En defensa del uso de la metáfora en presentaciones y discursos

“Una metáfora es un puente a la realidad”

—Proverbio clásico árabe

Los poetas han venido usando metáforas desde los principios del verso. Una metáfora es en apariencia algo tan simple como el uso de una palabra con el significado de otra. Sin embargo, tal y como nos advierte el matemático y filósofo Emmanuel Lizcano en su imprescindible obra “Metáforas que nos piensan”, las metáforas no son tan inocentes ni se circunscriben al bucólico escenario de la poesía. En la vida diaria las metáforas son ubicuas, pero permanecen escondidas. Poseen la capacidad de ahormar nuestras emociones y nuestro pensamiento, desde el más cotidiano hasta el más técnico o político: “Creemos estar expresándonos libremente y estamos diciendo lo que la estructura de nuestra lengua y la multitud de metáforas que la habitan (que nos habitan) nos obligan a decir.”

En la siguiente presentación de TED, James Geary nos habla de la vida secreta de las metáforas y de cómo el pensamiento metafórico dirige la invención y la creatividad.

James Geary, hablando metafóricamente

(Bonus: la presentación ha sido creada con Prezi)

El inmenso poder de comunicación del pensamiento metafórico

Además de sustentar nuestro imaginario colectivo, las metáforas constituyen una poderosa herramienta de comunicación, ya que ayudan a explicar algo desconocido en términos de algo conocido. Según Lizcano:

“Una de las funciones principales de la analogía, y de esa contracción suya que es la metáfora, es la función cognitiva. Mediante ella, lo que es problemático o desconocido se asimila a algo próximo o familiar para mejor poder manejarlo o modelarlo.”

—Emmanuel Lizcano, Metáforas que nos piensan

El pensamiento metafórico nos permite establecer conexiones entre dos cosas diferentes, reconociendo que en cierto modo comparten un rasgo común o ejemplifican un principio común. De esta forma, las metáforas ayudan a crear eslabones entre los atributos de algo nuevo y nuestra propia experiencia cotidiana.

Los buenos profesores han ayudado desde siempre a sus alumnos a captar nuevas ideas exponiéndoselas en función de algo que los alumnos hubieran entendido previamente. Tú también puedes aprovecharte de este recurso en tus presentaciones y discursos. Puedes explicar realidades complejas o abstractas en términos de conceptos cotidianos.

La metáfora es un puente posibilitando el paso de un mundo al otro

No se aprende nada en vacío: aprendemos algo nuevo descubriendo cómo se relaciona con algo que ya sabemos. Cuanto más clara es la conexión, más fácil y rotundo es el aprendizaje. En mis charlas a menudo utilizo metáforas para forjar conexiones. Por ejemplo: “Internet es un árbol de navidad y nuestros ordenadores son bolas que cuelgan de ese árbol”, como puede verse en el siguiente vídeo:

Ofrecer a la audiencia una conexión es sólo el inicio para enseñar a través de la metáfora, ya que aportan un modelo de pensamiento capaz de generar nuevas percepciones y explicaciones. A todo lo largo de la charla puede uno referirse continuamente a la misma metáfora, enriquecerla y explicar nuevos aspectos de la realidad aludida metafóricamente. Las buenas metáforas son generativas.

Si tienes una afición, podrás crear metáforas

Como explica Christopher Witt en su libro “Real Leaders Don’t Do PowerPoint”, siempre les pregunta a sus clientes acerca de su pasatiempo favorito y les urge a relacionar algún aspecto de esa actividad con cualquiera que sea el tema sobre el que tienen que preparar una presentación. Por ejemplo, en mis charlas suelo relacionar la seguridad de la información con la escalada. Esta analogía me permite a lo largo de la charla ilustrar conceptos de la gestión de la seguridad de la información a través de imágenes (verbales y fotográficas) sobre cómo los escaladores gestionan el riesgo de caída: preparación, contramedidas, planes de contingencia, respuesta a incidentes, etc.

Las metáforas conectan lo conocido con lo desconocido, lo familiar con lo nuevo. Úsalas en tus presentaciones.

Añádela a del.icio.us twitter Publícala en Twitter

ENTRADAS RELACIONADAS

- Siete aperturas clásicas para empezar con fuerza tu presentación (y ganar la partida)

- 16 preguntas que deberías hacerte para clarificar la idea central de tu presentación

Los tres objetivos de toda presentación

Presentaciones y el arte de narrar historias

DIÁLOGO ABIERTO

¿Usas metáforas en tus presentaciones? ¿Cuáles son las metáforas que más te han inspirado?

Anuncios

21 Responses to En defensa del uso de la metáfora en presentaciones y discursos

  1. Una profesora dice:

    Suelo explicarles a los alumnos la Alegoría empleando el siguiente encadenamiento de Metáforas: “Esto no es una clase, es un Jardín; yo no soy la profesora, sino El Jardinero. Cuido esmeradamente mis plantas(los Alumnos)para que crezcan hacia arriba (Correcciones), aunque algunas se empeñen en crecer como sabrosas Zanahorias, también. Las riego a todas y de vez en cuando las abono (Apuntes), las riego (Actividades y ejercicios saludables), las podo (Exámenes). Hasta que consigo que en mi jardín crezcan…” y ahí, según los alumnos de cada año, voy encajando el árbol, flor o planta con la que asocio a cada uno de ellos. Digo los nombres de los distintos ejemplares sin revelar a quién le toca cada uno. Por supuesto hay para dar y tomar en la Biología, así que todos los ejemplares tienen algo estupendo y maravilloso que se comenta. Ejercicio final: ellos deben adivinar quién era la Rosa, quién el Magnolio, quién el Pino, el Roble, el Pensamiento, el Jacinto, el Azahar. Naturalmente, puede que haya algún Cardo, pero este también tiene estupendo.
    Misterio, si todo rueda bien, la profesora revela las identidades. Si la cosa no cuaja, queda en el aire en qué planta estaría pensando la profesora cuando dijo Hortensia, Zanahoria o Lilium.

  2. Josep Albors dice:

    Muy buen ejemplo el que nos pusiste en esa charla que tuve ocasión de compartir como ponente.
    Realmente las metaforas sirven para explicar conceptos que la audiencia no tiene porqué conocer y con ejemplos como el tuyo, nos ayudas a todos los que queremos hacer presentaciones amenas y comprensibles.

  3. Miguel dice:

    estimado Gonzalo, y sin que sirva de precedente: discrepo.

    las metáforas son un arma de doble filo, tan afiladas por el lado del que la sostiene, como la capacidad de trascender los conceptos por parte de la persona que la recibe.

    un buen ejemplo, una buena analogía, una simple metáfora, son armas poderosas que ayudan a una mente capaz a establecer conexiones de una manera más rápida, pero, creo, no necesariamente mejor:

    * la mente humana es vaga (en general) y si un concepto se adquiere de forma fácil, difícilmente se examina en mayor profundidad (esto ya “lo he pillado”), dejando atrás el real y completo concepto original, que ha sido “aligerado”

    * si la mete es precaria (no pretendo desmerecer ni insultar a nadie pero todos tenemos distintas capacidades), asume la metáfora cómo igualdad, hasta “sus ultimas consecuencias” (y suelen ser nefastas).

    es muy difícil establecer una metáfora que no lleve a equívocos cuando es explorada en profundidad, cuando el interlocutor amplia sus dudas y pregunta siguiéndola. ¿Nunca os ha pasado que explicando un concepto con una metáfora a un interlocutor hábil, éste acaba por desvirtuar tanto el concepto como la propia metáfora? (a mi si, unas cuantas veces, y casi siempre por un mismo perfil: gerentes muy inteligentes pero incultos, con necesidad de llevarte a “su terreno”).

    insisto en que es difícil, por eso creo que deben ser usadas con cautela y preparación: es un ejercicio duro que requiere gran cantidad de trabajo y “pulimento”.

    por otro lado, también soy de los que disfruta volviendo las metáforas contra sus autores cuando tienen fallas (lo que suele ser muy habitual 🙂

    un abrazo!

    • Ay, amigo mío, yo no dije que usar las metáforas fuera tarea fácil. En palabras del semiólogo Roland Barthes, “la lengua no es de derechas ni de izquierdas, es simplemente fascista”. En el momento en que le transfieres el control a una metáfora, ésta impone sus leyes cada vez que la audiencia la recree en su mente. Tienes toda la razón al decir que son un arma de doble filo: se nos pueden escapar de las manos.

      Si la elección de la metáfora es desafortunada, la audiencia se quedará con la idea metafórica y todo lo explicará usándola y explotándola, hasta estirarla mucho más allá de la intención original.

      Pero no podemos evitar pensar con metáforas: nos “bajamos” música de Internet, “colgamos” vídeos en Youtube, “copiamos” y “pegamos” “archivos” en “carpetas”, abrimos “ventanas” con “cajas de herramientas” con el “ratón” y organizamos el “escritorio” o la “bandeja de entrada” del “correo”. La informática rebosa miles de metáforas que nos ayudan a manejarnos con los ordenadores.

      También podemos crearlas para explicar nuevos conceptos. Su éxito radica en la capacidad de condensar de un solo golpe numerosas operaciones simbólicas. Nos invitan a reflexionar sobre ellas y requieren la implicación de la audiencia para revelar todos sus sentidos.

      Como dices, hay que ser cauteloso. Pero eso no le resta la claridad y la riqueza de conexiones que puede conseguirse cuando están bien seleccionadas.

      Sin metáforas no tendríamos “realidad”.

  4. maria dice:

    Me ha gustado mucho el trocito de charla tuya en la que aproximas la seguridad en internet con el robo de bolas del árbol de Navidad. A ver si podemos seguir disfrutando de “cortes” como este. Ánimo.

  5. […] En defensa del uso de la metáfora en presentaciones y discursos (…) Además de sustentar nuestro imaginario colectivo, las metáforas constituyen una poderosa herramienta de comunicación, ya que ayudan a explicar algo desconocido en términos de algo conocido… (video con subtítulos en varios idiomas, castellano incluido) […]

  6. […] historias son una metáfora de la vida y estar vivo es estar sumido en permanente conflicto. El conflicto es a la historia lo […]

  7. […] Para aquellos compañeros interesados en el uso de la metáfora en la web os dejo un interesante video, por gentileza de TED, para entender la simplicidad de la metáfora y su potencialidad como herramienta de comunicación. Enlace al video (Subtitulado en español) […]

  8. […] deleitarnos con sabrosos cocktails preparados allí mismo. El hilo argumental de su charla giraba en torno a la metáfora del cocktail: desde la organización de la propia mesa sobre la que realizaría los cocktails, […]

  9. […] necesitan tu voz para que cuenten su historia en tus presentaciones. Hans Rosling utiliza una sugerente metáfora para ilustrar este punto: “Poca gente apreciará la música si solamente se le muestran las […]

  10. […] y creíbles manejando los arquetipos que abran la espita de nuestro inconsciente; y cómo utilizar metáforas para garantizar que tu relato sea experimentado y contado una y mil veces por todo tipo de […]

  11. […] de tiempo y dinero: en vez de compartir el conocimiento, se estanca. Desde el storytelling y las metáforas hasta los mapas mentales, pasando por la argumentación en espiral junguiana o la construcción de […]

  12. […] 6. Conté ejemplos efectivos, historias interesantes y/o metáforas memorables […]

  13. […] tus presentaciones, puedes usar metáforas para transferir conocimientos que el público ya tiene a aquello nuevo que quieres explicar. El […]

  14. […] 7. Analogías: Las analogías invocan conceptos que la audiencia ya posee haciendo posible que comprenda mensajes complejos. Constituyen un medio ideal para superar la Maldición del Conocimiento. Están íntimamente ligadas con las metáforas. […]

  15. […] ejemplos para ilustrar sus ideas, no se quedó en lo abstracto. Enriqueció su discurso con metáforas e imágenes, historias y anécdotas, ejemplos de actualidad e incluso imitaciones de personajes […]

  16. […] inseguros y hasta agredidos por sus miradas. Fíjate que con toda deliberación he usado la micro-metáfora “enfrentarnos”, que ya de por sí identifica las suposiciones o presuposiciones limitantes de […]

  17. […] En defensa del uso de la metáfora en presentaciones y discursos […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: