Cómo presentar ante una audiencia de una sola persona

octubre 2, 2009

¿Cómo presetarías ante una sola persona?Recientemente un lector me planteó una interesante cuestión: ¿cuál es el mejor método para exponer una presentación para una sola persona?

Evidentemente, proyectar una presentación de PowerPoint sobre una gran pantalla supone matar moscas a cañonazos y transmite una sensación de unidireccionalidad absoluta (“yo hablo, tú escuchas”), de falta de diálogo, por lo que queda desestimada. Una solución más apropiada podría consistir en imprimir las transparencias, tal vez encuadernarlas en un bonito cuadernillo, y mostrarlas al cliente sentados a una mesa. Aun así, se trata de un producto cerrado, acabado, al que no se le añade ni quita nada. Además, para lograr el máximo impacto debería contar con un diseño muy cuidado, como si de un buen folleto publicitario se tratara.

En el otro extremo, podría uno decantarse por un enfoque más íntimo y conversacional (“yo hablo, tú hablas”), basado en la servilleta: siguiendo las pautas y consejos sobre pensamiento visual desgranados en el libro de Dan RoamThe Back of the Napkin” (traducido como “La clave es la servilleta”). Puedes dibujar sobre un bloc las ideas principales de tu presentación, pero el inconveniente de este nuevo enfoque reside en que se trata de una forma de presentar muy arriesgada: puedes olvidarte de datos importantes, puedes no saber expresar correctamente ciertas ideas con dibujos sencillos y definitivamente necesitarás recurrir a alguna gráfica o diagrama profesional para mostrar cierta información.

El cuaderno de presentación moderno

El blog de Seth GodinEl gurú del marketing y extraordinario presentador Seth Godin propone en su blog un método a medio camino entre el cuaderno en blanco y las transparencias impresas. Funciona de la siguiente manera:

1. Crea una presentación. Una buena, no repleta de listas de viñetas. En su lugar, gráficos, imágenes, unas pocas palabras para anclar la discusión. Una transparencia podría consistir en nada más que una rejilla o tabla en blanco de 3×3.

2. En cada transparencia, elimina parte de la información.

3. Imprime la presentación (en horizontal, no en vertical)

4. Llévalo a una imprenta o centro de trabajo y que le pongan una espiral con tapas (no canutillo, por favor).

5. Cómprate un buen rotulador.

A partir de ahí, cuando llegue el momento de la presentación, siéntate junto a la persona con la que te reúnas y vete repasando el cuadernillo página a página, escribiendo directamente en cada una. A medida que progresas por las ideas del cuadernillo, ambos podéis dialogar acerca de lo que tenéis delante y marcarlo.

El resultado final será un documento vivo que podrás dejar al cliente cuando hayáis terminado.

Añádela a del.icio.us twitter Publícala en Twitter

DIÁLOGO ABIERTO

¿Se te ocurren otras formas más eficaces para presentar una idea o proyecto a una sola persona?

ENTRADAS RELACIONADAS

- Habla menos y escucha más


Las mejores presentaciones del mundo 2009

septiembre 30, 2009

Se acaba de fallar la tercera edición del concurso de las mejores presentaciones del mundo: el World’s Best Presentation Contest, organizado por SlideShare, una comunidad dedicada a compartir presentaciones. Esta edición contó con el envío de 3.721 trabajos y más de 13.000 votos por miembros de la comunidad. Actuaron como jueces del concurso cuatro destacadas figuras de la industria de las presentaciones: Padmasree Warrior, David Armano and Guy Kawasaki.

1er premio: Healthcare Napkins All por Dan Roam

El primer premio ha ido a parar a Dan Roam, cuyo libro “The Back of the Napkin” (“La clave es la servilleta”) reseñé casualmente la semana pasada en Presentando desde una servilleta. Fiel a los principios que predica en su libro y al espíritu de la visualización de ideas complejas mediante gráficos sencillos, es capaz de explicar con claridad meridiana la crisis del sistema sanitario estadounidense.

2º premio: Sheltering Wings por Sarah Cullem

El segundo premio ha sido asignado a una presentación en la que se muestran números de manera diferente, visual y directa.

3er premio: Feels Bad On The Back por Mohamad Faried

El tercer premio ha sido para la presentación más atractiva visualmente, donde se conjugan con gran maestría texto e imágenes con claridad y limpieza.

Nuestra enhorabuena desde El Arte de Presentar a los ganadores.

Añádela a del.icio.us twitter Publícala en Twitter

ENTRADAS RELACIONADAS

Las mejores presentaciones del mundo


Presentando desde una servilleta

septiembre 24, 2009

La clave es la servilleta (the back of the napkin) por Dan Roam¿Quién no ha utilizado alguna vez una servilleta en un bar para explicarle a otra persona cómo funciona algo o en qué consiste un proyecto? Dan Roam ha elevado a la categoría de ciencia el arte de solucionar problemas y vender ideas a través de sencillas imágenes dibujadas sobre el papel. Se trata de la ciencia del pensamiento visual (visual thinking), definido por el propio autor a modo de charla de ascensor de la siguiente manera:

“El pensamiento visual implica aprovecharse de nuestra capacidad innata para ver, tanto con nuestros ojos como con el ojo de nuestra mente (imaginación), para descubrir ideas que de otra forma permanecerían ocultas, desarrollar esas ideas rápida e intuitivamente y después compartir esas ideas con otras personas de manera que simplemente ‘lo cojan’”.

La premisa tras el libro de Roam “The Back of the Napkin” (traducido al español como “La clave es la servilleta”), es bien sencilla: si tienes a mano un lápiz y un pedazo de papel, puedes servirte del pensamiento visual para elaborar complejas ideas.  Podemos usar la simplicidad e inmediatez de las imágenes para descubrir y aclarar nuestras propias ideas y usar esas mismas imágenes para clarificar nuestras ideas a otras personas, ayudándoles a descubrir en el proceso algo nuevo para ellas.

Roam cree firmemente que cualquier problema puede clarificarse con una imagen y cualquier imagen puede crearse utilizando el mismo conjunto de sencillas herramientas y reglas.

Las herramientas no son sino nuestros ojos, nuestro ojo mental (la imaginación) y la coordinación entre ojo y mano. Estas herramientas innatas pueden complementarse con unos accesorios bien simples: lápiz y papel o bien rotulador y pizarra. Nada de complicados gráficos por ordenador.

Partiendo de estas herramientas básicas, posteriormente el autor elabora un sistema de reglas:

  • Un proceso compuesto de cuatro pasos para explotar el pensamiento visual: mirar, ver, imaginar, mostrar.
  • La mejora de las tres herramientas biológicas ya mencionadas necesarias para el pensamiento visual.
  • Seis formas de ver, conocidas en narrativa y periodismo como las seis W, que nos ayudan a seleccionar lo importante: quién (Who), qué (What), cuándo (When), dónde (Where), cómo (hoW) y por qué (Why).
  • Cinco preguntas para añadir claridad visual a nuestra idea con el fin de comunicarla óptimamente a la audiencia: simple vs elaborada, calidad vs cantidad, visión vs ejecución, atributos individuales vs comparación, cambio vs status quo.

El libro viene además acompañado de una página web muy cuidada y completa, The back of the napkin, la cual condensa la información del propio libro de manera más acorde con los principios que predica.

En definitiva, se trata de una obra de la cual extraeremos para nuestras presentaciones ideas e inspiración que nos ayuden a pensar visualmente y a expresar y comunicar mejor nuestras ideas con gráficos sencillos, pero eficaces.

Bonus:  Tras la publicación del libro, Dan Roam escribió un opúsculo titulado “Los diez mandamientos y medio del pensamiento visual”, que puede descargarse gratuitamente en PDF desde la web de ChangeThis.

FICHA TÉCNICA

Autor: Dan Roam
Título: La clave es la servilleta
Editorial: Norma
Páginas: 304
Año: 2009
Lo mejor: Con sencillez y frescura presenta los principios básicos del pensamiento visual, inspirándonos para comunicar ideas gráficamente sin necesidad de ser unos artistas del Photoshop, aportando consejos de gran aprovechamiento para nuestras próximas presentaciones.
Lo peor: Extremadamente largo para lo que cuenta, demasiado elaborado y complejo, con proliferación de reglas y pasos, todo ello en franca contradicción con la premisa de partida del libro de usar el pensamiento visual para comunicar ideas. A ratos aburrido y repetitivo.
Dónde comprarlo: Amazon.com :: Amazon.es


A %d blogueros les gusta esto: