.

Otra forma de presentar estadísticas

Existen gráficos más allá de las tartas y las barras del Excel. Sólo hace falta imaginación.

Una de cada seis personas del planeta no tienen acceso a agua potable

Una de cada seis personas del planeta no tienen acceso a agua potable

Proyectos de pozos completados y en curso

Proyectos de pozos completados y en curso

ENTRADAS RELACIONADAS

La fuerza visual de la campaña “Ante el maltratador, tolerancia cero”
Diseñar o morir


Punteros láser y el Lado Oscuro de la Presentación

octubre 7, 2008

Hace mucho, mucho tiempo, en una galaxia muy, muy lejana, los presentadores usaban transparencias simples y claras y hablaban mirando al público a los ojos. El Emperador Palpatine, celoso del éxito de las presentaciones de la Alianza Rebelde, llamó a la Estrella de la Muerte a su discípulo Darth Vader y le consultó sobre cómo atraer a los presentadores rebeldes al Lado Oscuro de la Presentación. Darth Vader meditó largamente y finalmente llegó a la solución ideal: “¡Les repartiremos punteros láser!”

Pocas herramientas después del propio PowerPoint resultan más abusadas que estas minúsculas espadas láser, para nada inofensivas.

Por qué no utilizar puntero láser en una presentación

  • El Reverso Tenebroso de la Presentación es poderoso. Debido a su facilidad de uso, uno se siente tentado de utilizar el puntero innecesariamente para señalar cada boliche y cada elemento que aparece en pantalla, especialmente cuando se está nervioso, provocando tedio y fatiga en la audiencia. Con un puntero en la mano, debe ejercerse un poderoso autocontrol para no caer en este vicio irritante.
  • Cuando se está señalando compulsivamente cada elemento de la pantalla, el ponente se desvanece, transformándose en una voz en off que narra cada boliche o, mucho peor, los lee. La pantalla pasa a cobrar todo el protagonismo, ya que el ponente termina dando la espalda al público, limitándose a señalar y leer lo que aparece en pantalla. El puntero funciona como un ancla que amarra ponente y audiencia a la pantalla, destruyendo la magia de la presentación. ¿Se imaginan a un actor del Club de la Comedia dando la espalda al público y hablando para sí mismo?
Si señalas todo con el puntero, das la espalda al público

Si señalas todo con el puntero, das la espalda al público

  • Si la mano tiembla, el puntero amplificará estos temblores en la pantalla. El público lo percibirá y si el ponente también se da cuenta del temblor, se pondrá más nervioso todavía. Si el temblor ocurre, hay que tratar de apoyar el puntero en el cuerpo, de manera que se disminuyan los movimientos. O mejor aún, apagar el puntero y olvidarse de él.
  • Algunos oradores mantienen el botón presionado todo el rato y pasean inadvertidamente el haz por toda la sala, obligando al público a seguir hipnóticamente sus evoluciones por techo y paredes o a esquivarlo cuando se dirige a sus ojos.
  • Resulta casi imposible sustraerse a la tentación de juguetear con los objetos que tenemos en la mano. Sobre todo si se está nervioso, uno puede involuntariamente darle vueltas entre las manos, estrujarlo o, en el colmo del paroxismo, hacerlo girar al extremo de la cadenita.
  • Por último, si el ponente justificadamente necesita un puntero para señalar las distintas partes de una transparencia, entonces ésta es demasiado complicada y no se ha hecho un uso correcto de la simplicidad, la animación, la segmentación u otros principios básicos de diseño que garantizan la fácil comprensión de las transparencias y vuelven innecesario el uso de punteros.

No uses puntero láser. Y si de verdad crees necesitar uno puntualmente, tómalo, úsalo y déjalo donde estaba.

Añadir a del.icio.us


La fuerza visual de la campaña “Ante el maltratador, tolerancia cero”

octubre 3, 2008

La inspiración para el diseño de presentaciones con gancho puede encontrarse en los lugares más insólitos. Esta mañana, al acceder al andén del metro, me han mirado desde carteles de más de tres metros de altura los rostros severos y trágicos de seres maltratados. El Ministerio de Igualdad de Bibiana Aído Almagro ha lanzado una campaña contra el maltrato en el hogar. Los carteles me han llamado la atención por su gran fuerza visual, su simplicidad de diseño y su capacidad de transmitir emoción. Ponen rostro a la violencia. El mensaje es claro, sencillo y llega directamente al corazón de la audiencia. Todo un ejemplo de comunicación.

Del mural al PowerPoint

No resulta difícil imaginarnos esos carteles como transparencias impactantes para una presentación sobre la situación del maltrato en España. Contrastemos esas hipotéticas transparencias, con estas otras al uso, inspiradas en las plantillas habituales de PowerPoint.

Se ha aumentado el contenido textual en detrimento del visual. Como resultado, se ha perdido la sencillez, la emoción y toda la fuerza. El mensaje se diluye y la presentación se vuelve mediocre por muy bueno que sea el ponente. El objetivo, comunicar con el público, ya no se alcanza o sólo parcialmente.

La próxima vez, cuando diseñemos nuestras transparencias con el fin de llegar al corazón de la audiencia, debemos reflexionar si éstas son visuales, simples y comunican emoción. Sin una historia que contar, nuestra presentación se reduce a una mera transmisión de información y perdemos la oportunidad de inspirar a la acción.


Cuando las presentaciones se animan

octubre 1, 2008

El vídeo es un recurso socorrido para llegar allí donde el ponente no puede. Y a veces uno tiene la fortuna de encontrarse con vídeos de factura impecable: imágenes poderosas, mensajes claros y directos, diseño simple y elegante, en definitiva, comunicación en plena forma.

El Laboratorio del Procomún, iniciativa impulsada desde el Consejo Superior de Investigaciones Científicas, ha editado un vídeo que esconde valiosas lecciones sobre el arte de presentar:

Del vídeo a la presentación

A continuación muestro algunas capturas del vídeo que podrían perfectamente constituir transparencias en sí mismas:

Puede comprobarse cómo el vídeo constituye en esencia una presentación animada. Si se capturasen sucesivamente todos los fotogramas donde aparecen textos y se preparase con ellos una presentación, se transmitiría el mismo contenido. Pero, ¿se comunicaría el mensaje con la misma fuerza? Esa fuerza que el vídeo confiere a imágenes estáticas es la que proporciona la presencia del ponente.

¿Qué lecciones hemos aprendido que puedan aplicarse directamente a nuestras presentaciones?

Una presentación debe ser:

  • Visual: Los textos deben ser cortos y concisos, fáciles de comprender, con un tamaño y tipo de fuente que facilite la lectura. Debe dominar el componente gráfico sobre el textual. Si esta regla es evidente en un vídeo, ¿por qué no en una presentación?
  • Simple: En este contexto, simple puede utilizarse como sinónimo de claro, directo, sutil, esencial y minimalista. Los mejores elementos visuales son aquellos diseñados con vistas a la simplicidad. La próxima vez que diseñes tus transparencias, reflexiona: eliminando más elementos, ¿puedes conseguir un impacto aún mayor?
  • Elegante: Menos colores, menos abigarramiento, menos elementos superfluos. Menos es más. El diseño elegante atrae por sí mismo y polariza la atención. Cuando el orador es bueno y el contenido interesante, es doblemente frustrante que las transparencias no estén a la altura. Al final, la charla queda deslucida y el público se marcha con mal sabor de boca, con la sensación de que algo faltaba. Efectivamente, un diseño elegante es lo que se echaba de menos.
  • Breve: Si ya es suficientemente difícil captar la atención de una audiencia sumergida en un océano de información y estímulos visuales, más difícil aún es mantenerla durante largos períodos. Lo bueno, si breve, dos veces bueno. Si el mensaje es importante, seguro que puede comunicarse en menos tiempo. Intenta acortar tus presentaciones.

La próxima vez que prepares una presentación, pregúntate cuando mires cada una de tus transparencias: ¿es visual?, ¿es simple?, ¿es elegante?

Y como prueba final, plantéate el siguiente reto: ¿podría elaborarse fácilmente un vídeo cautivante a partir de esas transparencias?

Añadir a del.icio.us


A %d blogueros les gusta esto: