En qué nos ayuda meditar a la hora de hacer presentaciones

diciembre 16, 2010

En todos mis cursos sobre cómo hacer presentaciones suelo dedicar un espacio a la meditación e invariablemente alguien me viene con salidas como “yo soy una persona seria y esto son tonterías New Age” o similares. Después de haber hablado sobre Total Meditación, un libro excepcional para aprender a incorporar la meditación a nuestra vida diaria, proporcionaré una breve lista de cuáles son los beneficios que a mí personalmente me ha aportado la meditación en mi vida y en mis presentaciones. Puedes reservar diariamente varias “ranuras de tiempo” para la meditación y comprobar por ti mismo si cosechas frutos parecidos. Me encantará saber de tu experiencia. ¡Anímate a dejar un comentario!

La meditación ayuda a aceptar el miedo

Todos sentimos miedo o nervios o ansiedad (llámalo como quieras) antes de una presentación. La meditación va haciendo poco a poco que te habitúes a la idea de sentir miedo. Tal y como afirma en Psicología del miedo, el experto en el tratamiento de miedos y fobias Christophe André: “No meditas para no tener miedo, sino para no temer al miedo”. Cuando tu mente está en calma y consciente de las reacciones corporales y psicológicas ante la situación temida, verás cómo te enfrentas mejor a los miedos. Meditar facilitará que poco a poco te distancies de las emociones negativas añadidas al miedo: miedo a tener miedo, vergüenza, rabia, etc.

Meditar no ha eliminado mi miedo, simplemente me ha servido para aceptar con serenidad la idea del miedo y pensar sin perder los estribos en los peores escenarios.

La meditación facilita la relajación

Nuestra vida cotidiana está marcada por el estrés y la ansiedad. Sólo pensar en la siguiente presentación ante tal comité o sobre tal tema, ya nos tensamos y se disparan las hormonas del estrés. Meditar no hace que tus tareas se resuelvan solas, pero permite que tus hormonas del estrés retornen a los valores normales.

La meditación me ha ayudado a afrontar con calma y sin agobios la enorme lista de tareas que me aguarda cada mañana para el día por delante: no puedo hacerlo todo, así que sólo hago lo más importante para mí.

La meditación mejora la atención

La meditación no es algo que practicas 10 minutos al día delante de un altar envuelto en una nubecilla de incienso y ya está. Puedes llevar la meditación al día a día, a tareas cotidianas tan prosaicas como fregar los platos, barrer, caminar por la calle, estar sentado en el metro o comer. La meditación me ha ayudado a vivir el presente, a concentrar la mente en la tarea que tengo entre manos sin pensar en lo que ya he hecho ni en lo que tengo por hacer: no me culpo por el pasado ni me angustio por el porvenir. Me concentro en una sola tarea: la que estoy haciendo AHORA.

La meditación me ha ayudado a ser más productivo, más creativo, más libre.

ENTRADAS RELACIONADAS

- Cómo superar la timidez y el miedo a hablar en público

DIÁLOGO ABIERTO

¿Y a ti qué te ha aportado la meditación? Si nunca lo has hecho, ¿piensas practicarla?


¿Dónde estás tú en tus presentaciones?

diciembre 10, 2010

Aunque era el “día del silencio” del Maestro, un viajero le suplicó que le diera un consejo que pudiera orientarle a lo largo de toda su vida.

El Maestro asintió afablemente, tomó una hoja de papel y escribió en ella una sola palabra: “Consciencia”.

El visitante quedó perplejo. “Eso es demasiado breve. ¿No podrías ser un poco más explícito?”

El Maestro tomó de nuevo el papel y escribió: “Consciencia, consciencia, consciencia”.

“Pero ¿qué significan esas palabras?”, preguntó el otro sin salir de su estupor.

El Maestro volvió a echar mano al papel y escribió: “Consciencia, consciencia, consciencia significa CONSCIENCIA”.

—”¿Quién puede hacer que amanezca?“, Anthony de Mello

Como científico rodeado de sesudos investigadores, a veces me miran de soslayo cuando trato el tema de la meditación, posiblemente por estar ésta envuelta en un aura de misticismo oriental. Sin embargo, nuestros prejuicios contra esta actividad no deberían privarnos de su práctica y mucho menos de los formidables beneficios que acarrea. Y aquí me refiero, más que a técnicas para alcanzar la iluminación, a lo que en corrientes psicológicas modernas se ha dado en llamar “mindfulness” o conciencia plena.

Conciencia plena en aquello que hacemos

El mindfulness es un estado de nuestra mente que podemos llevar a todas nuestras actividades: implica entrenar paulatinamente a nuestra conciencia para permanecer en un estado de tranquila aceptación de lo que nos rodea y de lo que sentimos. Se trata simplemente de estar presentes en el momento, con el cuerpo relajado y la mente en paz, sin intentar pensar ni juzgar la experiencia. Consiste en observar lo que está sucediendo a tu alrededor, en tu mente, en tu cuerpo sin intentar hacer nada. Sencillamente sé consciente de lo que está pasando.

La meditación posee el potencial de hacer felices a las personas

La meditación adopta muchas formas, aunque todos los caminos conducen a un final parecido. Todas las grandes tradiciones espirituales del mundo han desarrollado métodos a lo largo de los siglos; y la ciencia médica y la psicología del deporte aportan aún más técnicas. Total meditación ofrece meditaciones prácticas y sencillas de todas las tradiciones para el completo principiante: métodos para cada momento del día o de la noche, para la oficina o para los viajes en coche, para el deporte o para el trabajo. La música más indicada así como las técnicas sensoriales y respiratorias caminan junto a la cocina consciente, las duchas desintoxicantes y la eliminación de la confusión para simplificar nuestra vida. Y por encima de todo, la esencia de la meditación: sentarse quieto en silencia sin hacer ni pensar nada.

Sea cual sea tu razón para empezar a meditar en este libro encontrarás un guía extraordinario. Total meditación está organizado en cuatro partes:

  • En la primera, ¿Por qué meditar?, se explica qué puede hacer la meditación por ti, cuáles son sus beneficios, cómo funciona la meditación y su relación con la salud física y mental.
  • En la segunda, Empezar a meditar, se presentan los prolegómenos y pequeños detalles previos a la meditación, como el lugar, las posturas, las posiciones de las manos, la respiración, etc.
  • En la tercera, Meditaciones prácticas, se ofrecen diversas técnicas y ejercicios de meditación para todos los gustos, totalmente desprovistos de tintes religiosos o esotéricos.
  • Por último, en La meditación en el día a día, se aportan valiosísimas ideas que ayudan a introducir los ejercicios de meditación en nuestro ajetreado día a día.

Si nunca has meditado y no sabes por dónde empezar, este libro es para ti.

FICHA TÉCNICA

Autor: Susannah Marriott
Título: Total meditación
Editorial: Pearson Educación
Páginas: 192
Año: 2005
Lo mejor: Presenta de forma sencilla y atractiva numerosas y variadas técnicas de meditación sin desvaríos místicos o esotéricos, lo que lo convierte en un libro ideal para personas de todo tipo de credos o ideas religiosas. Totalmente práctico, al grano, y muy, muy útil.
Lo peor: Es un libro con el que llevo trabajando varios años. Honestamente, no se me ha ocurrido ninguna desventaja o pega. He leído muchos libros sobre meditación en los últimos 20 años, pero ninguno como éste. Simplemente perfecto.
Dónde comprarlo: Amazon.com :: Amazon.es

OTROS LIBROS QUE PUEDEN INTERESARTE

- Cómo superar la timidez y el miedo a hablar en público

DIÁLOGO ABIERTO

¿Has leído este libro? Anímate a dejar algún comentario o valoración sobre él.


A %d blogueros les gusta esto: