Sal de tu zona de confort y presenta como nunca

septiembre 15, 2011

Recientemente vi esta interesante charla a cargo de Joshua Foer, autor del popular libro Moonwalking with Einstein: The Art and Science of Remembering Everything. En ella, Joshua explica cómo cuando aprendemos una nueva habilidad, en cuanto hemos alcanzado un nivel razonable de desempeño, tendemos a estancarnos: entramos en una fase de meseta en la que hemos adquirido las capacidades suficientes para satisfacer nuestras necesidades y dejamos de espolearnos para ir más allá.

He tratado de capturar la esencia de su charla en el siguiente gráfico. A medida que aprendemos una nueva habilidad, como podría ser hablar en público, va mejorando nuestra eficacia: cada vez lo hacemos mejor y vamos obteniendo mejores resultados. Llegado un punto en el que lo hacemos “suficientemente bien”, nos instalamos en nuestra zona de confort: ¿para qué probar nada nuevo si con lo que ya sé me vale?, ¿para qué arriesgar si obtengo resultados aceptables? Porque si presentas como siempre, fracasarás como nunca. Llegará el momento en que tus habilidades se queden obsoletas y dejes de cumplir el expediente. Te desplazarás paulatinamente hacia la izquierda en el gráfico de las presentaciones mediocres. No puedes crecer y evitar el riesgo al mismo tiempo.

Si dejas de mejorar, empiezas a empeorar

¿Cómo podemos salir de nuestra zona de confort y seguir mejorando nuestras habilidades? A continuación resumo las cuatro ideas más importantes de la charla de Joshua y su aplicación a El Arte de Presentar.

1) Practica lo que no funciona, no lo que funciona

Opera fuera de tu zona de confort y estudia tus fallos: ¿qué ha salido mal?, ¿qué no funciona?

Aprende de tus éxitos tanto como de tus fracasos. Ten en consideración las cinco personalidades de la presentación: lo que funciona ante una audiencia en unas determinadas circunstancias puede fracasar estrepitosamente ante otra audiencia en diferentes circunstancias.

2) Ponte en los zapatos de alguien que es más competente que tú

Estudia las actuaciones de grandes presentadores, piensa cómo se enfrentarían a los retos, analiza por qué hacen lo que hacen y por qué funciona.

En TED puedes encontrar un repositorio descomuncal con vídeos de los mejores ponentes del mundo. Viendo los vídeos de sus charlas no sólo aprenderás sobre multitud de temas de actualidad de disciplinas variadas. Aprenderás a presentar. Te sentirás impelido a abandonar tu zona de confort.

3) Busca la retroalimentación

Pregunta a la audiencia por el resultado de tu presentación: qué ha salido bien y qué ha salido mal. Busca opiniones sinceras y honestas. Sin crítica no podrás crecer.

4) Trata lo que haces como una ciencia

Recoge datos, analízalos, crea teorías de lo que funciona y de lo que no, crea una guía de buenas prácticas para ti o para tu organización. Tómate en serio las presentaciones.

ENTRADAS RELACIONADAS

- En cada presentación haz algo para salirte de tu zona de confort

- No dejes que las ruedas de tu carro avancen por los viejos surcos de las presentaciones de siempre

- Deja de presentar como siempre y empieza a innovar en todas tus presentaciones

DIÁLOGO ABIERTO

¿Qué haces para no estancarte en tus habilidades de comunicación?


A %d blogueros les gusta esto: