10 cosas divertidas que puedes hacer este verano para mejorar tus habilidades de hablar en público

julio 5, 2012

Paradiving en Vietnam

El verano ya está aquí. Para muchos representa tiempo libre para disfrutar con actividades lúdicas de todo tipo. También puede ser una oportunidad para trabajar esas capacidades que tenemos abandonadas y que siempre nos decimos que trabajaremos más adelante. Te propongo 10 cosas divertidas que puedes hacer para mejorar tus habilidades de comunicación.

1) Cuenta chistes hasta que no podáis más

Tanto si tienes gracia como si no, cuenta chistes en casa y con los amigos. Cambia las voces, imita acentos, gesticula, pon caras, muévete, explora distintos temas. No necesitas ninguna excusa para contarlos: “El otro día escuché este chiste divertidísimo…” y lánzate. Cuanta más gente esté delante, mejor. No tengas miedo al ridículo. Aprenderás a reírte de ti mismo, la forma suprema de humor.

2) Léeles cuentos a tus hijos, a tus sobrinos o a cualquier niño en tu radio de alcance

No pongas a los niños a ver la TV ni episodios de Pocoyó descargados de Internet. Ahora tienes tiempo para ellos. Dedícaselo leyéndoles en voz alta cuentos o libros adecuados a su edad. Haz las distintas voces, dramatiza los personajes, exagera las onomatopeyas. No leas, interpreta. ¡Excédete todo lo que puedas… y aún más! Perderás el miedo a pintar paisajes sonoros usando todo el rango de tu paleta paraverbal.

3) Cuentacuentos

Da un paso más allá y apúntate a un curso/taller sobre cómo contar cuentos. Si nunca has estado en un espectáculo de cuentacuentos, busca uno cerca de donde vivas. En fiestas veraniegas suelen celebrarse por los pueblos. Disfruta con cuentos para niños y para mayores. Súbete a un escenario y “érase una vez…”. Mejorarás tu capacidad de expresividad corporal y de narración de historias durante presentaciones.

4) Monólogos

Seguro que has visto monologuistas en la tele y hasta en directo. También existen cursos/talleres donde aprenderás a escribir y a poner en escena monólogos. Aprenderás a eliminar lo superfluo y centrarte en lo esencial.

5) Magia

Sorpresa, emoción, ilusión. Adoramos los trucos de magia. Aprende unos cuantos este verano y practícalos delante de familiares, amigos y extraños. La magia te enseñará qué hacer con las manos, cómo mirar a la audiencia y cómo entretenerla con tu diálogo.

6) Teatro

El teatro puede regalarte un tesoro de recursos: aprender a respirar, a moverte por el escenario, a proyectar la voz, a expresar las emociones, a ensayar, a gesticular, a usar el espacio, a memorizar, etc.

7) Improvisación

Nada disparará tu agilidad mental como la capacidad de improvisar. Te ayudará a salir de situaciones inesperadas, a buscar respuestas ocurrentes, a sacar partido de los recursos presentes, a mantener la calma ante la adversidad.

8) Cantar/tocar en un grupo

Ahora es el momento de desempolvar esa vieja guitarra o aquel tambor y cantar canciones alrededor de las hogueras en la playa o en el camping. Júntate con gente y canta, toca, baila. Aprenderás a superar los nervios del directo, a mirar  a la audiencia, a hacerla participar, a sentir cómo fluyen las emociones desde el público hacia ti, a leer sus rostros.

9) Habla con extraños

El verano es momento de viajes, de descubrimiento de nuevas gentes y lugares. No te limites a hablar con tus amigos y familiares cuando salgas fuera. Busca entablar conversaciones con extraños de todas las edades y condiciones. Aprenderás a gesticular y hablar con las manos, a abrirte a los demás, a superar la timidez.

10) Ve vídeos de grandes presentaciones

Si el día a día no te deja tiempo para ver vídeos de TED o de otras fuentes, ahora es el momento. Aprovecha a ver un vídeo al día o incluso más. Si tienes un teléfono inteligente o una tableta, carga varios para verlos en la playa, o en la terraza o en esos momentos de relax. Aprenderás las técnicas de los grandes presentadores que podrás incorporar en tus próximas presentaciones.

ENTRADAS RELACIONADAS

- 6 características que no deberían faltar en un ponente

- Nueve técnicas para transmitir una imagen positiva que te ayude a conectar con la audiencia

- Sal de tu zona de confort y presenta como nunca

DIÁLOGO ABIERTO

¿Qué otras cosas divertidas puedes hacer en verano para mejorar tus presentaciones?

Anuncios

Las grandes presentaciones son viajes intelectuales y emocionales

julio 3, 2012

El sábado pasado disfruté del privilegio de conocer y ayudar a los ponentes de la próxima Thinking Party. Son gente extraordinaria, héroes cotidianos, quienes contarán el viernes con sencillez su propia historia, su personal viaje del héroe. Por este motivo, planteé la sesión de trabajo como un viaje intelectual y emocional, capturado en el siguiente dibujo-guión.

La metáfora del viaje refleja mi visión personal sobre la comunicación en general y sobre las presentaciones en particular:

El presentador es un facilitador, un guía que ayuda a la audiencia a encontrar su propio camino. El presentador ya no es la única fuente autorizada de información. No posee todas las respuestas. Fomenta el debate y el diálogo. El presentador aprecia el valor de la audiencia, la única manera posible de aportarle valor.

El camino aparece a veces confuso. Existe a menudo una idea general y sin definir sobre a dónde ir. No hay destino claro. La misión del presentador es ayudarle a la audiencia a dar forma a ese destino y a definir la ruta óptima hacia él. El presentador aporta visión clara (clarividencia).

El presentador no puede recorrer el camino por los demás. Es la audiencia quien debe recorrer su propio camino. El presentador puede liderar la marcha o simplemente mostrar el camino cuando la audiencia lo ha perdido. Un verdadero presentador habrá recorrido previamente el camino por sí mismo. Esta experiencia le aporta credibilidad para guiar a otros. El presentador es auténtico.

El presentador no posee todas las respuestas. Puede ser un experto, pero en ningún caso es omnisciente. No pretende ser perfecto. Puede cometer errores. Puede aprender de la audiencia tanto como ella puede aprender de él. A veces, incluso más, y aun así continuar aportándole valor. El presentador es humilde.

A veces el presentador camina junto a la audiencia por caminos nunca transitados con anterioridad. Aunque por supuesto no conoce todas las respuestas, su experiencia y actitud lo convierten en la mejor elección para liderar al grupo a la hora de encontrar el camino y no sólo para recorrerlo él mismo, sino para ayudar a otros a recorrerlo. Es el más apropiado para el reto confrontado, no el individuo superior. Sabe que otros miembros de la audiencia le superan en otras tareas. El presentador es un igual.

Los miembros de la audiencia son compañeros de viaje: en unas ocasiones desean cooperar y facilitar las cosas para llegar al destino tan pronto y con tanta seguridad como sea posible; en otras, algunos miembros retrasan al grupo, sabotean el viaje, siembran la semilla de la duda, oponen las decisiones del guía, etc. El presentador es (debería ser) el compañero de viaje con mayor experiencia a través del territorio que el grupo transita. El presentador no cambia a la audiencia, inspira en ella el cambio que él mismo ha experimentado.

ENTRADAS RELACIONADAS

- Si tu presentación no produce un cambio en la audiencia, es una pérdida de tiempo para todos

- Si has vivido, tienes historias que contar: el poder de la historia autógrafa

- 6 características que no deberían faltar en un ponente

DIÁLOGO ABIERTO

¿Qué cambia en tu interior si piensas y vives tus presentaciones como un viaje?


La metáfora bumerán: ten cuidado con lo que arrojas porque puede volver contra ti

junio 28, 2012

Escuché contar en cierta ocasión la siguiente anécdota, posiblemente apócrifa:

Azafata (dirigiéndose al famoso boxeador Muhammad Ali): “Señor, ¿le importaría abrocharse el cinturón?”

Ali: “¡Soy supermán! ¡Supermán no necesita cinturón!”

Azafata: “¡Supermán no necesita avión!”

Cuando usas metáforas, corres el riesgo de que se vuelvan contra ti, como le pasó al boxeador Ali con su metáfora de supermán. Este tipo de situaciones son muy frecuentes y pueden meterte en una buena encerrona.

Leí en el blog de Francisco Alcaide la siguiente anécdota:

Un amigo del escritor Eduardo Galeano estaba impartiendo una conferencia en una universidad norteamericana, cuando terminada la exposición, un alumno le preguntó qué era la utopía. El amigo de Galeano lo explicó con una metáfora:

“La utopía es como el horizonte, uno se acerca diez metros y él se aleja diez metros; avanzamos otros cien metros y él se aleja otros cien metros; volvemos a caminar mil metros y el horizonte siempre está a la misma distancia…”.

Uno de los alumnos, con el sentido pragmático que caracteriza a los norteamericanos, le dijo:

“Pero, entonces, la utopía no sirve para nada”.

Y el amigo de Galeano cerró la metáfora:

“¿Cómo no? Sirve para caminar”.

Las metáforas constituyen un potente argumento emocional, capaces de avivar los sentimientos más básicos del auditorio. Si las usas, no se podrán contrarrestar en el terreno de la lógica, sino en el emocional. Tu metáfora puede hacer demoledor a tu argumento o puede que alguien la vuelva contra ti y te lo demuela con ella. Mide bien por tanto hasta qué punto basas el peso de tu argumentación en una metáfora.

ENTRADAS RELACIONADAS

- ¿Qué metáfora usas para pensar en las presentaciones?

- En defensa del uso de la metáfora en presentaciones y discursos

- Deja de presentar como siempre y empieza a innovar en todas tus presentaciones

DIÁLOGO ABIERTO

¿Alguna vez has usado metáforas en tus presentaciones? ¿De qué manera? ¿Con qué efecto?


Otros 14 errores comunes al presentar tu proyecto empresarial a inversores

junio 26, 2012

Recientemente publiqué una entrada en la que advertía a los emprendedores sobre los 10 errores más comunes al presentar tu proyecto empresarial a inversores. Hoy retomo el tema, añadiendo a la lista otros 14 errores que debes evitar. En este caso, la lista ha sido compilada por inversores, business angels y personas acostumbradas a escuchar presentaciones de proyectos.

Nacho de Pinedo Nacho de Pinedo, ISDI

1) No escuchar las preguntas de los inversores

Muchas son pistas o inquietudes lógicas que permiten pivotar la presentación hacia las necesidades de la audiencia.  No actúes como si rompiesen tu discurso ni trates de zafarte rápidamente. Aprovéchalas para construir sobre ellas. Dialoga, no busques solamente acabar tu pitch.

2) Tener miedo a las pérdidas

Presentas resultados positivos demasiado rápido para no “ensuciar” el business plan. Pero para alcanzar esos números negros tienes que elevar los objetivos de ventas por encima de lo creíble.  Es mejor reconocer que los primeros años habrá pérdidas (es lo habitual) que hinchar los números.

3) No reflejar pasión equilibrada con honestidad

Si tú no crees en tu proyecto ¿quién más va a hacerlo? Demuéstralo.  Pero no caigamos en la pasión “vende motos” a cualquier precio.  Si no hay inteligencia y honestidad en la venta, se convierte en un mercado persa poco creíble. Transmite optimismo inteligente.

4) Síndrome de “el papel lo aguanta todo”

No construyas objetivos sobre porcentajes de grandes mercados. Muchos establecen que su proyecto satisface una necesidad de un inmenso mercado (ej: mi proyecto satisface el hambre y mi mercado son todos los hambrientos, o mi proyecto satisface las necesidades del anunciante y mi mercado es toda la tarta publicitaria) y definen que van a alcanzar un porcentaje que suena ridículo (si sólo alcanzara un 0,01% de este mercado…).  Hay que empezar de abajo arriba, definiendo de manera muy restrictiva necesidad y mercado.  Igualmente, las progresiones de crecimiento suelen presentarse con una inercia de palo de hockey a partir del 3er año: si no se explican los puntos de inflexión (tipping points) no tiene sentido.

Javier Martín Javier Martín, Loogic

5) Aparentar que no necesitas el dinero del inversor

6) Inflar las expectativas haciendo creer que vas a crear el próximo Google

7) Enzarzarse en una discusión con el inversor porque ha hecho una crítica o comentario

Luis Gosálbez Luis Gosalbez, Metricson

8) No explicar el producto financiero

Si vas a hablar con un inversor, háblale en su lenguaje y enséñale la pasta, no sólo cuánta y cómo la vas a conseguir, sino cómo sus 100K se van a multiplicar por X en un período de 4 años.

Laura Urquizu Laura Urquizu, Inspirit

9) No explicar el modelo de negocio

Cuanto más simple es la explicación del modelo de negocio o del proyecto completo, más atractivo resulta. Hay que buscar la definición del proyecto en una frase, y que se entienda.

Jaime Sanmartín Jaime Sanmartín, AdTriboo

10) No emocionarse con el proyecto

O no transmites emoción por el proyecto o no conectas emocionalmente con los inversores con una historia o como quieras llamarlo. ¿Os ven ilusionados, convencidos, apasionados, que habéis apostado por el proyecto, dejado trabajos, bajado sueldos, invertido, etc.?

11) Estar en el foro equivocado

Si estás en fase inicial o “seed” no tiene sentido contárselo a fondos VC, ya que no estarán interesados y perderéis el tiempo los dos. Por otro lado, hay inversores que sólo invierten pequeñas cantidades o en determinadas condiciones y no puedes contarles algo que no entre en sus requisitos. Infórmate antes.

Francoise Derbaix Francoise Derbaix

12) No empezar por presentarse personalmente

El acto de seducción empieza por decir quién eres/quiénes sois.

13) No dar datos reales

Los datos mensuales hasta la fecha, como por ejemplo, usuarios, tráfico, ventas, etc.,  son mucho más creíbles que tus previsiones y son la mejor manera de demostrar que tu producto tiene demanda.

Pedro Bisbal Pedro Bisbal, CvBan

14) Falta de compromiso del equipo promotor

La gran mayoría de las veces, los emprendedores se limitan a mostrar sus galones (licenciaturas, masters, doctorados…)  y sus conquistas (Founder & CEO en la startup X, advisor en la startup Y), pero hablan poco de ellos mismos. Los emprendedores han de comprender que el inversor deposita la confianza en un equipo capaz de llevar a cabo la idea/proyecto que están presentando, con lo cual deberán dejar bien claro cuál es su apuesta personal en el proyecto a tres niveles.

14.1) Implicación económica

¿Cuánto vas a invertir en el proyecto? ¿Cuál es tu apuesta personal? ¿Cuánto has levantado de los FFF? ¿No has sido capaz de convencerte a ti mismo ni a tu entorno y acudes al inversor? No te confundas, el inversor no es un banco.

14.2) Implicación laboral

El inversor no quiere emprendedores a tiempo parcial. Debe existir una dedicación en exclusiva y un equipo bien armado.

14.3) Implicación emocional

El inversor invierte en el piloto, no en la máquina. Si no te apasiona el mundo del motor, lo tendrás muy difícil en cualquier circuito.

ENTRADAS RELACIONADAS

-  Las cinco plantas del viaje de tu presentación de ascensor

- Presentaciones para emprendedores: Guy Kawasaki y la regla del 10/20/30

 - 17 errores (y medio) que debes evitar en una presentación tecnológica

DIÁLOGO ABIERTO

¿Cuál ha sido tu experiencia presentando tu proyecto a inversores? ¿Qué has aprendido de tus errores? ¿Cómo te habrían ayudado estos consejos?


Cosas que puedes hacer con una Wacom Bamboo: Humaniza tus transparencias sobreimponiendo dibujos creados a mano

junio 21, 2012

En un comprensivo movimiento de reacción ante las transparencias recargadas de texto sin ningún tipo de componente visual, muchos han optado por utilizar fotografías acompañadas de una o dos palabras. Cuando se persiguen resultados profesionales, lo normal es acudir a sitios de descarga de fotografías de stock.  A menudo, las fotografías de stock resultan artificiales, carentes de realismo y deshumanizadas. Una forma sencilla de superar estas limitaciones es añadir calor humano dibujando a mano alzada sobre las fotografías.

Dibuja sobre las fotografías a mano alzada

No te dejes asustar por la perspectiva de dibujar a mano alzada. No busques crear dibujos elaborados, sino todo lo contrario: que salte a la vista que son toscos, incluso infantiles. Cuanto más sencillos, mejor contrastarán con la fotografía sobre la que los dibujas.

¿Cómo sobreimponer esos dibujos a mano alzada sobre las fotografías? Te recomiendo que para esta tarea recurras a una tableta digitalizadora. Yo utilizo una Wacom Bamboo Pen & Touch. Un ratón resultaría inadecuado para esta tarea salvo para los dibujos más elementales.

Una vez con la tableta, puedes utilizar tu programa de dibujo favorito, como por ejemplo Photoshop Elements o PaintShop Pro, aunque puede servir cualquier otro, y seguir los siguientes pasos.

1. Carga la fotografía en el programa de edición de imágenes de tu elección.

2. Si soporta capas, crea una capa nueva sobre la fotografía. Te permitirá guardar tu dibujo de forma separada si quieres reutilizarlo en el futuro.

3. Dibuja sobre la fotografía aquellos elementos que pueden darle un toque personal, como en el ejemplo.

4. Guarda la imagen recién creada. Si has usado capas, puede interesarte no fusionarlas para poder conservar el dibujo que has hecho.

5. Inserta tu imagen en la presentación. Por lo general, el efecto será mayor si la introduces a pantalla completa.

Dibuja sobre las fotografías a mano alzada

Imprime carácter personal al elemento visual de tu presentación

Utiliza este efecto en todas las transparencias de una presentación o en ninguna, pero no lo hagas en unas sí y otras no, sin ton ni son. La repetición de elementos a lo largo de las transparencias de la misma presentación resulta crítica para alcanzar consistencia.

En líneas generales, la consistencia exige usar el mismo fondo, la misma tipografía con tamaños similares, el mismo tema, la misma forma de incluir fotografías u otros elementos multimedia, los mismos colores, la misma alineación de los objetos en una cuadrícula, las mismas animaciones y transiciones, el mismo estilo de imágenes, en definitiva, dotar de un marcado carácter personal al elemento visual de la presentación.

Si humanizas una transparencia, humaniza el resto.

ENTRADAS RELACIONADAS

- Cómo crear siluetas a partir de fotografías directamente en PowerPoint

- Secretos del PowerPoint: Elimina el fondo de las fotografías desde PowerPoint 2010

- Dibuja tus presentaciones

DIÁLOGO ABIERTO

¿Qué otros usos has dado a dibujar sobre las transparencias?


Presentando al alimón

junio 19, 2012

Esta entrada ha sido amablemente escrita por Mar Camacho (@marett), docente e investigadora en la Universidad Rovira y Virgili, y por Iñaki Murua (@imurua), quien se define como aprendiente y enseñante. Ambos participan de manera activa en la Red, siendo sus blogs principales El temps sobre un mirall y Botxotik ziberespaziora respectivamente.

Presentar puede ser más que un arte incluso, si es el resultado de un proceso realizado de manera conjunta y cooperativa por varias personas que no trabajan juntas de manera habitual. Resumiremos en este post una experiencia al respecto.

ANTES

Somos dos personas que trabajamos en educación; nos definimos en su día como usuarias, formadoras y padres-madres. Nos conocimos en un Congreso presencial sobre educación en 2006 presentando nuestras respectivas comunicaciones. Desde ahí mantuvimos nuestra relación siendo nodos en la gran Red, leyéndonos, compartiendo tiempos y espacios a través de Internet, colaborando de manera puntual. De todo ello surgió la idea de realizar una comunicación para otro Congreso que se iba a celebrar en Bilbao en otoño de 2010.  Elaboramos la comunicación escrita, utilizando Google Docs. Una vez aprobada por la organización, tocaba dar el siguiente paso: preparar la comunicación oral.

Desde nuestras lógicas diferencias, teníamos algunos aspectos claros al respecto. Por una parte, contábamos con la base sólida del texto y el trabajo cooperativo realizado para llegar a concretarlo. Por otro, estábamos en desacuerdo con que una presentación seria en un ámbito académico deba ser también seria, o aburrida incluso, algo que incluso hoy día percibimos en no pocas ocasiones. En resumen, sabíamos qué queríamos comunicar y cómo lo íbamos a hacer.

Acordamos que alternaríamos el discurso y en qué tipo de transparencias nos íbamos a apoyar. Tendrían muy poca letra y las fotos tendrían un papel básico; debían ser evocadoras del texto, de la mejor calidad posible y buscadas entre aquellas que tuviesen licencia Creative Commons. Asimismo, la llevaríamos a cabo en Google Docs para poder cooperar al igual que con el texto escrito; por lo tanto, no iban a tener efectos de transición.  En este caso, volvimos a materializar a un producto conjunto.

DURANTE

EDUTEC2010

[La fotografía es de Josu Garro, Otxolua, en Flickr. Tomada con su permiso.]

Llegado el día, tocó lanzarse a la piscina. Como parte débil, no ensayamos de manera conjunta la presentación, dados los límites de tiempo. Sin embargo, nos apoyamos en nuestra experiencia previa en entornos similares y fuimos nosotros, esto es, tal y como somos, distintos pero complementarios para llegar a esa unidad (que la autenticidad es persuasiva). Incluso sin haberlo acordado la forma de vestir iba en la misma línea, aunque no sabemos qué pensaría Virginia al respecto.

DESPUÉS

Las críticas recogidas fueron buenas; incluso se percibió una complicidad que sin duda venía dada por el pegamento del trabajo cooperativo previo.

Consideramos que debíamos colgar la presentación en la Red, y que, dado el estilo, debería tener voz para poder ser entendida; pensábamos que en bastantes ocasiones se suben, y sin considerar los distintos lenguajes, no son autónomas o comprensibles. Pero, como quiera que no grabamos en directo, volvimos al trabajo colaborativo en red; cada uno grabó sus partes en formato MP3, y, sin ser tampoco técnicos especialistas en la materia, las  mezclamos utilizando el programa audacity. Como fondo, utilizamos música instrumental, previo permiso de su autor, Xabi Aburruzaga. El resultado final fue éste, una vez subidas diapositivas y sonido a slideshare.

CONCLUYENDO

Recogía Gonzalo en este blog una afirmación de Seth Godin:

Arte es cualquier cosa que sea sea creativa, apasionada y personal.

Más que personal, fue un trabajo cooperativo, lo cual implicó enriquecer esa visión personal; aprender de y con, dijimos. Si fue apasionada o no, habría que preguntárselo a quienes estuvieron presentes, pero, en todo caso, tratamos de reflejar nuestras ideas y experiencias. Por nuestra parte, pensamos que fue creativa, al menos en su concepción y desarrollo previo y posterior, utilizando de manera efectiva las herramientas que las TIC nos ofrecen para ello.

ENTRADAS RELACIONADAS

- Presentaciones en la nube

- 17 errores (y medio) que debes evitar en una presentación tecnológica

DIÁLOGO ABIERTO

¿Alguna vez has creado colaborativamente y a distancia una presentación con otra(s) persona(s)? ¿Cómo lo resolvisteis?


Busca el punto de encuentro entre tus intereses y los de la audiencia

junio 14, 2012

En toda presentación existen tres actores implicados:

  • El organizador: Toda organización o persona que organiza un evento, conferencia, reunión o presentación. Puede ser tu jefe, quien te ha solicitado una presentación para el viernes sobre la evolución del proyecto, o una institución que te solicita una presentación para unas jornadas.
  • El presentador: El ponente que realiza una presentación con o sin PowerPoint. Éste eres tú.
  • La audiencia: Las personas que asisten físicamente a un evento o a través de Internet.

Tu presentación debe satisfacer los objetivos de todas las partes implicadas

Cada uno acude con sus propias expectativas e intereses. Las metas que estableces para tu presentación deben ser ecológicas en el sentido de estar en armonía con los valores, metas e intereses de los tres grupos implicados. Debe alcanzarse un equilibrio entre lo que cada uno de vosotros esperáis los unos de los otros.

Puedes querer vender ejemplares de tu libro o licencias de tu programa. Si crees que aportarán un gran valor a la audiencia y la audiencia así lo cree también, los comprará al final. Se habrán encontrado vuestros intereses. Después de todo, se supone que crees en los productos de tu empresa o que tú mismo creas.

No existe la presentación desinteresada

Además de ayudarnos unos a otros todos perseguimos algún objetivo propio: los organizadores quieren sacar rendimiento económico al evento, quieren atraer a más y mejores ponentes en el futuro, captar a mayores audiencias, etc.; los ponentes quieren potenciar su marca personal, colocar alguna venta futura, ganar visibilidad, etc.; la audiencia quiere obtener valor a cambio del dinero y/o tiempo que ha invertido en la presentación, resolver un problema , obtener información, pasar un rato agradable, hacer networking, etc.

Las presentaciones exitosas equilibran los intereses y metas de todas y cada una de las partes implicadas. Tu deber como ponente es tratar de averiguarlas para armonizarlas en lo posible.

ENTRADAS RELACIONADAS

 Tu presentación es un servicio, no un producto

Inspira en la audiencia el deseo de hacer algo grande

DIÁLOGO ABIERTO

¿Cómo equilibras tus propios intereses con los de la audiencia y los del organizador?


A %d blogueros les gusta esto: