Dibuja tus presentaciones

julio 12, 2011

Thinking Party 2011El viernes disfruté en el Círculo de Bellas Artes de Madrid de la Thinking Party 2011, auspiciada por la Fundación Telefónica. Se trata de un evento que se está convirtiendo en toda una referencia en el sector de la innovación y las nuevas tecnologías, gracias a sus magníficos ponentes y la impecable organización de Pepe de la Peña, un curioso y apasionado de la ciencia, la tecnología y su impacto en la sociedad.

Uno de los hallazgos más celebrados del evento fue la presencia de la artista Karla Frechilla pintando en el escenario a la vista de todo el público sobre una superficie transparente las imágenes evocadas por las charlas de los ponentes. Una nueva modalidad del Registro Gráfico (Graphic Recording) con la que no me había encontrado hasta ahora.

Se está empezando a ver en eventos a artistas gráficos que, sobre un gran lienzo, van plasmando en imágenes las ideas más destacadas de las presentaciones. Uno de los ejemplos más llamativos que ha dado la vuelta a Internet es el registro de la famosa charla de Sir Ken Robinson en TED de la mano de RSA Animate:

Por supuesto, registrar gráficamente una charla no es un ejercicio que esté al alcance exclusivamente de licenciados en Bellas Artes. ¡Todos sabemos dibujar!

Dibujar no es sólo cosa de artistas

Tal y como afirma Fernando de Pablo, uno de los pocos expertos españoles en esta técnica:

“El dibujo como herramienta de trabajo se define como un proceso y no como un producto final estético.”

Para dibujar una presentación no hace falta contar con destrezas especiales. Cuando tenías cinco años ya contabas con todas las habilidades necesarias para hacerlo. Ahora sólo tienes que redescubrirlas. Si sabes escribir, ¡sabes dibujar! Basta con desarrollar tu propio diccionario iconográfico y con trazos sencillos, incluso infantiles, expresar las ideas y conceptos que están siendo expuestas por los ponentes, así como las relaciones entre ellas.

Dibujar una presentación aporta innumerables ventajas:

  • Amplía el nivel de comprensión de los conceptos volcados: El dibujo pasa de lo abstracto a lo concreto.
  • Convierte una presentación en una experiencia: Cuando la audiencia comparte sus dibujos y bocetos vía Twitter se implica en la presentación aún más. ¿Por qué limitar su aportación en el Backchannel a frases y fotos? ¿Por qué no añadir dibujos de ponencias completas o algunos de sus aspectos?
  • Aumenta la retentiva: Cuando sales de un evento a los pocos días se van olvidando las ideas. Contar con un dibujo de una charla ayuda a fijar los mensajes principales de una manera que no consiguen las palabras.
  • Potencia la creatividad: Te ayuda a ser más creativo y a mejorar tu capacidad de síntesis.
  • Permite mostrar un mismo concepto incluso con lenguas distintas. Un ejemplo brillante aunque en otro ámbito es el de los manuales de instrucciones de montaje de muebles de IKEA que no llevan texto alguno.
  • Capacidad de viralización: Si tuiteas tus dibujos a través del Backchannel tendrán mucha más difusión que una mera frase o fotografía. Lo diferente destaca.
  • Es divertido: ¿Necesitas una razón mejor?

Graphic Recording

La próxima vez que te aburras en una ponencia o reunión y empieces a hacer garabatos en un papel, ¿por qué no dibujas su contenido? Puede llegar a ser una revelación para ti y para el resto de asistentes.

ENTRADAS RELACIONADAS

- ¿Sabías que…? 4.0

- Dónde está el arte en tus presentaciones

- Analogízate antes de presentar

TEDxMadrid 2010 y el arte de propagar ideas valiosas

DIÁLOGO ABIERTO

¿Alguna vez has capturado dibujando una presentación o reunión? ¿Cuál fue el resultado? ¿Cómo fue recibido? Comparte tu experiencia.

Anuncios

No dejes que las ruedas de tu carro avancen por los viejos surcos de las presentaciones de siempre

marzo 30, 2010

“Nan-in, maestro japonés que vivió en la era Meijí (1868-1912), recibió a un profesor universitario que había acudido a informarse sobre el Zen. Nan-in sirvió té. Llenó la taza de su visitante y siguió vertiendo. El profesor se quedó mirando el líquido derramarse, hasta que no pudo contenerse:

–Está colmada. ¡Ya no cabe más!

–Como esta taza –dijo Nan-in– está usted lleno de sus propias opiniones y especulaciones. ¿Cómo puedo mostrarle el Zen a menos que vacíe su taza antes?”

—Paul Reps y Nyogen Senzaki, “Zen Flesh, Zen Bones

¿Quieres que tus presentaciones descollen sobre todas las demás? Entonces no hagas lo que hacen todos los demás. Desaprende todo lo que sabes sobre presentaciones. Olvídate de todo lo que has visto hasta ahora. ¡Vacía tu taza!

La creatividad según el Zen

En las enseñanzas Zen, que tan magistralmente ha adaptado Garr Reynolds a las presentaciones en su libro “Presentación Zen”, a menudo se habla de la mente del principiante o la mente del niño. Si te aproximas a cualquier desafío o reto con la mente del principiante, liberado de la carga de los puntos de vista establecidos, los hábitos y la sabiduría convencional, entonces existen muchas posibilidades de actuación. El principiante no está obsesionado por la manera tradicional de hacer las cosas. En cambio está abierto y receptivo y se encuentra más inclinado a decirse “¿por qué no?” o “¡hagámoslo!” en lugar de “nunca se ha hecho así” o “eso no es lo habitual”.

Si te aproximas con la mente del principiante, entonces no tienes miedo a equivocarte. Mientras que si no estás dispuesto a cometer errores, entonces no hay lugar para la creatividad. Si siempre temes el error y evitas el riesgo, siempre te acomodarás en las soluciones seguras: las recetas ya aplicadas que siempre funcionaron en el pasado. El primer paso para dejar fluir la creatividad es liberarse del pasado, de todo lo aprendido, de lo convencional, de las opiniones establecidas.

Vacía tu mente de viejos clichés y atrévete a ser diferente.

Si siempre aciertas es porque te has equivocado en algo

¿Quieres descollar? ¿Quieres que hablen de ti, de tu producto, de tu empresa? ¿Quieres ser recordado? Si al crear y exponer tus presentaciones dejas que las ruedas de tu carro avancen por los viejos surcos, llegarás a los mismos aburridos destinos de siempre. Salirse de los viejos surcos es arriesgado, porque puedes llegar a destinos insospechados. Pero sólo esos nuevos destinos serán dignos de ser recordados, comentados y admirados.

No temas tus fracasos, porque ellos te enseñarán más que el éxito. Explora, experimenta, innova. A la larga, es más seguro ser arriesgado.

Si te conformas con la mediocridad, haz lo que todos

Cuenta Seth Godin en su libro “Purple Cow” cómo ver vacas cuando se conduce por una carretera pintoresca puede resultar interesante al principio, pero rápidamente se vuelve aburrido. Una vaca es igual a otra vaca. Claro que, una vaca púrpura: ¡qué interesante!

Las presentaciones son cada día menos y menos eficaces. Una presentación es igual a otra. La gente está harta de ver las mismas presentaciones de siempre: powerpoint y más powerpoint. ¡Basta ya! Necesitas una vaca púrpura en cada una de tus presentaciones. Deja de presentar como siempre y empieza a innovar en todas tus presentaciones.

Tal vez no se acuerden de tu producto o de tu idea, pero se acordarán de ti y de tu empresa.

Añádela a del.icio.us twitter Publícala en Twitter

ENTRADAS RELACIONADAS

Tira tus viejas presentaciones en PowerPoint a la basura

Dos estrategias para crear presentaciones sin listas de viñetas (I)

No hagas una presentación, monta un show

DIÁLOGO ABIERTO

¿De qué manera innovas en tus presentaciones? ¿Cómo haces para introducir la vaca púrpura?


Dos estrategias para crear presentaciones sin listas de viñetas (II)

febrero 20, 2009

El estilo tradicional de PowerPoint dicta que las presentaciones deben constar de interminables listas de viñetas. Sin embargo, éstas son nocivas por muchos motivos:

  • Se basan exclusivamente en texto, lo que dificulta la asimilación del contenido si el orador repite verbalmente el mismo texto. Aunque parezca mentira, los estudios revelan que texto y voz repitiendo lo mismo no se refuerzan sino que se anulan.
  • Incitan a los oradores a leer el texto de la pantalla en lugar de expresarse libremente con sus propias palabras. Si lees tus transparencias, pareces idiota.
  • Cuando el ponente lee listas, da la espalda al público. Como la serpiente que hipnotiza a su presa, el orador nunca debe perder el contacto visual con el público o rompería el hechizo que los mantiene unidos.
  • Cuantos más elementos en las listas y más palabras en cada elemento, más pequeño es el tamaño de letra y menos se lee más allá de la quinta fila. El público tiene derecho a ver todo el contenido de las transparencias, sin importar la fila en la que se sienta.
  • Si están todos los elementos de la lista en la pantalla, mientras el orador lee uno, el público tiende a leer los siguientes. ¡Y el público siempre es más rápido leyendo! Cuando llega al final, ya no sabe qué hacer para entretenerse.
  • Las presentaciones con listas de viñetas, es decir, predominio del texto sobre la imagen, aburren mortalmente, incluso al público más entregado.

En resumen, las transparencias deberían ser visuales, cada una con un mensaje claro y tan poco texto como sea posible. Salvo que sea absolutamente necesario, convendría evitar las listas de viñetas, por ejemplo, segmentándolas en varias transparencias. ¿Y en esos casos en los que resulta inevitable incluirlas y sería inapropiado segmentarlas?

Usando la creatividad para enmascarar las listas de viñetas

Deja volar tu imaginación. Puedes presentar listas de viñetas de forma creativa, de manera que no parezcan listas de viñetas. Normalmente, necesitarás combinar esta estrategia con fotografías de calidad profesional y utilizar poco texto, ya que de otra forma no se conseguirán diseños simples y armoniosos. Recuerda: menos es más.

Presentaciones sin listas de viñetas

Presentaciones sin listas de viñetas

Presentaciones sin listas de viñetas

Presentaciones sin listas de viñetas

Añadir a del.icio.us

PRESENTACIONES DE EJEMPLO

La mayoría de transparencias de la siguiente presentación presentan varios puntos enmascarados de formas variadas, para no volverse repetitivas ni cansar al público. Como consecuencia, la presentación resulta más dinámica, más visual, más memorable.

ENTRADAS RELACIONADAS

Tira tus viejas presentaciones en PowerPoint a la basura

Dos estrategias para crear presentaciones sin listas de viñetas (I)

DIÁLOGO ABIERTO

¿Se te ocurren otras formas de evitar las horribles transparencias con listas de viñetas? Comparte tu experiencia con otros lectores.


El Arte de Presentar

septiembre 12, 2008

Kevin Mitnick, el hacker más famoso del mundo, visitó Galicia durante la primera semana de junio de 2003. En presencia de un auditorio abarrotado, subió al escenario donde le esperaba su portátil. Su objetivo no era atacar delante de las cámaras ningún ordenador gubernamental ni reventar ningún sistema de inteligencia, sino dar una conferencia sobre El Arte del Engaño, del cual llegó a ser maestro consumado. Ilustró con jugosas historias tomadas de su oscuro pasado como hacker de qué manera la ingeniería social puede hacerse con contraseñas y penetrar en sistemas informáticos; habló con pasión de cómo vencer los engaños en las empresas; con bromas y una presentación muy bien diseñada consiguió meterse al público en el bolsillo desde los primeros minutos. Cuando después de una hora terminó su charla, nos quedamos con la sensación de “¿Ya está? ¿No pueden dejarle hablar otra hora más?”, como el niño al que se le ha terminado el helado.

¿Alguna vez has tenido esa misma sensación de perder la noción del tiempo absorbido completamente escuchando una presentación? Seguro que sí, aunque no suele ser lo habitual. Se nos ha arraigado la creencia de que las presentaciones, especialmente las científicas y de negocios, deben ser “serias”. Y “serio” es normalmente sinónimo de “aburrido”: transparencias y transparencias saturadas de cifras, gráficos y tablas. El entretenimiento queda para las salas de cine y de teatro. ¡Nada más lejos de la realidad! Del mismo modo que antiguamente se creía que todo lo placentero era pecado, hoy día existe el prejuicio de que si una presentación entretiene, entonces no puede transmitir información veraz ni profundidad de contenidos. Sin embargo, no existe ningún motivo por el que una presentación rigurosa no pueda resultar entretenida. Un buen presentador es como un buen artista: si domina su arte, será capaz de conectar con su público y mantenerlo pendiente de sus palabras, de principio a fin. Toda presentación es un acto creativo. En él se busca comunicar al público un mensaje. Si este mensaje no llega a la audiencia, todos los datos y ecuaciones del mundo no lo arreglarán.

El primer paso para transformarnos en buenos comunicadores consiste en comprender que presentar es un arte. Ahora bien, contrariamente a lo que uno pudiera creer, se trata de un arte al alcance de todos y no sólo de unos pocos genios superdotados. La experta en comunicación Suzanne Bates nos proporciona palabras de aliento: “Las dotes del orador no vienen con los genes, sino con la preparación”. ¡Hay esperanza! Posiblemente, si no poseemos el don, no llegaremos a ser oradores excepcionales. Ni falta que hace. Lo que de verdad importa es que todos podemos llegar a ser mejores comunicadores de lo que somos ahora si nos liberamos de todas las ideas aprendidas sobre cómo “deben” ser las presentaciones y de las opiniones establecidas que encorsetan nuestra creatividad.

“El Arte de Presentar” nace con la vocación de ayudar a todos los profesionales que durante el desempeño de sus funciones deban comunicar en público a diseñar y presentar trabajos de una forma cautivante y visualmente atractiva, de manera que su mensaje se comunique sin obstáculos a la audiencia. Las entradas de este blog aportarán pautas, ejemplos y consejos para ayudarnos a liberar nuestras mentes de la carga de lo convencional en el mundo de las presentaciones.

Ojalá sus contenidos sirvan para contribuir al cambio de mentalidad con respecto a lo que debe ser una buena presentación y nos ayuden a todos a mejorar nuestras habilidades de comunicación. El controvertido y provocador publicista Paul Arden lo expresó magistralmente: “No des una charla. Monta un show”. El día en que llegado el momento de hablar ante una audiencia disfrutemos haciéndolo y la audiencia disfrute escuchándonos, nos habremos transformado en maestros del arte de la presentación.

¡Bienvenidos a “El Arte de Presentar”!


A %d blogueros les gusta esto: