No dejes que las ruedas de tu carro avancen por los viejos surcos de las presentaciones de siempre

“Nan-in, maestro japonés que vivió en la era Meijí (1868-1912), recibió a un profesor universitario que había acudido a informarse sobre el Zen. Nan-in sirvió té. Llenó la taza de su visitante y siguió vertiendo. El profesor se quedó mirando el líquido derramarse, hasta que no pudo contenerse:

–Está colmada. ¡Ya no cabe más!

–Como esta taza –dijo Nan-in– está usted lleno de sus propias opiniones y especulaciones. ¿Cómo puedo mostrarle el Zen a menos que vacíe su taza antes?”

—Paul Reps y Nyogen Senzaki, “Zen Flesh, Zen Bones

¿Quieres que tus presentaciones descollen sobre todas las demás? Entonces no hagas lo que hacen todos los demás. Desaprende todo lo que sabes sobre presentaciones. Olvídate de todo lo que has visto hasta ahora. ¡Vacía tu taza!

La creatividad según el Zen

En las enseñanzas Zen, que tan magistralmente ha adaptado Garr Reynolds a las presentaciones en su libro “Presentación Zen”, a menudo se habla de la mente del principiante o la mente del niño. Si te aproximas a cualquier desafío o reto con la mente del principiante, liberado de la carga de los puntos de vista establecidos, los hábitos y la sabiduría convencional, entonces existen muchas posibilidades de actuación. El principiante no está obsesionado por la manera tradicional de hacer las cosas. En cambio está abierto y receptivo y se encuentra más inclinado a decirse “¿por qué no?” o “¡hagámoslo!” en lugar de “nunca se ha hecho así” o “eso no es lo habitual”.

Si te aproximas con la mente del principiante, entonces no tienes miedo a equivocarte. Mientras que si no estás dispuesto a cometer errores, entonces no hay lugar para la creatividad. Si siempre temes el error y evitas el riesgo, siempre te acomodarás en las soluciones seguras: las recetas ya aplicadas que siempre funcionaron en el pasado. El primer paso para dejar fluir la creatividad es liberarse del pasado, de todo lo aprendido, de lo convencional, de las opiniones establecidas.

Vacía tu mente de viejos clichés y atrévete a ser diferente.

Si siempre aciertas es porque te has equivocado en algo

¿Quieres descollar? ¿Quieres que hablen de ti, de tu producto, de tu empresa? ¿Quieres ser recordado? Si al crear y exponer tus presentaciones dejas que las ruedas de tu carro avancen por los viejos surcos, llegarás a los mismos aburridos destinos de siempre. Salirse de los viejos surcos es arriesgado, porque puedes llegar a destinos insospechados. Pero sólo esos nuevos destinos serán dignos de ser recordados, comentados y admirados.

No temas tus fracasos, porque ellos te enseñarán más que el éxito. Explora, experimenta, innova. A la larga, es más seguro ser arriesgado.

Si te conformas con la mediocridad, haz lo que todos

Cuenta Seth Godin en su libro “Purple Cow” cómo ver vacas cuando se conduce por una carretera pintoresca puede resultar interesante al principio, pero rápidamente se vuelve aburrido. Una vaca es igual a otra vaca. Claro que, una vaca púrpura: ¡qué interesante!

Las presentaciones son cada día menos y menos eficaces. Una presentación es igual a otra. La gente está harta de ver las mismas presentaciones de siempre: powerpoint y más powerpoint. ¡Basta ya! Necesitas una vaca púrpura en cada una de tus presentaciones. Deja de presentar como siempre y empieza a innovar en todas tus presentaciones.

Tal vez no se acuerden de tu producto o de tu idea, pero se acordarán de ti y de tu empresa.

Añádela a del.icio.us twitter Publícala en Twitter

ENTRADAS RELACIONADAS

Tira tus viejas presentaciones en PowerPoint a la basura

Dos estrategias para crear presentaciones sin listas de viñetas (I)

No hagas una presentación, monta un show

DIÁLOGO ABIERTO

¿De qué manera innovas en tus presentaciones? ¿Cómo haces para introducir la vaca púrpura?

Anuncios

12 Responses to No dejes que las ruedas de tu carro avancen por los viejos surcos de las presentaciones de siempre

  1. miguel dice:

    Una forma de introducir la vaca púrpura que intento utilizar es romper el esquema tradicional de una presentación, en la que el ponente “emite” y el oyente “recibe” por algo más bidireccional: que la gente sea parte del proceso de la presentación, que participe, que interactúe, que no sea parte pasiva, sino activa, que incluso pueda llegar a dirigir el sentido y hasta el final de la misma. Requiere trabajo, pero ninguno que no debiera estar hecho ya igualmente 🙂

    una gran entrada, como siempre!

  2. […] No dejes que las ruedas de tu carro avancen por los viejos surcos de las presentaciones de siempre […]

  3. […] invisible. Si quieres destacar, debes atreverte a ser diferente. Los cocktails de Rubén pusieron la vaca púrpura en su presentación que recordaré […]

  4. […] hasta el último dato: cuanto más, mejor. Después de todo, a nadie lo van a despedir por hacer las viejas transparencias de siempre, ¿no? Pero, dime, realmente, ¿qué se espera de ti en una presentación? ¿Que comuniques tu […]

  5. […] grandes líderes no siguen las reglas, las crean. Haz lo que todos y serás invisible. No te criticarán… ¡pero tampoco te elogiarán con sincera admiración! Pertenecerás a la gran […]

  6. […] de aprovechar nuestro tiempo y energías para investigar a la audiencia, acumular un buen material, crear una gran presentación, pasaremos las horas previas, ya sean de vigilia o de sueño, dándole vueltas a nuestros temores: […]

  7. […] la conexión con la audiencia, la charla resultará desprovista de vida, no interesará a nadie. Pasará desapercibida y morirá en el olvido. Ni sirven como documento para la audiencia ni como visuales durante la […]

  8. […] No dejes que las ruedas de tu carro avancen por los viejos surcos de las presentaciones de siempre […]

  9. […] Es menos arriesgado vivir según el mapa que me ha dado mi jefe o mi institución o mi universidad. Usando el PowerPoint de toda la vida como todo el mundo nada puede salir mal. Pero tampoco destacaré. […]

  10. […] Gran parte de mis reflexiones en ese texto pueden aplicarse igualmente a las presentaciones. Como he repetido en muchas ocasiones, las presentaciones mediocres son invisibles. Para alcanzar la excelencia hay que atreverse a correr riesgos. No puedes pretender destacar si haces lo mismo que todos. Rápidamente nos acomodamos en nuestra zona de confort: utilizamos la plantilla de PowerPoint como todo el mundo, para hacer las transparencia de siempre y presentarlas como es costumbre. En definitiva, más de lo mismo. Tus presentaciones pasarán desapercibidas y morirán en el olvido. […]

  11. […] Lo ordinario es invisible mientras que lo extraordinario no pasa desapercibido. Lo previsible no funciona en las presentaciones. Para presentar debes convertirte en mago: una persona ordinaria capaz de cosas extraordinarias, de buscar nuevas alternativas y nuevos enfoques, en definitiva, capaz de abrir nuevas ventanas a la oportunidad. […]

  12. […] No dejes que las ruedas de tu carro avancen por los viejos surcos de las presentaciones de siempre […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: