Las siete cualidades de los grandes ponentes

julio 26, 2012

Las siete cualidades de los grandes ponentes: Pasión: Conecta con la emoción; Humor: Acorta las distancias; Credibilidad: Inspira confianza y respeto; Naturalidad: Sé tú mismo sin máscaras; Humildad: Tú no eres el protagonista; Apertura: Muéstrate disponible y cercano; Claridad: Haz fácil lo complejo

Anuncios

Nueve técnicas para transmitir una imagen positiva que te ayude a conectar con la audiencia

diciembre 13, 2011

La conexión con la audiencia tiene lugar a tres niveles

Conectar con la audiencia es uno de los tres objetivos básicos de toda presentación. Para mí, conectar es crear un puente entre lo que puedes ofrecer y lo que la audiencia necesita recibir. Para conectar con ella, derriba los muros interpuestos entre tú y tu audiencia y construye con esas piedras un puente que una tu mundo con el suyo. Las siguientes nueve técnicas te ayudarán a transmitir una imagen positiva que te ayude a conectar con la audiencia.

1) Sonríe: Una sonrisa no cuesta nada y vale mucho. Según un antiguo proverbio chino: “No debería abrir una tienda quien no sepa sonreír”. Pues yo añadiría: “No debería hacer presentaciones quien no sepa sonreír”.

2) Muéstrate abierto: Te abres a la audiencia cuando te muestras disponible y cercano. Antes de empezar la presentación te mezclas y hablas con los asistentes. Desde que te subes al escenario sonríes, miras a la audiencia con rostro afable, haces gestos de apertura, siempre abiertos e inclusivos. Saludas con alegría, dando a entender que en ese momento no hay otro lugar en el mundo en el que te gustaría estar más que subido al escenario compartiendo ese rato con la audiencia.

3) Relájate: Si piensas que una presentación es un combate y la audiencia,el enemigo a batir, entonces tus presentaciones serán tensas, te dominarán los nervios y la ansiedad. Si tu objetivo es compartir tu experiencia y conocimiento con la audiencia para ayudarle a resolver una necesidad acuciante, te relajarás automáticamente. Tú no eres el protagonista, la audiencia está en el centro.

4) Desciende a su altura: Si das por hecho que la audiencia posee la misma información o el mismo conocimiento que tú y no es así, no lograrás conectar con ella. No esperes que se pongan en tu lugar, ponte tú en el suyo.

5) Elimina las barreras: No hables parapetado detrás de una mesa o un atril. Sal y ofrécete tal como eres. Si necesitas (o prefieres) estar sentado, un taburete alto puede bastar. Cuando te mueves libremente por el escenario la audiencia podrá verte y aumentarás la conexión con ella. El contacto físico elimina todas las barreras.

6) Haz algún comentario relativo a la situación: Te sitúa en el momento presente compartido con la audiencia y ayuda a que se sientan conectados contigo.

7) Usa el humor: La risa relaja la tensión y la resistencia que puedes encontrar al exponer tus ideas y mejora drásticamente la comunicación y las relaciones. El humor es una de las mejores formas de conexión, es la distancia más corta entre dos personas.

8) Vístete de forma apropiada: El tipo de atuendo con el que acudes a una presentación conlleva dos importantes mensajes no verbales: respeto por la audiencia y deseo de conformidad. La formalidad del atuendo debería adaptarse a la audiencia para la que se expone la presentación y a la ocasión. Debería formar parte de tu indagación sobre la audiencia.

9) Muévete con decisión, siempre con un propósito: Un ponente que sube al escenario con movimiento enérgico transmite entusiasmo y confianza.

Cada presentador es diferente y cada audiencia, también. Busca tus propias técnicas de conexión temprana con la audiencia, que la relajen y capten su atención desde el principio. Tu presentación debe ser una experiencia que todos disfrutéis desde el minuto cero.

ENTRADAS RELACIONADAS

- 6 características que no deberían faltar en un ponente

- Si sientes pasión por el tema de tu charla, contagiarás entusiasmo en tus presentaciones

DIÁLOGO ABIERTO

¿Qué técnicas utilizas para conectar con la audiencia? ¿Cómo consigues lograr la máxima conexión?


6 características que no deberían faltar en un ponente

noviembre 3, 2011

“Cuando te encuentras a ti mismo, encuentras a tu audiencia.”

John C. Maxwell, El poder de las relaciones

Recientemente pregunté a través de Twitter cuáles creíais que eran las 3 características que no podían faltar en un ponente. De entre las docenas de respuestas que recibí, había seis características que destacaron sobre todas las demás y que ahora os resumo aquí.

Resultados de la encuesta sobre la característica más importante

1) Pasión

Cuando sientes pasión por el tema de tu presentación, se traslucirá en tu lenguaje no verbal: en tu voz, en tu mirada, en tus gestos. La pasión se contagia, transmite fuerza, ilusión y poder de convicción. El ponente apasionado es capaz de llegar a la cabeza de su público porque antes ha conectado con su corazón.

2) Humildad

Los ponentes que se creen el centro de la conversación desarrollan la sordera del ego: desaprovechan la oportunidad de escuchar que brinda toda presentación. Antes que intentar que la audiencia vea a través de tus ojos, trata tú de ver a través de los suyos.

3) Apertura

Te abres a la audiencia cuando te muestras disponible y cercano, tanto verbal como no verbalmente. Desde antes de subir al escenario das a entender que en ese momento no hay otro lugar en el mundo en el que te gustaría estar más que compartiendo ese rato con la audiencia.

4) Naturalidad

Los grandes comunicadores se desprenden de máscaras y formalismos: son auténticos y espontáneos sobre el escenario. No representan ningún papel, se transmiten a sí mismos con su propio estilo sin imitar a nadie. No aparentan ser perfectos ni ser personas distintas de las que son.

5) Credibilidad

Resultas creíble a los ojos de la audiencia como consecuencia de la combinación de alguno de los siguientes factores:

  • Posees buenas e importantes relaciones o títulos.
  • Posees un conocimiento muy profundo sobre un tema.
  • Posees buenas habilidades, eres una referencia en el sector.
  • Has creado algo de éxito.
  • Has pasado por una experiencia extrema.

6) Humor

Cuando haces reír a la audiencia, sus miembros se sienten más conectados no sólo contigo sino entre ellos mismos. Y la forma suprema de humor es reírse de uno mismo: no hay mejor mecanismo de conexión con el público. Te ayudará a mostrarte tal cual eres y te permitirá decir lo que de otro modo resultaría inapropiado.

Antes de hablar en público, pregúntate: ¿cómo quiero que me vean cuando termine mi presentación?

ENTRADAS RELACIONADAS

- ¿Cuál es tu perfil como orador?

- Las cinco personalidades de una presentación

- ¿Cuál es el estado emocional que quieres para ti y para tu audiencia?

DIÁLOGO ABIERTO

¿Echas en falta alguna característica? ¿Cuál es para ti la más importante?


Galería de grandes presentadores: Jonas Ridderstrale y las presentaciones funky

junio 30, 2011

Jonas Ridderstrale: Business Speaker, Author of book Funky Business, Karaoke Capitalism and Re-energizing the Corporation:Ayer tuve el placer de asistir en el 5º Congreso Dircom a la charla de Jonas Ridderstrale, mundialmente conocido como uno de los dos autores del best-seller internacional Funky Business. Según el perfil recogido en la página de la agencia de conferenciantes que le representa en España, Thinking Heads, Jonas “es asesor, ponente y consultor de un importante número de corporaciones internacionales y está en la junta directiva de varias compañías”.

¿Dónde está el funk en las presentaciones de Ridderstrale?

10 rasgos que hacen de Jonas Ridderstrale un presentador funky

1. Humor: Si algo define a Jonas es el uso intensivo del humor, a veces irreverente, incluso en círculos ejecutivos y directivos, donde credibilidad = seriedad = aburrimiento. Y no sólo hace bromas atrevidas: es capaz de reírse de sí mismo. ¿Qué pasaría si un español se comportara así ante una audiencia seria?

2. Personalización: Allí donde vayas, incluye referencias al país, ciudad o audiencia. Nada nos halaga tanto como que nos saluden en nuestro idioma, alaben nuestro equipo de fútbol o reconozcan nuestra gastronomía. Jonas lanzó unas cuantas referencias que arrancaron aplausos entre el público.

3. Participación: Jonas utilizó todo tipo de técnicas para conseguir la implicación del público. Continuamente nos lanzaba preguntas y nos proponía juegos: batir palmas al unísono para demostrar la auto-organización en los grupos, contarnos por parejas cuatro historias sobre su vida, todo ello sazonado con humor y simpatía.

4. Dinamismo: Mientras que el resto de ponentes hablaron sentados parapetados detrás de una larga y sobria mesa, Jonas actuó de pie y recorrió en varias ocasiones el escenario de un extremo al otro. Al eliminar barreras entre él y el público, logró una mayor conexión. Con un control remoto para avanzar transparencias podría haberse ahorrado las visitas al atril.

5. Teatralidad: Jonas demostró un gran dominio escénico. Acompañaba sus palabras de grandes gestos, afables y abiertos. Y no sólo eso: también gestos ridículos, muecas absurdas, comportamientos impensables en un ponente con el título de doctor, líder de opinión sobre empresa y management, ponente habitual ante administraciones públicas y grandes empresas.

6. Concreto: Jonas utilizó numerosos ejemplos para ilustrar sus ideas, no se quedó en lo abstracto. Enriqueció su discurso con metáforas e imágenes, historias y anécdotas, ejemplos de actualidad e incluso imitaciones de personajes variopintos. Lo concreto sobrevive.

La gente escribe sobre ti historias basadas en información completamente incompleta

7. Paleta paraverbal extraordinaria: Jonas rompió con la monotonía una y otra vez, incansablemente. Introdujo cambios de ritmo, alteraciones de volumen, pausas, cambios de voz y de acento para imitar jocosamente a todo tipo de personas, en definitiva, exprimió todo el jugo posible a su voz.

8. Transparencias con imágenes y poco texto: Como era de esperar, Jonas no utilizó listas de viñetas, sino transparencias con fotografías de calidad profesional y muy poco texto, si es que lo había.

Jonas Ridderstrale en 5º Congreso Dircom 2011 en Madrid

9. Emoción: Las charlas de Jonas constituyen una experiencia emocional: uno ríe, aprende y se cuestiona sus creencias. La charla fue profunda y liviana a un tiempo. Entre bromas, confrontó a la audiencia con su propia humanidad, con sus miedos y carencias. Uno se ríe, sí, pero también se plantea que hay aspectos de su vida que debe cambiar. A fin de cuentas, ¿cómo cambiarás el mundo si no te cambias a ti mismo antes? Para que una charla tenga éxito, hay que bajarla de la cabeza al resto del cuerpo (sí, incluidos los pies).

10. Reto: ¿Qué mejor forma de terminar una charla que con una afirmación motivadora? Jonas concluyó con una afirmación firme y decisiva: do it!. ¿Me has escuchado? ¿Me has visto? ¿Me has sentido? Pues ahora recoge todo lo que ha brotado de este encuentro y … ¡hazlo!

En un mundo donde sobreabundan las presentaciones, sólo destacarán y conectarán con la audiencia las que tengan una receta única. Como afirma Jonas Ridderstrale, “la normalidad engendrará resultados normales”. Debes replantearte tus creencias básicas y liberarte de la lógica del pasado. Me despido con una de sus reflexiones finales:

“El éxito se deriva de ser diferente y luego estar dispuesto a seguir cambiando”.

OTROS GRANDES PRESENTADORES EN LA GALERÍA

- Galería de grandes presentadores: Los secretos de Steve Jobs y el arte de lanzar nuevos productos

- Galería de grandes presentadores: Hans Rosling y el arte de narrar estadísticas

- Galería de grandes presentadores: Guy Kawasaki y el arte del encantamiento

DIÁLOGO ABIERTO

¿Te sientes funky al presentar?


A %d blogueros les gusta esto: