¿Qué metáfora usas para pensar en las presentaciones?

octubre 20, 2011

“Los marcos son estructuras mentales que dan forma a nuestro modo de ver el mundo. Como consecuencia, dan forma a las metas que nos proponemos, a los planes que hacemos, a nuestra manera de actuar y a lo que cuenta como resultado bueno o malo de nuestras acciones. (..) Cambiar nuestros marcos es cambiar todo esto.”

George Lakoff, “No pienses en un elefante

Hace unos días leí un texto que había escrito un amigo para ayudar a otras personas a hablar en público. Lo había titulado “Enfrentarse a la audiencia”. Comenzaba su exposición con la siguiente comparación: “Desde los antiguos gladiadores que llenaban el circo de sangre, hasta los más sofisticados de nuestros conferenciantes actuales, la experiencia al enfrentarte a una audiencia es la misma”. ¿Te das cuenta de la metáfora subyacente? Se trata de un marco mental de confrontación, lucha y oposición, donde la audiencia es un enemigo feroz contra el que combatir a brazo partido.

Arrancando desde esta metáfora inconsciente, “una presentación es un combate”, todos los consejos y recomendaciones estarán sesgados por la perspectiva de ayudarte a sobrevivir, imponerte sobre el contrincante, demostrar tu superioridad, aparecer como invulnerable, no mostrar la más mínima debilidad, triunfar pisoteando el cadáver mutilado del otro, etc. La audiencia es un rival a batir.

El resultado de abrazar esta metáfora serán presentaciones tensas, con los nervios a flor de piel, te distanciarás del público, no conectarás con la audiencia. Las “presentaciones como combates” serán un fracaso aunque ganes porque sólo pensarás en salir victorioso, no en ayudar a la audiencia. ¿Qué gladiador en su sano juicio tiende la mano al contrario? Cambia el marco y cambiarás tu forma de ver el mundo.

Mi marco mental para las presentaciones es completamente diferente. Las vivo como una oportunidad de compartir mi conocimiento y experiencia con otras personas, cada una con sus inquietudes, sueños y miedos, a las que puedo ayudar a superar sus problemas. No hay confrontación sino conexión. Parto de la metáfora “una presentación es un viaje”, pero esa es otra historia, y será contada en otro lugar.

(Mi agradecimiento infinito a Eva Snijders y a Monte Carlo por descubrirme a George Lakoff)

ENTRADAS RELACIONADAS

- En defensa del uso de la metáfora en presentaciones y discursos

- Cuando das sin tomar, cada presentación es un regalo

DIÁLOGO ABIERTO

¿Qué metáfora usas para pensar en las presentaciones?


A %d blogueros les gusta esto: