El camino fácil y rápido para hablar eficazmente

abril 3, 2012

El camino para hablar eficazmente no me parece ni fácil ni rápido, más bien todo lo contrario: es arduo y sinuoso. Tal vez precisamente por este motivo mucha gente cree que el orador nace. Este libro ayuda a desbancar este mito, ayudando al orador a hacerse. Contrariamente a lo que pueda dar a entender el título tan comercial, se trata de un libro que propone interesantísimas técnicas, las cuales, no te engañes, requieren mucha práctica y preparación.

El camino fácil y rápido para hablar eficazmente

Los títulos de los capítulos y epígrafes del libro son tan descriptivos, que la mera tabla de contenidos actúa ya como un práctico resumen del mismo:

PRIMERA PARTE: PRINCIPIOS BÁSICOS PARA HABLAR EFICAZMENTE

Capítulo 1. La adquisición de los conocimientos básicos

1. Aproveche la experiencia ajena.

2. Tenga siempre presente su objetivo.

3. Predisponga su mente para el éxito.

4. Aproveche todas las oportunidades para practicar.

Capítulo 2. El desarrollo de la confianza

1. Comprenda bien las circunstancias relacionadas con el temor a hablar en público.

  • No es usted el único que siente miedo a hablar en público.
  • Un poco de miedo al público es útil.
  • Muchos oradores profesionales me han asegurado que nunca pierden por completo el miedo al público.
  • La causa principal de su miedo a hablar en público es simplemente que usted no está acostumbrado a hablar en público.

2. Prepárese de forma adecuada.

  • Nunca memorice un discurso palabra por palabra.
  • Reúna y ordene sus ideas de antemano.
  • Ensaye su discurso con un amigo.

3. Predisponga su mente para el éxito

  • Sumérjase en su tema.
  • Aparte su atención de todos los estímulos negativos que puedan perturbarle.
  • Dése una charla de ánimo.

4. Actúe con confianza.

CAPÍTULO 3. Hablar eficazmente de una manera fácil y rápida

1. Hable de algo sobre lo que usted haya ganado el derecho de hablar ya sea por estudios o por propia experiencia.

  • Cuéntenos lo que ha aprendido de la vida.
  • Busque temas de su propia experiencia: primeros años, primeras luchas, aficiones, áreas de conocimiento, experiencias poco frecuentes, creencias y convicciones.

2. Asegúrese de que siente entusiasmo por su tema.

3. Esté ansioso por compartir su discurso con los oyentes.

SEGUNDA PARTE: DISCURSO, ORADOR, AUDITORIO

CAPÍTULO 4. Ganar el derecho a hablar

1. Limite su tema.

2. Desarrolle potencia de reserva: hágase preguntas para profundizar: ¿por qué creo yo esto?, ¿qué quiero demostrar?, ¿cómo ocurrió exactamente?

3. Llene su discurso con ilustraciones y ejemplos.

  • Humanice su discurso (referencia a casos concretos, incluso experiencias personales).
  • Personalice su discurso utilizando nombres.
  • Sea específico: llene su discurso de detalles.
  • Dramatice su discurso mediante el uso del diálogo.
  • Hágalo visual, demostrando el tema de su charla

4. Use términos familiares y concretos que creen (evoquen) imágenes.

CAPÍTULO 5. Cómo vitalizar el discurso

1. Elija temas por los que se sienta convencido.

2. Reanime los sentimientos que le despierta su tema (muestre su anhelo por hablar del tema).

3. Actúe con seguridad.

CAPÍTULO 6. Comparta su discurso con el auditorio

1. Hable en términos que interesen a sus oyentes: de qué forma el conocimiento de su tema puede ayudar a los oyentes a resolver sus propios problemas y alcanzar sus objetivos.

2. Demuestre un aprecio honrado y sincero: si lo sabe, dígales algo que conoce del público.

3. Identifíquese con el auditorio: relación directa con el público; agradecimiento sincero; usar sus nombres.

4. Haga participar al público en su discurso: preguntas y respuestas.

5. Demuestre humildad.

TERCERA PARTE: El propósito de los discursos preparados e improvisados

CAPÍTULO 7. Hacer que un discurso corto GENERE acción

1. Ofrezca su ejemplo, un incidente de su vida.

  • Fundamente su ejemplo sobre una única experiencia personal.
  • Comience su discurso con un detalle de su ejemplo.
  • Llene su ejemplo con detalles importantes.
  • Vuelva a vivir su experiencia mientras la relata.

2. Enuncie su objeto: cómo pretende que actúe el auditorio.

  • Abrevie y especifique su objeto.
  • Procure que su objeto sea fácil de llevar a cabo por quienes lo escuchan.
  • Exprese su objeto con energía y convicción.

3. Manifieste la razón o el beneficio que puede esperar el auditorio.

  • Asegúrese de que la razón guarda relación con el ejemplo.
  • Asegúrese de poner énfasis en una razón, una solamente.

CAPÍTULO 8. El discurso informativo

1. Limite su tema para ajustarse al tiempo de que dispone.

2. Ordene sus ideas una tras otra.

3. Enumere sus puntos a medida que los expone.

4. Compare lo desconocido con lo familiar

  • Transforme los hechos en imágenes.
  • Evite los términos técnicos.

5. Emplee apoyos visuales.

CAPÍTULO 9. El discurso para convencer

1. Gane confianza mereciéndola.

2. Obtenga una respuesta afirmativa.

3. Hable con un entusiasmo contagioso.

4. Muestre respeto y estima por su auditorio.

5. Empiece de forma amigable.

CAPÍTULO 10. El Discurso improvisado

1. Practique discursos improvisados.

2. Prepárese mentalmente para hablar improvisadamente.

3. Introduzca un ejemplo inmediatamente.

4. Exprésese con ánimo y vigor (dejarse llevar por las palabras)

5. Utilice el principio de “aquí y ahora”: para un discurso improvisado obtenga ideas de tres fuetes: el auditorio, la ocasión, los oradores previos.

6. No hable de forma impremeditada ni pronuncie un discurso improvisado.

CUARTA PARTE: EL ARTE DE LA COMUNICACIÓN

CAPÍTULO 11. PRONUNCIANDO EL DISCURSO

1. Rompa el caparazón de la timidez.

2. No trate de imitar a otros, sea usted mismo.

3. Converse con su auditorio.

4. Ponga el corazón en sus charlas.

5. Practique haciendo su voz fuerte y flexible.

QUINTA PARTE: EL DESAFÍO DEL DISCURSO EFICAZ

CAPÍTULO 12. PRESENTAR ORADORES, ACEPTAR Y ENTREGAR PREMIOS

1. Prepare cuidadosamente todo lo que va a decir.

2. Siga la fórmula TIO:

  • Tema: Empiece dando el título exacto de la charla.
  • Importancia: Asocie el tema con los intereses particulares del grupo.
  • Orador: Enumere los títulos más destacados del orador en relación con el tema.

3. Sea entusiasta.

4. Muéstrese sinceramente afectuoso.

5. Prepare cuidadosamente el discurso de entrega de premios.

6. Exprese sus sentimientos sinceros en el discurso de aceptación.

CAPÍTULO 13. LA ORGANIZACIÓN DE DISCURSOS MÁS EXTENSOS

1. Obtenga la atención inmediata.

  • Comience su discurso con un incidente-ejemplo.
  • Despierte la expectación.
  • Exponga un hecho llamativo.
  • Pida que levanten las manos.
  • Prometa contarle al público cómo podrá conseguir algo que quiere.
  • Utilice un objeto.

2. Evite conseguir una atención desfavorable.

  • No comience con una disculpa.
  • Evite el relato “divertido” como presentación

3. Apoye sus ideas principales.

  • Emplee estadísticas.
  • Use el testimonio de expertos.
  • Emplee analogías.
  • Use demostraciones, con o sin objetos.

4. Incite a la acción.

  • Resuma.
  • Pida acción.
    • Pídales que hagan algo específico.
    • Pida una respuesta que esté dentro de sus posibilidades.
    • Facilite todo lo que pueda la respuesta de su auditorio a su petición.

CAPÍTULO 14. LA APLICACIÓN DE LO APRENDIDO

1. Use detalles específicos en la conversación diaria.

2. Emplee en su trabajo las técnicas para hablar eficazmente.

3. Busque oportunidades para hablar en público.

4. Es necesario que persista.

5. Tenga presente la seguridad de su recompensa.

No esperes milagros por el mero hecho de leer este libro, porque como dice Dale Carnegie: “nadie aprende a hablar en público sin hablar en público, del mismo modo que nadie aprende a nadar sin meterse al agua”. Eso sí, gracias a este libro irás preparado para la inmersión.

FICHA TÉCNICA

Autor: Dale Carnegie
Título: El camino fácil y rápido para hablar eficazmente
Editorial: Elipse (Edhasa)
Páginas: 228
Año: 2009 (el original es de 1962)
Lo mejor: Fundamenta el hablar en público en contar relatos, incidentes y anécdotas, con muchos ejemplos, analogías y datos concretos, receta que puede arrojar resultados “mágicos” bien llevada.
Lo peor: Aunque aguanta el paso del tiempo, han pasado casi cien años desde que Dale Carnegie desarrolló las técnicas aquí recogidas y a veces suena un poco rancio y desfasado.
Dónde comprarlo: Casa del Libro :: Amazon.com :: Amazon.es

OTROS LIBROS QUE PUEDEN INTERESARTE

- Hablar para conVencer

- El arte de la comunicación

- Hoy más que nunca saber hablar bien es una necesidad

DIÁLOGO ABIERTO

¿Has leído otros libros de Dale Carnegie? ¿Qué opinas de su obra?


Galería de grandes presentadores: Guy Kawasaki y el arte del encantamiento

noviembre 17, 2010

Ayer asistí a FICOD 2010 y gocé del privilegio de ver en directo a Guy Kawasaki. Pocos lectores del blog ignorarán quién es. Su fama comenzó a cimentarse hace más de 25 años como evangelista por excelencia de MacIntosh en los 80 durante su lucha por el mercado informático contra IBM y Microsoft. Posteriormente, tras su salida de Apple, se convirtió en referente mundial de emprendedores gracias a Garage Technology Ventures, especializada en poner en relación a inversores y emprendedores. También escribe libros en un estilo cercano y ameno, directos al grano, que rápidamente se convierten en best-sellers, como El Arte de Empezar.

Pero es que además de todo eso, Guy Kawasaki es un magnífico orador, arte que aprendió desde las trincheras, tras ver miles de presentaciones miserables de emprendedores en busca de dinero.

Las grandes virtudes de Guy Kawasaki como ponente

Podría citar muchas razones por las que las presentaciones de Kawasaki son excepcionales:

  • Sabe cómo conectar con la audiencia: se sirve de un estilo próximo y desenfadado, con numerosas bromas que le acercan al público. Durante la mayor parte de sus charlas, una sonrisa queda colgada de los labios de la audiencia. Guy da siempre lo mejor de sí mismo.
  • Sonríe con toda la cara, con lo que se conoce como “sonrisa de Duchenne”, la cual indica una emoción espontánea y genuina. Cuando Guy sube al escenario nos transmite con su sonrisa que no hay otro lugar en el mundo en el que preferiría estar en ese momento. Así demuestra su compromiso total con la audiencia.

  • Presenta un gran contenido, bien estructurado, rebosante de profundos pensamientos y consejos de innegable utilidad. Guy posee credibilidad. De sus charlas nunca te irás con las manos vacías. O mejor debería decir “con la cabeza vacía”.
  • Utiliza un diseño cautivador en sus transparencias, ya desde la de título: por supuesto, huye de las listas de viñetas; usa fotos de calidad profesional, a menudo a pantalla completa; utiliza el slideware sin llamar la atención sobre sí mismo, como una mera herramienta para comunicar mejor su mensaje. En definitiva, sus transparencias exhiben una elevada relación de señal a ruido.
  • Es capaz de reaccionar ante las dificultades con elegancia y rapidez: en FICOD, después de que el ministro Miguel Sebastián lo presentara como Kurosawa, de que le fallara repetidamente el control remoto que le habían proporcionado, ante una desagradable pantalla llena de publicidad y distracciones, e incluso cuando antes de que terminara se empezaron a oír anuncios por megafonía, Guy no perdió la sonrisa ni un solo instante: bromeó repetidas veces sobre los fallos de Windows, convirtió en un espectáculo humorístico las frecuentes desincronizaciones entre sus transparencias y la persona que las hacía avanzar, en ningún momento perdió la compostura ni arremetió contra la organización. La grandeza se demuestra ante la adversidad.

  • Personaliza las presentaciones para su audiencia: al empezar sus presentaciones suele utilizar una foto o alguna referencia a la empresa u organización donde da la charla.
  • Utiliza un formato de lista de 10 elementos. Una de las innegables virtudes de este formato es proporcionar un mapa sencillo de seguir para que la audiencia siempre sepa dónde está y cuánto le queda. En palabras de Guy: “La mayoría de directivos son aburridos, se alargan, se van por las ramas. Después de ver charla tras charla, he descubierto que si hay algo peor que un orador que no hay quien trague, es un orador que no hay quien trague y además no tengas ni idea de cuánto tiempo más habrás de tragártelo. Es una sensación horrible.” Con el formato de “Lista de 10” al menos sabes durante cuánto tiempo más tendrás que seguir tragando.

Las presentaciones de Guy Kawasaki poseen el poder de encantar a la audiencia. No dejes de ver alguna y comprenderás el porqué.

OTROS GRANDES PRESENTADORES EN LA GALERÍA

- Galería de grandes presentadores: Los secretos de Steve Jobs y el arte de lanzar nuevos productos

- Galería de grandes presentadores: Hans Rosling y el arte de narrar estadísticas

ENTRADAS RELACIONADAS

- Afeita tus presentaciones con la Navaja de Ockham

6 lecciones sobre presentaciones que aprendí sentado a la mesa de Coque

Diez mandamientos del buen diseño

My reign in Spain (reseña del propio Guy Kawasaki durante su estancia en España con motivo de FICOD 2010)

FICOD 2010 & Guy Kawasaki – El arte del encantamiento

DIÁLOGO ABIERTO

¿Has visto alguna charla de Guy Kawasaki? ¿Qué te han parecido?


Cuanto más te preocupes por la audiencia y menos por ti mismo, menor será tu miedo a hablar en público y mejor conectarás

noviembre 11, 2010

Sólo de pensar en la próxima presentación que tendrás que realizar ante un nutrido auditorio, ¿te pones enfermo? ¿Te produce una gran ansiedad hablar en público? Aunque la perspectiva no te atemorice, ¿percibes que no llegas a conectar sinceramente con la audiencia?

Si quieres aprender a superar tu miedo y a conectar mejor, tal vez deberías empezar por hacerte la siguiente pregunta:

Cuando preparas una presentación, ¿en quién estás pensando la mayor parte del tiempo? ¿En ti mismo o en tu audiencia?

El miedo sano te centra en la audiencia, el miedo insano te centra en ti mismo

Ante una futura intervención en público, phobos, el miedo patológico, nos inmovilizará, impidiéndonos vivir el ahora. En lugar de aprovechar nuestro tiempo y energías para investigar a la audiencia, acumular un buen material, crear una gran presentación, pasaremos las horas previas, ya sean de vigilia o de sueño, dándole vueltas a nuestros temores: ¿haré el ridículo?, ¿me pondrán en evidencia con preguntas difíciles?, ¿me quedaré en blanco?, ¿estaré a la altura?, ¿lo haré mejor que fulanito o menganito?, ¿obtendré una buena reseña?, ¿habré convencido al cliente? Yo, yo, yo y sólo yo. ¿Te das cuenta? Sólo piensas en ti mismo y en cómo lo harás. En ningún momento se te ha ocurrido pensar en las necesidades de la audiencia ni en cómo servirla mejor. Nunca olvides que en una presentación no hablas para ti, hablas para la audiencia. Phobos hunde sus raíces en el ego: tu propio temor te hace tener ojos sólo para ti. Pero si sólo te preocupas por ti mismo, ¿cómo esperas conectar con la audiencia?

Deimos, el miedo sano, nos mantiene alerta ante las necesidades de la audiencia: ¿qué necesita?, ¿me está siguiendo?, ¿estoy resolviendo su problema?, ¿cómo puedo ayudarle mejor?, ¿le aportará valor mi presentación? Cuanto más te preocupas por la audiencia y menos por ti mismo, menor será tu miedo a hablar en público y mejor conectarás con ella. En lugar de ver a la audiencia como una amenazadora masa indiferenciada, aprenderás a verla como un conjunto de personas individuales, cada una de ellas con sus inquietudes, expectativas y valor intrínseco. En el momento en que empieces a valorar a la audiencia, podrás aportarle valor. Y el miedo se irá por sí mismo.

Puedes ser un orador técnicamente perfecto, pero el público siempre sabe cuándo te interesas por él

La inseguridad hace que busques la aprobación de tu audiencia. Cuanto más necesites su aceptación, más te esforzarás por impresionarla y menos por satisfacer sus necesidades. El miedo puede ser sutil. Muchos oradores no temen enfrentarse a una audiencia; temen no ser evaluados como el mejor ponente del evento o no apabullar al cliente. La madurez de un ponente no sólo se mide por la calidad de sus presentaciones, antes incluso por su capacidad para ver y actuar por y para la audiencia.

Cuando tu ego desaparece, deimos triunfa, phobos retrocede.

ENTRADAS RELACIONADAS

- Habla menos y escucha más

- No conviertas tu presentación en una sesión de karaoke

- Si haces presentaciones habitualmente puedes desarrollar un sentido desproporcionado de tu propia importancia

DIÁLOGO ABIERTO

¿Qué es lo que más te preocupa cuando se acerca tu próxima presentación?


Pánico en el estrado (VII): El miedo es un maravilloso sistema de alarma

octubre 26, 2010

Como ingeniero de seguridad, una definición operativa del miedo que me resulta extremadamente útil es la siguiente:

“El miedo es un sistema de alarma para avisarnos de un peligro con el fin de poder enfrentarnos mejor al mismo.”

—Christophe André

Acostumbramos a contemplar el miedo como parálisis, dolor y sufrimiento, cuando en realidad el miedo, si funciona correctamente, es un mecanismo evolutivo de supervivencia muy beneficioso. Sin miedo no podríamos sobrevivir. Pero no todos los miedos son iguales. Ya los griegos distinguían entre dos tipos de miedo: Deimos, el miedo sano, mental y reflexivo; y Phobos, el miedo patológico, intenso e irracional. Y los romanos también: Pallor y Pavor.

El miedo sano nos ayuda a sobrevivir, el miedo insano nos hace sufrir

El miedo sano se presenta cuando nuestro sistema de alarma está bien ajustado en su activación y regulación: se dispara en el momento apropiado ante la conciencia de un verdadero peligro, no una remota posibilidad o un recuerdo pasado, con una intensidad proporcional al mismo. Una vez evaluada la situación y actuado en consecuencia, desaparece rápidamente. El miedo sano genera un pequeño número de falsas alarmas. Su sensibilidad se regula adecuadamente en función del contexto.

El miedo insano, en cambio, corresponde a un sistema de alarma mal calibrado. Se activa ante cualquier situación de peligro real o imaginario: los umbrales de detección del riesgo poseen una sensibilidad exacerbada, por lo que el número de falsas alarmas se dispara: se tiene miedo de nada. Por otro lado, la regulación es casi inexistente: el miedo escala fácilmente en pánico y aunque el supuesto peligro desaparezca, la ansiedad y desasosiego siguen instalados. El miedo insano llega mucho antes de lo necesario y retorna además con muchísima facilidad. Se transforma en patológico, en verdadero sufrimiento. Como un huésped indeseado, se instala en la vida de quien lo padece.

La causa del miedo es bio-psico-social

El miedo a hablar en público de muchas personas trunca su carrera profesional. Los miedos patológicos incapacitan para la vida normal. Surgen fruto de una doble influencia: por una parte, la predisposición biológica, básicamente innata; por otra, la influencia ambiental, aprendida desde la infancia: la propia historia personal y el influjo cultural.

El médico psiquiatra Christophe André del hospital Sainte-Anne de París señala en su libro Psicología del miedo que esta adquisición puede producirse a través de cuatro aprendizajes:

  1. Vivencias y acontecimientos traumáticos que nos marcaron.
  2. Acontecimientos penosos y repetitivos soportados de forma regular que terminan afectándonos debido al efecto sumatorio.
  3. Aprendizaje social por imitación de modelos, especialmente los progenitores.
  4. La integración a través de la educación de mensajes de peligro culturales y colectivos.

El aprendizaje del miedo es una vía de dos sentidos

La buena noticia es que lo que funciona en un sentido, la sensibilización del miedo a través del aprendizaje o habituación, puede funcionar en el otro, la desensibilización, a través de la terapia de deshabituación. Este fenómeno, llamado neuroplasticidad cerebral, permite actuar sobre nuestro cerebro para lograr deshacer los caminos del miedo.

En las próximas entradas explicaré el fundamento psico-biológico del miedo y por qué la terapia de exposición es uno de los mejores métodos conocidos para ayudar a superar el miedo a hablar en público.

No tienes por qué vivir dominado por tu miedo, puedes enfrentarte a él.

ENTRADAS RELACIONADAS

- Pánico en el estrado (I): catálogo de reacciones ante al miedo

- Pánico en el estrado (II): cartografía de miedos al discurso

- Pánico en el estrado (III): índice de conductas ansiosas

- Pánico en el estrado (IV): ¿piensas negativamente?

- Pánico en el estrado (V): cambia tu forma de pensar

- Pánico en el estrado (VI): supera la ansiedad de hablar en público

DIÁLOGO ABIERTO

¿Sientes que el miedo a hablar en público te está frenando en tu carrera profesional? ¿Renuncias a puestos que exijan hacer frecuentes presentaciones?


Entrevista con Pilar Jericó, heroína cotidiana

mayo 10, 2010

Presentamos a los lectores de El Arte de Presentar a Pilar Jericó, una de las estrellas del firmamento del management en España. Ha sido pionera en el análisis del talento y el impacto del miedo en el desarrollo empresarial en España y Latinoamérica. Como socia directora de Innopersonas, asesora a las empresas en la gestión de personas y dirige proyectos de desarrollo del talento y comportamiento organizativo para empresas nacionales y multinacionales.

Además de profesora en Escuelas de Negocio (el Instituto de Empresa, ESADE, Universidad Carlos III), Pilar Jericó es conferenciante profesional y miembro de la prestigiosa red de conferenciantes Thinking Heads. A lo largo de estos años, ha impartido más de ciento cincuenta conferencias en distintos países (España, Portugal, Mónaco, Colombia, Chile, Argentina, Guatemala, Venezuela, México, Estados Unidos y Ecuador).

En la siguiente entrevista, Pilar Jericó comparte con nosotros su visión y experiencias sobre el mundo de la comunicación en la empresa.

El Arte de Presentar: Has estudiado en profundidad el miedo en la empresa y en la vida, viaje exterior e interior que te llevó a escribir el libro “NoMiedo”. Todos sentimos miedo cuando nos enfrentamos a un cambio o a determinadas situaciones laborales. ¿Por qué tenemos tanto miedo a hablar en público? ¿Es posible liberarnos de él, gobernarlo en nuestro beneficio?

Pilar Jericó: Sentimos miedo a hablar en público por la presión que implica cometer un error o someterse al qué dirán. No obstante, es un miedo muy cultural que se sufre en países latinos a diferencia de los anglosajones y que en España es especialmente paralizante. Eso significa que puede ser evitado. La mejor manera es entrenamiento y marcarse poco a poco pequeños objetivos. También aceptar que la voz interior que todos llevamos cuando hablamos en público suele ser nuestra peor enemiga, por lo que un reto importante es aprender a no escucharla “en exceso”. Y todo ello se logra con práctica, sin duda. No se deja de tener miedo, pero al menos no hace tanto daño e incluso, puede jugar a tu favor.

EAP: Cualquier relación humana y cualquier organización pueden derrumbarse si no han desarrollado el arte de la comunicación. En la era de Internet disponemos de las tecnologías y sistemas de información más vanguardistas y sofisticados, pero ¿hemos aprendido a comunicarnos de verdad? ¿Qué se requiere para una comunicación exitosa y sin miedo dentro de la empresa?

PJ: La comunicación es uno de los aspectos más difíciles porque cada persona hablamos desde nuestro mapa mental, es decir, desde el punto de vista con el que observamos la realidad y que no suele coincidir con el del otro. Es como si habláramos distintos idiomas aunque estemos hablando en la misma lengua. Por ello, el reto es escuchar mejor, indagar al otro y verificar si mi mapa mental coincide con el suyo y todo ello es independiente de si hay tecnología por medio. La comunicación mejoraría en la medida que desarrolláramos un interés genuino por el otro.

EAP: El talento, la innovación, la creatividad, el liderazgo, … son valores en alza en la empresa moderna. Pero, ¿qué hay de la comunicación? Rara vez escucho esa palabra junto a las anteriores. ¿Hasta qué punto se valoran, se buscan o se fomentan las capacidades de comunicación y de oratoria en las empresas a la hora de contratar o promocionar al personal?

PJ: Hablar de comunicación es hablar del ser humano. Lo que quizá deberíamos poner énfasis es en el tipo de comunicación que ha de ir adaptándose a los tiempos modernos. La tecnología permite un nivel de transparencia que no tiene precedente en la historia, por ello, la nueva comunicación ha de ser más transparente, directa y en diversas direcciones en el mundo de las empresas. Y no cabe duda que quien sabe mejor expresarse tiene muchas ventajas competitivas en su vida, tanto en el terreno profesional como en el personal.

EAP: “Si lees tus transparencias, pareces idiota”. ¿Usamos PowerPoint como asidero para superar nuestro miedo a hablar en público? ¿PowerPoint es un aliado de la comunicación o se interpone entre nuestro mensaje y la audiencia? ¿Héroe o villano?

PJ: Es una herramienta poderosa porque permite proyectar imágenes que de otro modo es más difícil. Soy partidaria de apoyarse en él por las posibilidades visuales, pero no por los textos que ahí se recojan. Lógicamente, cuando uno comienza a hablar en público puede abusar del texto escrito, pero poco a poco se ha de desprender de esa muleta y atreverse  a utilizar menos palabras.

EAP: Tu último libro “Héroes cotidianos trata sobre cómo descubrir el valor que todos llevamos dentro. En mis cursos y seminarios sobre el Arte de Presentar escucho a menudo quejas como “yo nunca seré tan buen orador como fulano”, “yo no tengo energía, entusiasmo, labia, soy aburrido”, “yo no he nacido para hablar en público”, etc. No todos tenemos que ser buenos comunicadores, pero cuando escucho esas excusas y autojustificaciones no puedo evitar pensar que se extienden a otras facetas y ámbitos de su vida. ¿Cómo podemos saber dónde trazar la frontera entre la aceptación realista de nuestras limitaciones y la resignación autocomplaciente y cómoda? ¿Nos autoengañamos para sobrellevar la idea de que no somos héroes cotidianos porque estamos más a gusto dentro de nuestra zona de confort?

PJ: La diferencia entre la aceptación realista y la resignación estriba en el espíritu de lucha. La resignación es a priori de cualquier intento de cambio. Si uno no lo intenta argumentando cualquier excusa, muy probablemente se esté resignando. Por mi experiencia como conferenciante, he observado que no existe un conferenciante perfecto, sino conferenciantes que gustan más a un tipo de público. Por eso, las comparaciones son muy relativas. El camino consiste en dar lo mejor de ti mismo. Si no tienes mucho sentido del humor, no intentes hacer chistes de cada idea que comentes. Sin embargo, a lo mejor, tienes una capacidad de profundizar en conceptos que llegan a otro tipo de público. Los héroes cotidianos son las personas que siguen adelante ante los retos y no cabe duda que hablar en público es uno de ellos.

Añádela a del.icio.us twitter Publícala en Twitter

ENTRADAS RELACIONADAS

- Mi experiencia como conferenciante, por Pilar Jericó

- Pánico en el estrado (VI): supera la ansiedad de hablar en público

- Habla menos y escucha más

- Galería de grandes presentadores: Los secretos de Steve Jobs y el arte de lanzar nuevos productos

DIÁLOGO ABIERTO

¿Y tú qué opinas sobre cómo mejorar la comunicación en la empresa?


Bueno, estooo, cómo erradicar las muletillas de nuestra presentación, vale, ¿no?

abril 26, 2010

Recuerdo que cuando niño había un profesor en el colegio con el vicio de terminar casi todas sus frases con la coletilla ¿no?. Antes de la clase nos cruzábamos apuestas sobre cuántas veces repetiría ¿no?. Ni que decir tiene que estábamos más pendientes de sus muletillas que del contenido de su mensaje.

Las muletillas afean la intervención, le restan brillo y sabotean su continuidad. Denotan vicios oratorios del comunicador y, en definitiva, insuficiencias lingüísticas. Suficientemente repetidas, las muletillas o palabras comodín terminan ridiculizando al orador, que puede llegar a convertirse en objeto cómico. Si quieres causar una buena impresión en tus presentaciones debes reducirlas al mínimo o, idealmente, eliminarlas del todo.

¿Por qué usamos las muletillas?

Nos asusta el silencio, sentimos horror al vacío, incluso discursivo. Del mismo modo que una pausa puede resultar incómoda para la audiencia, también al orador puede antojársele embarazosa. Mientras reflexionan entre frases, algunos oradores no pueden evitar decir “ehhhhhh” o “ummmm”. Por algo los anglosajones llaman a las muletillas filler sounds: sonidos de relleno. Se trata de un hábito nefasto que desluce infinitamente el discurso del orador y debería ser desaprendido a toda costa. Es preferible el silencio al mero ruido.

Otros oradores intercalan muletillas entre frases, como “Bueno”, “o sea”, “un poco”, “entonces”. También están los que rematan cada frase con un “¿no?”, “¿está claro?”, “¿eh?”, “¿vale?” o el irritante “¿entiendes?”. Se utilizan frecuentemente como mecanismo retardatorio para ganar ese medio segundo durante el cual pensar en la siguiente palabra o frase. Sin embargo, para eso existen las pausas.Una pausa posee un efecto balsámico en el oyente y en el ponente. La audiencia asimila lo que acaban de decirle durante un tiempo de silencio muy necesario para su concentración. Por su parte, el conferenciante emplea el tiempo de la pausa en localizar la nueva idea y la mejor frase para expresarla.

Cómo erradicar las muletillas de tus presentaciones en dos pasos (muy duros, eso sí)

Si incurres habitualmente en este vicio expresivo, puedes utilizar el siguiente tratamiento:

  • Habla más lentamente y haz pausas conscientes entre frases. Al principio te resultará forzado, pero con el tiempo te saldrá con naturalidad. Cada vez que hables, realiza el esfuerzo consciente de ralentizarte.

  • Grábate en vídeo o cuando menos la voz durante una intervención en público. No hace falta que sea una presentación profesional. Basta con que narres una historia o le cuentes a un pequeño auditorio (los colegas de tu departamento) tu proyecto o tu último trabajo de investigación. Después, repasa la grabación en busca de muletillas repetitivas. Una vez localizadas, ahora que ya las conoces, debes ser inflexible con ellas. Haz un esfuerzo consciente cada vez que hablas en público por evitarlas. Cuanto mayor conciencia tomes de ellas, más rápidamente desaparecerán. Practica, practica y practica. Ensaya, ensaya y ensaya. Sólo así desaparecerán.

Añádela a del.icio.us twitter Publícala en Twitter

ENTRADAS RELACIONADAS

- Deja oír tu voz: cuatro consejos para cuidar tu voz y alargar la vida útil de tus cuerdas vocales

- Las cuatro excusas más habituales para no ensayar antes de tu presentación

- Habla menos y escucha más

DIÁLOGO ABIERTO

¿Usas muletillas al hablar? ¿Utilizas algún método para erradicarlas? ¿Conoces algún ponente o profesor que abuse de ellas viciosamente? Comparte tus experiencias.


Los 12 blogs que no puedes dejar de leer para mejorar tus presentaciones (en inglés)

marzo 8, 2010

Todos los que realizamos presentaciones habitualmente nos esforzamos por mejorar, por superar mañana la presentación de ayer. Una persona deseosa de aprender puede encontrar inspiración en multitud de fuentes: viendo a otros presentadores sobresalientes, leyendo libros sobre presentaciones, diseño y temas afines y, por supuesto, consultando algunos de los excelentes blogs que se han creado en torno al arte de presentar. En esta entrada me he asomado a la blogosfera para reunir los 12 blogs que no puedes dejar de leer para mejorar tus presentaciones.

1. Presentation Zen: Garr Reynold’s blog on issues related to professional presentation design

El blog de Garr Reynolds, autor del libro homónimo Presentación Zen, es el más antiguo y uno de los más influyentes. Con especial énfasis en el diseño, lleva aportando ideas valiosas desde enero de 2005. Posiblemente, el blog que inició la “revolución de las presentaciones”.

2. Duarte blog

Tras crear las transparencias de Al Gore para sus charlas sobre cambio climático, Nancy Duarte saltó a la fama dentro del círculo de las presentaciones. Fama que se vio afianzada con la publicación de su libro slide:ology. Su blog, al igual que el libro, está centrado especialmente en aspectos de diseño de transparencias.

3. Sticky Slides: Ideas to change the world, one presentation at a time

Tal vez menos conocido, pero no menos brillante, el blog de Jan Schultink es uno de los más activos, con un ritmo casi diario de publicación de entradas. Trata temas de lo más variado, aunque sus mejores aportaciones posiblemente se produzcan en la confección de transparencias creativas.

4. Life After PowerPoint!: Speaking for Leaders and Aspiring Leaders

El blog de Chris Witt no trata los aspectos de diseño, sino que se focaliza en el contenido de las presentaciones, en cómo crear mensajes poderosos que comuniquen ideas importantes. Está orientado especialmente a ejecutivos y líderes, que buscan influir a través de la palabra oral. Te ayudará a replantearte desde cero qué es y para qué sirve un discurso.

5. Six Minutes: Speaking and Presentation Skills: Your guide to becoming a confident and effective speaker

El blog de Andrew Dlugan se centra sobre todo en la exposición oral y en el discurso, ofreciendo consejos y estrategias para ayudarnos a transformarnos en oradores más eficaces y mejores comunicadores. Recopila artículos de otros blogs sobre presentaciones y también publica material propio.

6. More than PowerPoint: Energy. Ideas. Inspiration. Fun!

El título del blog de Laura Bergells ya lo dice todo: una presentación es mucho más que PowerPoint. En sus entradas va proporcionando consejos sobre cómo mejorar nuestras habilidades de presentación.

7. Speak Schmeak: Things I’m thinking about speakers and speaking

Lisa Braithwaite dedica las entradas de su blog a las habilidades de comunicación y a la mejora de nuestra exposición en público. Entiende el hablar en público como una actividad lúdica, perfecta para que nos expresemos creativamente, con autenticidad y pasión. El protagonista de sus charlas y de sus entradas es siempre la audiencia.

8. Speak Fearlessly: Communication Skills for Business Professionals

Haciendo honor a su título, el blog de The Henderson Group “proporciona a sus lectores consejos, técnicas, estrategias, recursos, sugerencias y pensamientos sobre cómo ser un orador y comunicador más eficaz”. Qué duda cabe que siguiéndolos llegaremos a hablar en público sin temor.

9. Speaking about Presenting: Help with your next presentation from Olivia Mitchell

El blog de Olivia Mitchell está también enfocado a las habilidades de comunicación y a la mejora de nuestra capacidad de planificación y exposición. Aunque trata el PowerPoint en muchas de sus entradas, no lo hace desde el punto de vista del diseño o trucos sobre su uso.

10. Apollo ideas

El blog de Jeff Brenman, aunque con muy poca actividad, suele sorprender por la calidad de sus escasas entradas. Gran fuente de inspiración especialmente para encontrar ideas sobre diseño de transparencias.

11. Talking Points

El blog de Joey Asher está dedicado a aquellos que quieren hacer presentaciones de negocios y de ventas que conecten con la audiencia, vendan ideas y consigan negocio.

12. Decker Blog: Create Your Communication Experience

Bert Decker es un conocido coach y autor de libros sobre cómo hablar en público. En su blog se dedica especialmente a analizar discursos de políticos y personajes famosos (en Estados Unidos, aquí no tanto). Especialmente útil para directivos de empresa y políticos.

BONUS: Blogs en español

Así como existen innumerables blogs sobre presentaciones y temas afines en lengua inglesa, en español son más bien escasos. A petición vuestra, incluyo un par de ellos. Podéis ayudarme a completar la lista si conocéis más.

Añádela a del.icio.us twitter Publícala en Twitter

ENTRADAS RELACIONADAS

- Grandes presentaciones: Shift Happens

- El poder de la representación visual de las ideas

DIÁLOGO ABIERTO

¿Conoces algún otro blog imprescindible que no aparezca en esta lista?


A %d blogueros les gusta esto: