Presentando al alimón

junio 19, 2012

Esta entrada ha sido amablemente escrita por Mar Camacho (@marett), docente e investigadora en la Universidad Rovira y Virgili, y por Iñaki Murua (@imurua), quien se define como aprendiente y enseñante. Ambos participan de manera activa en la Red, siendo sus blogs principales El temps sobre un mirall y Botxotik ziberespaziora respectivamente.

Presentar puede ser más que un arte incluso, si es el resultado de un proceso realizado de manera conjunta y cooperativa por varias personas que no trabajan juntas de manera habitual. Resumiremos en este post una experiencia al respecto.

ANTES

Somos dos personas que trabajamos en educación; nos definimos en su día como usuarias, formadoras y padres-madres. Nos conocimos en un Congreso presencial sobre educación en 2006 presentando nuestras respectivas comunicaciones. Desde ahí mantuvimos nuestra relación siendo nodos en la gran Red, leyéndonos, compartiendo tiempos y espacios a través de Internet, colaborando de manera puntual. De todo ello surgió la idea de realizar una comunicación para otro Congreso que se iba a celebrar en Bilbao en otoño de 2010.  Elaboramos la comunicación escrita, utilizando Google Docs. Una vez aprobada por la organización, tocaba dar el siguiente paso: preparar la comunicación oral.

Desde nuestras lógicas diferencias, teníamos algunos aspectos claros al respecto. Por una parte, contábamos con la base sólida del texto y el trabajo cooperativo realizado para llegar a concretarlo. Por otro, estábamos en desacuerdo con que una presentación seria en un ámbito académico deba ser también seria, o aburrida incluso, algo que incluso hoy día percibimos en no pocas ocasiones. En resumen, sabíamos qué queríamos comunicar y cómo lo íbamos a hacer.

Acordamos que alternaríamos el discurso y en qué tipo de transparencias nos íbamos a apoyar. Tendrían muy poca letra y las fotos tendrían un papel básico; debían ser evocadoras del texto, de la mejor calidad posible y buscadas entre aquellas que tuviesen licencia Creative Commons. Asimismo, la llevaríamos a cabo en Google Docs para poder cooperar al igual que con el texto escrito; por lo tanto, no iban a tener efectos de transición.  En este caso, volvimos a materializar a un producto conjunto.

DURANTE

EDUTEC2010

[La fotografía es de Josu Garro, Otxolua, en Flickr. Tomada con su permiso.]

Llegado el día, tocó lanzarse a la piscina. Como parte débil, no ensayamos de manera conjunta la presentación, dados los límites de tiempo. Sin embargo, nos apoyamos en nuestra experiencia previa en entornos similares y fuimos nosotros, esto es, tal y como somos, distintos pero complementarios para llegar a esa unidad (que la autenticidad es persuasiva). Incluso sin haberlo acordado la forma de vestir iba en la misma línea, aunque no sabemos qué pensaría Virginia al respecto.

DESPUÉS

Las críticas recogidas fueron buenas; incluso se percibió una complicidad que sin duda venía dada por el pegamento del trabajo cooperativo previo.

Consideramos que debíamos colgar la presentación en la Red, y que, dado el estilo, debería tener voz para poder ser entendida; pensábamos que en bastantes ocasiones se suben, y sin considerar los distintos lenguajes, no son autónomas o comprensibles. Pero, como quiera que no grabamos en directo, volvimos al trabajo colaborativo en red; cada uno grabó sus partes en formato MP3, y, sin ser tampoco técnicos especialistas en la materia, las  mezclamos utilizando el programa audacity. Como fondo, utilizamos música instrumental, previo permiso de su autor, Xabi Aburruzaga. El resultado final fue éste, una vez subidas diapositivas y sonido a slideshare.

CONCLUYENDO

Recogía Gonzalo en este blog una afirmación de Seth Godin:

Arte es cualquier cosa que sea sea creativa, apasionada y personal.

Más que personal, fue un trabajo cooperativo, lo cual implicó enriquecer esa visión personal; aprender de y con, dijimos. Si fue apasionada o no, habría que preguntárselo a quienes estuvieron presentes, pero, en todo caso, tratamos de reflejar nuestras ideas y experiencias. Por nuestra parte, pensamos que fue creativa, al menos en su concepción y desarrollo previo y posterior, utilizando de manera efectiva las herramientas que las TIC nos ofrecen para ello.

ENTRADAS RELACIONADAS

- Presentaciones en la nube

- 17 errores (y medio) que debes evitar en una presentación tecnológica

DIÁLOGO ABIERTO

¿Alguna vez has creado colaborativamente y a distancia una presentación con otra(s) persona(s)? ¿Cómo lo resolvisteis?


Presentación sin complejos de un perro rabioso

noviembre 8, 2008

Jon Hall, apodado en su juventud “Maddog” (perro rabioso), representa a sus sesenta años una leyenda viva del movimiento por la adopción del software libre: presidente de Linux International y activo evangelizador por todo el mundo de las virtudes del código de fuentes abiertas, del cual Linux constituye sin lugar a dudas el ejemplo paradigmático.

Esta semana hemos gozado del placer de su compañía en España con motivo de la celebración del III Congreso de Software Libre de la Comunitat Valenciana, en el que yo mismo participé con una ponencia sobre el software libre CrypTool para el aprendizaje de criptografía, cuyo desarrollo y difusión en español lidero. En su ponencia en el auditorio del Palacio de Congresos de Alicante, Jon “Maddog” Hall nos regaló una charla excepcional. Su intervención estaba programada para las 16.30 del jueves, pero dado que el auditorio ya había empezado a llenarse a partir de las 16.00, Jon nos deleitó con una “pre-charla” sobre las semejanzas entre la industria de las pianolas, que floreció a principios del pasado siglo, y el software libre. Extraordinario ejemplo de cómo entretener a una audiencia mientras espera para la charla principal.

Posteriormente, cuando llegó el momento de su tan esperada conferencia, titulada Free and Open Source Teaches You Twice (and maybe three times), se ausentó del escenario y reapareció momentos después para ser formalmente presentado ¡con una máscara de George Bush! Nos explicó que acababa de celebrarse Halloween, una fiesta muy popular en Estados Unidos, y la cara del ex-presidente estadounidense fue la máscara más aterradora que había sido capaz de encontrar para su disfraz. Posteriormente se sirvió de la máscara para explicar diversos datos y situaciones. Un inicio espectacular para una charla excepcional.

Jon Hall inició su intervención disfrazado con una máscara de George Bush

Jon Hall inició su intervención disfrazado con una máscara de George Bush

Qué duda cabe que en una presentación lo que más importa es el contenido de la mismo. Pero existen formas de iniciarla que conectan automáticamente con la audiencia. Sintonizar con ella desde el primer segundo de la intervención es todo un arte que sólo unos pocos maestros llegan a dominar.

Añadir a del.icio.us

ENLACES RELACIONADOS

- CrypTool: Criptografía para todos


A %d blogueros les gusta esto: