Presentaciones con demos a prueba de bomba

junio 21, 2011

Las demos son muy frecuentes en presentaciones tecnológicas. De hecho, existen eventos en los que se considera que una presentación se ha quedado a medias si no incorpora demo. Claro que las demos no están exentas de peligros: pueden fallar y a menudo lo hacen. Se trata del temido efecto demo.

En mis cursos recomiendo la siguiente estrategia a la hora de hacer presentaciones con demos.

Plan A: Haz la demo

Prepara concienzudamente y ensaya repetidamente la demo. Nunca te conformes al ensayar tu presentación con decir: “aquí vendrá la demo”. ¡No! Ejecútala paso por paso, desde el principio hasta el final. No estaría de más que imprimieses un guión para recordar todos los pasos de la demo. ¡Que no te traicionen los nervios el día D!

No se te ocurra hacer la demo en un equipo donde no la has ensayado previamente, por mucho que insista la organización. Lleva tu propio equipo. Y acude con antelación suficiente para poner a punto cualquier otro equipamiento responsabilidad de la organización, como sonido, conexión a Internet, telefonía, etc.

¡No dejes nada al azar!

Plan A: Haz la demo en vivo

Plan B: Graba un vídeo de la demo

Por muy bien que hayas preparado tu demo, algo puede salir mal. En cierta ocasión participé en una jornada en un entorno militar. Uno de los ponentes llevaba preparada una vistosa demo de intercepción de conversaciones a través de Bluetooth. Para su propia desesperación y aburrimiento de la audiencia, por mucho que lo intentó una y otra vez, la demo no salía y no salía porque los inhibidores de frecuencia del complejo militar interferían con las ondas de radio.

Si la demo falla estrepitosamente, no te empecines en que funcione. Mejor toma la precaución de grabar la demo durante uno de tus ensayos utilizando un software de captura como por ejemplo Camtasia. En caso de fallo, no tienes más que poner el vídeo allí donde las cosas se torcieron. No quedará tan vistoso como la demo en directo, pero mejor un vídeo de la demo que nada. ¡La función debe continuar!

Plan B: graba un vídeo de la demo

Plan C: Captura pantallazos de la demo

Cuando los hados se confabulan contra uno, todo puede salir mal. Hasta el vídeo podría no reproducirse. Para casos de gafismo agudo, lleva preparadas capturas de pantalla de la ejecución de la demo. Puedes integrarlas en transparencias ocultas dentro de tu presentación, las cuales podrás mostrar si todo lo anterior fracasa. Perderá la frescura de la demo y el dinamismo del vídeo, pero mejor pantallazos de la demo que nada.

Plan C: Capturas de pantalla

Sí, todo lo anterior puede haber salido mal, pero habrás transmitido una imagen de profesionalidad y templanza.

ENTRADAS RELACIONADAS

- 17 errores (y medio) que debes evitar en una presentación tecnológica

Presentaciones con demos que quitan el hipo

Presentaciones con demos que nadie ve más allá de la quinta fila

DIÁLOGO ABIERTO

¿Qué estrategias utilizas para protegerte ante fallos en las demos? Comparte tus experiencias con otros lectores.


17 errores (y medio) que debes evitar en una presentación tecnológica

marzo 23, 2010

Durante el fin de semana ha tenido lugar la Rooted CON en Madrid, donde hackers  y expertos en seguridad de la información de toda España y parte del extranjero han presentado sus últimos trabajos. La mayoría de presentaciones en este tipo de eventos suelen poseer dos características en común: el uso de PowerPoint para crear transparencias y la inclusión de demos. Por desgracia, a menudo una pobre comunicación se interpone entre el público y el mensaje. A pesar de su elevada cualificación técnica, algunos ponentes no consiguen transmitir sus ideas con éxito. Muchos errores se repiten una y otra vez.

En esta entrada, escrita en colaboración con Chema “Maligno” Alonso, revisamos los errores más frecuentes que nos encontramos en charlas de seguridad de todo el mundo.

1) Lo mejor es que me presente leyendo todo mi curriculum, todas las empresas en las que he trabajado, todos los premios que he ganado, todos mis logros profesionales y algunos personales, porque a la gente le encantan las historias humanas y en el fondo me adoran. Han venido a escucharme a mí.

2) Yo hablo de lo que a mí me interesa. Al público es mejor no tenerlo en cuenta a la hora de seleccionar el tema ni el enfoque ni la profundidad, porque carece de mi nivel de conocimientos y realmente no sabe lo que quiere escuchar. Yo decido lo que deben saber y aprender de mi charla.

3) Como todos los asistentes tienen Internet, es mejor que se descarguen y prueben en sus casas el programa cuyo funcionamiento estoy explicando con 200 transparencias. Mejor no incluir una demo durante la presentación, no sea que falle y me haga quedar mal. Eso de las demos está muy visto.

4) La demo falla una y otra vez, pero yo paro la presentación y me empecino en que funcione a toda costa, porque no hay nada que la audiencia desee más en el mundo que ver la demo y está dispuesta a esperar horas hasta que salga bien.

5) El texto de las ventanas y menús de los programas cuyo funcionamiento muestro durante la demo es tan pequeño que nadie sentado más allá de la quinta fila ve nada, pero estoy seguro de que no les importa porque yo la veo de maravilla y ellos perciben subconscientemente que es una demo superchula.

6) Voy a hacer la demo lo más rápido que pueda para que vean que me lo sé muy bien. Si ellos me siguen o no es su problema, no soy su padre, he venido a enseñar a los que me siguen, no al resto.

7) Si algo falla durante la demo, voy a pedir perdón hasta el final porque  soy un hombre muy sufrido y quiero que ellos perciban que realmente estoy afectado porque la charla que están viendo no es tan buena como yo hubiera querido.

8) Si necesito cualquier cosa para hacer una demo, ya lo pediré a los organizadores en el mismo momento en que lo necesite, porque seguro que ellos tienen una conexión a Internet sin proxy, con buena cobertura y accesible cuando yo la pida o cualquier otra cosa que pueda necesitar sobre la marcha.

9) Como no me sé muy bien el tema sobre el que tengo que hablar, lo mejor es poner todo el texto en las transparencias y leerlo palabra por palabra. Si además doy la espalda al público mientras leo, mejor, porque así no ven que estoy nervioso.

10) No necesito probar ni conocer a fondo todos los programas que menciono en mi charla. Después de todo, ¿quién tiene tiempo para tantas cosas como hay en Internet?

11) Es mejor no preparar la charla en absoluto, para que sea espontánea y la gente vea lo geek que soy y lo bien que improviso. A mí me dicen cualquier tema y yo soy capaz de hablar durante horas. Me encanta fluir.

12) Es mejor llevar mil transparencias. Más vale que sobre que no que falte. Si me paso del tiempo asignado no importa nada, porque mi charla es tan interesante que todo el mundo, incluso el ponente que va después, están deseando quedarse escuchándome el tiempo que haga falta.

13) Cuando me hacen preguntas, respondo contándoles mi vida y aprovecho para hablar de mí, de mi empresa, de mis productos, de lo buenos que somos. Si respondo o no a la pregunta es irrelevante, después de todo sólo un necio preguntaría algo después de mi charla esclarecedora.

14) No tengo mucho tiempo, así que me voy a pasar todo el rato recordándoles que esta charla no es buena por falta de tiempo. Les recordaré también que no hay demo porque no hay tiempo. No tengo ni idea de cómo lo hacen en el Telenoticias. Con solo media hora les da tiempo a contar tantas cosas…

15) Para no molestar con ruidos voy a hablar bajito y monótono. De esta forma, si alguien quiere dormir yo no le voy a molestar.

16) Para que vean  que soy un tipo activo voy a moverme por la sala lo más rápidamente que pueda, voy a mover muchos los brazos, y mucho el ratón en todas las ventanas, porque quiero que vean que sudo la camiseta.

17) No dejaré ningún silencio entre frase y frase, no vayan a creer que la charla ha terminado, por lo que voy a buscarme una coletilla chula. Algo como “ehhhhhh”,  “¿vale?”, “¿de acuerdo?”, “¿entendido?”, “¿estamos?”, “uuuhmmmm”, o lo que sea, lo importante es que esté emitiendo sonidos durante todo el tiempo de la charla.

Y medio) Si la audiencia se aburre es culpa de ellos. ¿Cómo puede no interesarle a alguien mi charla si soy el mejor ingeniero del mundo? Después de todo, yo soy ingeniero, no cómico. Para pasar un rato entretenido ya está el cine.

Nota: Esta entrada ha sido coescrita con Chema Alonso.

Añádela a del.icio.us twitter Publícala en Twitter

ENTRADAS RELACIONADAS

- Aperturas heterodoxas que no encontrarás en ningún manual

Los TED mandamientos: reglas que todo presentador debe obedecer

- Si puedes medirlo, puedes mejorarlo: la importancia del post-evento

DIÁLOGO ABIERTO

¿Hay algún otro error que presencies habitualmente que se nos haya escapado? Comparte tus experiencia de sufrimiento.


Presentaciones con demos que quitan el hipo

mayo 5, 2009

¡Peligro: demo!Cuando defendí mi proyecto fin de carrera allá en los 90, mi profesor me dijo, tal vez con un exceso de pesimismo, que no incluyera demos de mi trabajo porque siempre fallan: el conocido por todos y por todos temido efecto demo. Ahora bien, si la demo salía bien, el impacto en la presentación sería tremendamente positivo y además se demostraría a las claras qué se había hecho y qué no. En definitiva, se trataba de una apuesta arriesgada.

En una presentación, especialmente en el ámbito tecnológico, suele resultar muy frecuente incluir demos de productos o de aplicaciones informáticas.

Existen algunos fallos históricos, como el legendario pantallazo azul en presencia de Bill Gates durante la presentación de Windows 98:

Y por supuesto, todos los días podemos asistir a innumerables fallos anónimos, que no pasan a la historia, pero engrosan las estadísticas de demos fallidas.

¿Demo o no demo? He ahí la cuestión

Si se ha ensayado adecuadamente y si el producto funciona correctamente, entonces qué duda cabe, yo siempre apuesto por la demo. La vida es riesgo. No podemos limitarnos a nosotros mismos para evitar el fracaso. Recuerda: cuando siempre aciertas es que algo estás haciendo mal.

A continuación enlazo algunas de las demos más espectaculares que he visto en presentaciones, todas ellas realizadas de manera impecable y magníficamente integradas en la presentación. Que las disfrutéis y os inspiren.

Blaise Aguera y Arcas: Photosynth

Jeff Han: interfaz multi-touch

David Merrill: Siftables, bloques de juguete que piensan

Johnny Lee: creando maravillas con la Wii

Pattie Maes y Pranav Mistry: cómo acceder al sexto sentido

Carter Emmart hace una demo de un atlas 3D del Universo

Añadir a del.icio.us

ENTRADAS RELACIONADAS

Presentaciones con demos que nadie ve más allá de la quinta fila

Pautas para ensayar tus presentaciones

DIÁLOGO ABIERTO

¿Sueles incluir demos en tus presentaciones? ¿Has visto demos espectaculares? ¿O fracasos estrepitosos? Comparte tus experiencias con otros lectores.


Presentaciones con demos que nadie ve más allá de la quinta fila

diciembre 1, 2008

Resulta muy frecuente asistir a presentaciones en las que el ponente en un momento u otro de su exposición realiza una demo con el ordenador. Momento realmente temido por mí si estoy sentado más allá de la quinta fila. Seamos realistas. Los programas de ordenador están pensados para manejarlos sentado delante de un monitor, no para ser observados durante una presentación desde 25 metros de distancia en una pantalla de dos metros de largo con una resolución de 1024×768 píxeles. ¿Resultado? Nadie ve nada más allá de la quinta fila.

Nunca incluyas elementos diminutos

Bajo mi punto de vista, un agravante de las presentaciones con demos se produce cuando el ponente, consciente de la imposibilidad física de la audiencia de distinguir letras y números de menús y gráficos, además comenta en voz alta: “Seguro que los de las últimas filas no pueden ver nada”. ¡Pues claro que no! ¿Para qué incluir algo que prácticamente nadie puede ver? No me canso de repetir en mis cursos sobre presentaciones: nunca incluyas en una transparencia elementos que no puedan distinguirse. Y la culpa no es de los asistentes que se sientan en la última fila, como se defendía a la desesperada en cierta ocasión un conferenciante cuando le recriminé por haber utilizado letra diminuta en sus transparencias. La culpa es única y exclusivamente del ponente. Yo siempre intento sentarme en las primeras filas para no perder detalle, pero ¿qué pasa si sólo quedan huecos al final? ¿No tienen derecho los últimos ocupantes de ver lo que se proyecta en la pantalla?

En el caso de las presentaciones con demos, en las que se utiliza un programa que a menudo no permite aumentar el tamaño de las fuentes o de los elementos gráficos, existe una solución muy sencilla y eficaz: hacer zoom. Para el caso de presentaciones en Windows, Microsoft ofrece gratuitamente la herramienta ZoomIt. No sólo permite hacer zoom sobre cualquier posición de la pantalla pulsando una combinación de teclas configurable por el usuario, sino también dibujar a mano alzada sobre la pantalla con lápices de varios colores; crear formas geométricas sencillas como líneas, elipses, rectángulos y flechas; escribir texto de cualquier tamaño; volver la pantalla de color blanco o de color negro; e incluso crear temporizadores. ¡Una herramienta imprescindible! Sólo tiene un inconveniente: pixela en exceso, por lo que se echa en falta un filtro antialiasing para que los contornos de las imágenes se perfilen con suavidad.

Zoom en la pantalla

Zoom en la pantalla

La posibilidad de hacer zoom durante la presentación viene integrada de serie en los Mac: basta con pulsar una combinación de teclas y utilizar la rueda del ratón para hacer zoom. El zoom está muy cuidado, de manera que la imagen no pixela.

La próxima vez que debas hacer una demo en tu presentación, piensa en los asistentes sentados más allá de la quinta fila. Utiliza una herramienta de zoom y todos verán tu demo.

Añadir a del.icio.us

ENTRADAS RELACIONADAS

- La mucha información confunde más que orienta

DIÁLOGO ABIERTO

¿Conoces algún otro programa para hacer zoom de mejores prestaciones? Comparte tu experiencia con otros lectores.


A %d blogueros les gusta esto: