Utiliza las notas para crear documentos al instante a partir de tus presentaciones

abril 26, 2012

Una presentación no es un documento. Existen importantes diferencias estructurales y de nivel de detalle entre ambos medios de comunicación de información. El problema surge cuando se busca satisfacer los tres propósitos con un único conjunto de transparencias olvidando que se necesitan tres elementos separados: es muy difícil crear un mismo conjunto de transparencias que sirva con eficacia para ser proyectado, como notas para el orador y como documento para que trabaje la audiencia. Cuanto más texto y mayor detalle, mejor funcionará como documento de lectura personal y peor como elemento para proyectar en la pantalla. Cuanto más esquemático, mejor funcionará en una pantalla y peor como documento de trabajo. ¿Cómo resolver el dilema?

De PowerPoint a Word en un par de clics

Si has creado las transparencias y no quieres crear un nuevo documento en Word desde cero, puedes guardar el archivo en PowerPoint en un formato especial de Word que contiene las imágenes de las transparencias y debajo el texto de las notas.

Para ello, en PowerPoint 2010 selecciona Archivo>Guardar y enviar>Crear documentos. En el cuadro de diálogo que se abre, selecciona la opción Notas debajo de las diapositivas y pulsa Aceptar. Se creará un documento nuevo en Word, con tantas páginas como transparencias, cada una de ellas encabezada por la imagen de la transparencia y a sus pies el texto de las notas.

PowerPoint permite crear con un par de clics documentos en Word en los que se sitúa al principio de la página la imagen de cada transparencia, seguida del texto que hayas escrito en las notas

PowerPoint permite crear con un par de clics documentos en Word en los que se sitúa al principio de la página la imagen de cada transparencia, seguida del texto que hayas escrito en las notas. Una vez creado el documento automáticamente, puedes enriquecerlo y añadirle más información.

Puedes volcar en ese documento todas las evidencias adicionales y desarrollos de tus ideas que no tienen cabida en la presentación. Como cada página está encabezada por la transparencia correspondiente, ayudará a la audiencia a seguir el flujo de la presentación. De esta forma, conseguirás resolver el dilema de la presentación-documento.

[Si buscas nuevas ideas para mejorar los materiales que acompañan a tus presentaciones, apúntate a mis próximos cursos en abierto sobre Cómo crear presentaciones de alto impacto y Cómo exponer presentaciones de alto impacto.]

ENTRADAS RELACIONADAS

- Una presentación es un acto vivo de comunicación, no un documento muerto

- Más historias y menos PowerPoints

- Para hablar bien en público, antes hay que pensar bien en privado

DIÁLOGO ABIERTO

¿Qué tipo de material entregas a los asistentes? ¿Les repartes las mismas transparencias que proyectas sobre la pantalla?

Anuncios

Comunica para todos los sentidos en todas tus presentaciones

abril 24, 2012

Según la PNL, las personas recibimos información a través de tres canales o sistemas de representación: el visual (V), el auditivo (A) y el kinestésico (K), que comprende las sensaciones de tacto, gusto y olfato. Utilizamos nuestros sentidos externamente para percibir el mundo e interiormente para re-presentarnos la experiencia a nosotros mismos. Los sistemas de representación no se excluyen mutuamente, ya que todos utilizamos los tres, aunque prestamos más atención a un sentido que a otro dependiendo de lo que hagamos.

Los tres sistemas de representación y sus implicaciones en presentaciones

Tu lenguaje denota tu sistema de representación del mundo

Cuando usamos el lenguaje para expresar nuestros pensamientos, la elección de palabras indicará qué sistema de representación empleamos con preferencia. La mayoría piensa más en imágenes; otros, mediante sonidos; y los menos, mediante sensaciones. Ante la misma conferencia, el visual podría expresarse:

“¿Has visto qué brillante? Me ha ilustrado con claridad todos los conceptos que estaban oscuros”.

El auditivo podría comentar:

“Qué delicia oírle, para nada ha usado un tono arrogante. Armonizaba de maravilla los conceptos. Te digo que es un genio”.

Por último, el kinestésico podría opinar:

“Me ha gustado cómo toca los temas principales. Siendo una materia tan densa, ha sabido coger los puntos clave y poner el dedo en la llaga”.

Los tres parecen opinar lo mismo, aunque se expresan de formas muy diferentes en función de sus sistemas de representación. Estas palabras de base sensorial, adjetivos y verbos se llaman en PNL predicados.

Conecta con todos los sentidos

Según esta teoría, para crear sintonía con la audiencia hay que hacer concordar los predicados propios con los de las otras personas. Dado que en un grupo de personas las habrá con predominio de alguno de los tres sistemas de representación, es una buena idea seguir un enfoque multisensorial, es decir, emplear una mezcla de predicados visuales, auditivos y kinestésicos al dirigirse a sus miembros. Lo primero que deberías hacer es saber qué tipo de predicados usas tú mismo con más frecuencia para saber si eres predominantemente visual, auditivo o kinestésico. Saber cuál es tu sistema preferido te permitirá hacer un esfuerzo mayor para emplear de forma más equilibrada los otros dos en tus presentaciones y así conectar mejor con todos los miembros de la audiencia.

Cómo conectar con los visuales

Para conectar con los visuales, envíales imágenes, tanto en tus descripciones verbales como mediante los elementos gráficos que proyectas sobre la pantalla. Ojo: una transparencia llena de texto no es un elemento visual, me estoy refiriendo en especial a formas geométricas sencillas, como triángulos, círculos y cuadrados, así como gráficos, diagramas, fotografías, vídeos, etc. Cuanto más simple y más variado, mejor.

Cómo conectar con lo auditivos

Para conectar con los auditivos, tienes que usar el discurso. Claro que ciertas formas de discurso les llegan mejor que otras. Las historias probablemente sean el recurso más eficaz, junto con las anécdotas y parábolas que puedes incluir en lugares estratégicos de tu presentación. Asimismo, utiliza todo el rango de tu paleta paraverbal: volumen de voz, ritmo, entonación, pausas, etc. Introducir audio como otro elemento multimedia más también les ayudará.

Cómo conectar con los kinestésicos

Para conectar con los kinestésicos, pon al público en movimiento, oblígale a hacer algo con las manos y a poder ser con los pies. Involucrar a la audiencia en actividades físicas es algo completamente inusual. Sin embargo, los ponentes que lo hacen suelen salir sistemáticamente como los mejor evaluados.

Apelar a los canales visual, auditivo y kinestésico añade gran variedad y colorido a tu presentación

Conectarás mejor con todos los miembros de la audiencia, captarás y mantendrás la atención y fomentarás la comprensión y el recuerdo. Cada vez que vas a presentar un nuevo contenido a la audiencia, piensa si es mejor explicarlo visual, auditiva o kinestésicamente. No dejes fuera de tu presentación aquellos elementos que por tu preferencia sensorial habitualmente no cubres.

[Si quieres adquirir recursos para dinamizar tus presentaciones con todo tipo de elementos visuales, auditivos y kinestésicos, apúntate a mis próximos cursos en abierto sobre Cómo crear presentaciones de alto impacto y Cómo exponer presentaciones de alto impacto.]

ENTRADAS RELACIONADAS

- No todos se representan el mundo como tú ni comparten tus preferencias personales de aprendizaje

 Deja de presentar como siempre y empieza a innovar en todas tus presentaciones

- El coaching en el Arte de Presentar

DIÁLOGO ABIERTO

¿Mezclas elementos visuales, auditivos y kinestésicos en tus presentaciones? ¿Qué resultados has obtenido?


Si tu presentación no ayuda a la audiencia a resolver un problema, ¿por qué habría de escucharte?

abril 19, 2012

“Un error pedagógico fatal es lanzar respuestas, como piedras, a las cabezas de aquellos que todavía no han formulado las preguntas.”

—Paul Tillich

La diseñadora Carmen Bustos de Soulsight nos enseñó en su charla en TEDxMoncloa en mayo de 2011 la importancia de escuchar las preguntas de nuestra audiencia antes de lanzarle nuestras respuestas.

Imagínate la siguiente situación: cada día, las mujeres de una comunidad africana caminan varios kilómetros hasta un río para llenar de agua un cubo de 20 litros que traen de vuelta en equilibrio sobre sus cabezas.

Ahora supón que tienes que diseñar una solución para facilitarles el acceso al agua potable. ¿Qué harías? Posiblemente, las primeras soluciones que te vienen a la cabeza son construir un acueducto, organizar un servicio de transporte de agua en camiones cisterna o excavar un pozo en la comunidad.

¿Se te ha ocurrido detenerte un instante para preguntar a las mujeres de la comunidad cuáles son sus necesidades? Nos hacemos nuestra propia representación mental del problema y aportamos las soluciones habituales para el problema que hemos imaginado, no para el real.

Afortunadamente, los creadores del Hippo Water Roller escucharon antes sus necesidades: las mujeres encontraban en ese viaje de ida y vuelta al río un momento de evasión y de compadreo entre ellas. En lugar de eliminar por completo el viaje, lo facilitaron, diseñando un gran bidón de 90 litros con un asa que permite transportarlo haciéndolo rodar sobre sí mismo.

La audiencia sólo te prestará atención y se sentirá impelida a cambiar si lo que les propones soluciona alguno de sus problemas

Siempre que detectes una separación entre tu mundo y el de la audiencia, trata de ir a su mundo y busca algo en tu conocimiento y experiencia que pueda relacionarse con ellos. Adáptate tú a ellos, no esperes que ellos se adapten a ti. Sal de tu propio mundo y entra en el mundo de tu audiencia. Para mover a los demás, antes debes hacer el esfuerzo de moverte tú a donde ellos están. Trata de ver las cosas a través de sus ojos. Di las cosas no sólo desde tu perspectiva, sino también desde la perspectiva de la audiencia.

Ponte en sus zapatos.

[Si quieres aprender a mejorar tu conexión con la audiencia, apúntate a mis próximos cursos en abierto sobre Cómo crear presentaciones de alto impacto y Cómo exponer presentaciones de alto impacto.]

ENTRADAS RELACIONADAS

- Habla menos y escucha más

- La Maldición del Conocimiento: cuanto más sabes, peor te explicas

-  Tu presentación es un servicio, no un producto

DIÁLOGO ABIERTO

¿Te detienes a escuchar las necesidades de tu audiencia antes de presentarles tus ideas, servicios o productos?


22 fórmulas para aplicar con éxito la técnica AIDA a la creación de títulos que enganchen

abril 17, 2012

“Un buen título debería ser como una buena metáfora: debería intrigar sin ser demasiado desconcertante o demasiado obvio.”

‒Walker Percy

El título de una presentación es un espacio muy pequeño como para comprimir en él demasiada información. Y a pesar de todo, si las circunstancias de tu presentación permiten títulos de corte más sensacionalista, puedes probar algunos que incorporan a la perfección la técnica AIDA.

Puedes utilizar alguna de las siguientes fórmulas para crear títulos AIDA. Lo único que tienes que hacer es rellenar [x] con un sustantivo, número o verbo que haga referencia al tema de tu presentación:

  1. El secreto de [blanco] o Los [número] secretos de [blanco]
  2. El método que está ayudando a [blanco] a [blanco]
  3. La verdad sobre [blanco] y cómo puede ayudarte a cambiar tu vida
  4. Formas poco conocidas para [blanco] o [número] formas poco conocidas para [blanco]
  5. Libérate de [problema] para siempre
  6. Forma rápida de [solventar un problema]
  7. Los [número] problemas más frecuentes al [blanco] y cómo solucionarlos
  8. Ahora [objeto o circunstancia deseable] también puede ser tuyo
  9. [Haz algo] como [ejemplo de talla mundial]
  10. Ten un [o] Construye un [blanco] del que estar orgulloso
  11. Las [número] preguntas y respuesta más frecuentes sobre [blanco]
  12. Lo que todo el mundo debería saber acerca de [blanco] o Las [x] cosas que todo el mundo debería saber acerca de [blanco]
  13. Dame [corto período de tiempo] y yo te daré [blanco]
  14. Si no [blanco] ahora, te odiarás más adelante
  15. Las [número] técnicas que sólo los expertos en [blanco] conocen
  16. El camino del [blanco] perezoso hacia [blanco]
  17. ¿Reconoces los [número] síntomas de aviso de [blanco]?
  18. Descubre lo fácilmente que puedes [resultado deseable]
  19. No tienes que ser [reto difícil] para conseguir [resultado deseable]
  20. ¿Cometes alguno de estos [número] errores a la hora de [blanco]?
  21. Los errores que cometí en [blanco] y lo que aprendí de ellos
  22. Por qué [blanco] cambiará tu vida para siempre desde ya

Esta técnica AIDA de creación de títulos no sólo sirve para presentaciones, sino también para artículos de blogs, de revistas, de periódicos e incluso de libros. ¡Atrapa la atención de tu audiencia ya desde el título!

[Si quieres aprender nuevas técnicas para captar y mantener la atención, apúntate a mi próximo curso en abierto sobre Cómo crear presentaciones de alto impacto.]

ENTRADAS RELACIONADAS

- Claves de un buen título para atraer en masa al público a tu presentación

- Lo que deberías saber para crear buenos títulos de transparencias para tus presentaciones

-  Deja claro tu mensaje al principio y al final de tu presentación

DIÁLOGO ABIERTO

¿Cuáles son los títulos que mejor te funcionan? ¿Se te ocurren más ejemplos de fórmulas para títulos con gancho?


Aprende de la publicidad a crear títulos AIDA

abril 12, 2012

Vivimos en la Economía de la Atención. La cantidad de información a nuestro alcance crece exponencialmente, mientras que nuestra capacidad de atención, en otras palabras, la cantidad de tiempo disponible para procesarla, se mantiene constante.

Yo estoy suscrito a cientos de blogs. Por supuesto, no puedo leer los cientos de entradas nuevas que me encuentro cada día. ¿Cómo filtro todo este ruido informacional? Mi primer filtro es el título de la entrada: si no me incita a abrirla, directamente la borro.

A fuerza de leer millones de noticias y artículos en periódicos, blogs, revistas, uno va aprendiendo los ingredientes de los títulos que siempre dan buenos resultados. El título debe incitarte a leer la historia del artículo que existe detrás. Y las historias se alimentan de un ingrediente básico: el conflicto. Este conflicto debe aflorar en el título de manera que el lector se sienta impelido a leer la historia y saber cómo se resuelve. Y si el conflicto es sobre su propia vida, entonces mejor que mejor.

El esquema AIDA en el marketing

En el mundo del marketing se enfrentan continuamente al mismo desafío: hacer destacar un nuevo mensaje publicitario entre el maremágnum de anuncios en todo tipo de medios. Desde hace más de 100 años, los publicistas han empleado con éxito variantes del esquema AIDA, regla mnemotécnica ya enunciada por E. St. Elmo Lewis en 1896 y que explica el camino a seguir por un mensaje publicitario:

Utiliza títulos AIDA en tus presentaciones

  • Atraer la Atención, sorprender a la audiencia a través de la búsqueda constante de la novedad.
  • Despertar el Interés, gracias a una oferta con gancho orientada hacia el producto que se desea vender.
  • Suscitar el Deseo, destacando los beneficios que se supone derivan del uso de los productos anunciados.
  • Impulsar a la Acción, concretamente a la acción de comprar. No olvides que toda presentación es una venta, de una idea, servicio o producto. Sí, toda presentación.

¿Qué título te parece que sigue mejor el esquema AIDA? ¿“Herramientas de publicidad de Google” o “Cómo ganar más de 1.000 Euros al mes con las herramientas publicitarias de Google”?

Cuanto más claro quede el beneficio de tu presentación para la audiencia, ya desde el título, más gente atraerás a la misma y mayor interés despertarás antes incluso de empezar a hablar.

ENTRADAS RELACIONADAS

- Lo que deberías saber para crear buenos títulos de transparencias para tus presentaciones

- Tu presentación es un servicio, no un producto

- Siete ideas para transformar tus presentaciones en experiencias

DIÁLOGO ABIERTO

¿Qué clase de títulos utilizas en tus presentaciones?


Presentaciones para dejar huella

abril 10, 2012

Andrés Pérez Ortega, pionero de marca personalEsta entrada ha sido amablemente escrita por Andrés Pérez Ortega, Personal Branding Sherpa, introductor del concepto de Personal Branding en España, impulsor y creador de la web de referencia del Personal Branding en España http://www.marcapropia.net/.

Siempre digo que la Marca Personal no se TIENE, se DEJA en otras personas y creo que es más fácil imprimir una huella en alguien que te ve en persona que en quien solamente te lee algún tweet o en un post. Por eso siempre recomiendo que, más pronto que tarde, levantes la cabeza del ordenador o del iPad y encuentres formas de dar la cara.

Lo curioso es que, cada vez más, un evento “físico” tiene una influencia importante en el mundo “virtual”. Hablar a un grupo de personas dospuntocero consigue que tu repercusión en la Red equivalga a muchas horas generando contenidos propios.

Hay muchas situaciones en las que puedes dar a conocer tu Marca Personal o reforzar tu posicionamiento en el “mundo real”. La conversación de la sala de café, las reuniones del departamento, las convenciones de empresa, la boda de tu primo de este sábado,… Lo importante es no esconderse, no ocultarse, no dejarlo todo en manos de lo “virtual”.

Hay muchos métodos “offline” muy efectivos para posicionar tu Marca Personal. Y creo firmemente que antes de lanzarse a lo dospuntocero, muchos directivos y profesionales deberían conocer y utilizar eficazmente “los clásicos”. La escritura, la conversación, la oratoria,… ¡y las presentaciones!

Las presentaciones se han convertido en la Herramienta de comunicación empresarial. Del mismo modo, ideas, proyectos y carreras pueden verse afectadas negativamente por una comunicación inadecuada. Cada día se hacen millones de presentaciones, pero sólo un pequeño porcentaje son efectuadas correctamente. Como empresario, directivo o formador, creas presentaciones en las que te juegas mucho.

Una presentación influye en el valor de las acciones, las ventas, las promociones profesionales o el clima laboral. Sin embargo, nuestra falta de entrenamiento en comunicación visual ha conseguido que las presentaciones sean consideradas culpables de desastres en proyectos de ingeniería, evaluaciones e incluso escándalos bursátiles.

Las “transparencias” han quedado en una tierra de nadie en la que muy pocos saben cómo crearlas y utilizarlas de forma eficaz. Pero aun así, cuando una presentación se hace de forma correcta y se explica bien, se convierte en una de las herramientas de comunicación más poderosas que existen.

Gran parte del éxito de Al Gore en su campaña contra el cambio climático se debió a una optima utilización de las imágenes en sus conferencias. Lo mismo se puede decir de cada una de las presentaciones de Apple que realizaba esa especie de santo moderno que era Steve Jobs.

Podemos seguir echando la culpa al software, pero lo que realmente hay que hacer es asumir nuestra responsabilidad. Como comunicadores que queremos dejar nuestra Marca Personal, es imprescindible aprender a crear historias visuales que conecten con nuestra audiencia. Y eso es mucho, muchísimo más difícil que escribir un post o un tweet más o menos ingenioso. Os lo digo por experiencia.

Quizás, cuando seas capaz de plasmar tus ideas de una forma sencilla, clara y eficaz en el mundo real y frente a una audiencia con cara y ojos, podrás destilar todo ese conocimiento y llevarlo a lo virtual.

De todos modos, insisto en que hay que empezar cuanto antes para cagarla lo más pronto posible. Porque te aseguro que vas a meter la pata. Afortunadamente, yo he podido aprender de los grandes precisamente gracias a estas ocasiones en las que he podido ver cara a cara a los que saben.

Así que, apunta las claves de tu plan en un papel, ponlo en un lugar visible e inmediatamente después, levántate y empieza a conocer gente. Aprovecha todas las oportunidades para establecer contacto y ofrécete voluntario/a para hablar en cualquier situación en la que haya dos o más personas que quieran escucharte. No te escondas, lo te ocultes, porque si lo haces tendrás una Marca Personal pero no la podrás dejar en la mente de nadie.

ENTRADAS RELACIONADAS

- Tu gran idea en 5 minutos

- El mejor consejo para mejorar tus presentaciones: practica, practica, practica

DIÁLOGO ABIERTO

¿De qué manera dejas tu marca personal en los demás?


El camino fácil y rápido para hablar eficazmente

abril 3, 2012

El camino para hablar eficazmente no me parece ni fácil ni rápido, más bien todo lo contrario: es arduo y sinuoso. Tal vez precisamente por este motivo mucha gente cree que el orador nace. Este libro ayuda a desbancar este mito, ayudando al orador a hacerse. Contrariamente a lo que pueda dar a entender el título tan comercial, se trata de un libro que propone interesantísimas técnicas, las cuales, no te engañes, requieren mucha práctica y preparación.

El camino fácil y rápido para hablar eficazmente

Los títulos de los capítulos y epígrafes del libro son tan descriptivos, que la mera tabla de contenidos actúa ya como un práctico resumen del mismo:

PRIMERA PARTE: PRINCIPIOS BÁSICOS PARA HABLAR EFICAZMENTE

Capítulo 1. La adquisición de los conocimientos básicos

1. Aproveche la experiencia ajena.

2. Tenga siempre presente su objetivo.

3. Predisponga su mente para el éxito.

4. Aproveche todas las oportunidades para practicar.

Capítulo 2. El desarrollo de la confianza

1. Comprenda bien las circunstancias relacionadas con el temor a hablar en público.

  • No es usted el único que siente miedo a hablar en público.
  • Un poco de miedo al público es útil.
  • Muchos oradores profesionales me han asegurado que nunca pierden por completo el miedo al público.
  • La causa principal de su miedo a hablar en público es simplemente que usted no está acostumbrado a hablar en público.

2. Prepárese de forma adecuada.

  • Nunca memorice un discurso palabra por palabra.
  • Reúna y ordene sus ideas de antemano.
  • Ensaye su discurso con un amigo.

3. Predisponga su mente para el éxito

  • Sumérjase en su tema.
  • Aparte su atención de todos los estímulos negativos que puedan perturbarle.
  • Dése una charla de ánimo.

4. Actúe con confianza.

CAPÍTULO 3. Hablar eficazmente de una manera fácil y rápida

1. Hable de algo sobre lo que usted haya ganado el derecho de hablar ya sea por estudios o por propia experiencia.

  • Cuéntenos lo que ha aprendido de la vida.
  • Busque temas de su propia experiencia: primeros años, primeras luchas, aficiones, áreas de conocimiento, experiencias poco frecuentes, creencias y convicciones.

2. Asegúrese de que siente entusiasmo por su tema.

3. Esté ansioso por compartir su discurso con los oyentes.

SEGUNDA PARTE: DISCURSO, ORADOR, AUDITORIO

CAPÍTULO 4. Ganar el derecho a hablar

1. Limite su tema.

2. Desarrolle potencia de reserva: hágase preguntas para profundizar: ¿por qué creo yo esto?, ¿qué quiero demostrar?, ¿cómo ocurrió exactamente?

3. Llene su discurso con ilustraciones y ejemplos.

  • Humanice su discurso (referencia a casos concretos, incluso experiencias personales).
  • Personalice su discurso utilizando nombres.
  • Sea específico: llene su discurso de detalles.
  • Dramatice su discurso mediante el uso del diálogo.
  • Hágalo visual, demostrando el tema de su charla

4. Use términos familiares y concretos que creen (evoquen) imágenes.

CAPÍTULO 5. Cómo vitalizar el discurso

1. Elija temas por los que se sienta convencido.

2. Reanime los sentimientos que le despierta su tema (muestre su anhelo por hablar del tema).

3. Actúe con seguridad.

CAPÍTULO 6. Comparta su discurso con el auditorio

1. Hable en términos que interesen a sus oyentes: de qué forma el conocimiento de su tema puede ayudar a los oyentes a resolver sus propios problemas y alcanzar sus objetivos.

2. Demuestre un aprecio honrado y sincero: si lo sabe, dígales algo que conoce del público.

3. Identifíquese con el auditorio: relación directa con el público; agradecimiento sincero; usar sus nombres.

4. Haga participar al público en su discurso: preguntas y respuestas.

5. Demuestre humildad.

TERCERA PARTE: El propósito de los discursos preparados e improvisados

CAPÍTULO 7. Hacer que un discurso corto GENERE acción

1. Ofrezca su ejemplo, un incidente de su vida.

  • Fundamente su ejemplo sobre una única experiencia personal.
  • Comience su discurso con un detalle de su ejemplo.
  • Llene su ejemplo con detalles importantes.
  • Vuelva a vivir su experiencia mientras la relata.

2. Enuncie su objeto: cómo pretende que actúe el auditorio.

  • Abrevie y especifique su objeto.
  • Procure que su objeto sea fácil de llevar a cabo por quienes lo escuchan.
  • Exprese su objeto con energía y convicción.

3. Manifieste la razón o el beneficio que puede esperar el auditorio.

  • Asegúrese de que la razón guarda relación con el ejemplo.
  • Asegúrese de poner énfasis en una razón, una solamente.

CAPÍTULO 8. El discurso informativo

1. Limite su tema para ajustarse al tiempo de que dispone.

2. Ordene sus ideas una tras otra.

3. Enumere sus puntos a medida que los expone.

4. Compare lo desconocido con lo familiar

  • Transforme los hechos en imágenes.
  • Evite los términos técnicos.

5. Emplee apoyos visuales.

CAPÍTULO 9. El discurso para convencer

1. Gane confianza mereciéndola.

2. Obtenga una respuesta afirmativa.

3. Hable con un entusiasmo contagioso.

4. Muestre respeto y estima por su auditorio.

5. Empiece de forma amigable.

CAPÍTULO 10. El Discurso improvisado

1. Practique discursos improvisados.

2. Prepárese mentalmente para hablar improvisadamente.

3. Introduzca un ejemplo inmediatamente.

4. Exprésese con ánimo y vigor (dejarse llevar por las palabras)

5. Utilice el principio de “aquí y ahora”: para un discurso improvisado obtenga ideas de tres fuetes: el auditorio, la ocasión, los oradores previos.

6. No hable de forma impremeditada ni pronuncie un discurso improvisado.

CUARTA PARTE: EL ARTE DE LA COMUNICACIÓN

CAPÍTULO 11. PRONUNCIANDO EL DISCURSO

1. Rompa el caparazón de la timidez.

2. No trate de imitar a otros, sea usted mismo.

3. Converse con su auditorio.

4. Ponga el corazón en sus charlas.

5. Practique haciendo su voz fuerte y flexible.

QUINTA PARTE: EL DESAFÍO DEL DISCURSO EFICAZ

CAPÍTULO 12. PRESENTAR ORADORES, ACEPTAR Y ENTREGAR PREMIOS

1. Prepare cuidadosamente todo lo que va a decir.

2. Siga la fórmula TIO:

  • Tema: Empiece dando el título exacto de la charla.
  • Importancia: Asocie el tema con los intereses particulares del grupo.
  • Orador: Enumere los títulos más destacados del orador en relación con el tema.

3. Sea entusiasta.

4. Muéstrese sinceramente afectuoso.

5. Prepare cuidadosamente el discurso de entrega de premios.

6. Exprese sus sentimientos sinceros en el discurso de aceptación.

CAPÍTULO 13. LA ORGANIZACIÓN DE DISCURSOS MÁS EXTENSOS

1. Obtenga la atención inmediata.

  • Comience su discurso con un incidente-ejemplo.
  • Despierte la expectación.
  • Exponga un hecho llamativo.
  • Pida que levanten las manos.
  • Prometa contarle al público cómo podrá conseguir algo que quiere.
  • Utilice un objeto.

2. Evite conseguir una atención desfavorable.

  • No comience con una disculpa.
  • Evite el relato “divertido” como presentación

3. Apoye sus ideas principales.

  • Emplee estadísticas.
  • Use el testimonio de expertos.
  • Emplee analogías.
  • Use demostraciones, con o sin objetos.

4. Incite a la acción.

  • Resuma.
  • Pida acción.
    • Pídales que hagan algo específico.
    • Pida una respuesta que esté dentro de sus posibilidades.
    • Facilite todo lo que pueda la respuesta de su auditorio a su petición.

CAPÍTULO 14. LA APLICACIÓN DE LO APRENDIDO

1. Use detalles específicos en la conversación diaria.

2. Emplee en su trabajo las técnicas para hablar eficazmente.

3. Busque oportunidades para hablar en público.

4. Es necesario que persista.

5. Tenga presente la seguridad de su recompensa.

No esperes milagros por el mero hecho de leer este libro, porque como dice Dale Carnegie: “nadie aprende a hablar en público sin hablar en público, del mismo modo que nadie aprende a nadar sin meterse al agua”. Eso sí, gracias a este libro irás preparado para la inmersión.

FICHA TÉCNICA

Autor: Dale Carnegie
Título: El camino fácil y rápido para hablar eficazmente
Editorial: Elipse (Edhasa)
Páginas: 228
Año: 2009 (el original es de 1962)
Lo mejor: Fundamenta el hablar en público en contar relatos, incidentes y anécdotas, con muchos ejemplos, analogías y datos concretos, receta que puede arrojar resultados “mágicos” bien llevada.
Lo peor: Aunque aguanta el paso del tiempo, han pasado casi cien años desde que Dale Carnegie desarrolló las técnicas aquí recogidas y a veces suena un poco rancio y desfasado.
Dónde comprarlo: Casa del Libro :: Amazon.com :: Amazon.es

OTROS LIBROS QUE PUEDEN INTERESARTE

- Hablar para conVencer

- El arte de la comunicación

- Hoy más que nunca saber hablar bien es una necesidad

DIÁLOGO ABIERTO

¿Has leído otros libros de Dale Carnegie? ¿Qué opinas de su obra?


A %d blogueros les gusta esto: