Las presentaciones tradicionales producen un efecto sedante en la audiencia

enero 17, 2012

Interesado en medir cómo variaban los niveles de atención de los estudiantes durante sus clases, el profesor Donald A. Bligh realizó un experimento con sus propios alumnos, descrito en su libro What’s The Use of Lectures?: tomó lecturas de la tasa cardíaca de 16 de ellos durante 4 clases a intervalos de 5 segundos. Representó los datos recogidos en una gráfica, con el resultado mostrado en la figura. Su conclusión fue lapidaria: las presentaciones tradicionales producen un efecto sedante en la audiencia.

Escuchando hablar a un ponente y sin nada que hacer, rápidamente entras en un estado de sedación

La actividad física ayuda a crear actividad mental. Fíjate cuántas formas distintas podemos encontrar de poner en movimiento a la audiencia para reforzar el contenido y hacer la charla más memorable:

  • Si estás explicando cómo emerge el comportamiento autoorganizado en una red social, puedes pedir a la audiencia que se levante y aplauda al unísono, como hizo Jonas Riddestrale en una charla .
  • Si estás explicando lo difícil que es romper con los viejos hábitos, puedes proponerles que se pongan de pie y crucen los brazos, para a continuación cruzarlos al revés, como le vi hacer a Dennis Meadow.
  • Si llevan mucho tiempo sentados, puedes sugerir que se den masajes unos a otros o que hagan sencillos ejercicios calisténicos, como le vi en una ocasión proponer a Mario Alonso Puig.
  • Fernando de Pablo pide a los asistentes que dibujen en numerosas ocasiones.
  • Andrés Pérez Ortega explica que una marca personal es algo parecido a coger un papel y arrugarlo. Aunque intentes volver a dejarlo como estaba, va a quedar una señal, una huella, una marca. Y para que cale mejor su mensaje, pide a la audiencia que arrugue la hoja y luego la deje como estaba.
  • Salva López sube al escenario con su guitarra eléctrica y rápidamente energiza al público. Por ejemplo, hace dos grupos con la audiencia y entre todos interpretan la percusión del famoso tema de Queen “We will rock you”.

Salva López durante una presentación

Los ejemplos se multiplican. Cada vez que se pongan en pie y se muevan estarás aumentando su tasa cardíaca y mejorando sus niveles de atención para los próximos minutos. Además es divertido.

¡Muéveles la cabeza y también los pies!

ENTRADAS RELACIONADAS

-  Danza o canta tu presentación

-  La vida sin extremidades: presentaciones con emoción

-  Reflexiones sobre el taller de backchannel y la inteligencia colectiva

DIÁLOGO ABIERTO

¿Cómo activas a la audiencia durante tus presentaciones?


Presentaciones provocativas para ganar la atención

junio 23, 2011

"La capacidad de atención del hombre es limitada y debe ser constantemente espoleada por la provocación" - ALBERT CAMUS


Lo que deberías saber para crear buenos títulos de transparencias para tus presentaciones

marzo 29, 2011

Cuando aparece una nueva transparencia, se está planteando un rompecabezas a la audienciaCuando aparece una nueva transparencia, se está planteando un rompecabezas a la audiencia: en el instante en que se proyecta, su atención se aparta del conferenciante y se centra en la transparencia, la cual tratarán de interpretar y comprender. Cuando la transparencia no orienta rápidamente a la audiencia, ésta se desorienta, preguntándose cuál es el objeto de esa nueva transparencia. Hay que esforzarse por diseñar transparencias que sean claras y que orienten rápidamente a la audiencia.

Usa frases completas

La regla general en el status quo de las presentaciones consiste en utilizar algunas palabras clave como título. Sin embargo, suele ser más recomendable una frase completa, de no más de dos líneas, por los siguientes motivos:

1. Las frases completas orientan a la audiencia mucho más eficazmente. Mientras que unas palabras clave identifican el tema, una frase completa añade una perspectiva específica sobre el mismo.

2. Una frase completa como título reorienta inmediatamente a la audiencia. A menudo una transparencia da pie a la reflexión. A diferencia de lo que ocurre al leer un texto impreso, donde uno puede interrumpir la lectura para sumirse en reflexiones, en una presentación, cuando uno retorna de su ensimismamiento, ha podido perder completamente el hilo y no saber qué significa la nueva transparencia en pantalla.

3. Un buen título descriptivo define claramente la idea que hay que transmitir sobre la transparencia en cuestión. Las frases completas no sólo reorientan a la audiencia más rápidamente, sino que también reorientan al presentador. Una transparencia sin título o con palabras claves como título no da muchas pistas sobre lo que hay que decir cuando aparece la transparencia, especialmente si tú no las has preparado.

Titula tus transparencias usando frases completas

Consideraciones prácticas para mejorar el impacto de los títulos de tus transparencias

1. Titula cada transparencia de manera que atraiga la atención sobre la información más importante. Plantéate qué es lo que deseas enfatizar e incluye la información más relevante en el título, mencionando lo más importante primero. Evita títulos generales que sólo indican el tema, como “Resultados del análisis”, y utiliza en cambio títulos informativos y significativos: “Los resultados demuestran una mejora del 80% con respecto a los métodos tradicionales”.

2. Haz que el título sea tipográficamente distinto. Debe ser el elemento más prominente de la transparencia para atraer la atención. Sírvete de fuentes, colores, tamaños y estilos para conseguirlo.

3. Presenta el título antes de que el contenido sea visible. Mostrar el título en primer lugar proporciona tiempo a la audiencia para asimilarlo. Este consejo se aplica especialmente a las transparencias muy elaboradas con mucha información o gráficos muy complejos.

4. Sitúa el título en la parte superior de la transparencia. Centrarlo o alinearlo a la izquierda no tiene mayor impacto cognitivo. Eso sí, sé consistente a lo largo de toda la presentación.

Atrae la atención en el título sobre lo más importante

ENTRADAS RELACIONADAS

- Claves de un buen título para atraer en masa al público a tu presentación

- Si no cabe en Twitter, no tiene cabida en tu presentación

Aceite de serpiente en las presentaciones

DIÁLOGO ABIERTO

¿Cómo son los títulos de tus transparencias?


Deja claro tu mensaje al principio y al final de tu presentación

marzo 8, 2011

Principios Universales DiseñoUno de los libros destacados en mi biblioteca sobre presentaciones es el bellamente editado Principios universales de diseño. Ofrece 100 consejos básicos sobre diseño, a menudo chocantes y en aparente contradicción con nuestras intuiciones sobre el diseño.

Muchos de ellos poseen aplicación directa en nuestras presentaciones, como el Principio de la posición en la serie, que reza así:

Los elementos presentados al principio y al final de una lista se recuerdan mejor que los del medio.

—Principios universales de diseño

Según este principio, recordamos mejor el inicio y el final de una secuencia. Del mismo modo, el principio y final de tu presentación resultan particularmente importantes. La aplicación de este principio implica que la premisa o idea fundamental de tu presentación debe quedar clara al principio y al final.

Jamás recomiendo que nadie memorice una charla. Sin embargo, es una gran idea llevar perfectamente formuladas, memorizadas y ensayadas la frase inicial con la que abres tu presentación y la frase final con la que la cierras. Tristemente, son las dos frases que nadie suele preparar, lo que provoca arranques pobres y finales decepcionantes.

La atención de la audiencia es máxima al principio y al final de la presentación

Por otro lado, se ha demostrado que la atención de la audiencia va disminuyendo a medida que avanza el tiempo de la presentación, hasta que aumenta nuevamente cuando ésta se aproxima a su fin. Al comienzo, todo el mundo está pendiente de ti. La forma como empieces resulta crucial para captar la atención y transmitir un mensaje positivo que anuncie que tu charla es diferente. No tienes una segunda oportunidad para causar una primera buena impresión. Al final, cuando dices el típico “y ya para terminar”, entonces todas las cabezas se levantan de sus portátiles y dispositivos móviles para prestarte nuevamente atención. Eso sí, si dices que vas a terminar, ¡termina! No te alargues 10 minutos más. Deja claro nuevamente tu mensaje.

La atención de la audiencia es máxima al principio y al final de la charla

Se trata por tanto de un nuevo motivo por el que debes esforzarte al máximo por aclarar la idea fundamental de tu presentación: transmite la idea clave de tu trabajo, no sus detalles. Busca despertar el apetito de la audiencia por más, no saturarlos con montañas de datos. A la luz del principio de la posición en la serie, sincronízate con los máximos niveles de atención de la audiencia, cuando la probabilidad de que absorban tu mensaje es mayor.

ENTRADAS RELACIONADAS

Afeita tus presentaciones con la Navaja de Ockham

6 lecciones sobre presentaciones que aprendí sentado a la mesa de Coque

Aprovecha el efecto von Restorff en tus presentaciones

DIÁLOGO ABIERTO

¿Cómo preparas tus inicios y finales? ¿Los llevas niquelados o los improvisas sobre la marcha?


Siete claves para crear presentaciones tuiteables

marzo 1, 2011

Twitter PackEn plena economía de la atención, nuestras presentaciones se enfrentan al reto de hacer llegar nuestras ideas a una audiencia distraída por mensajes procedentes de los medios más variados. Siguiendo estos pasos aprenderás a crear presentaciones más cautivantes, más memorables y que conecten mejor con las nuevas audiencias.

Filtra la información
No recordamos más de tres o cuatro ideas tras una presentación. Cuantas más ideas des a una audiencia, menos recordará. Cíñete a un máximo de tres ideas clave por presentación. Y si sólo das una, aún mejor. Si no las filtras tú, lo hará la audiencia. No lo des todo. Despierta la lujuria por más.

Una sola idea por transparencia
Hoy en día no cobran por cada transparencia que usas. No intentes sobrecargar cada transparencia con numerosas ideas y conceptos. Huye de las listas de viñetas. Una transparencia, una idea. Así de fácil.

Somete tus transparencias al test de la valla publicitaria
Lo que importa es la claridad con que comunican la idea, no la cantidad de información que contienen. Un diseño sencillo ayuda a asimilar el contenido. Un diseño atractivo capta y mantiene la atención. Un diseño elegante comunica profesionalidad. Tus transparencias no son tu red de seguridad.

Proporciona enlaces a más información
Que tu presentación sea sencilla no significa que no haya mucha más información detrás de la presentación que el público ve. Puedes incluir enlaces acortados dentro de tus transparencias a fuentes adicionales de información para facilitar el trabajo a quienes estén interesados en ir más allá. Así elige cada uno la dosis de información que desea. No los infoxiques.

Filtra la información, no los infoxiques

Escribe titulares descriptivos con gancho que quepan en un tweet
Y lo que es aún mejor, envíalos tú mismo durante tu presentación, facilitando a la audiencia su retuiteo. Si lo haces bien, tu titular puede dar la vuelta a Internet.

Presenta tus ideas en el contexto de una historia
Conectamos con las historias, no con las estadísticas. Si tienes que dar datos, cifras, hechos, hazlo, pero en el contexto de una historia cuyo protagonista típicamente será la audiencia. ¿Qué es lo que desea para restaurar el equilibrio en su vida? ¿Qué lo mantiene alejado de colmar sus deseos? ¿Qué opciones tiene para conseguir colmar su deseo enfrentándose a esas fuerzas antagonistas? Puede que estén tan pendientes de tu historia que dejen de tuitear.

Deja lugar para el diálogo
Las audiencias han muerto, ha nacido el transceptor. Crea tus presentaciones de manera que el transceptor pueda participar, tanto quien esté en la sala como quien te siga desde cualquier lugar conectado a Internet. Abre huecos para la participación. Integra momentos para escuchar lo que tienen que decir. No esperes siempre al final. Las presentaciones son conversaciones.

ENTRADAS RELACIONADAS

- Backchannel (II): 10 consejos para organizar un evento que facilite la creación de conversaciones en línea

- Backchannel (III): 9 pasos para transformar tus presentaciones en oportunidades de creación de comunidades

- Backchannel (IV): 15 formas de aportar valor como audiencia a un evento

- Si haces presentaciones habitualmente puedes desarrollar un sentido desproporcionado de tu propia importancia

DIÁLOGO ABIERTO

¿Piensas en el backchannel cuando creas tus presentaciones?


Si haces presentaciones habitualmente puedes desarrollar un sentido desproporcionado de tu propia importancia

octubre 18, 2010

Leyendo estos días el inspirador libro El poder de las relaciones escrito por el experto en liderazgo John C. Maxwell, me he encontrado con esta reveladora carta escrita por una hipotética audiencia a un orador que sufre el azote de un ego inflado.

He querido compartirla, porque a todos nos hará reflexionar si tenemos la valentía de vernos reflejados en ella en mayor o menor medida.

Querido Orador Público,

Tu ego se ha convertido en un muro entre tú y yo. Yo no te preocupo realmente, ¿verdad? A ti sólo te preocupa si tu presentación está saliendo bien o no… si estás haciendo o no un buen trabajo. Lo que realmente temes es que no te aplauda, ¿verdad? Temes que no ría tus gracias ni derrame una lagrimita con tus emotivas anécdotas. Estás tan cegado por cómo voy a acoger tu presentación, que no has pensado en mí en absoluto. Podrías haberme conquistado, pero tú estás tan pagado de ti mismo que yo te resulto innecesario. Si no te presto mi atención es porque me siento de sobra aquí.

Cuando te veo con el micrófono, veo a Narciso en su espejo… ¿Está tu corbata derecha? ¿Está tu peinado en su sitio? ¿Es tu apariencia impecable? ¿Es tu fraseología perfecta?

Pareces tener el control de todo menos de tu audiencia. Lo ves todo, excepto a nosotros. Pero mucho me temo que tu ceguera hacia nosotros nos ha vuelto sordos hacia ti. Debemos irnos ahora. Lo siento. Llámanos algún día. Volveremos a ti… cuando seas suficientemente real como para vernos… después de que tus sueños se hayan hecho añicos… después de que se te haya partido el corazón… después de que tu arrogancia se las haya visto con la desesperación. Entonces habrá sitio para nosotros en tu mundo. Ya no te importará si hemos aplaudido tu brillantez. Serás uno de nosotros.

Entonces derribarás el muro de tu ego y usarás esas mismas piedras para construir un puente de relación entre nosotros. Nos encontraremos sobre ese puente. Entonces te oiremos. Te comprenderemos porque nos habrás comprendido.

Tu Audiencia

ENTRADAS RELACIONADAS

- No conviertas tu presentación en una sesión de karaoke

La Maldición del Conocimiento: cuanto más sabes, peor te explicas

La Crisis Ninja o cómo sintonizar con la audiencia

- Habla menos y escucha más

REFLEXIÓN ABIERTA

¿Se interpone tu ego entre tu audiencia y tú? ¿Piensas más en ti mismo que en tu audiencia? ¿Quieres ser tú el protagonista a toda costa? Antes de que te lances a aplicar el contenido de esta carta a tantas y tantas personas que ves reflejadas en ella, ¿podrías aplicártelo a ti?


Si tu presentación me aburre, no te prestaré más de 10 minutos de atención

junio 30, 2010

Cuando yo era niño y pasaba los veranos en la playa, me encantaba pescar quisquillas cercadas en las pequeñas pozas que dejaba entre las rocas la marea al bajar. ¿Alguna vez has intentado atrapar con tus manos un pez?

La atención de la audiencia es como un pez escurridizo: difícil de pescar y más difícil aún de retener. Normalmente, al cabo de 10 minutos la gente habrá dejado de prestarte atención durante una presentación. Por eso es tan importante que descubras la forma de captar y mantener la atención de la audiencia más allá de los 10 primeros minutos, hasta el final de tu presentación. En esta entrada repaso algunos de los consejos que nos brinda el biólogo molecular John Medina en su más que recomendable obra divulgativa sobre el funcionamiento de nuestro cerebro: “Brain Rules”.

1) Las emociones captan nuestra atención

Los eventos que despiertan emociones (ECS o Emotionally Charged Event) tienden a recordarse mejor que los neutrales. La publicidad lo sabe desde antiguo y lo hemos visto poner en práctica en innumerables anuncios. Apelan a tres características de nuestro cerebro profundamente enraizadas: la detección de oportunidades reproductivas (es decir, estímulos sexuales), la percepción de una amenaza para la supervivencia y el ajuste de patrones (la búsqueda de semejanzas en nuestro entorno con algo que ya conocemos). Usar las tres garantiza la máxima atención.

2) El significado antes que los detalles

El cerebro recuerda los componentes emocionales de una experiencia mejor que cualquier otro aspecto. El despertar de las emociones concentra nuestra atención en la quintaesencia (gist) de una experiencia a costa de sus detalles periféricos. En definitiva, recordamos ideas generales, no detalles. Por consiguiente, empieza con las ideas clave y, de forma jerárquica, de más general a menos, vete proporcionando los detalles alrededor de esas nociones más fundamentales. Dicho gráficamente: comienza siempre con la gran foto y vete haciendo zoom hacia el detalle que deseas resaltar.

3) El cerebro necesita una pausa para el kit-kat

Posiblemente uno de los mayores errores de comunicación reside en la sobrecarga de información: demasiados datos e ideas en tan poco tiempo que no pueden procesarse debidamente. Mucha ingestión para muy poca digestión. El ponente olvida que la audiencia no sabe tanto como él y que ésta necesita tiempo para asimilar su información. Dales tiempo para que digieran tus palabras.

La regla de los 10 minutos

¿Cómo incorporar estas ideas en una presentación? John Medina recomienda la regla de los 10 minutos: dividir cada presentación en bloques discretos de 10 minutos. Cada segmento debe cubrir un único concepto fundamental: siempre esencial, siempre general, siempre lleno de gist y siempre explicable en un minuto. En cada uno de los bloques se proporciona la idea general antes de los detalles. También es muy importante mostrar dónde encaja cada concepto en el esquema general y la relación entre los conceptos clave.

Después de los 10 primeros minutos, cuando la atención está a punto de dispersarse, el ponente debe recurrir a algo que nuevamente la capture. Medina propone introducir un cambio drástico cada 10 minutos a modo de recreo para la mente, cambios que envíen un ECS relevante, lo que él llama anzuelos. El anzuelo puede ir al final de un bloque o al principio del siguiente. Un buen anzuelo debería ser relevante para el tema tratado y debería disparar una emoción: miedo, risa, felicidad, nostalgia, incredulidad, sorpresa. La narrativa se presenta aquí una vez más como una poderosa aliada: anécdotas, casos, historias, testimonios, etc.

El cerebro no presta atención a las cosas aburridas. Repesca la atención cada diez minutos con un buen anzuelo.

Añádela a del.icio.us twitter Publícala en Twitter

ENTRADAS RELACIONADAS

¿Cuánto debe durar una presentación?

La Tierra en Miniatura: números y emoción

- La vida sin extremidades: presentaciones con emoción

Agua, diseño y caridad

DIÁLOGO ABIERTO

¿De qué manera estructurarías tus presentaciones para despertar emoción? ¿Cómo sería la estructura si proporcionas el sentido antes que los detalles? ¿Cómo podrías darle más tiempo a la audiencia para que digiera tus palabras? ¿Pondrías a prueba la regla de los 10 minutos?


A %d blogueros les gusta esto: