Los artículos sobre presentaciones más populares del 2011

enero 12, 2012

Una vez más, dedico la primera entrada del año a realizar un breve análisis del año ya pasado. Aquí os dejo un listado de cuáles son las entradas más populares del blog, a juzgar por el número de visitas recibidas. Si en su día se te pasó alguna de estas entradas, ahora puede ser un buen momento para leerlas. Si eres nuevo en este blog, te servirán para hacerte  una idea de su contenido.

LAS 10 ENTRADAS ESCRITAS EN EL 2011 MÁS LEÍDAS

1.    4 formas de mentir con gráficos de datos en una presentación

2.    Presentaciones para emprendedores: Guy Kawasaki y la regla del 10/20/30

3.    Organiza tu Presentación con Evernote

4.    Qué poner en la última transparencia de tu presentación

5.    21 trucos para salir airoso de la sesión de preguntas y respuestas tras tu presentación

6.    Siete pasos para la creación de mapas conceptuales en presentaciones

7.    45 preguntas que deberías hacerte tras tu presentación

8.    Presentaciones de infarto sin PowerPoint

9.    Nueve técnicas para transmitir una imagen positiva que te ayude a conectar con la audiencia

10.    Plantillas para lograr consistencia temática en las presentaciones

LAS 10 ENTRADAS MÁS LEÍDAS DE TODOS LOS TIEMPOS

1.    Presentaciones de PowerPoint a PDF de forma impecable

2.    Cómo superar la timidez y el miedo a hablar en público

3.    Secretos del PowerPoint: Cómo insertar vídeos de Youtube en tu presentación

4.    Los tres objetivos de toda presentación

5.    Tira tus viejas presentaciones en PowerPoint a la basura

6.    Aplica la Regla de los Tercios en tus presentaciones

7.    Las mejores presentaciones del mundo 2008

8.    Dónde encontrar fotos de calidad profesional para tus presentaciones

9.    Una imagen en tu presentación dice más que mil palabras

10.    Exporta tu presentación en PowerPoint a imágenes del tamaño deseado

LA ENTRADA MÁS COMENTADA EN EL 2011

4 formas de mentir con gráficos de datos en una presentación

MI ENTRADA FAVORITA DEL 2011

Más historias y menos PowerPoints

ENTRADAS RELACIONADAS

-  Los consejos sobre presentaciones más populares del 2010

-  Las 12 entradas más vistas del año 2009

DIÁLOGO ABIERTO

¿Hay alguna entrada que te gustó especialmente y no aparece en este listado? Compártela con el resto de lectores.


Aprende de una vez por todas a insertar vídeos en tus presentaciones

diciembre 20, 2011

Nada es tan ilustrativo como un buen vídeo

No salgo de mi asombro cuando algunos de mis clientes me confiesan no insertar vídeos en sus presentaciones por miedo a que falle su reproducción. ¡Nada es tan ilustrativo como un buen vídeo! Si teniéndolos no los incluyes, estarás renunciando a una de las mayores ventajas de las presentaciones multimedia. Eso sí, aprende a hacerlo correctamente. Los vídeos actúan como un recurso excelente para recapturar la atención, aumentar el interés y cambiar el ritmo de tu presentación.

No salgas de PowerPoint o de Keynote

Lleva tus vídeos integrados dentro del archivo de PowerPoint o de Keynote. Si quieres que tu charla comunique un auténtico estilo profesional, no abandones nunca la presentación. Queda muy mal acercarte al ordenador, conmutar de la presentación al explorador de carpetas, mostrar a la vista del público la foto de escritorio de tu portátil con gatitos en cestas de ropa o bebés en la bañera (¡te lo juro, lo he visto!), ponerte a buscar el vídeo por todo el disco duro, reproducirlo con dificultades en Windows Media Player o en Quicktime o en lo que sea, y luego regresar a la presentación.

Y lo que aún queda muchísimo peor y suele acarrear resultados desastrosos es abrir el navegador, conectarte a Youtube o Vimeo y reproducir el vídeo directamente desde esos sitios web. Como Murphy nunca descansa, cuenta con que habrá problemas con la WiFi y que el vídeo no se cargará o se interrumpirá a mitad. Todas estas interrupciones distraen de tu mensaje, erosionan tu profesionalidad y terminan desconectándote de la audiencia. He sufrido junto a ponentes que luchaban en vano durante varios minutos para que un vídeo funcionara. Todo por no llevar los deberes bien hechos desde casa.

Si quieres dar el paso hacia el siguiente nivel de profesionalidad, no abandones PowerPoint o Keynote para reproducir tus vídeos

Todos los programas de presentaciones permiten insertarlos en las transparencias, de manera que se reproduzcan automáticamente cuando se llegue a la transparencia en cuestión. La audiencia no sentirá ninguna ruptura en el flujo de la presentación ni se producirán sorpresas desagradables.

Para que el tamaño del archivo de tu presentación no crezca desmesuradamente fuera de control, te recomiendo que, en lugar de insertarlo, lo vincules. Si guardas el archivo de PowerPoint o Keynote en la misma carpeta que los vídeos, podrás copiarla a otros ordenadores y se reproducirán sin necesidad de volver a vincularlos.

Vincula tus vídeos para que el tamaño de archivo no crezca fuera de control

PowerPoint soporta montones de formatos de vídeo, a diferencia de Keynote, que está muy limitadito. Si tienes un vídeo en un formato que no puede insertarse en tu archivo de presentaciones, utiliza alguno de los numerosos programas de conversión para pasar de unos a otros. A mí Windows Live Movie Maker me va de cine.

¿Y si el vídeo está en Internet?

Descárgalo usando un programa de escritorio especializado en capturar vídeos desde la web, como aTube Catcher, o bien una extensión para tu navegador. En mi caso utilizo la extensión Download Helper para Firefox para descargar a mi equipo cualquier vídeo visto en Internet: Youtube, Vimeo, etc. Además, esta extensión es tan versátil que me permite descargar el vídeo y convertirlo simultáneamente a prácticamente cualquier formato imaginable. Funciona tanto para Windows como para Mac y Linux.

No salgas de PowerPoint para reproducir tus vídeos: insértalos sin costuras dentro de tus transparencias

ENTRADAS RELACIONADAS

- Secretos del PowerPoint: Cómo insertar vídeos de Youtube en tu presentación

- Presentaciones con demos que quitan el hipo

- Para presentar mejor, grábate en vídeo

DIÁLOGO ABIERTO

¿Usas vídeos en tus presentaciones? ¿Los insertas, los vinculas o te sales del PowerPoint para reproducirlos?


Secretos del PowerPoint: Elimina el fondo de las fotografías desde PowerPoint 2010

diciembre 15, 2011

Elimina el fondo de las fotografías

Un error muy frecuente en el diseño de presentaciones consiste en insertar fotografías con un fondo que entra en conflicto con el propio fondo de la transparencia. Fíjate en la fotografía de la transparencia de la izquierda: conserva el fondo claro, lo cual produce un efecto desagradable sobre el fondo oscuro. En la segunda transparencia he eliminado el fondo de la fotografía, lo que confiere a la transparencia un aspecto mucho más profesional a pesar de tratarse de la misma imagen. Ya puestos, para aumentar la SNR he aligerado además el texto de las listas de viñetas y destacado los porcentajes.

PowerPoint 2010 trae su propia herramienta de eliminación de fondos

Eliminar el fondo de una fotografía no podía ser más sencillo en PowerPoint 2010:

1. Haz doble clic sobre la fotografía y selecciona Formato y luego Quitar fondo. La cinta de opciones cambiará mostrando una serie de botones para refinar la selección del borde y para terminar el trabajo. Simultáneamente cambiará el color de la fotografía a rosa fucsia y aparecerán unos controladores de línea de marquesina.

Las opciones de Eliminación del fondo en PowerPoint 2010

2. Haz clic en uno de los controladores de las líneas de marquesina y arrastra la línea de forma tal que contenga la parte de la imagen que deseas conservar y excluya la mayoría de las áreas que deseas quitar. En ocasiones obtendrás el resultado deseado sin ningún trabajo adicional, simplemente experimentando con la posición y el tamaño de las líneas de marquesina.

3. Si no se eliminan automáticamente las partes que deseas, tendrás que trabajar un poquito más, combinando las dos técnicas siguientes:

  • Para indicar las partes de la imagen que no deseas quitar automáticamente, haz clic en Marcas las áreas para mantener.
  • Para indicar las partes de la imagen que deseas quitar además de las marcadas automáticamente, haz clic en Marcar las áreas para quitar.

Puede que tengas que señalar multitud de áreas para mantener y para quitar hasta conseguir el resultado deseado.

4. Cuando estés satisfecho con el resultado alcanzado, haz clic en Mantener cambios en el grupo Cerrar.

Nunca vuelvas a insertar una foto con un fondo que se da de tortas con el fondo de la transparencia.

Yo no tengo PowerPoint 2010, ¿qué hago?

Siempre te queda el recurso de Photoshop, que incluye el práctico “Filtro de extraer”, el cual presta el mismo servicio.

ENTRADAS RELACIONADAS

- 13 ideas para cautivar a la audiencia con las fotografías de tu presentación

- Una imagen en tu presentación dice más que mil palabras

- Fotografías a sangre en tus presentaciones

-  Aplica la Regla de los Tercios en tus presentaciones

DIÁLOGO ABIERTO

¿Qué herramienta utilizas para eliminar los fondos de las fotografías? ¿Cuál te ha dado el mejor resultado?


El Partido Anti PowerPoint me tiene hasta los …

septiembre 13, 2011

AntiPowerPointParty

A lo largo del verano he recibido tropecientos tweets y no pocos emails de lectores interesándose por mi opinión con respecto al tan cacareado Partido Anti PowerPoint. Algunos os preguntaréis: ¿por qué entonces has guardado silencio durante tanto tiempo? Muy sencillo. Porque me parece una soberana estupidez. Lo veo como una simple campaña de marketing para vender ejemplares de su libro “The PowerPoint Fallacy”. Al fundador de esta charlotada, el tal Matthias Poehm, hay que reconocerle brillantez como estratega marketing-iano: ha conseguido que su libro aparezca mencionado en todos los periódicos y blogs más influyentes del mundo. Desde luego, una maniobra digna de figurar en los libros de texto sobre marketing y enseñarse en las escuelas de negocio sobre cómo conseguir que cientos de diarios, miles de blogueros y millones de tuiteros te hagan publicidad gratis. A estas alturas que yo mismo lo mencione desde mi humilde blog no va a alterar su volumen de ventas. Eso sí, me niego a enlazarlo, así que tendrás que buscarlo en Google.

PowerPoint no te hace estúpido, la incapacidad de pensar te hace estúpido

Ya estoy harto de oír voces estentóreas alzarse en contra del PowerPoint: desde el insigne profesor Edward Tufte de la Universidad de Yale en su artículo PowerPoint is Evil, hasta el periodista francés Franck Frommer, y ahora el líder del Partido Anti PowerPoint. Como si el pobre PowerPoint tuviera la culpa de la progresiva idiotización a que nos estamos viendo sometidos desde hace décadas.

Si una persona es incapaz de alumbrar ideas brillantes y de articularlas en un discurso coherente, que use PowerPoint para exponer al mundo sus sandeces no hace culpable a la herramienta de su incapacidad de pensar.

Si una persona se limita a volcar en sus intervenciones en público montañas de información desestructurada, incapaz de establecer conexiones entre distintos campos, de sintetizarla, de adaptarla al conocimiento previo de la audiencia, de buscar analogías, de jerarquizarla, etc., ¿culparemos a ello de PowerPoint porque sea la herramienta elegida para vomitar esa indigestión de datos?

¿Acaso antes de la llegada de PowerPoint, las salas de conferencias y de reuniones estaban pobladas por mentes preclaras de luminosas ideas expuestas con pasmosa brillantez? ¡Venga ya!

Qué queréis que os diga, para mí PowerPoint bien usado es una herramienta de comunicación extraordinaria. Estoy de acuerdo en que mayoritariamente se hace un uso nefasto de la herramienta. De ahí a culpar a PowerPoint del fracaso de las presentaciones es cerrar los ojos al verdadero problema: nuestra falta de claridad de ideas y de organización coherente del pensamiento.

No es que no sepamos usar PowerPoint: es que estamos olvidando cómo pensar.

ENTRADAS RELACIONADAS

-  Más historias y menos PowerPoints

-  Tira tus viejas presentaciones en PowerPoint a la basura

DIÁLOGO ABIERTO

¿Opinas que PowerPoint nos hace más estúpidos?


Más historias y menos PowerPoints

mayo 17, 2011

El viernes pasado tuve el placer de tomar parte en el evento Internet Es Tuyo invitado por Ismael. Os dejo la transcripción completa de mi charla, las transparencias que usé durante un fragmento de la misma, y el enlace al vídeo completo.

Vodpod videos no longer available.

Seguro que cuando erais niños vuestros padres os contaban historias. Si algunos de vosotros tenéis hijos, es muy posible que ahora también se las contéis a ellos. ¿Cómo contamos historias en el siglo XXI? Ahora lo que está de moda es la multimedia. ¿Y qué mejor herramienta multimedia que el PowerPoint?

Veamos cómo contar viejas historias con nuevas herramientas.

Si usar PowerPoint para contar la historia de Caperucita Roja nos resulta extravagante, ¿por qué usamos PowerPoints llenos de listas de viñetas, rebosantes de gráficos y estadísticas, con clipart y hasta texto en Comic Sans, para contar la historia de nuestras ideas, la historia de nuestros proyectos, la historia de nuestra empresa?

Tal vez el mundo de las presentaciones necesita más historias y menos PowerPoints.

PowerPoint se está usando como herramienta de creación de documentos, no de presentaciones

¿Qué nos encontramos cuando abrimos PowerPoint? Una plantilla que nos invita a escribir texto y más texto. El clip de Office sentado sobre tu hombro te susurra al oído:

“Llena tus transparencias de listas de viñetas. Es lo que todo el mundo hace. Nada malo puede pasarte si tú también lo haces. Es fácil y cómodo.”

¿Qué pasa si te dedicas a escribir texto y más texto, con una gráfica aquí y un diagrama allá? ¡Habrás creado un informe, no una presentación! El hecho de proyectar “esa cosa” sobre una pantalla no la convierte mágicamente en una presentación, por mucho que se lea en voz alta.

¿Os habéis percatado de cómo PowerPoint se está convirtiendo en la herramienta estándar de creación y distribución de informes en todas las organizaciones? Después de todo, no sería tan malo si esos informes solamente se imprimieran y se leyeran sobre el papel. ¡Lo malo es que esos mismos informes se utilizan para hacer la presentación!

A partir de un cierto número de palabras, las transparencias dejan de ser un apoyo visual y se transforman en un obstáculo para la comunicación. La audiencia no puede leer un documento en la pantalla y a la vez prestar atención a lo que está diciendo el ponente. Las transparencias llenas de texto no sólo no ayudan a la comprensión, sino que la dinamitan.

Además, si todo está en las transparencias, entonces, ¿para qué estás tú?

Destinar PowerPoint a crear transparencias con letras y letras no es explotar la multimedia sino masacrarla. ¿Por qué entonces se persevera en usar esas monstruosas transparencias? Porque sirven como una muleta para pasar el mal trago de hablar en público. Ante cada nueva transparencia que creamos, deberíamos preguntarnos:

¿A quién sirve esta transparencia? ¿A mí o a mi audiencia?

Posiblemente, la mayoría de las veces es la primera respuesta. Al volcar en ellas TODO el contenido de la charla con frases completas, uno tiene la confianza absoluta de que no se quedará en blanco porque TODO está ahí. No hace falta conocerse al dedillo el tema porque TODO está ahí. No es necesario ensayar la presentación porque TODO está ahí. Basta con leer las transparencias viñeta a viñeta para no meter la pata.

Sin embargo, se perderá la conexión con la audiencia, la charla resultará desprovista de vida, no interesará a nadie. Pasará desapercibida y morirá en el olvido.

Es triste ver a tanta gente entrar en modo presentación cuando presentan en un entorno formal. Cuentan su idea, producto, servicio o empresa como autómatas desprovistos de toda humanidad. ¿Así les contamos nuestros proyectos a nuestros amigos en el bar? ¿Dónde están la pasión, la emoción, el entusiasmo? En definitiva, ¿dónde está el corazón?

Cuando te cuentan la idea en el bar dibujando sobre una servilleta comunican desde el corazón. ¿Por qué entre amigos y colegas se cuentan historias que contagian entusiasmo mientras que ante un PPT se entra en modo presentación que provoca el tedio?

Hace falta un cambio en nuestra forma de hacer presentaciones.

Una presentación no es un documento muerto. Una presentación es un acto vivo de comunicación en el que una persona cuenta su propia historia desde el corazón ante una audiencia formada por personas con sus propios problemas e inquietudes. ¿Cómo podemos dinamizar nuestras presentaciones, insuflarles vida? Para mí, una de las claves reside en las historias.

Las grandes presentaciones se alejan de los informes y se acercan a las historias

Las historias se han utilizado durante miles de años como vehículo de transmisión de ideas, cultura y valores. Nos hemos convertido en voraces consumidores de historias. ¿Y en narradores también?

¿Cuántos os consideráis narradores de historias? Levantad la mano.

¡Todos somos narradores de historias! A los dos años ya aprendemos a escuchar y contar historias. Luego pasamos el resto de nuestras vidas haciéndolo.  Os preguntaréis: ¿Cuándo cuento yo historias? ¡Continuamente! Historias sobre  las empresas, historias sobre los trabajadores, historias sobre nuestro trabajo, … ¡Nos pasamos la vida contando historias!

Las historias son el instrumento natural como nos relacionamos unos con otros y como comprendemos el mundo. Las historias constituyen la herramienta de comunicación más potente que ha creado el hombre. Nos ayudan a transmitir información, emoción y empatía.

A nadie se le ocurre escribir listas de viñetas para contar cómo le fue en la entrevista de trabajo o para explicarle a un amigo en qué consiste su nueva idea. Por algún extraño motivo, perdemos la capacidad de contar historias cuando metemos a PowerPoint en la ecuación.

Muchos os estaréis preguntando, ¿y qué tiene que ver contar historias con hacer presentaciones? ¿Puede hacerse una presentación contando una historia? ¡Claro que sí! Hoy lo hemos podido presenciar con numerosas historias de magníficos ponentes, como Fabián Pedrero Gallego de Contoplanet.

¿Qué ganamos contando historias?

1) Las historias aumentan la conexión con la audiencia

Ponen rostro a los datos, humanizan el contenido analítico. No es lo mismo decir que

“Una vacuna contra la malaria cuesta un euro”,

lo cual no es más que un dato, que decir

“Con un euro puedes salvar la vida de una persona vacunándola contra la malaria”.

Ahora estás contando una mini-historia capaz de transformar la información fría y racional en emoción. Introducir emoción en una presentación significa que la haces humana y más atractiva para la audiencia. Las historias resuenan con la audiencia.

A fin de cuentas, somos seres humanos. No hay que perder de vista que tomamos decisiones emocionalmente y luego las justificamos racionalmente. Conectamos con las historias, no con las estadísticas. No he conocido a nadie que haya dejado de fumar por leer estadísticas de cáncer de pulmón.

2) Las historias ayudan a captar y mantener la atención

Las historias se alimentan de contrastes, conflictos y tensiones. Si nadie se juega nada, entonces no hay interés. Las historias presentan contrastes que mantienen el interés de la audiencia.

Estructurar una presentación como una historia implica plantear interrogantes, intrigas, manteniendo el suspense por el qué pasará, cómo se resolverá la dificultad, cómo se saldrá del apuro planteado, etc.

3) Las historias fomentan la comprensión y el recuerdo

Las historias se recuerdan mucho mejor que los números. Los datos aislados son puramente analíticos y las historias ayudan a dotarlos de significado. Las historias son más fáciles de repetir.

Todo cambio origina una resistencia

A pesar de todo, muchos se resistirán a aceptar que se necesiten más historias y menos PowerPoints. Es perfectamente comprensible. A la mayoría de la gente no nos gustan los cambios. Vivimos cómodamente instalados en nuestra zona de confort. La propuesta de todo cambio implica un riesgo o un sacrificio, por lo que provocará resistencia.

Contar nuestra historia desde el corazón nos hace sentir incómodos porque sentimos que nos desnudamos ante la audiencia. Preferimos refugiarnos detrás de las transparencias para no tener que ofrecer nada de nosotros mismos.

Es menos arriesgado vivir según el mapa que me ha dado mi jefe o mi institución o mi universidad. Usando el PowerPoint de toda la vida como todo el mundo nada puede salir mal. Pero tampoco destacaré.

A la larga, buscar siempre la seguridad es la estrategia más arriesgada. No puedes querer destacar y jugar sobre seguro. No puedes esperar llamar la atención haciendo lo que todos. No podrás ser excelente sin correr riesgos. ¡Atrévete a presentar tu trabajo como una historia!

No te escondas detrás de documentos muertos, sal y ofrece un acto vivo. Todos llevamos dentro ideas con el potencial de cambiar el mundo. Cambiarlo globalmente o cambiarlo localmente, pero cambiarlo en menor o mayor medida. Las presentaciones sirven para propagar esas ideas y darlas a conocer. Por eso creo firmemente que nuestras presentaciones pueden cambiar el mundo.

¡Ve y cambia el mundo con tus historias!

ENTRADAS RELACIONADAS

- El efecto Scheherezade en las presentaciones

- No muestres datos, cuenta historias

Presentaciones y el arte de narrar historias

- En tu próxima presentación, narra el relato mítico escondido en el corazón de tu empresa

- Olvídate de PowerPoint: ¡Será mejor que lo cuentes!

- Cuéntame el viaje, no me enseñes el catálogo de la agencia

DIÁLOGO ABIERTO

¿Cuentas historias en tus presentaciones? ¿Estructuras toda tu presentación como una historia?


Plantillas para lograr consistencia temática en las presentaciones

marzo 31, 2011

Aborrezco las plantillas predeterminadas del PowerPoint que nos son sugeridas al crear una nueva presentación por numerosos y variados motivos:

  • Las plantillas basan su diseño en el uso de listas de viñetas, la peor forma posible de transmitir información durante una presentación.
  • Las plantillas, especialmente los diseños creados por la propia empresa, suelen presentar una desafortunada elección de fondos que lucen muy bien en el portfolio del artista que los creó, pero que normalmente se interponen entre el presentador y la audiencia al incluir gráficos que destacan en exceso y capturan la atención, volviendo difícil el discernimiento entre el texto y el fondo y confundiendo a la audiencia haciéndola creer que existe contenido donde sólo hay decoración sin significado.
  • La mayoría de plantillas presenta una relación señal a ruido bajísima. Se les puede llamar de todo menos simples.
  • Las plantillas corporativas típicas impiden crear presentaciones con diseño de calidad profesional, por ejemplo con fotografías a sangre, respetando la regla de los tercios, etc.
  • Las plantillas típicas son rígidas e inflexibles, limitan o impiden la creatividad, reduciendo a menudo a extremos absurdos el área útil de una transparencia.

Una buena plantilla dota de coherencia interna a una presentación

¿Significa que no hay que usar plantillas? ¡Claro que no! Yo las uso todo el tiempo, pero las creo yo mismo vigilando siempre no incurrir en los errores de las plantillas predeterminadas. Las plantillas son necesarias para dotar de consistencia a las transparencias de una misma presentación e incluso para transmitir una imagen corporativa consistente a lo largo de varias presentaciones. Una vez creadas, las plantillas facilitan los cambios: basta realizarlos en el patrón y automáticamente se propagarán a todas las transparencias que lo adoptaron.

Sabes que una presentación es consistente cuando al introducir en ella una transparencia tomada de otra presentación canta a la legua. En líneas generales, la consistencia exige usar el mismo fondo, la misma tipografía con tamaños similares, el mismo tema, la misma forma de incluir fotografías u otros elementos multimedia, los mismos colores, la misma alineación de los objetos en una cuadrícula, las mismas animaciones y transiciones, el mismo estilo de imágenes, en definitiva, dotar de un marcado carácter personal al elemento visual de la presentación. Steve Jobs utiliza siempre el mismo diseño de transparencias a través de una plantilla consistente que permite distinguir una transparencia suya entre mil.

Plantilla totalmente personalizada, con un tema unificador basado en la aventura

La misma plantilla dota de coherencia a las presentaciones de la empresa

Igualmente, una empresa puede beneficiarse enormemente del uso de una o varias plantillas para sus presentaciones, siempre y cuando cumplan las directrices anteriores. La plantilla corporativa debería ser asimismo suficientemente flexible en cuanto a colores, temas y composiciones como para dejar lugar a la innovación de los empleados.

Plantilla totalmente personalizada, con un tema unificador a pesar de las diferencias de color

Una plantilla no es un atajo para pergeñar presentaciones en serie en dos patadas a base de escribir listas de viñetas y tirar de exhaustas fotos de stock. El objetivo de la plantilla corporativa debe ser ayudar a los trabajadores a crear diseños elegantes y simples, pero sin constreñir su creatividad.

Es entonces cuando la plantilla se convierte en un arma poderosa de comunicación.

ENTRADAS RELACIONADAS

- Las cinco personalidades de una presentación

- Diseñar o morir

Diez mandamientos del buen diseño

DIÁLOGO ABIERTO

¿Utilizas plantillas? ¿Cómo son?


¿Cuántas transparencias debería tener una presentación?

marzo 10, 2011

A menudo me preguntan: “¿Cuántas transparencias debería tener una presentación?”, y yo maliciosamente respondo: “¿Por qué no ninguna?”. ¿Por qué usar transparencias repitiendo con texto todas y cada una de las frases del ponente? Para mucha gente la respuesta es el miedo: las transparencias funcionan como una red de seguridad para nuestras presentaciones.

Idealmente, las transparencias actúan como unos prismáticos. Éstos los usamos cuando queremos ver un objeto lejano, pero jamás los llevamos puestos todo el tiempo. De igual modo, las transparencias deberían amplificar tu mensaje, no repetirlo constantemente. Si no lo mejoran, entonces no aportan nada, sólo distracción, y deberían eliminarse. Cuando tus palabras no alcancen para explicar un concepto o idea, entonces sí, usa transparencias:

las transparencias deberían amplificar tu mensaje,  no repetirlo constantemente

Tú eres el visual número uno de tu presentación

Nos han enseñado desde niños a tomar notas en lugar de prestar atención. Como presentador, tus acciones sobre el escenario deberían demandar atención. Si pones una transparencia llena de texto, estás invitando a la audiencia a leer y tomar notas. Su atención no puede dividirse: o prestan atención a la transparencia o te la prestan a ti, pero es imposible prestar atención a los dos simultáneamente. Sobre el escenario, tú debes ser el protagonista y no PowerPoint.

Si las vas a usar, crea transparencias visualmente atractivas, con poco texto, idealmente no más de 100 caracteres. Si usas frases cortas, serán fácilmente tuiteables. Si el diseño de tu transparencia es impactante, algunos asistentes incluso la fotografiarán y la retransmitirán a través del backchannel. Y asegúrate de que todas tus transparencias pasan el Test de la Mirada. Aprende de maestros de las presentaciones como Steve Jobs. Ellos te enseñarán a abrazar el vacío.

Tú eres el protagonista y no PowerPoint

La pregunta correcta no es cuántas transparencias debería tener tu presentación, sino cuál es la historia que quieres contar. Las presentaciones extraordinarias casi nunca lo son por sus transparencias, sino por la personalidad del orador y la historia que tiene que contar.

ENTRADAS RELACIONADAS

Una presentación no es un documento

Cuánto debería durar una presentación

Si te piden una presentación, no des un documento

DIÓLOGO ABIERTO

¿Cuántas transparencias sueles usar en tus presentaciones?


A %d blogueros les gusta esto: