Como hacer Networking eficaz en eventos o presentaciones

mayo 8, 2012

Antonio Domingo

Esta entrada ha sido amablemente escrita por Antonio Domingo, consultor y formador tanto en temas de Networking, en donde ayuda y enseña cómo ampliar y fortalecer los círculos de relaciones, como en Social Media, en donde ayuda a empresas y marcas a crear y desarrollar estrategias en redes sociales e Internet. Es el fundador de EatsAndTwitts, escribe en su blog AntonioDomingo.com y dirige la empresa Social Media Events.

Es difícil empezar a escribir un post que trate de cómo hacer Networking eficaz en una presentación, ya que hay muchos aspectos importantes que tratar y es complicado elegir cuál es la prioridad para explicarlo.

ANTES DEL EVENTO

Bueno, empecemos por el principio. Desde que estoy en mi casa decidiendo que voy a ir a una presentación, a un evento donde habrá un orador que va a exponer algo, un equipo que organiza y un presentador que abre y cierra el acto. Lo primero que yo sugiero es que nos centremos bien en todo lo que tiene que ver con el evento para conocer muchos detalles que podrán ser importantes cuando estemos allí y queramos hacer un buen Networking:

  • Lo primero es que tratemos de ver qué tipo de evento es, si es abierto o sólo por invitación, ya que eso me indica la privacidad y en muchos casos el estilo de la presentación.
  • Otro aspecto importante es el lugar donde se realiza, ya que no es lo mismo que sea en el Hotel Ritz, en el Círculo de Bellas Artes, en las oficinas de una empresa o en una zona de un bar abierto al público.
  • Por dónde me han contactado para invitarme y de qué me conocen, ya que eso determinará la relación que tienen conmigo y me dará pistas sobre cómo será, o si he sido yo el que he localizado el evento gracias a una publicidad, emailing u otro medio.
  • Quién es el orador y el tema que va a tratar, a qué se dedica, dónde trabaja, si tiene un blog o una web, etc. Conocerlo será importante como veremos después.
  • Otro tema muy importante a tener en cuenta es si el evento tiene accesible la lista de inscritos, la cual debería ser pública siempre, pero que solo ocurre en una mínima parte de los eventos o presentaciones que se realizan. Si está accesible, es conveniente indagar quiénes son, a qué se dedican, dónde trabajan, ver sus perfiles en Twitter, Facebook y Linkedin para poder elegir quiénes son los asistentes que mas nos interesa conocer, ya que no podremos hacerlo con todos y desconocemos cuando volveremos a coincidir. Incluso podemos llevarlo por escrito o en nuestro smartphone en la cita del calendario para que sea mas discreto.

El Networking es preguntar y escuchar para averiguar en qué podemos aportar valor

Ya nos hemos preparado para ir, ahora hay que tener en cuenta otros aspectos importantes, por ejemplo, una frase que suelo repetir en mis cursos de Networking es que para la primera impresión sólo tenemos una oportunidad, es decir, los que no nos conozcan y nos vean por primera vez se llevarán una primera impresión de nosotros y eso hará que nos etiqueten, para bien o para mal. Nos guste o no, eso va a influir muchísimo en la relación que tengamos con esa persona a medio plazo.

Ya sé que esa primera impresión se pude modificar con el tiempo, pero eso es un trabajo como bien dice la frase, de tiempo y por supuesto de esfuerzo, y lamentablemente no siempre se consigue, con lo cual mejor dar una buena primera impresión que tener que trabajar después para mejorarla.

Y por tanto, habrá que tener en cuenta qué primera impresión queremos dar, y en esto cuenta lo primero el aspecto externo, si vamos bien peinados, con la ropa adecuada al tipo de presentación (no es lo mismo una ponencia sobre ciencia que una de videojuegos, o una de política).

Algo muy simple pero que muchas veces me he encontrado que se olvida es que es muuuuuy importante llevar suficientes tarjetas personales o profesionales a dicho evento, y eso supone llevar mejor en exceso por si es necesario, porque es mejor que sobre a que falten.

También habrá que elegir bien el diseño de las mismas y qué queremos que ponga en esas tarjetas en cuanto a qué nos dedicamos, las diferentes formas de contacto que vamos a incluir: teléfono (fijo, móvil o ambos); email; cuenta de Twitter, Facebook o Linkedin; dirección física; web, etc.

DURANTE EL EVENTO

Una vez en el evento, en la mayoría tendremos que acreditarnos, ya que nos habremos tenido que inscribir antes, y en muchos casos nos darán algún tipo de identificación que nos conviene llevar visible para que el resto sepan quiénes somos.

Si hemos sido invitados, será conveniente preguntar por la persona que nos envió dicha invitación para saludarla con la excusa de darle las gracias, consiguiendo de esta forma abrir el primer contacto y conversación. En este punto recomiendo preguntarle sobre el tipo de evento, si lo hacen periódicamente, a qué se dedica su empresa, etc. Todo ello con verdadero interés y practicando siempre la “escucha activa”, y si lo hemos hecho bien, podremos pedirle que nos presente al orador u oradores, con los que podremos intercambiar tarjetas y establecer un primer contacto interesante, ya que si son oradores es porque tienen valor y conocimiento del tema que van a presentar.

Antes de empezar el evento siempre hay unos minutos en los que todos van llegando y buscando un sitio, es conveniente aprovechar este tiempo eficazmente. Es sencillo elegir un sitio que nos guste y dejar algo en el sitio que acredite que está ocupado, aunque si preguntamos primero si está libre a los que haya sentados al lado, eso nos dará pie a poder luego presentarnos y abrir una conversación para conocerlos.

Una vez tenemos el sitio reservado, es conveniente no quedarse sentado y aprovechar ese tiempo estando atentos a quiénes van llegando, por  si detectamos alguna cara conocida ir a saludarle. En caso de que así fuera, nos permite generar una conversación del tipo de “¿sueles venir por aquí?”, para poder saber si conoce a más personas que pudiera presentarnos. Asimismo, para poder localizar a las personas que habíamos elegido que nos interesaba conocer de entre la lista de asistentes que habíamos visto en la web del evento.

Si tenemos localizadas a dichas personas, cuando se haga la pausa del evento o se haya terminado el mismo para dar paso a lo que comúnmente se denomina Networking y que lamentablemente no es sino “buscaros la vida para hablar entre vosotros”, podremos dirigirnos más rápidamente antes de que generen conversaciones con otras personas y estén menos accesibles de forma natural.

Yo recomiendo, y así lo suelo hacer, tener preparado lo que se denomina un “elevator pitch” adecuado al tipo de presentación y al tipo de asistentes, que no es sino un resumen de máximo 20 segundos que explique claramente quiénes somos, a qué nos dedicamos y en qué podemos ayudarle, ya que nos permitirá no enrollarnos, poder comunicar perfectamente y poder empezar a preguntarle a él, que no olvidemos que ese es el objetivo final, para averiguar en qué podemos aportarle valor o en qué medida podemos hacer algo por él.

Y aquí viene lo más importante de todo lo que os he contado hasta ahora y que por mi experiencia muy pocos comprenden: el Networking no es intercambiar tarjetas para ver qué le puedo vender, que me escuche bien lo que hago, con todo detalle, y 20 minutos después de mi detallada exposición ver si le ha quedado claro y cuándo me empieza a comprar lo que tengo o lo que hago. Esa es la antítesis del Networking, pero tristemente, aunque lo he exagerado a propósito, es lo más común en un elevado porcentaje de personas que acuden a eventos a hacer Networking, y por eso acaban diciendo que no sirve para nada. El Networking es preguntar y escuchar para averiguar en qué podemos aportar valor.

DESPUÉS DEL EVENTO

Finalmente, os recomiendo hacer una buena gestión de esas relaciones y tarjetas: apuntad dónde y cuándo le habéis conocido, si habéis quedado en algo concreto llevadlo directamente a vuestra lista de tareas o calendario, escribid las pistas que os ha dado para seguir esa relación o cómo volver a coincidir, etc.

Espero que estos consejos os sean útiles y si queréis profundizar en todo este precioso mundo del Networking, me tenéis a vuestra disposición.

ENTRADAS RELACIONADAS

Las cinco plantas del viaje de tu presentación de ascensor

Presentaciones para dejar huella

 Tu presentación es un servicio, no un producto

DIÁLOGO ABIERTO

¿Cómo practicas el networking cuando acudes a eventos? ¿Cuáles han sido tus experiencias?


El arte de la comunicación

febrero 3, 2011

Carlos SalasMi amigo y gran comunicador Pablo Herreros recomendó en su blog este libroLas once verdades de la comunicación firmado por el periodista Carlos Salas, especialista en comunicación empresarial, formación de portavoces y técnicas de redacción.

Como apunta ya el título del libro, cubre éste once áreas de la comunicación, muy necesarias para prácticamente cualquier profesional de hoy que no viva aislado en un cubículo sin conexión a Internet: directivos, empresarios, autónomos, emprendedores y todo aquel que quiera mejorar en la comunicación de su día a día.

1. El olvidado arte de las tarjetas de visita: lejos de caer en desuso en estos tiempos digitales, siguen actuando como espejo de tu alma o de la de tu empresa.

2. El correo electrónico, esa herramienta que todos usamos diariamente… ¡tan mal! Olvidamos las reglas elementales de la cortesía, de la gramática y ortografía, de la etiqueta, de la venta de uno mismo y hasta de los hábitos productivos.

3. Las presentaciones, esa gran oportunidad de comunicación desperdiciada tan a menudo debido a errores recurrentes.

4. Trucos para hablar en público, centrados en la parte de exposición de las presentaciones, tan descuidada y que tanta ansiedad nos produce.

5. Los informes escritos, otra forma de comunicación muy extendida en todas las organizaciones, con un denominador común: ¡la inmensa mayoría es intragable! Qué despilfarro de tiempo y dinero: en vez de compartir el conocimiento, se estanca. Desde el storytelling y las metáforas hasta los mapas mentales, pasando por la argumentación en espiral junguiana o la construcción de imágenes mentales, Carlos Salas ofrece numerosas herramientas y métodos para mejorar la redacción de informes, artículos y cartas. La mayoría podemos aplicarlos con gran beneficio también en nuestras presentaciones.

Las Once Verdades de la Comunicación

6. Internet y las redes sociales, desde la página web corporativa hasta los blogs, sin olvidar Facebook, Twitter y otras redes sociales, constituyen otra potentísima forma de comunicación. Especial atención merecen las diez verdades sobre Twitter.

7. Una breve incursión en las técnicas de la Programación NeuroLingüística (PNL) para potenciar la empatía: la llave que abre las puertas de la comunicación entre diferentes personas e incluso entre diferentes culturas. Dominar la empatía puede ayudar a un comunicador a evitar malentendidos, convencer y motivar.

8. Técnicas para embrujar a los periodistas con el fin de que publiquen nuestra nota de prensa: desde cómo redactarlas hasta qué hacer en una entrevista en vivo.

9. Dar la cara en tiempos de crisis: te equivocas de plano si crees que cuanta menos información, mejor. No hay cosa peor que atravesar una crisis y ocultarla a todo el mundo.

10.   La imagen personal, sin olvidar que tú eres tu mensaje: tu sonrisa, tu forma de hablar (con o sin tacos), tu forma de vestir, el aseo personal, la cortesía, …

11.   La comunicación con uno mismo, hoy en vías de extinción. Hemos perdido el valor de apreciar los pequeños detalles. Defiende Carlos Salas el movimiento Slowness: tomarse tiempo para hacer las cosas, incluido hablarnos a nosotros mismos y concentrarnos en nuestro mensaje nuclear: qué es importante y qué no.

Parafraseando a Aristófanes, quien afirmó con lucidez que “educar a los hombres no es como llenar un vaso, es como encender un fuego”, te aconsejo que dejes que Carlos Salas encienda en ti el fuego de la comunicación.

FICHA TÉCNICA

Autor: Carlos Salas
Título: Las once verdades de la comunicación
Editorial: LID
Páginas: 221
Año: 2010
Lo mejor: Los capítulos sobre presentaciones, hablar en público y escribir informes, en los que pone de manifiesto su experiencia como periodista. Solamente estos tres justifican la compra del libro.
Lo peor: Los capítulos sobre empatía y comunicación interior, que no terminan de casar con el estilo y contenido del resto del libro y parecen deambular sin objetivo fijo.
Dónde comprarlo: Casa del Libro :: Amazon.es

OTROS LIBROS QUE PUEDEN INTERESARTE

- Por qué los españoles comunicamos tan mal

- ¡Será mejor que lo cuentes!

- Saber hablar

DIÁLOGO ABIERTO

¿Has leído este libro? Anímate a dejar algún comentario o valoración sobre él.


A %d blogueros les gusta esto: