Si lees tus transparencias, pareces idiota

Why Most PowerPoint Presentations SuckAsí de claro, sin pelos en la lengua, lo proclama Rick Altman en su libro titulado provocativamente “Why Most PowerPoint Presentations Suck” (Por qué la mayoría de las presentaciones en PowerPoint apestan):

“Cuando lees tus transparencias palabra por palabra, pareces idiota.”

Y no sólo pareces idiota, sino que además insultas a la audiencia. Leer las transparencias delante del público durante una conferencia constituye posiblemente el comportamiento más irritante que un conferenciante puede exhibir. ¿Qué necesidad tiene el respetable de que le lean las transparencias? ¿Acaso se duda de su capacidad de lectura? ¿O es que la letra es tan pequeña que no se lee más allá de la quinta fila?

¿De qué sirve el conferenciante si se limita a leer las transparencias?

Todos sabemos leer. Nos dan ganas de gritarle al conferenciante: “Repártanos las transparencias que ya nos las leeremos en casa”. Cuando asistimos a una conferencia, deseamos encontrar a una persona viva, que con entusiasmo y convencimiento nos transmite un mensaje que nos pueda interesar. No un autómata que se limita a leer transparencias.

Recuerda en tu próxima presentación que si lees tus transparencias sin añadir nada a su contenido:

  • Transmites inseguridad: ¿Tan mal te sabes el contenido de la charla que necesitas leerlo? ¿Tan superficial es tu conocimiento de la materia que no te puedes desviar ni un ápice de la letra escrita?
  • Estás desconectado de la audiencia: Mientras tú lees, ellos leen más rápido que tú y acaban antes la transparencia. El resto del rato se quedan ociosos, enfrascados en su portátil, PDA o libro. En ningún caso prestándote atención. ¿Para qué?
  • Aburres mortalmente: Por muy interesante que sea un tema, nadie, ni el público más entregado, es capaz de soportar a un ponente que lee palabra por palabra todas y cada una de las transparencias de la presentación. Es mucho peor que las torturas que el Súper preparaba para Mortadelo y Filemón atándolos a una silla para escuchar las obras completas de Manolo Escobar.
  • Haces perder el tiempo (y el dinero) al público: En vez de estar allí, podrían estar en otro sitio y leerse las transparencias cuando mejor les convenga. Se preguntarán: ¿qué hago yo aquí?
  • Irritas: Cuando la audiencia tiene la sensación de que le estás haciendo perder su tiempo y su dinero, necesariamente la irritas. Fuera cual fuese el propósito de tu charla, no te extrañe si no lo ves cumplido.

Cuando lees tus transparencias palabra por palabra, pareces idiota

¿Por qué se leen las transparencias?

¡Porque están llenas de texto! Si no quieres caer en la tentación de leerlas, no escribas tanto en primer lugar. Por muy inteligente que uno sea y por muy bien que conozca su materia, resulta prácticamente imposible sustraerse a la tentación de leer transparencias cuando rebosan texto. Pon tan poco texto como te sea posible en cada transparencia, no más de una frase y, a poder ser, muy corta. Si escribes más, ya no estaremos ante una presentación, sino ante un documento proyectado en la pantalla. Y entonces, ¿para qué estás tú?

Añadir a del.icio.us

ENTRADAS RELACIONADAS

- La mucha información confunde más que orienta

DIÁLOGO ABIERTO

¿Has estado alguna vez en una presentación en la que el ponente leía las transparencias? ¿Cómo te sentiste? ¿Las lees tú? ¿Por qué? Comparte tus experiencias con el resto de lectores.

Anuncios

27 Responses to Si lees tus transparencias, pareces idiota

  1. María dice:

    … y aún hay algo peor, como me ocurrió en una ocasión; que las transparencias sean todo y absolutamente texto, y que el conferenciante lea todo, tan rápido, que termina leyendo mal, inventandose palabras que cambian el significado de lo que dice la frase. La conferencia era sobre contabilidad, así que cualquiera se puede hacer a la idea del lío que montó, y del cabreo que teníamos todos con el “susodicho”. Hubiera sido mejor que nos diera cuatro pinceladas concretas y claras, que no todo aquel caos de letras que aparecían y desaparecían a la velocidad del sonido….
    Siempre será mejor centrarse en poco, pero bien expuesto, que no por querer abarcar todo crear una auténtica “borrasca” en la audiencia que cuando terminará “mojándole” tan pronto salga de la sala.

  2. luismiguel dice:

    En algunas presentaciones me ha gustado el uso de las transparencias como síntesis de lo dicho por el orador. Tras exponer una idea, se proyectaba una dispositiva con un resumen de una sola frase, lo cual permitía apuntarlo sin necesidad de estar pendiente de intentar “pillar” todo lo que dice el conferenciante de forma precipitada. En este caso las transparencias van después de la exposición verbal, siviendo de apoyo a esta. Cuando sucede al revés, es decir, cuando lo proyectado va antes que la exposición, parece que es el orador el que “sirve” de apoyo a las imágenes.

  3. […] Si lees transparencias, pareces idiota […]

  4. […] Ayer conversaba con mis compañeros de clases de uno de estos profesores y la queja generalizada de todos  es que esta persona simplemente “lee las transparencias”. Automaticamente me vino a la mente un post de Gonzalo en su blog “El Arte de Presentar”: Si lees tus transparencias, pareces idiota. […]

  5. Oscar dice:

    Hay algo aún peor: que cuando preguntes algo que no te ha quedado claro la respuesta sea “aquí pone…” y te lo vuelvan a leer. Eso me hizo en una ocasión un profesor de física de la universidad que se limitaba a leer el libro del catedrático que todos teniamos… Logicamente fue el último día que fuí a esa clase y me dediqué a leer el libro en mi casa.

  6. […] pero DURANTE la misma serán un estrepitoso fracaso: el público se aburrirá porque el ponente terminará leyéndolas y se desconectará por completo de la […]

  7. […] no verían más que la parte posterior del ordenador, además de sentirse ignorados. Evita siempre leer texto durante una presentación. ¡No leas, […]

  8. […] Incitan a los oradores a leer el texto de la pantalla en lugar de expresarse libremente con sus propias palabras. Si lees tus transparencias, pareces idiota. […]

  9. Luis Contreras dice:

    Cuando en mi época de estudiante diseñaba las presentaciones de las clases que me tocaba dar, mis maestros siempre me las modificaban porque decían que estaban demasiado sencillas. Cuando a la hora de la presentación utilizaba mi diseño original, tenía a todos con la atención que ni al maestro le ponían, ya que como sólo plasmaba las ideas, y de mi clase dependía el exámen, estaban esperando a que realmente les explicara el tema. Al final me invitaron a ser expositor en varias conferencias de mi universidad

  10. […] Cuando añadas texto de reducido tamaño, piensa en lo siguiente: si no puede leerlo toda la audiencia, entonces ¿para qué ponerlo? ¿Lo pones para ellos o lo pones para leerlo tú porque no te sabes tu propia conferencia? […]

  11. […] Si lees tus transparencias, pareces idiota […]

  12. […] pérdida de atención de la audiencia, su irritación por no comprender nada, su aburrimiento, su desconexión total, etc. En estas transparencias utilizadas por Bill Gates podemos comprobar el exceso de ruido En […]

  13. […] idea de que las transparencias no deben contener todo el texto de tu discurso, porque en tal caso terminarás leyéndolas y la audiencia desconectará inmediatamente. En su lugar, cada transparencia debe ser simple, […]

  14. […] Si lees tus transparencias, pareces idiota […]

  15. […] Leer las transparencias delante del público durante una conferencia constituye posiblemente el comportamiento más irritante que un conferenciante puede exhibir. Cuántas veces no te habrá ocurrido sentarte durante una presentación y, después de la segunda transparencia, pensar: “¡Eh! ¡Yo también sé leer!”. […]

  16. […] transparencias visuales: Sus presentaciones son visualmente simples, elegantes y atractivas, con muy poco texto que leer. Sus transparencias nunca sobrecargan a la audiencia porque mayormente están […]

  17. […] el miedo a quedarse en blanco, para presentar con más confianza. El problema es que terminan leyendo las transparencias, lo que les obliga a dar la espalda al público, el cual, mortalmente aburrido, terminará por […]

  18. […] partes, pero no muestres en pantalla el mismo texto que tú mismo estás exponiendo. La audiencia no puede leer y escucharte simultáneamente. Entenderán mejor la historia si sólo te escuchan y ven las imágenes. 3. Información: Cuenta […]

  19. […] aquél presentación significa largas tardes de tedio mortal en salas en penumbra oyendo a ponentes leer monótonamente texto de una pantalla. ¿En qué piensas […]

  20. […] Al igual que debes asegurarte de que cualquier contenido gráfico en tus transparencias debe poder verse desde cualquier asiento, asegúrate de que los sonidos pueden oírse desde todos los rincones de la […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: