En qué nos ayuda meditar a la hora de hacer presentaciones

diciembre 16, 2010

En todos mis cursos sobre cómo hacer presentaciones suelo dedicar un espacio a la meditación e invariablemente alguien me viene con salidas como “yo soy una persona seria y esto son tonterías New Age” o similares. Después de haber hablado sobre Total Meditación, un libro excepcional para aprender a incorporar la meditación a nuestra vida diaria, proporcionaré una breve lista de cuáles son los beneficios que a mí personalmente me ha aportado la meditación en mi vida y en mis presentaciones. Puedes reservar diariamente varias “ranuras de tiempo” para la meditación y comprobar por ti mismo si cosechas frutos parecidos. Me encantará saber de tu experiencia. ¡Anímate a dejar un comentario!

La meditación ayuda a aceptar el miedo

Todos sentimos miedo o nervios o ansiedad (llámalo como quieras) antes de una presentación. La meditación va haciendo poco a poco que te habitúes a la idea de sentir miedo. Tal y como afirma en Psicología del miedo, el experto en el tratamiento de miedos y fobias Christophe André: “No meditas para no tener miedo, sino para no temer al miedo”. Cuando tu mente está en calma y consciente de las reacciones corporales y psicológicas ante la situación temida, verás cómo te enfrentas mejor a los miedos. Meditar facilitará que poco a poco te distancies de las emociones negativas añadidas al miedo: miedo a tener miedo, vergüenza, rabia, etc.

Meditar no ha eliminado mi miedo, simplemente me ha servido para aceptar con serenidad la idea del miedo y pensar sin perder los estribos en los peores escenarios.

La meditación facilita la relajación

Nuestra vida cotidiana está marcada por el estrés y la ansiedad. Sólo pensar en la siguiente presentación ante tal comité o sobre tal tema, ya nos tensamos y se disparan las hormonas del estrés. Meditar no hace que tus tareas se resuelvan solas, pero permite que tus hormonas del estrés retornen a los valores normales.

La meditación me ha ayudado a afrontar con calma y sin agobios la enorme lista de tareas que me aguarda cada mañana para el día por delante: no puedo hacerlo todo, así que sólo hago lo más importante para mí.

La meditación mejora la atención

La meditación no es algo que practicas 10 minutos al día delante de un altar envuelto en una nubecilla de incienso y ya está. Puedes llevar la meditación al día a día, a tareas cotidianas tan prosaicas como fregar los platos, barrer, caminar por la calle, estar sentado en el metro o comer. La meditación me ha ayudado a vivir el presente, a concentrar la mente en la tarea que tengo entre manos sin pensar en lo que ya he hecho ni en lo que tengo por hacer: no me culpo por el pasado ni me angustio por el porvenir. Me concentro en una sola tarea: la que estoy haciendo AHORA.

La meditación me ha ayudado a ser más productivo, más creativo, más libre.

ENTRADAS RELACIONADAS

- Cómo superar la timidez y el miedo a hablar en público

DIÁLOGO ABIERTO

¿Y a ti qué te ha aportado la meditación? Si nunca lo has hecho, ¿piensas practicarla?

Anuncios

Las mejores presentaciones del mundo 2010

diciembre 12, 2010

Se ha fallado la cuarta edición del concurso de mejores presentaciones del mundo, el World’s Best Presentation Contest, organizado por SlideShare, una comunidad dedicada a compartir presentaciones. Esta edición contó con el envío de 1.822 trabajos y casi 17.000 votos por miembros de la comunidad. Actuaron como jueces del concurso cuatro destacadas figuras de la industria de las presentaciones: Guy Kawasaki, David Armano, Carmine Gallo, Beth Kanter y Jane Hart.

Todas ellas tienen en común que:

Por supuesto, hay que entenderlas en su contexto: un concurso de diseño de presentaciones. No significa que todas nuestras presentaciones deban ser así ni mucho menos, pero seguro que hacen bullir nuestras cabezas con nuevas ideas. A fin de cuentas, el buen diseño también forma parte de una presentación de calidad profesional.

1er premio: SMOKE – The Convenient Truth por Empowered Presentations

Alegato en contra del tabaco con impactantes imágenes y sorprendentes datos. Difícil de ignorar.

2o premio: YOU SUCK AT POWERPOINT! por JESSEDEE

Metapresentación sobre los errores en presentaciones que debemos evitar a toda costa. Demasiado texto para mi gusto si fuera a ser proyectada en una sala, pero interesante y estimulante para leer en la pantalla del ordenador.

3er premio: Social Media For Business por Presentation Advisors

Buenos y útiles consejos sobre cómo sacar lo mejor de las herramientas de medios sociales para tu negocio.

Mi enhorabuena desde El Arte de Presentar a los ganadores.

ENTRADAS RELACIONADAS

Las mejores presentaciones del mundo

Las mejores presentaciones del mundo 2009


¿Dónde estás tú en tus presentaciones?

diciembre 10, 2010

Aunque era el “día del silencio” del Maestro, un viajero le suplicó que le diera un consejo que pudiera orientarle a lo largo de toda su vida.

El Maestro asintió afablemente, tomó una hoja de papel y escribió en ella una sola palabra: “Consciencia”.

El visitante quedó perplejo. “Eso es demasiado breve. ¿No podrías ser un poco más explícito?”

El Maestro tomó de nuevo el papel y escribió: “Consciencia, consciencia, consciencia”.

“Pero ¿qué significan esas palabras?”, preguntó el otro sin salir de su estupor.

El Maestro volvió a echar mano al papel y escribió: “Consciencia, consciencia, consciencia significa CONSCIENCIA”.

—”¿Quién puede hacer que amanezca?“, Anthony de Mello

Como científico rodeado de sesudos investigadores, a veces me miran de soslayo cuando trato el tema de la meditación, posiblemente por estar ésta envuelta en un aura de misticismo oriental. Sin embargo, nuestros prejuicios contra esta actividad no deberían privarnos de su práctica y mucho menos de los formidables beneficios que acarrea. Y aquí me refiero, más que a técnicas para alcanzar la iluminación, a lo que en corrientes psicológicas modernas se ha dado en llamar “mindfulness” o conciencia plena.

Conciencia plena en aquello que hacemos

El mindfulness es un estado de nuestra mente que podemos llevar a todas nuestras actividades: implica entrenar paulatinamente a nuestra conciencia para permanecer en un estado de tranquila aceptación de lo que nos rodea y de lo que sentimos. Se trata simplemente de estar presentes en el momento, con el cuerpo relajado y la mente en paz, sin intentar pensar ni juzgar la experiencia. Consiste en observar lo que está sucediendo a tu alrededor, en tu mente, en tu cuerpo sin intentar hacer nada. Sencillamente sé consciente de lo que está pasando.

La meditación posee el potencial de hacer felices a las personas

La meditación adopta muchas formas, aunque todos los caminos conducen a un final parecido. Todas las grandes tradiciones espirituales del mundo han desarrollado métodos a lo largo de los siglos; y la ciencia médica y la psicología del deporte aportan aún más técnicas. Total meditación ofrece meditaciones prácticas y sencillas de todas las tradiciones para el completo principiante: métodos para cada momento del día o de la noche, para la oficina o para los viajes en coche, para el deporte o para el trabajo. La música más indicada así como las técnicas sensoriales y respiratorias caminan junto a la cocina consciente, las duchas desintoxicantes y la eliminación de la confusión para simplificar nuestra vida. Y por encima de todo, la esencia de la meditación: sentarse quieto en silencia sin hacer ni pensar nada.

Sea cual sea tu razón para empezar a meditar en este libro encontrarás un guía extraordinario. Total meditación está organizado en cuatro partes:

  • En la primera, ¿Por qué meditar?, se explica qué puede hacer la meditación por ti, cuáles son sus beneficios, cómo funciona la meditación y su relación con la salud física y mental.
  • En la segunda, Empezar a meditar, se presentan los prolegómenos y pequeños detalles previos a la meditación, como el lugar, las posturas, las posiciones de las manos, la respiración, etc.
  • En la tercera, Meditaciones prácticas, se ofrecen diversas técnicas y ejercicios de meditación para todos los gustos, totalmente desprovistos de tintes religiosos o esotéricos.
  • Por último, en La meditación en el día a día, se aportan valiosísimas ideas que ayudan a introducir los ejercicios de meditación en nuestro ajetreado día a día.

Si nunca has meditado y no sabes por dónde empezar, este libro es para ti.

FICHA TÉCNICA

Autor: Susannah Marriott
Título: Total meditación
Editorial: Pearson Educación
Páginas: 192
Año: 2005
Lo mejor: Presenta de forma sencilla y atractiva numerosas y variadas técnicas de meditación sin desvaríos místicos o esotéricos, lo que lo convierte en un libro ideal para personas de todo tipo de credos o ideas religiosas. Totalmente práctico, al grano, y muy, muy útil.
Lo peor: Es un libro con el que llevo trabajando varios años. Honestamente, no se me ha ocurrido ninguna desventaja o pega. He leído muchos libros sobre meditación en los últimos 20 años, pero ninguno como éste. Simplemente perfecto.
Dónde comprarlo: Amazon.com :: Amazon.es

OTROS LIBROS QUE PUEDEN INTERESARTE

- Cómo superar la timidez y el miedo a hablar en público

DIÁLOGO ABIERTO

¿Has leído este libro? Anímate a dejar algún comentario o valoración sobre él.


Cómo aburrir al personal

diciembre 3, 2010


A nuestras presentaciones les sobra cabeza y les falta corazón

diciembre 1, 2010

A continuación os dejo la transcripción de mi conferencia en el aniversario de Innosfera, titulada ¿Dónde está el corazón en nuestras presentaciones?

Desde preescolar hasta la universidad, durante más de 20 años he estado sentado en aulas. Durante otros 15 años asistiendo a presentaciones, también me han hecho estar sentado. Gran parte de nuestra vida permanecemos sentados en aulas y salas de conferencias. Sólo somos una cabeza bombardeada por información, por datos y por hechos.

Palabras, palabras, palabras.

A pesar del PowerPoint, de la multimedia y de las nuevas tecnologías, la comunicación en las presentaciones sigue siendo de cabeza a cabeza. ¿Dónde está el corazón en las presentaciones?

Por querer aparecer racionales y lógicos inundamos a la audiencia con cifras y datos

Estudié ingeniero de teleco y después me saqué un doctorado en informática. Trabajo en un centro de investigación rodeado de científicos. Mi público ha estado formado habitualmente por licenciados y doctores. Podéis imaginaros que en estas circunstancias siempre he querido aparecer racional, objetivo y lógico. Cuantos más datos, estadísticas y cifras mostraba, más me creía que llegaba mejor a la audiencia, que aumentaba mi capacidad de persuasión, que ganaba credibilidad.

Anestesiado por tantas horas sentado, no me percataba de que cuando hablo de cabeza a cabeza transfiero información y en el mejor caso sólo puedo conducir a la reflexión.

La gente está saturada de información

En mis primeros cursos y presentaciones inundaba a la audiencia con datos y con hechos. Al salir, la gente me decía: “cuánto he aprendido” y yo me sentía muy cómodo con aquella respuesta. Hablar desde la cabeza no compromete. Nos hace permanecer distantes, desapegados y a salvo.

Llega un momento en que la gente no quiere más información. Estamos saturados de información. La gente quiere fe: fe en ti, en tus objetivos, en tu éxito, en la historia que cuentas. Es la fe la que mueve montañas, no los hechos. Nadie ha dejado de fumar por ver las estadísticas de víctimas del cáncer de pulmón. No somos animales tan racionales como nos gusta creernos.

En lugar de preocuparte por ti, preocúpate por la audiencia

Es a través de nuestra historia como movemos a la gente, como ganamos credibilidad y como llegamos a la verdadera persuasión. Cuando hablo de corazón a corazón, contagio emoción y conduzco a la acción.

Cuando comprendí esta verdad, se produjo un cambio radical en mis charlas y cursos. En vez de centrarme en los hechos empecé a centrarme en las personas. En lugar de preocuparme por cómo parecer más inteligente o más profesional, me preocupé por cómo podía ayudar a los asistentes a buscar una respuesta a sus inquietudes. Dejé de pensar tanto en mí: yo, yo, yo; y más en la audiencia: tú, tú, tú.

Ahora al salir me dicen cosas como: “me has ayudado a cambiar”. Porque la verdadera influencia de una presentación se mide por el cambio que es capaz de generar en la audiencia. Cuando cambias tu enfoque, el impacto es brutal.

Pon algo de ti mismo en cada presentación

Claro que contar nuestra historia desde el corazón nos hace sentir incómodos porque sentimos que nos desnudamos ante la audiencia, que nos volvemos vulnerables al poner nuestro corazón en sus manos. Y sin embargo, hay mucha fuerza al mostrar nuestra vulnerabilidad. Hay que ser muy valiente para descender del pedestal del ego y ponerse al nivel de la audiencia. ¿Cómo podemos poner un poquito de corazón en nuestras presentaciones?

Poniendo algo de ti mismo en cada presentación. Si sólo hablas desde la cabeza, cualquiera podría dar la charla por ti. Cuando hablas desde el corazón, nadie podrá suplantarte. Podrán repetir tus palabras, pero no podrán imitar el brillo de tus ojos; podrán usar tus transparencias, pero no la pasión de tus gestos. Porque una presentación no es un documento muerto, es un acto vivo de comunicación con todo el ser delante de una audiencia formada por personas con su propio corazón.

Valora a tu audiencia y podrás aportarle valor

Dice Guy Kawasaki: “Si vas a construir un negocio, no lo hagas por el dinero. Hazlo porque quieres convertir el mundo en un lugar mejor.”

Ante la audiencia, no pienses cómo puedes venderles un producto o un servicio. No pienses sólo en ganar dinero. Piensa en cuáles son las necesidades de esas personas, en cómo puedes ayudarles mejor. Valora a tu audiencia como personas individuales con sus inquietudes y necesidades y entonces podrás aportarle valor. Cuando en lugar de audiencias indiferenciadas veas ante ti a personas con sus propios problemas y sueños, con su propio corazón, podrás hablarles de corazón a corazón.

Tus presentaciones pueden cambiar el mundo

Sé sincero contigo mismo: ¿crees que tu negocio puede cambiar el mundo? ¿Tiene sentido para ti? ¿Sí?

Entonces podrás tomar la palabra delante de la audiencia, porque estarás convencido de que tu presentación puede hacer del mundo un lugar mejor para vivir.

ENTRADAS RELACIONADAS

- Cuanto más te preocupes por la audiencia y menos por ti mismo, menor será tu miedo a hablar en público y mejor conectarás

- Si haces presentaciones habitualmente puedes desarrollar un sentido desproporcionado de tu propia importancia

- Habla menos y escucha más

- 8 preguntas sobre la audiencia que debes responder antes de una presentación

DIÁLOGO ABIERTO

¿Cómo son tus presentaciones? ¿Desde dónde presentas? ¿Desde la cabeza o desde el corazon?


A %d blogueros les gusta esto: