Entrevista con Pilar Jericó, heroína cotidiana

mayo 10, 2010

Presentamos a los lectores de El Arte de Presentar a Pilar Jericó, una de las estrellas del firmamento del management en España. Ha sido pionera en el análisis del talento y el impacto del miedo en el desarrollo empresarial en España y Latinoamérica. Como socia directora de Innopersonas, asesora a las empresas en la gestión de personas y dirige proyectos de desarrollo del talento y comportamiento organizativo para empresas nacionales y multinacionales.

Además de profesora en Escuelas de Negocio (el Instituto de Empresa, ESADE, Universidad Carlos III), Pilar Jericó es conferenciante profesional y miembro de la prestigiosa red de conferenciantes Thinking Heads. A lo largo de estos años, ha impartido más de ciento cincuenta conferencias en distintos países (España, Portugal, Mónaco, Colombia, Chile, Argentina, Guatemala, Venezuela, México, Estados Unidos y Ecuador).

En la siguiente entrevista, Pilar Jericó comparte con nosotros su visión y experiencias sobre el mundo de la comunicación en la empresa.

El Arte de Presentar: Has estudiado en profundidad el miedo en la empresa y en la vida, viaje exterior e interior que te llevó a escribir el libro “NoMiedo”. Todos sentimos miedo cuando nos enfrentamos a un cambio o a determinadas situaciones laborales. ¿Por qué tenemos tanto miedo a hablar en público? ¿Es posible liberarnos de él, gobernarlo en nuestro beneficio?

Pilar Jericó: Sentimos miedo a hablar en público por la presión que implica cometer un error o someterse al qué dirán. No obstante, es un miedo muy cultural que se sufre en países latinos a diferencia de los anglosajones y que en España es especialmente paralizante. Eso significa que puede ser evitado. La mejor manera es entrenamiento y marcarse poco a poco pequeños objetivos. También aceptar que la voz interior que todos llevamos cuando hablamos en público suele ser nuestra peor enemiga, por lo que un reto importante es aprender a no escucharla “en exceso”. Y todo ello se logra con práctica, sin duda. No se deja de tener miedo, pero al menos no hace tanto daño e incluso, puede jugar a tu favor.

EAP: Cualquier relación humana y cualquier organización pueden derrumbarse si no han desarrollado el arte de la comunicación. En la era de Internet disponemos de las tecnologías y sistemas de información más vanguardistas y sofisticados, pero ¿hemos aprendido a comunicarnos de verdad? ¿Qué se requiere para una comunicación exitosa y sin miedo dentro de la empresa?

PJ: La comunicación es uno de los aspectos más difíciles porque cada persona hablamos desde nuestro mapa mental, es decir, desde el punto de vista con el que observamos la realidad y que no suele coincidir con el del otro. Es como si habláramos distintos idiomas aunque estemos hablando en la misma lengua. Por ello, el reto es escuchar mejor, indagar al otro y verificar si mi mapa mental coincide con el suyo y todo ello es independiente de si hay tecnología por medio. La comunicación mejoraría en la medida que desarrolláramos un interés genuino por el otro.

EAP: El talento, la innovación, la creatividad, el liderazgo, … son valores en alza en la empresa moderna. Pero, ¿qué hay de la comunicación? Rara vez escucho esa palabra junto a las anteriores. ¿Hasta qué punto se valoran, se buscan o se fomentan las capacidades de comunicación y de oratoria en las empresas a la hora de contratar o promocionar al personal?

PJ: Hablar de comunicación es hablar del ser humano. Lo que quizá deberíamos poner énfasis es en el tipo de comunicación que ha de ir adaptándose a los tiempos modernos. La tecnología permite un nivel de transparencia que no tiene precedente en la historia, por ello, la nueva comunicación ha de ser más transparente, directa y en diversas direcciones en el mundo de las empresas. Y no cabe duda que quien sabe mejor expresarse tiene muchas ventajas competitivas en su vida, tanto en el terreno profesional como en el personal.

EAP: “Si lees tus transparencias, pareces idiota”. ¿Usamos PowerPoint como asidero para superar nuestro miedo a hablar en público? ¿PowerPoint es un aliado de la comunicación o se interpone entre nuestro mensaje y la audiencia? ¿Héroe o villano?

PJ: Es una herramienta poderosa porque permite proyectar imágenes que de otro modo es más difícil. Soy partidaria de apoyarse en él por las posibilidades visuales, pero no por los textos que ahí se recojan. Lógicamente, cuando uno comienza a hablar en público puede abusar del texto escrito, pero poco a poco se ha de desprender de esa muleta y atreverse  a utilizar menos palabras.

EAP: Tu último libro “Héroes cotidianos trata sobre cómo descubrir el valor que todos llevamos dentro. En mis cursos y seminarios sobre el Arte de Presentar escucho a menudo quejas como “yo nunca seré tan buen orador como fulano”, “yo no tengo energía, entusiasmo, labia, soy aburrido”, “yo no he nacido para hablar en público”, etc. No todos tenemos que ser buenos comunicadores, pero cuando escucho esas excusas y autojustificaciones no puedo evitar pensar que se extienden a otras facetas y ámbitos de su vida. ¿Cómo podemos saber dónde trazar la frontera entre la aceptación realista de nuestras limitaciones y la resignación autocomplaciente y cómoda? ¿Nos autoengañamos para sobrellevar la idea de que no somos héroes cotidianos porque estamos más a gusto dentro de nuestra zona de confort?

PJ: La diferencia entre la aceptación realista y la resignación estriba en el espíritu de lucha. La resignación es a priori de cualquier intento de cambio. Si uno no lo intenta argumentando cualquier excusa, muy probablemente se esté resignando. Por mi experiencia como conferenciante, he observado que no existe un conferenciante perfecto, sino conferenciantes que gustan más a un tipo de público. Por eso, las comparaciones son muy relativas. El camino consiste en dar lo mejor de ti mismo. Si no tienes mucho sentido del humor, no intentes hacer chistes de cada idea que comentes. Sin embargo, a lo mejor, tienes una capacidad de profundizar en conceptos que llegan a otro tipo de público. Los héroes cotidianos son las personas que siguen adelante ante los retos y no cabe duda que hablar en público es uno de ellos.

Añádela a del.icio.us twitter Publícala en Twitter

ENTRADAS RELACIONADAS

- Mi experiencia como conferenciante, por Pilar Jericó

- Pánico en el estrado (VI): supera la ansiedad de hablar en público

- Habla menos y escucha más

- Galería de grandes presentadores: Los secretos de Steve Jobs y el arte de lanzar nuevos productos

DIÁLOGO ABIERTO

¿Y tú qué opinas sobre cómo mejorar la comunicación en la empresa?


Tu gran idea en 5 minutos

enero 16, 2009

La prueba del ascensorImagínate la siguiente situación: tienes programada a las 10.00 h una presentación para exponer tu gran idea germen de una futura empresa a un importante inversor. Al entrar en su despacho lo encuentras poniéndose el abrigo y te dice: “Lo siento mucho, pero debo salir inmediatamente. Cuénteme su idea mientras bajamos a mi coche”. ¡Horror! Debes explicar tu mensaje a una persona decisiva durante el trayecto desde su despacho hasta el garaje, trayecto que en el caso mejor os llevará a lo sumo cinco minutos. ¿Podrías condensar en tan breve tiempo y sin transparencias tu presentación planificada para 45 minutos apoyada por un impresionante despliegue pirotécnico en PowerPoint?

El iWeekend llega a Madrid

Hoy, cincuenta emprendedores procedentes de toda España se reunirán en el Ayuntamiento de Madrid con motivo de la celebración del iWeekend para enfrentarse a la misma tesitura, conocida en el mundo anglosajón como elevator’s pitch. Estos emprendedores deberán realizar una presentación desnuda de un máximo de cinco minutos de duración, sin apoyo multimedia, armados únicamente con el poder de persuasión de su palabra y la fuerza creativa de sus ideas.

El problema de la mayoría de las presentaciones es que se pretende decir demasiado en demasiado poco tiempo. Como resultado, la audiencia recibe más información de la que desea, necesita o puede asimilar. El escenario inmisericorde descrito fuerza a clarificar el mensaje y hacer el contenido ajustado y simple. No hay tiempo para introducciones erráticas sin foco. No hay tiempo para historias, anécdotas, estadísticas, datos, cualquier elemento que no venga al caso. No hay tiempo para proporcionar detalles irrelevantes. El mensaje o se hace simple o no llega. Los ponentes deben esforzarse por encontrar cuál es su mensaje fundamental y expresarlo de manera que sea comprendido sin ambigüedades por la audiencia. Si no van directos al grano, no llegan a ningún sitio.

La próxima vez que prepares una presentación acuérdate de estos emprendedores y hazte la siguiente pregunta: ¿Sería capaz de sintetizar mi presentación en cinco minutos y sin PowerPoint? Puede que nunca te veas ante semejante reto, pero qué duda cabe que te beneficiarás enormemente de este ejercicio. Te ayudará a ver con claridad cuál es el mensaje fundamental de tu presentación y cuáles son los detalles secundarios. En palabras de Javier Reyero: “La síntesis es un proceso de renuncia y selección admirada por todos”. El buen orador se queda con lo imprescindible (selecciona) y elimina lo intrascendente (renuncia). Sólo así consigue comunicar su gran idea incluso en sólo cinco minutos.

Sintesis

¡Suerte a todos los emprendedores que esta tarde compartirán su gran idea con nosotros en el iWeekend!

Añadir a del.icio.us

ENTRADAS RELACIONADAS

Maximiza la relación señal a ruido en tus presentaciones

- La mucha información confunde más que orienta


A %d blogueros les gusta esto: