Del BulletPoint al GraphicPoint y tiro porque me toca

septiembre 27, 2011

“Las fotografías son las listas de viñetas del siglo XXI”

Martin Fowler

El jueves de la semana pasada participé en el evento StartUpBootcamp apadrinando a la startup Linkovery. Diez empresas en busca de financiación presentaron sus proyectos ante un foro compuesto por mentores e inversores. El tiempo estaba limitado a 7 minutos por empresa, restricción que todas cumplieron escrupulosamente tras numerosos días de repetidos ensayos. Observé complacido que ni una sola de las presentaciones incluía listas de viñetas en sus transparencias. Claro que si no usas listas de viñetas, entonces ¿qué usas? El recurso habitual suelen ser las fotografías. Y la mayoría de las veces, tristemente, se usan mal, como ocurrió en varias de las presentaciones del jueves. ¿Por qué mal? Porque estamos completando un ciclo.

graphicpoint

Ahora que las listas de viñetas están superadas, hay que dejar atrás las fotografías decorativas

La Historia es un constante vaivén pendular: después de completar una revolución volvemos al punto de partida. Todos coincidimos en que las listas de viñetas son ineficaces. Está claro que había que hacer algo, sí, había que empezar una revolución. En un movimiento de reacción muy comprensible y loable en contra de la omnipresencia de las listas de viñetas, éstas comenzaron a ser sustituidas por fotografías.

Al principio las audiencias suspiraron aliviadas refrescadas por el nuevo viento del cambio: ¡por fin visuales sin texto en la pantalla! Rápidamente, la situación ha ido evolucionando hacia el absurdo. ¿Hablas de la misión de la compañía? Hala, vas y pones una diapositiva con una foto de la misión Apollo XIII a la luna y una sola palabra: MISIÓN. ¿Hablas a continuación de los retos por delante? Pues nada, pones una diapositiva con una foto de una carretera norteamericana en mitad del desierto y un bisonte mirándote con cara de pocos amigos, con una palabra en grandes letras: RETOS. Y así sucesivamente. ¿Mejor que las listas de viñetas? Sin duda. ¿Comunica algo? Nada, sólo decora.

Lo confieso. Inspirado por Garr Reynolds y otros gurús, yo soy el primero que ha pasado largas horas buscando fotos en Google, en Flickr  o en sitios de venta de fotografías de stock en pos de la imagen perfecta para representar el concepto de la diapositiva. Ya sabéis de qué hablo: vas seleccionando fotografías de acá y de allá y luego le enseñas a un compañero tu botín: “Oye, Julián, ¿cuál de estas dos fotografías crees que ilustra mejor el concepto de creatividad? ¿El niño pintando con sus pies en la pared o estos ejecutivos saltando en una pradera con cajas de cartón sobre sus cabezas?”. Simplemente ridículo, ¿no crees?

De la decoración a la comunicación

Una buena idea no necesita de ropajes visuales. Cuando Winston Churchill utilizó la metáfora imborrable del telón de acero, no la ilustró con una fotografía de un telón de teatro retocado con Photoshop para darle textura metálica. No uses fotografías a menos que sea necesario ilustrar lo que tus palabras no alcanzarían a expresar jamás. Usa visuales solamente cuando complementen y amplifiquen tus palabras. El resto del tiempo, en lugar de fotografías, usa palabras visuales que dibujen tus conceptos.

Si tus fotografías no refuerzan tu mensaje, ahórratelas. Recuperarás además muchas horas desperdiciadas buscando fotos por Internet que podrás dedicar a mejorar la estructura y a ensayar tu presentación.

Tú eres el visual más importante sobre el escenario, nunca PowerPoint, con listas de viñetas o sin ellas.

[Mañana miércoles 28 de septiembre impartiré un taller gratuito titulado “Más allá del PowerPoint” auspiciado por Iniciador, en la sala Utopic_Us de Madrid, a las 17.00. Consulta todos los detalles. ¡No faltes!]

ENTRADAS RELACIONADAS

- 13 ideas para cautivar a la audiencia con las fotografías de tu presentación

- 5 limitaciones que debes tener en cuenta a la hora de usar fotografías de stock en tus presentaciones

DIÁLOGO ABIERTO

¿Cómo usas las fotografías en tus presentaciones?


Plantillas para lograr consistencia temática en las presentaciones

marzo 31, 2011

Aborrezco las plantillas predeterminadas del PowerPoint que nos son sugeridas al crear una nueva presentación por numerosos y variados motivos:

  • Las plantillas basan su diseño en el uso de listas de viñetas, la peor forma posible de transmitir información durante una presentación.
  • Las plantillas, especialmente los diseños creados por la propia empresa, suelen presentar una desafortunada elección de fondos que lucen muy bien en el portfolio del artista que los creó, pero que normalmente se interponen entre el presentador y la audiencia al incluir gráficos que destacan en exceso y capturan la atención, volviendo difícil el discernimiento entre el texto y el fondo y confundiendo a la audiencia haciéndola creer que existe contenido donde sólo hay decoración sin significado.
  • La mayoría de plantillas presenta una relación señal a ruido bajísima. Se les puede llamar de todo menos simples.
  • Las plantillas corporativas típicas impiden crear presentaciones con diseño de calidad profesional, por ejemplo con fotografías a sangre, respetando la regla de los tercios, etc.
  • Las plantillas típicas son rígidas e inflexibles, limitan o impiden la creatividad, reduciendo a menudo a extremos absurdos el área útil de una transparencia.

Una buena plantilla dota de coherencia interna a una presentación

¿Significa que no hay que usar plantillas? ¡Claro que no! Yo las uso todo el tiempo, pero las creo yo mismo vigilando siempre no incurrir en los errores de las plantillas predeterminadas. Las plantillas son necesarias para dotar de consistencia a las transparencias de una misma presentación e incluso para transmitir una imagen corporativa consistente a lo largo de varias presentaciones. Una vez creadas, las plantillas facilitan los cambios: basta realizarlos en el patrón y automáticamente se propagarán a todas las transparencias que lo adoptaron.

Sabes que una presentación es consistente cuando al introducir en ella una transparencia tomada de otra presentación canta a la legua. En líneas generales, la consistencia exige usar el mismo fondo, la misma tipografía con tamaños similares, el mismo tema, la misma forma de incluir fotografías u otros elementos multimedia, los mismos colores, la misma alineación de los objetos en una cuadrícula, las mismas animaciones y transiciones, el mismo estilo de imágenes, en definitiva, dotar de un marcado carácter personal al elemento visual de la presentación. Steve Jobs utiliza siempre el mismo diseño de transparencias a través de una plantilla consistente que permite distinguir una transparencia suya entre mil.

Plantilla totalmente personalizada, con un tema unificador basado en la aventura

La misma plantilla dota de coherencia a las presentaciones de la empresa

Igualmente, una empresa puede beneficiarse enormemente del uso de una o varias plantillas para sus presentaciones, siempre y cuando cumplan las directrices anteriores. La plantilla corporativa debería ser asimismo suficientemente flexible en cuanto a colores, temas y composiciones como para dejar lugar a la innovación de los empleados.

Plantilla totalmente personalizada, con un tema unificador a pesar de las diferencias de color

Una plantilla no es un atajo para pergeñar presentaciones en serie en dos patadas a base de escribir listas de viñetas y tirar de exhaustas fotos de stock. El objetivo de la plantilla corporativa debe ser ayudar a los trabajadores a crear diseños elegantes y simples, pero sin constreñir su creatividad.

Es entonces cuando la plantilla se convierte en un arma poderosa de comunicación.

ENTRADAS RELACIONADAS

- Las cinco personalidades de una presentación

- Diseñar o morir

Diez mandamientos del buen diseño

DIÁLOGO ABIERTO

¿Utilizas plantillas? ¿Cómo son?


¿Dónde está el arte en tus presentaciones?

marzo 24, 2011

"La mayoría de los artistas no saben dibujar" - Roy Simmons“La mayoría de los artistas no saben dibujar”

—Roy Simmons

Cuando en mis cursos y conferencias pregunto a la audiencia cuántos saben dibujar, muy pocos levantan la mano. Lo mismo me ocurre cuando les pregunto cuántos saben bailar o cuántos saben cantar. Sin embargo, cuando estas preguntas se plantean a niños de preescolar, ¡todos levantan la mano entusiasmados!

¿Qué nos ocurre por el camino que recorremos desde la niñez hasta la madurez para que perdamos esa fe en nosotros mismos, ese entusiasmo por lo que hacemos? Nos creamos expectativas elevadísimas sobre cómo deben hacerse las cosas: igualamos hacer algo con hacerlo de forma perfecta. Y claro, partiendo de esta premisa, sólo existe un resultado posible ante cualquier nueva empresa: el fracaso.

Porque nunca haremos nada de manera perfecta. En nuestra cultura está estigmatizado el fracaso: se ridiculiza y condena. En consecuencia, tememos fracasar por encima de todo: quedar mal, hacer el ridículo, llamar la atención. ¿Y cómo lo solucionamos? Recurriendo a la mediocridad: jugar según las reglas, hacer lo que todos, pintar sin salirnos de la línea.

No nos vemos como artistas porque tenemos una idea distorsionada de lo que es el arte, distorsión que coarta nuestra creatividad y nos hace sentir trágicamente limitados.

El arte es un regalo personal que cambia a quien lo recibe

El arte es mucho más que pintar cuadros o componer canciones. Como afirma Seth Godin en su libro de lectura obligada para todo emprendedor, Linchpin:

“El arte es cualquier cosa que sea creativa, apasionada y personal. El verdadero arte resuena con el receptor, no sólo con el creador. (…) Un artista es alguien cuyo coraje, intuición, creatividad y valentía desafían el status quo. Un artista se lo toma personalmente.”

Creo con todo mi corazón que el arte, para ser verdadero arte, debe producir un cambio en quien lo recibe. Si no hay cambio, no hay arte. Para mí esa es la medida del arte, y no la pericia técnica o las cualidades estéticas. Si sólo fuera cuestión de técnica, un artista podría ser sustituido por una máquina. El arte es por definición humano. El arte no se crea siguiendo las reglas de un manual. El verdadero artista es original: escribe las reglas del manual que los que vienen detrás siguen.

En el arte es la intención lo que cuenta. Siempre existe un presente, un regalo por parte del artista. Algo que no puede pagarse con dinero. El cambio que produce en quien lo recibe no tiene precio.

"El arte es un regalo personal que cambia a quien lo recibe" - Seth Godin

No temas equivocarte, teme no probar nada nuevo

El arte no está libre de defectos. Las creaciones extraordinarias nunca cumplen las especificaciones porque si lo hicieran, podrían estandarizarse y dejarían de despertar la admiración.

El arte de presentar no tiene que ver tanto con crear transparencias bonitas como con lograr a través de tu historia, tu pasión y tu diseño comunicar ideas que cambien el mundo. Una presentación no tiene que ser decorativa: será puro arte en la medida en que cambie a la audiencia.

ENTRADAS RELACIONADAS

- Cuando das sin tomar, cada presentación es un regalo

- A nuestras presentaciones les sobra cabeza y les falta corazón

DIÁLOGO ABIERTO

¿Eres un artista? ¿Qué es el arte para ti?


Deja claro tu mensaje al principio y al final de tu presentación

marzo 8, 2011

Principios Universales DiseñoUno de los libros destacados en mi biblioteca sobre presentaciones es el bellamente editado Principios universales de diseño. Ofrece 100 consejos básicos sobre diseño, a menudo chocantes y en aparente contradicción con nuestras intuiciones sobre el diseño.

Muchos de ellos poseen aplicación directa en nuestras presentaciones, como el Principio de la posición en la serie, que reza así:

Los elementos presentados al principio y al final de una lista se recuerdan mejor que los del medio.

—Principios universales de diseño

Según este principio, recordamos mejor el inicio y el final de una secuencia. Del mismo modo, el principio y final de tu presentación resultan particularmente importantes. La aplicación de este principio implica que la premisa o idea fundamental de tu presentación debe quedar clara al principio y al final.

Jamás recomiendo que nadie memorice una charla. Sin embargo, es una gran idea llevar perfectamente formuladas, memorizadas y ensayadas la frase inicial con la que abres tu presentación y la frase final con la que la cierras. Tristemente, son las dos frases que nadie suele preparar, lo que provoca arranques pobres y finales decepcionantes.

La atención de la audiencia es máxima al principio y al final de la presentación

Por otro lado, se ha demostrado que la atención de la audiencia va disminuyendo a medida que avanza el tiempo de la presentación, hasta que aumenta nuevamente cuando ésta se aproxima a su fin. Al comienzo, todo el mundo está pendiente de ti. La forma como empieces resulta crucial para captar la atención y transmitir un mensaje positivo que anuncie que tu charla es diferente. No tienes una segunda oportunidad para causar una primera buena impresión. Al final, cuando dices el típico “y ya para terminar”, entonces todas las cabezas se levantan de sus portátiles y dispositivos móviles para prestarte nuevamente atención. Eso sí, si dices que vas a terminar, ¡termina! No te alargues 10 minutos más. Deja claro nuevamente tu mensaje.

La atención de la audiencia es máxima al principio y al final de la charla

Se trata por tanto de un nuevo motivo por el que debes esforzarte al máximo por aclarar la idea fundamental de tu presentación: transmite la idea clave de tu trabajo, no sus detalles. Busca despertar el apetito de la audiencia por más, no saturarlos con montañas de datos. A la luz del principio de la posición en la serie, sincronízate con los máximos niveles de atención de la audiencia, cuando la probabilidad de que absorban tu mensaje es mayor.

ENTRADAS RELACIONADAS

Afeita tus presentaciones con la Navaja de Ockham

6 lecciones sobre presentaciones que aprendí sentado a la mesa de Coque

Aprovecha el efecto von Restorff en tus presentaciones

DIÁLOGO ABIERTO

¿Cómo preparas tus inicios y finales? ¿Los llevas niquelados o los improvisas sobre la marcha?


Utilizar fotografías de stock en tus presentaciones no está exento de peligros

octubre 28, 2010

Me ha llegado recientemente el último libro que he comprado sobre presentaciones: When the Scientist Presents: An Audio and Video Guide to Science Talks escrito por Jean-luc Lebrun. En cuanto vi su portada, encontré algo que me parecía familiar, experimenté una suerte de déjà vu, como cuando se producen fallos en Matrix…

Días después y cuando no estaba pensando en ello, repentinamente se me encendió la bombilla: ¡ya sabía dónde había visto antes esa misma fotografía! En la portada del libro The Backchannel: How Audiences are Using Twitter and Social Media and Changing Presentations Forever de Cliff Atkinson.

Como puedes observar, ¡ambos utilizan la misma foto de stock! Y ahí radica uno de los inconvenientes de acudir a los sitios de venta de fotografías de stock en busca de material gráfico para tus presentaciones: del mismo modo que tú puedes comprarlas para incluirlas en tu presentación o documento, ¡también puede el resto del mundo! En consecuencia, es muy probable que veas repetidas las mismas fotos en diversos sitios, especialmente cuando se trata de un tema muy específico en el que los sitios de venta de fotografías de stock presentan poca oferta.

Cuando busques exclusividad, no uses fotos de stock. Contrata a un fotógrafo, haz las fotos tú mismo, trátalas en Photoshop con cualquiera de sus filtros de retoque o incluso haz dibujos.

Si quieres ser exclusivo, no uses lo que todos. ¡Usa la imaginación!

ENTRADAS RELACIONADAS

Una imagen en tu presentación dice más que mil palabras

Siete secretos de la fotografía profesional aplicados a las presentaciones

13 ideas para cautivar a la audiencia con las fotografías de tu presentación

Utiliza fotos de calidad profesional en tus presentaciones

DIÁLOGO ABIERTO

¿En cuántos sitios has visto a este sujeto? Envía la dirección.

¿Has encontrado otras fotografías de stock como la anterior repetidas por doquier?


13 ideas para cautivar a la audiencia con las fotografías de tu presentación

octubre 20, 2010

El biólogo molecular John Medina dedica uno de los capítulos de su imprescindible libro Brain Rules a la visión y lo titula significativamente La visión triunfa sobre todos los otros sentidos. En él presenta investigaciones que le permiten afirmar que:

“Aprendemos y recordamos mejor a través de imágenes, no a través de palabras escritas o habladas.”

Las imágenes, ya sean fotografías o clipart, constituyen sin duda el elemento multimedia más utilizado (y abusado) en presentaciones. A menudo incluir una foto, dibujo o chiste puede distraer del mensaje y degradarlo, añadiendo abarrotamiento al diseño y disminuyendo la relación de señal a ruido (SNR).

Sin embargo, las imágenes, especialmente las fotografías de calidad profesional, no sólo tienen su cabida en una presentación, sino que pueden convertirse en el aliado más poderoso para transmitir un mensaje y conectar emocionalmente con la audiencia.

Cómo cautivar a la audiencia con tus imágenes

  1. Utiliza fotos de alta calidad y huye del clipart como de la peste.
  2. Utiliza fotos para definir el contexto. Por ejemplo, uno de mis alumnos preparó la semana pasada una presentación sobre la facilidad de uso del software libre utilizando imágenes del universo de Pocoyó exclusivamente para sugerir sencillez y apertura (¡Gracias, Jesús!).
  3. Utiliza fotos para introducir ideas abstractas que hayan sido identificadas con un icono. Lo concreto sobrevive. Por ejemplo, la imagen de Einstein sacando la lengua como símbolo de la genialidad, la Estatua de la Libertad como símbolo de libertad, etc. Pero ojo: ¡evita los clichés!
  4. Utiliza fotos para evocar una emoción específica. La investigación en neurociencia cognitiva revela que muchas decisiones se toman gracias a asociaciones emocionales, de ahí la importancia de crear reacciones emocionales apropiadas a los argumentos esgrimidos.
  5. Utiliza fotos para presentar evidencias. Una fotografía vale más que mil palabras y poseerá un valor inestimable como evidencia. En vez de ese diagrama de bloques abstracto, ¡muestra la foto del prototipo!
  6. Utiliza fotos para dar un respiro a la audiencia. Pueden funcionar como una pausa en el flujo continuo de información, permitiendo a la audiencia un momento de reflexión y digestión. En algunos casos, la introducción de una foto o viñeta cómica puede distender el ambiente y relajar a la audiencia.
  7. Utiliza fotos para dirigir la atención de la audiencia. Puesto que la atención se dirige a los nuevos estímulos, si has estado presentando texto mayormente y justo después presentas una ilustración, la audiencia automáticamente mirará a la ilustración. Conviene que hagas una pausa antes de hablar, porque durante unos momentos la audiencia se dedicará a ver la imagen y no prestará atención a nada más.
  8. Utiliza fotos representativas de tu concepto. Las fotos no deberían ser una mera decoración, sino un refuerzo del mensaje de la transparencia para que se recuerde o comprenda mejor.
  9. Utiliza fotos cuyo estilo sea compatible con tu mensaje. Principalmente, asegúrate de que sean de calidad y con buena resolución.
  10. Utiliza fotos a sangre. No seas tímido y úsalas de manera que ocupen toda el área de la transparencia. De esa manera resultan más dramáticas y su impacto será incomparablemente mayor.
  11. Utiliza duplicados si necesitas mostrar la misma imagen o diagrama a lo largo de la presentación. Evita el retroceder hasta la imagen que buscas para luego volver a avanzar, pasando por todas las transparencias intermedias.
  12. Utiliza la Regla de los Tercios en la composición de las transparencias y de las imágenes. Se mejora considerablemente la sensación subjetiva percibida por la audiencia.
  13. Utiliza fotos de un tamaño como mínimo de 800×600 píxeles, ya que resoluciones menores degradan drásticamente la calidad, especialmente si las muestras a pantalla completa. La resolución óptima de tus imágenes deberá ser igual a la máxima resolución del proyector, típicamente 1024×768. En una presentación no tiene sentido usar imágenes con una resolución mayor, porque no mejorarás la calidad y sólo conseguirás que el tamaño de tu archivo de presentación crezca de forma descontrolada.

ENTRADAS RELACIONADAS

Una imagen en tu presentación dice más que mil palabras

Dónde encontrar fotos de calidad profesional para tus presentaciones

Siete secretos de la fotografía profesional aplicados a las presentaciones

DIÁLOGO ABIERTO

¿Se te ocurren otros consejos que no pueden faltar en esta lista? ¿Cómo usas tú las imágenes en tus presentaciones?


Menos es más

septiembre 16, 2010


A %d blogueros les gusta esto: