¿Sabías que…? 4.0

septiembre 19, 2009

Did You Know? 4.0La empresa de diseño XPLANE ha producido una nueva versión de su famoso vídeo Did you know, superándose a sí misma una vez más. Esta versión completamente nueva, creada en colaboración con The Economist, presenta hechos y estadísticas asombrosos centrados en el panorama cambiante de los medios, incluyendo la tecnología y la convergencia.

El contenido ha sido desarrollado por XPLANE, The Economist, Karl Fisch, Scott McLeod y Laura Bestler. El vídeo ha sido creado con herramientas muy asequibles: Keynote y GarageBand, junto con Photoshop e Illustrator.

Todo un ejemplo de buen hacer a la hora de presentar información en pantalla de manera dinámica y entretenida. He pasado más de cuatro minutos viendo estadísticas ¡y se me ha hecho corto! Me he quedado con apetito por más. Eso sí que es un logro.

Tal y como apuntaba en una entrada anterior, una presentación debería reunir entre otras muchas cuatro cualidades, perfectamente incorporadas en este vídeo:

  • Brevedad: En poco más de cuatro minutos ha quedado claro el mensaje. Si se dieran más datos, se aportaría más información, qué duda cabe, pero terminaría diluyénsose la idea fundamental que se desea transmitir.
  • Simplicidad: El vídeo ha sido realizado con herramientas corrientes, como Keynote. Resulta especialmente eficaz el uso de dibujos a mano, sutilmente deslizados dentro de la presentación. Las imágenes son simples, sin barroquismos inútiles.
  • Elegancia: Esta engañosa simplicidad, en el sentido de que parece fácil de conseguir, cuando en realidad exige un gran esfuerzo, conduce inevitablemente a la elegacia de las cosas simples bien hechas. El diseño elegante no se interpone. Diseño no es decoración. El buen diseño no busca llamar descaradamente la atención, no grita para atraer ostensiblemente la atención sobre sí mismo. Cumple silenciosamente su función en un discreto segundo plano.
  • Visual: Predomina el elemento visual sobre el textual, a pesar de que se proporciona gran cantidad de información. Los textos nunca sobrecargan la imagen y se leen sin cansancio. En nuestro mundo hipervisual, donde casi nadie ve un vídeo de más de cinco minutos o lee una entrada de blog que no quepa en una pantalla, el elemento gráfico, fácil de asimilar, debe imponerse al textual, más lento y difícil de captar.

Puede encontrarse más información sobre la producción del vídeo, los archivos fuente utilizados, las referencias empleadas y versiones descargables del mismo en shifthappens.

(Vía Presentation Zen)

Añadir a del.icio.us

DIÁLOGO ABIERTO

¿Conoces alguna otra gran presentación? Compártela con el resto de lectores.

ENTRADAS RELACIONADAS

- Presentaciones de altos vuelos

- No existen temas aburridos, sólo presentaciones aburridas

- Grandes presentaciones: Shift Happens

Cuando las presentaciones se animan

La Tierra en Miniatura: números y emoción

Anuncios

Cuando las presentaciones se animan

octubre 1, 2008

El vídeo es un recurso socorrido para llegar allí donde el ponente no puede. Y a veces uno tiene la fortuna de encontrarse con vídeos de factura impecable: imágenes poderosas, mensajes claros y directos, diseño simple y elegante, en definitiva, comunicación en plena forma.

El Laboratorio del Procomún, iniciativa impulsada desde el Consejo Superior de Investigaciones Científicas, ha editado un vídeo que esconde valiosas lecciones sobre el arte de presentar:

Del vídeo a la presentación

A continuación muestro algunas capturas del vídeo que podrían perfectamente constituir transparencias en sí mismas:

Puede comprobarse cómo el vídeo constituye en esencia una presentación animada. Si se capturasen sucesivamente todos los fotogramas donde aparecen textos y se preparase con ellos una presentación, se transmitiría el mismo contenido. Pero, ¿se comunicaría el mensaje con la misma fuerza? Esa fuerza que el vídeo confiere a imágenes estáticas es la que proporciona la presencia del ponente.

¿Qué lecciones hemos aprendido que puedan aplicarse directamente a nuestras presentaciones?

Una presentación debe ser:

  • Visual: Los textos deben ser cortos y concisos, fáciles de comprender, con un tamaño y tipo de fuente que facilite la lectura. Debe dominar el componente gráfico sobre el textual. Si esta regla es evidente en un vídeo, ¿por qué no en una presentación?
  • Simple: En este contexto, simple puede utilizarse como sinónimo de claro, directo, sutil, esencial y minimalista. Los mejores elementos visuales son aquellos diseñados con vistas a la simplicidad. La próxima vez que diseñes tus transparencias, reflexiona: eliminando más elementos, ¿puedes conseguir un impacto aún mayor?
  • Elegante: Menos colores, menos abigarramiento, menos elementos superfluos. Menos es más. El diseño elegante atrae por sí mismo y polariza la atención. Cuando el orador es bueno y el contenido interesante, es doblemente frustrante que las transparencias no estén a la altura. Al final, la charla queda deslucida y el público se marcha con mal sabor de boca, con la sensación de que algo faltaba. Efectivamente, un diseño elegante es lo que se echaba de menos.
  • Breve: Si ya es suficientemente difícil captar la atención de una audiencia sumergida en un océano de información y estímulos visuales, más difícil aún es mantenerla durante largos períodos. Lo bueno, si breve, dos veces bueno. Si el mensaje es importante, seguro que puede comunicarse en menos tiempo. Intenta acortar tus presentaciones.

La próxima vez que prepares una presentación, pregúntate cuando mires cada una de tus transparencias: ¿es visual?, ¿es simple?, ¿es elegante?

Y como prueba final, plantéate el siguiente reto: ¿podría elaborarse fácilmente un vídeo cautivante a partir de esas transparencias?

Añadir a del.icio.us


A %d blogueros les gusta esto: